Viajes por Filipinas: De Manila á Albay by Juan Álvarez Guerra - HTML preview

PLEASE NOTE: This is an HTML preview only and some elements such as links or page numbers may be incorrect.
Download the book in PDF, ePub, Kindle for a complete version.

Inmigración europea.—Comparaciones.—Notablesvariaciones.—La nipa y el hierro.—Maestrillos yarquitectos.—Sustituciones y copias.—Nivelación de gastos.—La Encarnación y la María Pídela.

—Puertos del Pacífico y viejoscontinentes.—Intereses materiales y morales.—Reformas.—

Escuelasmunicipales.—Lengua española.—Resistencia pasiva.—Desconocimientodel valor de las palabras.—Los enemigos del alma.—El discurso deun Gobernadorcillo.—Y punto redondo.

La apertura del istmo de Suez, necesariamente había de llevar grandestransformaciones al extremo Oriente, no solo en su vida moral ymaterial, si que también en la política y gubernamental. Los seismeses de pesadas navegaciones por los derroteros del cabo de BuenaEsperanza quedaron reducidos á los treinta días que hoy separan lascostas Filipinas de las playas españolas. La facilidad, comodidad yrelativa baratura de la travesía, despertó primero la curiosidad delviaje, y tras aquella el deseo de conocer el país que lo termina. En lahistoria de los pueblos una veintena de años poco ó nada significan,cuando aquellos marchan dentro del universal concierto. Filipinas porsu situación, sus tradiciones, sus costumbres, su falta de necesidades,su desconocimiento de lo supérfluo, yacía hasta hace pocos años enperfecto quietismo.

Aquellas provincias con su privilegiado suelo y suhermosísimo cielo, con su verano constante y sus escasas necesidades,dormían sin que el atronador ruido de cercanas civilizaciones lasdespertaran en los largos siglos en que han permanecido estacionadas.

El rumor de unirse las tranquilas aguas de los mares bíblicos conlas revueltas que recuerdan grandes epopeyas, llegó poco á poco alextremo Oriente; y el Japón dando el ejemplo avanzó en tres lustros loque no había hecho en muchos siglos; y el rutinario chino abrió susinfranqueables murallas, rompiendo muchos de los antiguos moldes desus costumbres, al par que perfeccionaba y daba novedad á las líneasen que modela sus bronces y cerámicas. Junto á estas orientalescivilizaciones se alzan pueblos de gran contingente europeo que lesdespiertan y avivan todo género de aficiones, no ya solo de lo queconstituye lo necesario y cómodo de la vida, si que también á cuantola embellece, adorna y distrae.

La creciente inmigración europea en Filipinas que en pos de sí llevatodas las necesidades y superfluidades de Occidente; el conocimientode aquellas por los naturales; el apreciarlas comparándolas con lassuyas tan sencillas como primitivas, fueron causas más que suficientespara operarse la radical revolución que de pocos años á esta partese viene observando en la manera de ser de aquellos pueblos. Lapobre casa de torcidos y ásperos harigues, de irregular distribucióny peligrosa nipa, que por todo ajuar mostraba en las cañas de sustabiques media docena de pintarrajeados cuadros de asuntos místicos,cuatro toscos bancos en su caída, dos ollas en el fogón, unos cuantospetates en el suelo, y un desvencijado aparador en la sala, hoy hasufrido una notable transformación. El harigue se oculta, se tallaó pulimenta; la nipa deja el campo al hierro ó la teja, quedandoaquella relegada á zonas especiales; el lugar del maestrillo loocupa el hábil arquitecto imprimiendo gusto y seguridad á las nuevasconstrucciones, que guardan dentro de sus muros ricos mobiliariosque responden á las nuevas aficiones tantos años desconocidas. Elautor de este libro conoce las Filipinas desde hace diez y ocho años,ha recorrido constantemente sus campos y visitado sus poblaciones, ypuede asegurar que en ese tiempo la transformación de aquellos pueblosha sido marcadísima.

Todo viene sufriendo sensibles evoluciones,no solo á virtud de las nuevas costumbres que lleva el europeo quese radica en aquellas comarcas, si que también por el gran númerode sus hijos que son mandados á educar á los grandes centros de lacivilización, quienes al retornar á sus hogares importan en ellosrefinamientos completamente desconocidos. Y no es solo en la casa delque va ó en la del que vuelve, donde se cambia el desnudo petate porla torneada cama, el comistrajo indígena por los sazonados manjares,las humildes telas por las costosas sedas, si que también esos mismoscambios se operan en las casas de los vecinos que observan y copiancon orgullo todo cuanto procede de Europa.

Este cambio de vida exige mucho dinero, y ante el deseo de poseerlo seperfecciona el arte, se ensancha el comercio y se aumenta la industria,buscando aquel honrado pueblo en el trabajo, la nivelación de susnuevos gastos.

En comprobación de cuanto queda expuesto, no hay más que comparar elnúmero de barcos que de altura

arribaban á Filipinas hace diez yocho años, y los que hoy echan anclas en sus puertos. En aquella épocahacían la derrota del

Cabo

media docena de embarcaciones, algunas deellas como la

Encarnación

y la

María Fidela

de 400 toneladas. Hoy,por el contrario, dan fondo en aquellos puertos, poderosos vaporescuyas inmensas bodegas ocupan constantemente todo lo que las modernascivilizaciones americanas acumulan en sus puertos del Pacífico, ycuantos productos se refinan y perfeccionan en los viejos continentes,retornando esas mismas naves cargadas de valiosos productos filipinos.

Ese rápido y creciente desenvolvimiento en intereses materiales,poderosamente había de influir en los morales, sintiéndose no pocosvacíos en la vida jurídica de aquellos pueblos, y de aquí tanta ytanta reforma como de día en día se lleva á Filipinas, y de aquíel que el código indiano resultara deficiente, y el que aquellaimperecedera recopilación de Carlos II, base y fundamento del derechoescrito ultramarino, no respondiera á las necesidades de las nuevascivilizaciones, imponiendo la necesidad la promulgación de nuevoscódigos y leyes.

