Viaje al Río de la Plata y Paraguay by Ulrich Schmidel - HTML preview

PLEASE NOTE: This is an HTML preview only and some elements such as links or page numbers may be incorrect.
Download the book in PDF, ePub, Kindle for a complete version.

No contento Abreu con esta maldad, tumultuó la provincia, ciudad ypresidio de la Asumpcion, y trataba de enviar gente contra nosotros queibamos acercándonos con nuestro general.

Pero Abreu no quiso abrirle laspuertas, ni entregarle la ciudad, ni reconocerle por superior.

Viendo el general tan declarada rebelion, sitió la ciudad con todas susfuerzas, cercándola toda, y advirtiéndole que iba de veras: los soldadosde la plaza cada dia se venian á nuestro campo, pidiendo perdon algeneral; con lo cual conoció Diego de Abreu que no podia fiarse de sugente, y temiendo que de noche le cogiésemos, ó que la ciudad seentregase por tratos[51] (lo cual sucederia), con acuerdo de cincuentade sus íntimos compañeros y amigos, la desamparó, y se entregó algeneral. Al instante que salió de ella, pidiéronle todos perdon, queconcedió francamente.

Abreu, con los 50 cristianos que le seguian, se desvió 30

leguas de laplaza, donde no podíamos hacerle daño, y él nos lo hacia desde cualquierparte. Duró dos años esta guerra, sin vivir seguro el general ni Abreu,porque este andaba con los suyos, vagando como salteadores de caminos,no omitiendo ocasion de maltratarnos. Viendo el general la falta desosiego, determinó concordarse con Abreu, proponiendo casar sus doshijas con Alonso Riquelme y Francisco de Vergara, parientes de Abreu, elcual aceptó el partido. Y ejecutados los casamientos con varios pactos,cesaron las inquietudes.

En este tiempo, dia de Santiago de 1552, recibí, por mano de[54] CristovalRieser, corredor de los fucares en Sevilla, una carta de SebastianNidhart, que me escribia en nombre de mi hermano Tomas Schmidel,encargándome que procurase volver á mi patria.

CAPITULO LI.

Pide licencia el autor, y bajando por el rio Paraguay, sube por el Paraná.

Llevé luego la carta al general, y le pedí licencia para el viage.

Alprincipio la reusaba; y habiéndole referido mis largos trabajos ymolestos servicios, y la fidelidad continua con que los habia ejecutadoen el servicio del Rey, y que en todo este tiempo considerase cuantospeligros y miserias haba sufrido, y cuantas veces puse la vida por elmismo general, sin haberle dejado jamas, me dió licencia con muchohonor, y cartas para el Rey: en que, despues de dar cuenta de todas lasprovincias del Rio de la Plata, ponderaba lo que yo habia servido enellas. Habiendo llegado á Sevilla, entregué yo mismo estas cartas alRey, y le hice relacion de todas estas regiones, y sus circunstancias,lo mas fielmente que pude.

Prevenido para mi viage, me despedí del general y de mis compañeros:tomé veinte indios Cários, para que me llevasen mi ropa y otras cosas,que de muchas mas habria necesidad en tan largo camino. Ocho dias antesde partir, vino uno del Brasil, diciendo habia llegado navio de Lisboa,que era de Juan Helsen, mercader de Lisboa, y Erasmo Schetzen, corredorde Amberes: y por no perder esta ocasion, partí de la Asumpcion con misveinte indios, en dos canoas, por el Rio de la Plata, el dia de SanEstevan, á 26 de Diciembre de 1552: y al cabo de 46 leguas, llegamos alpueblo Suberic Sabaye,[52] en el cual se nos juntaron otros cuatroespañoles, con dos portugueses que se iban sin licencia del general.

Anduvimos 15 leguas, y llegamos al pueblo de Gaberetho; despues fuimosá 16 leguas á otro, llamado Barotio, desde el cual, en nueve dias, nospusimos en Berede, pueblo que dista del antecedente 54 leguas.Estuvimos dos dias en él, tomando bastimentos, y reconociendo lascanoas, porque habiamos de subir por el rio Paraná,[55] 100 leguas; ydespuesto todo, fuimos á Gingie, pueblo en que estuvimos cuatro dias,y que antes obedecia á los Cários, y era hasta donde se estendia elimperio del rey.

CAPITULO LII.

El autor camina por tierra, dejando el rio Paraná, y lo que le sucedió en Tupí.

Dejamos las canoas y el Paraná para ir por tierra en la provincia de lanacion de Tupís,[53] donde empieza la jurisdiccion del rey de Portugal:el camino dura seis meses enteros, y hay en él muchos desiertos, montesy valles que pasar, tan llenos de fieras, que de miedo no podíamosdormir seguramente.

Los indios de esta nacion se comen á sus enemigos. Siempre tienenguerra, que es su mayor deleite: cuando vencen, llevan al pueblo losvencidos, con tanto acompañamiento como si fuera boda. Si quieren matará alguno hacen grandes fiestas; y en tanto que