Lástima grande es que en este camino de adelantos no podamos incluirdatos que revelen la extensión de la lengua castellana en aquellasprovincias españolas. En vano se crearon las escuelas municipalesy en vano se pensionaron jóvenes de ambos sexos para que una vezterminadas sus carreras difundieran en sus respectivos pueblos,la lengua de la madre patria, y en vano se dictan uno y otro díaextensas circulares encaminadas á ese fin; todo es inútil y todose estrella ante la resistencia pasiva y ante imaginarios temoresentre no pocas influyentes personalidades que creen de buenísima fesí, pero de fatales resultados, que tal adelanto podría debilitarla base de nuestra dominación. El remedio de este mal no hay quebuscarlo en las circulares, el remedio está en que el sacerdocio dela conciencia hermanado con el de la ley, emprendan esta beneficiosareforma, que la llevarían indudablemente á cabo en poquísimo tiempodadas las aptitudes del indígena, siempre que emprendieran la obracon verdadera constancia.

Los que sigan la lectura de este libro podrán comprobar en los datosestadísticos el escaso número de niños de ambos sexos, de los queasisten á las escuelas que hablen el español, siendo de advertir quela provincia de Albay costea la educación de maestros y maestras;pero estos al encontrarse al frente de la enseñanza en sus respectivospueblos, se olvidan en absoluto de sus compromisos y emprenden susexplicaciones en la lengua local, y para cubrir las formas y enprevisión de las pocas visitas del Inspector provincial, fijan en lamemoria de sus educandos algunas contestaciones en español, y comoel significado no puede apreciarlo la inteligencia por no conocer elvalor de las palabras, de aquí el que en una ocasión presenciáramos lagran imperturbabilidad de un maestro que oía decir en forma coreada ásus discípulos, que los enemigos del alma eran

mimoria, intindimientoy voluntad

.

El indio copia la escritura española sin entenderla, [1] y se aprendede memoria con gran facilidad relaciones ó discursos más ó menoslargos. Esa facilidad de emitir palabras que no entienden, puso áun Gobernadorcillo en una ocasión en lance bien apretado. Visitabaun General los pueblos del Sur de Luzón y en plena recepción oficialen uno de ellos, le preguntó el General al Gobernadorcillo sobre elestado de la localidad, á lo que con gran claridad y precisión lecontestó: Con el cólera, la langosta, las viruelas y la visita deV.E. el pueblo está al pelo

. Esta extraña salida produjo el efectoconsiguiente, y aquel pelo

por poco se le atraganta al munícipeque en mal hora quiso hacer un discurso con media docena de palabrasespañolas cuyo valor no conocía.

Y con esto creemos que en ninguna ocasión está más justificado elhacer punto y punto redondo

.

CAPÍTULO VI.

Camalig.—Su etimología y situación—Proximidad alvolcán.—¡1814!—Barrio de Tondol.—

Estadística.—Zonasabacaleras.—El padre Blanco y su Flora.—

Musatextoria

.—El

ramio

.—

Urtica-nivea.

—Competenciaimposible.—Comparaciones.—Desconocimientodel abacá.—Exportación en 1885.—

Núcleo deproducción.—Abacá colorado—Fuerza productiva—Beneficiodel abacá.—Su riqueza.—

Jornaleros.—Cotizaciones yventas.—Márgenes.—Enfardaje.—Setenta y cinco por ciento debeneficio.—Precios del abacá.—El

buntal

, el

nito

y el

cabonegro.

Cuenta la tradición que en el sitio que hoy ocupa el pueblo de Camalig,encontraron los primeros españoles que pisaron aquel suelo un extensocamarín, á cuyo alrededor se formaron algunas viviendas, dándoseles elnombre de

Camalig

, ó sea

camarín,

y de aquí la denominación de laprovincia de Camarines, á la que perteneció este pueblo hasta 1847,en que se agregó al de Albay. Linda con Daraga, Guinobatan y Quipia,distando del primero 2,50 km., del segundo 3,75 y del tercero 9,50. Seencuentra situado en las estribaciones del Mayon, en sitio bastanteelevado, siendo el pueblo que se halla más cerca del cráter, asíque es el que más ha sufrido en las distintas erupciones de aquel,hasta el punto de haber desaparecido en 1814, en que todo el puebloquedó envuelto en fuego y cenizas. Los habitantes que escaparon dela catástrofe formaron barrio en Tondol, de donde se trasladaron áQuilaponte y Baligan, para ir por último, olvidando antiguos siniestrosy no previendo los venideros, á situarse en 1838 en el mismo lugarque ocupó el primitivo pueblo.

Camalig, con sus cinco barrios, contiene 17.457 almas y 8.889 tributos,repartidos en 92 cabecerías, habiendo entre sus habitantes 5 europeosy 25 chinos. Se verificaron en el año á que se contraen estos datosestadísticos 134 casamientos, 581 bautizos y 301 inhumaciones. A lasescuelas asisten, por término medio, 250 niños y 130 niñas, hablandomuy pocos el español. Fueron procesados 14 varones y 1 hembra.

Camalig es uno de los pueblos más ricos de la provincia, y en él tienenlas casas abacaleras, uno de los centros más activos de acopio. Poseebuenos y sólidos edificios, descollando la iglesia y casa parroquial.

La jurisdicción de Camalig es sin disputa una de las zonas abacalerasmás ricas, siendo el abacá, ó sea la

bandala

como se llama en bicolel producto que constituye la riqueza de la provincia.

El abacá lo define el sabio botánico filipino Padre Blanco de lasiguiente manera:

«

Musa trogloditarum textoria

. Musa de los trogloditas detelares. Corola, el labio inferior, casi sin escotaduras. Estambrescinco, sin rudimento del sexto. Fruto con tres costillas y muchassemillas perfectas. Este plátano llamado abacá le reputo por variedaddel

Musa trogloditarum errans

; él es de los más útiles, y se cultivacon cuidado en la provincia de Camarines y en otras partes. A primeraVista no se diferencia de los otros. El fruto es comestible y muypequeño, pues el que yo he visto apenas pasaba de dos pulgadas delargo. Las semillas llegan á su perfecta madurez. El uso que sehace de este plátano es inmenso. De él se fabrican cuerdas, cables ytejidos de una finura extremada.

Para esto se corta el tronco por elpie y por el extremo, cuando está próximo á dar fruto, quitándole lashojas. Quítanse también uno á uno los peciolos, y se les hace por laparte de adentro una incisión en el medio al través con un cuchillo,para quitarles la corteza que les cubre interiormente. Despojado yael peciolo de su corteza interior, todavía se hace tiras de dos dedosde ancho, las cuales se colocan una por una debajo del corte de uncuchillo, fijo en una caña larga, que hace el efecto de un resorte,y cuyo extremo más largo está afianzado en la tierra. Puesta, pues,la tira del abacá debajo del cuchillo, de modo que la corteza exteriormire arriba, se tira de ella con fuerza por una punta, lo cual sepractica una ó dos veces, y entonces aparecen claros los hilos; perocon este método se desperdicia la mitad del abacá. Todavía hay quepasarlos por una especie de sierra, que hace el oficio de un rastrillo,como los que se usan en Europa para el hilo; esta segunda operación nola he visto hacer, pero sí la otra. Allí quedan ordenados los hilos,pero unos son más finos que otros, y por eso las mujeres tienen elcuidado de separarle en varias clases, antes del tejido, lo cualejecutan con suma destreza, aunque sea á oscuras.

Si el abacá se ha de emplear en hacer telas, se forma de ellos primeroun ovillo apretado, como la cabeza de un niño de grande, el cual seecha en el mortero en que pilan el arroz, y allí le dan muchos golpescon la mano del mortero que es de madera. Esta operación hace muyflexible el abacá, y menos expuesto á quebrarse.

Hecho esto, no hay más que ir atando un hilo con otro por los extremos,en lo cual se ocupan generalmente las mujeres y las niñas. El tejidose hace como el del algodón; pero si el abacá es demasiado fino semeten las mujeres dentro de un pabellón para tejerle, porque el vientoquiebra fácilmente los hilos.

Hechas las telas, se meten por un día y una noche en agua, con unpoco de cal de conchas. Se lavan después, y se estiran.

El abacá se da muy bien en la provincia de Batangas, y en otraspartes; pero no es tan bueno como el de Camarines, y este pareceque es inferior también al de Panay y Marinduque; bien que sobreesto hay opiniones. Pero tengo por muy probable, que estos otros sondistintos del de Camarines, pues la fruta de este es amarga y no secome, y las de los de Batangas sí.

El agua, que se recoge en un hoyo que se hace en el pié del troncoque se ha cortado, se dice ser buena para la contracción del miembroviril, enfermedad singular (colo-colo), que no deja de ser frecuenteen las provincias visayas, y que regularmente viene acompañada decontracción en la lengua.

El inglés Dampierre, según se lee en la historia de los viajes delabate Prevost, se engañó cuando dijo que el abacá era solamenteconocido en Mindanao.

El abacá se tiñe fácilmente de azul y de encarnado. Para teñirle deazul se empleaban ya desde tiempos antiguos las hojas de un arbustoó enredadera que en Camarines llaman payanguit y aringuit, según lasabía relación que de esta enredadera ha hecho á la Sociedad Económicade Manila, el curioso y diligente observador P. José de la Mata,religioso de San Francisco; que es quien la ha dado á conocer enestos tiempos á los europeos de Filipinas. Las hojas de este arbustodan un color azul muy abundante.

Para teñir el abacá de encarnado, he oído que se cuece en Camarines lacorteza de la raíz de la morinda con un poco de cal ó de alumbre, hastaque se logra el color deseado, y con esto se procede al teñido. Peroes mejor teñirle del modo usado con el hilo de algodón; esto es,con legía y aceite de ajonjolí.»

En la esfera textoria ha aparecido recientemente un producto quelo suponen algunos superior á todos los de su clase. Este se llamael ramio y sus partidarios creen ver en la siembra de este textilla salvación de la riqueza agrícola, no solamente de España si quetambién de las provincias ultramarinas.

Desearíamos que las Granjas modelo de Luzón y Visayas, ensayasen elcultivo del ramio tal como hoy se practica en Europa, siquiera esosensayos solo den por resultado emular ante los ojos del indio todala riqueza que atesora la diversidad de textiles que se crían ensus campos. Hemos dicho tal como se cultiva en Europa, puesto que elgénero

Urtica

al que pertenece la especie

Utilis

, ó sea el ramio,de antiguo es conocido en Filipinas en donde crece y se desarrolla sinque para nada entren los cuidados del hombre; y esa misma

Urtica

es seguramente la que ya describió en 1837 el sabio botánico FreyManuel Blanco, en su Flora Filipina

con el nombre de

Urtica Nivea

,de la que dice en la primera edición de su obra «que la cortezapreparada se hila y sirve para hacer telas.» Y nada tiene de extrañoque la tan renombrada

ortiga

fuese de tiempo inmemorial conocida enFilipinas, pues que de sus vecinas costas de China procede.

Nosotroscreemos que por razón de precio y por otras no menos atendibles, elramio jamás podrá competir con el abacá. Las largas preparaciones,labores hondas y cruzadas, estercoladuras, extracción de raíces ypiedras, formación de caballones, riegos, abonos, delicadas faenasen la siembra, escogimiento de tiempos y lugares, toldos, abrigos,tanto contra el frío como del viento, trasplantes, viveros, escardas,peritación en los cortes, desecación al sol, almacenajes, complicadasmáquinas desfibradoras y tantos y tantos gastos y operaciones comonecesita el ramio, forzosamente han de resaltar ante la simplicidad ybaratura del cultivo y faenas á que se presta el abacá desde que llevasu germen á la tierra, hasta que extraídas de su tronco sus finísimasy blancas hebras salen al mercado prensadas formando fardos á servir deimportante factor en múltiples industrias de Inglaterra y América. Estefilamento no tiene entre los de su clase más competidor que el cáñamo,y esto solo en algunas propiedades de la cordelería, superándole elabacá en cambio en cuanto se refiere á trabajos de telar, del quesalen piezas tan finas que se confunden con los estimados paños dela seda de China [2].

El abacá es poco conocido en España, adonde el año 1885 solo seimportaron 20.340 kg., y de estos solo 3.064 en rama, de los 53.331.009kilogramos que salieron por los puertos filipinos. Este textil estanto más rico cuanto que no tiene que luchar con la competencia. Loproduce un plátano propio y peculiar de las Filipinas, y eso solo enla parte Sur, radicando el núcleo de su producción en la volcánicaprovincia de que venimos ocupándonos.

Ni los ingleses en la India, ni los holandeses en Java, ni losfranceses en Saigon y Conchinchina han podido dar vida en sus camposá tan preciada planta.

No teniendo los abacaleros competencia en mercados extranjeros, nocomprendemos que este producto sufra depreciaciones, siempre que laambición no ciegue al agricultor, desprestigiando el filamento consu codicia, beneficiándolo fuera de sazón ó llevándolo colorado almercado; signo evidente de que se ha hecho mal la sencilla operaciónde la extracción de la hebra, dejándole pulpa ó carnaza que si bienla hace subir de peso la hace bajar de precio.

El abacá se produce todo el año, y las plantaciones una vez enbeneficio se reproducen á medida que se cortan de una forma, ycon una exuberancia tal, solo concebible en la fuerza productorade aquellas tierras.

No exige cava, ni arado, ni abono, y con soloel indispensable desbrozamiento que necesariamente ha de hacerse encampos que continuamente están en producto, se comprenderá la riquezade este filamento.

El jornalero dedicado á las faenas de la extracción del abacá, norecibe salario, compartiendo el producto con el propietario. Unafamilia india compuesta del matrimonio y un chico, puede muy bienextraer al día una arroba de filamento: cantidad que al declinarla tarde y dejar en reposo la cuchilla del tosco aparato que limpiala hebra se parte entre el trabajador y el dueño de la plantación áquien generalmente vende con arreglo á la cotización del día, pues esde advertir que el precio del abacá es objeto de fluctuaciones quediariamente comunica el telégrafo, imponiendo precios los mercadosde Inglaterra; dando esto lugar á que con los acopios de abacá seconcierten verdaderas jugadas, en las que el dueño del almacén haceadelantos al dueño del textil, y según que los telegramas señalanbajas ó alzas, así se cobran ó se abonan

márgenes,

nombre queequivale á lo que aquí se llaman

diferencias

.

Hasta la última operación que precede al embarque del abacá, deja ungran rendimiento, consistiendo este en los beneficios del enfardajeque se verifica en bultos de á dos picos

, ó sean 11 arrobas. El costedel bejuco, petate y trabajo que representa cada fardo asciende á unos25

céntimos de peso que con el recargo de un 5 más en bulto que puedeapreciarse por deterioro de material y tanto por ciento del capitalinvertido en el almacén, suma un total de gastos de 25 céntimos depeso por fardo. Y como quiera que es cosa corriente é invariable elque se recargue un peso por enfardaje, solo esta operación como vemosproduce un 75 por 100 de su coste, y producirá más el día que estostrabajos dejasen de hacerse á brazo realizándose per medio del vapor.

El precio del abacá tiene constantes fluctuaciones, habiéndoselevisto subir en poco tiempo de 4 á 12 pesos el pico, ó sean las cincoarrobas y media. El agricultor que vende su abacá á peso la arroba,ya le queda un buen producto al capital empleado; vendido á 10 ó 12pesos, aquellos serán muy cuantiosos é importantes.

El ramio sin quitarle toda su bondad y mérito, no tendrá nunca grandesarrollo en Filipinas, en donde con muchísimos menos gastos quelos que origina aquel producto se obtienen otros que los reemplazan,pues no hay que olvidar que aquellos campos contienen la variedadde textiles más numerosa del mundo, no solamente en sus especialesplátanos, si que también en la diversidad de palmas de que se extraenel

buntal,

el

nito

, el incorruptible cabo negro, y tantos otrosque se emplean en finísimos tejidos y preciadas cordelerías.

Antesque el ramio tratara de hacer competencia á los textiles filipinos,ya lo intentaron sin resultado los yutes y sisales de América.

CAPÍTULO VII.

Guinobatan.—Etimologías.—Situación.—Estadística.—Mauraro.—Catástrofesoriginadas por el volcán.—Eternas amenazas.—La iglesia y la casaparroquial.—El bardo del Mayon.—

Tacay

.—El Padre Luís.—Aguas ynieblas.—El Banao.—El puente de Isabel II.—Destrozos originadospor un tifón.—Un diminuto Galeno.—Los sobanderos.—El mediquilloherborista.—Cómica gravedad.—

Pseudo enterradores.—Recetario.—Sucopia.—Autógrafo inapreciable.—Descanso.

A seis kilómetros escasos de Camaling, se encuentra Guinobatan, palabracuya raíz gubat

tiene tres significados, dando á conocer lo mismo elterreno desmontado

que el lugar en que se ha verificado un

asalto

,ó conseguido una

conquista

. Nos inclinamos á creer que la verdaderaetimología hay que buscarla en el primer sentido, teniendo en cuenta lanecesidad que habría de hacer cortes y talas para formar aquel pueblo.

Guinobatan confina por Este con Camalig, por Oeste con Ligao: Tabacopor el Norte, dejando al Sur Quipia y los mares de Burias.

Tiene con sus barrios un total de población de 15.994 almas, que forman88 cabecerías con 4.131 tributos.

Se registraron 689 bautizos. 111casamientos y 400 defunciones. Asistieron á las escuelas por términomedio 340 niños y 260 niñas, conociendo medianamente el español40 entre unas y otros. Hay radicados 4

europeos y 57 chinos. Lacriminalidad figura con 15 procesados.

El pueblo que nos ocupa es uno de los mejores de la provincia deAlbay; en lo antiguo fué barrio de Camalig de quien dependió hasta1688 en que adquirió propia autonomía. El año 1814 fué destruido porel fuego del volcán, formándose el nuevo pueblo en la que hoy esvisita de Mauraro. Nueva catástrofe hizo que el caserío se fijaraen las playas Panganiran: volviendo por último al primitivo sitio,pesando sobre el pueblo la eterna amenaza del vecino Mayon.

Guinobatan tiene bonita iglesia y espaciosa casa parroquial, morada quefué muchos años del Padre Melendreras, inspirado poeta que ha dejadoescritos no pocos versos llenos de melancolía y sentimiento. Este poetaha sido el bardo de las comarcas del bicol

y en todos sus escritospalpitan tiernos recuerdos. La siniestra luz de las rojizas llamas delMayon, los monstruos y quimeras del Lignion, la flora de sus campos,las leyendas de sus bosques, y sobre todo la originalísima

Tacay

,hermosa flor ninfácea de sus lagos, de la que hizo el poeta motivoy tema de sus versos, fueron las fuentes en que el Padre Melendrerasbebía la inspiración de sus cantares inéditos en su mayoría, y casipodríamos decir en su totalidad, consecuencia de su extremada modestiaque á todo trance rehuía la publicidad.

La casa parroquial de Guinobatan tiene suerte con susinquilinos. Preguntad en toda la provincia de Albay, lo mismo á indioque á castilla por el Padre Luís, y no oiréis más que bendiciones paraaquel párroco que durante las últimas epidemias fué la providenciade Guinobatan.

Aguas constantes y tenaces y espesas nieblas hacen que en aquellalocalidad la humedad sea muy grande, circunstancia que favorece eldesarrollo del plátano abacá cuyo textil es el principal producto desu suelo.

El

Banao

riega la jurisdicción de Guinobatan y sobre dicho ríose levantaba hasta hace pocos años el magnífico puente de IsabelII. Tenía 1.500 pies de largo por 54 de ancho, formándolo dos grandesojos. Este puente fué destruido por un tifón. Igual suerte sufrióel Tribunal. En este pueblo conocí un celebérrimo mediquillo. Larama de este

diminuto

Galeno era general en el partido de laIraya. Lo vi por primera vez maniobrando

sobre un paciente queseguramente quedaría sin hueso sano. En los distintos sistemas

curativos que los mediquillos filipinos emplean, figura el de la soba

, ostentando los que la practican el poco tranquilizadortítulo de sobanderos

. Líbrelos Dios de caer en manos de uno deesos

asesinos

, y preferid antes que tal os aconteciese, un vuelco,un despeño, ó un choque de trenes en la seguridad que de estos nosaldríais tan magullados como de los aceitosos, largos y apergaminadosdedos que la emprenden con vuestras carnes con una fe tal que no haydolor que no desaparezca, por aquello de que baza mayor quita menor,y de seguro que en aquel juego, la menor es siempre la dolencia, yla mayor

la que os propina el

sobandero

en medio de resoplidos,apretones y magullamientos.

El mediquillo á que me refiero era

herborista-sobandero

, es decir,que participaba de ambos

sistemas

curativos, dejando las sobas cuandoel paciente prefería las hierbas. Y no se crea que el mediquilloejerce su

noble

profesión con el descreimiento del charlatán,no; la practica con la misma fe que el más concienzudo hombre deciencia, rodeando todos sus actos de una solemne y cómica gravedad,tan rayana al ridículo, que no he podido menos de reirme siempre quehe tropezado con alguno de esos pseudo enterradores.

El mediquillo deGuinobatan tenía para las

funciones

de herboristería un recetario,sacado de su propio caletre, recetario que de su puño y letra guardouna copia, como un tesoro, entre otros autógrafos de igual

mérito.

No quiero privar á mis lectores de tan sabrosísima lectura, y en elmismo castila

en que está escrito, y con su propia puntuación yortografía, lo traslado aquí, y que Dios me perdone.

Dice así:

«Recetario de yerbas y flores de Guinobatan

.

«Las hojas del arbol

Calongay

es medicinal para muchos padecimientos,especialmente para los que provienen de ayre

como doloresde Barriga con

ventocidad

pues tomando de ellas lo necesario ydespués de

piladas

esprimir y en el

sumo

meter una

purcion

desal hecho ascua y dando en seguida

de tomar

al paciente se sanará,Es un activo vegigatorio la corteza de este arbol, pues raspando ymesclando después un poco de sal, y calentar en el fuego y aplicará la persona que quiere se le ampolle

alguna parte del cuerpo nohay duda que se conseguirá el deseo.

«Las hojas ó cogollos de Guayabas colorado también es medicinalpara el que esté atacado de ayre

, pues se mastica bien y despuésse traga, verá que después de momento eruptará aire. El cocimientode las hojas de este arbol es útil para lavatorio á las heridas seevita de gangrena y se cura pronto.

«La cáscara de Narangita mezclando en el cocimiento de té, y calentitose toma y después se arroja bien el que padece de tos por efecto de

romadizo

mal curado se corrije pronto.

«La fruta del arbol

Sampaloc

tomándola á manera de cagelada concaramelo, no solo

antivilloso

sino también cura al que padece

ofrecion

de pecho

hechando

sangre por la boca.

«El cosimiento de la corteza del arbol

Agoyo

tomándolo la mugerque se le haya retenido el período, se consigue bajarlo.

«Para el que tiene trastornado la memoria por causa de haber recibidomucho frío se tomara muchas frutas de Limoncito

osua

y se pone alfuego y cocido, se parte y se aplica á la cabeza del paciente y sanara.

«Para el que padece dolores de dientes por

cauza

de

Gusanos

óirritación, se debe tomar cocimiento de la corteza del arbol Molare

ó

Santol

,

enjugando

con el únicamente la

boca

. El mismo cocimientodel Santol es útil

lavar]

con el la parte llagosa ó

canserosa

paracurarse mas pronto como con el cocimiento de la corteza del Afenic

para disolver el

lamparon

.

«Las hojas de algodón ó

Cayo

calentándolas un poco en el fuego yaplicándolas á la parte dislocada

se cura.

«El

pasmo provenido de calor

también se cura raspando la cortezadel arbol Dapdap y después de calentado al fuego se aplica al vientrey á la espalda, para curar la

ventosidad

y

vapor de tierra

, deberasparse la corteza del arbol Manugal y su cocimiento se da de tomaral paciente.

«Para contener la hemorragia en alguna herida se debe aplicar á elloraspadura de la corteza del arbol Nanca, Baje

, ó sea

Palmabraba

.

«Para el que padece ronquera se le dará de comer fruta del arbol Sua

ó limoncito á las cuatro de la madrugada, partiéndose y secándoseantes al sereno y verá que la ronquera se quitará.

«Para el constipado mal curado se debe tomar de la fruta de Bayasong

ó Leimon y se asa entero en ascuas, y cocido se parte en estremo,y el jugo se unta en el pecho abrigándose después el cuerpo.

«Para el que padece

pasmo por el calor del Sol,

se le debe aplicarla corteza del arbol

Borobarira

raspada, y cocida en el fuegoenvolviéndolo en hojas de plátano se pone en el vientre.

«Para volver su color natural al cutis que lo tenga amarillento á causade irritación

y

frío

, debe tomarse el paciente el cocimiento dela corteza del arbol Malobayo

.

«Para cortar los pujos no hay más que tomar cocimiento de las hojasdel arbol Manga.

«Para disolver tumores en cualquiera parte del cuerpo, se consiguesacando un poco de calamasado con el jugo del arbol Ditadita se untaen la parte que trata del tumor para disolverlo. El cocimiento dela corteza de este mismo arbol, sirve para corregir un tanto lastercianas, y para lavatorio de heridas.

«Con el cocimiento de la corteza del arbol del

Mambog

se lava las

implamaciones elifanticas

para curarse.

«Para curar la enfermedad que llaman

culebra

no hay mas que cogerpepitas en sazón del arbol

Sapran

y amasadas con un poquito de aguapara estraer la parte colorada que las envuelve, y untado con dichaagua desaparece la enfermedad.

«Con el cocimiento de le corteza del arbol

Layoan

tomándolo, es unmedio de cortar la sangre por la boca.

«Untando en la herida el jugo del arbol

Balite

sana pronto y

revivela carne

.

«La

suciedad

que la lengua demuestra por efecto de alguna calentura,se quita enjuagando la boca todas las mañanas con el cocimiento dela corteza del arbol

Ciruelo

.

«Es muy útil

dar de tomar

á las paridas cocimiento de la corteza delarbol Tanag al objeto de echar fuera la sangre coagulada. Para estemismo padecimiento las hojas de la Yerba

Daloydoy

se pasan un pocoal fuego para

ahuyentar

la frescura y se aplican al vientre. Tambiéná falta de Daloydoy suple las hojas de la yerba Peregrina bajo elmismo método de aplicación de la Daloydoy.

«Para calmar los dolores de Barriga, se debe aplicar á ella hojasdel arbol Alom.

«Se cura el

espasmo

tomando el cocimiento de la corteza delarbol Yba.

«Para un constipado mal curado se saca corteza del arbusto Taló

ó

talago

se

ajusta

ambos estremos de ella y después se pone enforma de rosario para que el constipado salga

.

«Con el aceite del arbusto

Tagnan-tagnan misturado

con polvos depimienta, se cura la

cojera

que proviene de tumores.

«La

hernia

ó sea la

potra

también se cura con la fruta de

papaya

asando esta, y cuando esté bien caliente se aplica hasta que se enfrie.

«Cuando la matriz estuviese

hinchada

á causa de la obstrucciónde periodo, se cojen hojas del arbusto Cipris se pasan al fuego ycalentito se aplica al bajo vientre y se calmará la hinchazón.

«Para las enfermedades

de punzada

es muy util las hojas del arbusto

Quilala

que después de piladas se aplican á la parte

dañada.

«Para

disolver

algún

flato

en el estómago, efecto del

pasmode hambre

, es muy util tomar cocimiento de las raizes del arbusto Talanisog

.

«Para la

opresion

de pecho conviene que las hojas del arbusto Banicalentarlas un poquito al fuego y aplicarlas al pecho.

«Para bajar la calentura que proviene de irritación se toman hojasdel arbusto Payatpayat

y se las unta jugo de limoncito y se lasaplica en el vientre.

«También es muy bueno para la calentura las hojas del arbusto Balensua

aplicandola en la cabeza.

«También para disolver tumores é

implamaciones

es muy util lacorteza del arbusto

Damos

raspándola se aplica á la parte dolorida.

«Para las mugeres de parto que

se recaen

, las hojas de

Pulli

sacadas se amasan con sal, y después se pasa al fuego y caliente seaplica al vientre y se sanara.

«Para mugeres que están con la

mesturacion

y quiere contenerla,se saca el arbol Ydioc una especie de pelusa, y hecho ceniza semezcla en un vaso de agua, y lo toma, y al poco instante se contienela hemorragia.

«Para curar el garrotillo no hay mas que raspar la corteza del arbusto Tagum

y aplicar á la parte dolorida y se sanara.

«Para picadura de cien piés no hay mas remedio eficaz como cogercogollos del arbusto Anmamali y después de calentar un poco en elfuego aplicarlo en la picadura.

«Para disolver algún

bulto en el interior del estómago

se sacatres pedazos de las enredaderas Balogo y se pone al fuego, y cuandoya están bastante tiempo, se pila

y bien machacado se

esplime

y el jugo se

da de tomar

al enfermo.

«Para cortar los pujos se debe sacar hojas de la yerba Santo Angel yse pila

y después de mezclar clara de huevo se aplica en la barrigay espalda.

«La enredadera Paytan es antivenenosa, pues al que

se le haya picado

alguna culebra ponzoñosa debe

darle de tomar

cocimiento de ella.

«Las hojas de

Amargoso se pilan

y después se esprime para sacarel jugo que se

dará

de tomar al chiquillo ó persona

flemativa

para arrojarla.

«Para curar la hidropesía se debe cojer planta de

Tanglad

enregular cantidad y con las raíces se cuece en una olla, echandola aguasuficiente; se cubre bien con hojas de plátano, cosa que no

respire

de vapor y cuando ya está hirviendo, se hace sentar al enfermo en unasilla, se le cubre bien con sabanas hasta la cabeza, y después se ponela olla debajo del asiento y en la cubierta se forma un ahujero parasalir el vapor que el enfermo lo irá recibiendo, para que sude mucho,pues con este sudorífico se curará.

«El cocimiento de Camod es vomitivo.

«El cocimiento de la yerba

Penit

es eficaz para lavatorio

á lasheridas cancerosas

, pues

mata á los bichos que agrupan en el cutis

.

«El cocimiento del arbusto Canios ó Tabios es util dando de tomar álos chiquillos que padecen en constipado

mal curado.

«El cocimiento de la flor de Manzanilla, es remedio para ventosidady constipado

. Con el cocimiento de las hojas de orégano se consigueque á la muger baje el periodo retenido por efecto de calor.

«La debilidad que padezca la muger á causa del desarreglo de lamenstruacion, se corrije comiendo en ayunas flor de Coles.

«Para curar el

pasmo que proviene de hambre

se saca hojas del arbusto

Laguindi

y se cuece como la esplicacion de la yerba

Tantae

bajo lamisma aplicación para la cura de esta enfermedad. Las hojas de estemismo arbusto ahuyenta los chinches dejándolas secar sobre sillas ócatres atestados de este bicho.

«Para dolores de cabeza la

Yerbabuena

se mezcla con un poquito desal, y se calienta en el fuego y después se aplica á la frente semitiga el dolor.

«Cuando alguno tiene el cutis amarillento por consecuencia de no haberse salido al sol

, se aplica al cuerpo hojas de la yerba

Batolong

y se sanara.

«Para

hinchazon de vientre por causa de calor

se debe tomarcocimiento del arbusto

Lacadbulan

ó salvia.

«Para curar los calambres provenidos de mucho trabajo corporaló material, las hojas de Romero se friega en la parte dolorida ósuspensa del cuerpo y se sanara.

«Para que los niños de pecho

espelan por el conducto natural

lo

que han mamado en el vientre

, se cogen yerbas de

Corocanding

ydespués de machacarlas con la mano se aplican al vientre, y verá enbreve el efecto también para este fin es bueno las de la

Tarotarayo

ó

Sorosoró

machacandolas en el agua que se le

ha de dar de bañar

al chiquillo.

«También es

contra aire

la pepita de Calombibit ó Dalogdog, puespara el que padece este mal se le debe de dar medio vaso de aguamezclada con la pepita de dicha yerba asada y

polvoreada

y se sanara.

«Las hojas de la yerba Rangá ó Camantigue haciendo en cocimientoes bueno para lavar la herida ó llaga que provenga de la enfermedad

gangrena

.

«El Barang ó Zarzaparrilla, tomando el cocimiento de su tronco enagua de tiempo sirva para purificar la sangre.

«Las Malvas es un refresco sano para el convaleciente, se puedetomar en cocimiento para refrescarse ó en lavativas, para retenciónde orina es bueno tomar tres cinco ó siete ponos de malvas con laraíz de las que aun no han dado ninguna flor, se quita las ramas yla parte de tallo quedando solo el tronco y raizes de que se hace uncocimiento, y en ayunas ó en cualquier hora del día se toma y verácomo se orinará.

Para este mismo padecimiento el cocimiento de layerba

Torotogod

ó grama.

«Para que los chiquillos que tienen

lumbrises

las espelan confacilidad se debe coger muchas hojas de la yerba Bagnagan,

se pilay después se calienta en el fuego, y á las ocho de la noche se aplicaá la boca del estómago del enfermo poniendole una faja para que no secaiga. Para picadura de Culebras ponzoñosas es un remedio infaliblelas hojas de la yerba

Badian na burit pilan dolas

y aplicando ála picadura.»

Tras la anterior lectura no hay más remedio que descansar.

CAPÍTULO VIII.

Ligao.—Su situación—Etimología.—Historia—Fundación.—Los librosparroquiales.—Primeras partidas bautismales.—El Padre Crespo.—Lafe y el patriotismo—Veladas lírico-literarias.—Gramáticabicol-española—Ideas antitéticas—Frey PedroPayo.—Estadística.—Oás.—Su etimología.—Su fundación—

Jurisdicciónde Oás.—Productos y estadística.—Párrocos europeos de laIraya—Polangui.—Su etimología.—Su fundación.—Estadística.—Camposde Polangui.—Libon.—Etimología, situación, historia, productos,obras y estadística.—Antigüedad de su iglesia—Regreso á la cabecera.

En el partido de la Iraya, y entre Guinobatan y Oás, se encuentrael pueblo de Ligao. Está situado en un extenso y hermoso valle á laderecha del río Cabilogan, siendo su clima templado y agradable.

Dista de Guinobatan 12 km., 6 de Oás y 42 de Tabaco por el nuevo caminoque recientemente se ha construido, bajo la inteligente iniciativade su último Alcalde mayor D. Joaquín Beneyto. Esta vía ha abiertonuevos horizontes comerciales á la provincia de Albay, adquiriendogran importancia el puerto de Tabaco, mucho más seguro y resguardadoque el de Legaspi.

Algunos creen que el nombre de Ligao está tomado de un árbol, asíllamado, que antiguamente abundaba en su término: nosotros respetandoesta opinión nos inclinamos á creer que aquella palabra es corrupcióndel término bicol

Licao

que significa

irse

ó

separarse

, nosiendo extraño se le diera tal denominación al tener en cuenta lasituación que ocupa aquel pueblo, separado

en la antigüedad porlarga distancia de la carretera real.

Los reyezuelos que mandaban las rancherías que formaron Ligao,denominábanse según manifiesta el erudito Padre Huertas, Pagquilatan,Macabangoy, Sampongam, Mabao y Hocoman que imperaban en la rancheríaBabasi, la misma que después fué visita del pueblo. Dichos régulos sehallaban discordes entre sí sobre el mando superior, dirimiendo estascontiendas un cabo español, y concediendo el mando al Pagquilatan,quien se sometió á los españoles con todas sus rancherías. Laconversión de este pueblo se comenzó por los Padres Franciscanos el año1606, hallándose una partida bautismal de 24 de Agosto de 1608 firmadapor el Padre Luís de San Juan, según consta en los libros de la iglesiade Polangui, á cuya matriz perteneció Ligao en sus principios. Despuésfué agregado al pueblo de Oás, y más tarde en el año 1665 fué separadoadquiriendo propia autonomía. La actual iglesia se construyó en 1709habiendo sufrido de entonces acá, notables transformaciones. En estosúltimos años y merced á la constancia de acero de mi querido amigoel Padre Crespo, se ha cambiado completamente al gusto moderno laiglesia y casa parroquial. E Padre Crespo es el prototipo acabadodel misionero de la fe y el patriotismo: espíritu batallador, que lomismo sabe dominar las fatigas de su cuerpo en las largas noches deinsomnio en los hospitales de coléricos, que vencer con un entusiasmosin límites y una tenacidad á toda prueba los múltiples obstáculosque por doquier se le presentaron para organizar y dar carácterpermanente á veladas lírico-literarias, que periódicamente se celebranen aquella casa, en la que el libro, la revista y el periódico tienenun lugar preferente. El Padre Crespo es autor de una notable gramáticabicol-española

[3] y de sinnúmero de folletos, poesías, artículos yleyendas, todas ellas impregnadas de las notas que vibran siempre entodos los escritos del Padre Crespo. Los antiguos caballeros tomabanpor mote

Dios y su dama: el franciscano que nos ocupa, su enseñaes la de religión y España. De no pocas críticas ha sido objeto elautor de estas líneas por la forma en que ha tratado á los frailes,no viendo muchos la manera de armonizar sus ideas con las antitéticasdel fraile: esto, no obstante, diremos que el mutuo respeto ha sido eleslabón que nos ha unido, á pesar de estar tan distantes en no pocasapreciaciones que abrigan algunos, no todos los frailes que hay enFilipinas. Por lo demás, dejando á un lado excepciones que en todasociedad ó institución existen, repetiré una y mil veces que en losdiez y siete años que he vivido en aquellas provincias españolas,siempre he encontrado en mi camino no pocos frailes, verdaderosmodelos de patriotas y caballeros, figurando á la cabeza de estalegión el jefe de aquellas Iglesias, el dominico Frey Pedro Payo,que bien recientemente ha adquirido España á sus gestiones un hermosobarco, pudiéndose admirar cuanto contiene la Exposición Filipina,merced á sus esfuerzos, presidiendo aquella junta central.

Dependen de Ligao 11 barrios, comprendiendo entre estos y aquel untotal de 17.244 almas y 4.251 tributos.

En el año 1878 se verificaron121 casamientos, 699 bautizos y 432 defunciones. Hay radicados enaquel pueblo 23 europeos y 47 chinos. Asisten á las escuelas, portérmino medio, 170 niños y 70 niñas, hablando medianamente el españolunos 40 entre ambos sexos.

Al Noroeste de Ligao, y á 3 km. de buen camino, se halla el pueblo deOás. Esta palabra quizás sea derivación del término anticuado bicol

Ovás

, que quiere decir

perder en la carrera

. Hoy se sustituyeaquella palabra por la de

Ombás.

El cronista de la Orden de San Francisco, dice respecto á la fundaciónde este pueblo que, doce personas principales de varias rancherías,bautizadas en un mismo día, fueron sus fundadores. Dichas personasdebieron ser bautizadas por los años de 1585 á 1587. Del día 13 deSetiembre de 1587 ya se registra una partida de bautismo, firmadapor el Padre Jerónimo de Aguilar, quien desplegó tal celo por laconversión de este pueblo, que desde el referido día 13 hasta el 8de Octubre del siguiente año 1588, bautizó aquel Padre 451 personasde 19 años para abajo.

La jurisdicción de Oás se extiende de Norte á Sur 6 leguas, y 2de Este á Oeste. Tiene montes con buenas maderas, bejucos, burí,excelentes pastos y caza mayor y menor. El terreno cultivado esde regadío gran parte, y sus productos consisten en arroz, abacá,maíz y caña de azúcar. Sus naturales se dedican á la agricultura ybeneficio del abacá.

Oás, con sus 12 barrios, contiene 11.373 almas, registrándoseen 77 cabecerías 3.343 tributos; hay radicados 1 europeo y 39chinos. Se inscribieron en los libros parroquiales 464 defunciones,83 casamientos y 603

bautizos. A las escuelas publicas concurrieron,por término medio, 340 niños de ambos sexos, de los que solo 70 conocenmedianamente el español. En el cuadro de criminalidad de la provinciafigura Oás con 23

individuos procesados.

El epigramático y profundo bicolista Padre Santos, párroco de Oás,juntamente con el reservado y taciturno de Polangui, el austeroy asceta de Camalig, el correcto humanista de Pilar, el furibundohidrópata de Daraga y el obeso y grave de Libón, constituían el año1880, con los ya nombrados anteriormente, el clero parroquial europeodel distrito de la Iraya, de cuyo partido solo nos falta conocer lospueblos de Polangui, Libón, Quipia, Donzol y Pilar, encontrándose elprimero de estos distante de Oás 6 km., de Ligao 7,50 y de Libón 6.

El nombre de Polangui creen algunos fué tomado de un frondoso árbol asíllamado, que existía en el terreno de su fundación. Eruditos filólogosbicoles creen que Palongui se deriva de Polangguisoc

, ó sea

Polana Guisoc

, que es

Guisoc

, ó

Gijoc

, que significa encarnado.

Se formó este pueblo, según el historiador Padre Huertas, de 5rancherías de unas 100 personas cada una, con la singular circunstanciaque los primeros que se bautizaron fueron 25 hombres en un mismo día,y todos ellos aparentaban tener de 60 años para arriba. Su fundacióndebió verificarse á últimos del año 1583 ó principios del 1584, porqueen un antiguo manuscrito que se conserva en los archivos del conventode Franciscanos en Manila, consta que Palangui ya era pueblo en estaúltima fecha, siendo su fundador el Padre Baltasar de la Magdalena,fijándose primeramente en el sitio llamado Binanuan

, de donde setrasladó al hermoso valle que hoy ocupa.

Polangui, con sus 4 barrios, suma 8.490 almas, tributando 4.936 en54 cabecerías. El número de casamientos, bautizos y defunciones estárepresentado por 93, 374 y 210 respectivamente. Asistieron 120

niñosde ambos sexos á las escuelas, de los que escasamente entiendenel español media docena. Hay 2

europeos radicados y 26 chinos. Sucriminalidad la representan 12 procesados.

Los campos de Polangui son fertilísimos, siendo regados por 10 ríossobre los que hay 17 puentes. Se cultiva no solo abacá, si que tambiénarroz, calculándose en 20.000 cavanes su cosecha anual.

A 6 km. de Polangui, encontramos el antiquísimo pueblo de Libón,último de la provincia de Albay entre esta y la de Camarines Sur.

Libon

ó

Libong

, pues de ambos modos se pronuncia, significan elacto de matar salteando. Libong

es palabra anticuada, diciéndosehoy

Ribong

que es

confusión intelectual, ó acto de engañar á unoen alguna cuenta

. Tomando en pasivo aquella palabra, significa

marearse

. Me inclino á creer que la etimología de

Libon

hayque buscarla en la palabra bicol

Libtong

, que quiere decir

sitioprofundo

.

El pueblo que nos ocupa fué fundado por el valiente D. Juan de Salcedo á fines de 1573, siendo por lo tanto uno de los más antiguos de Filipinas. Hasta el año 1847, perteneció como todos los de la Iraya á Camarines Sur.

En Libon hay una magnífica iglesia de ladrillo. La bóveda delpresbiterio es del mismo material, y es asombroso el ver cómo haresistido á tantos y tantos temblores de tierra como se han sucedidodesde que fué edificada.

Entre los objetos que posee esta iglesia, hay una campanita en la quese lee perfectamente el año 1600. El altar mayor, de tres cuerpos yde orden compuesto, es exactamente igual al de San Francisco de Manila.

En el barrio de Pantao hubo un arsenal en el que hasta principiosde este siglo se construyeron buenas y sólidas embarcaciones. Ellugar que ocupó el astillero lo indican dos cañones de hierro degrueso calibre, que en otros tiempos resguardaron aquel puerto delas piraterías moriscas.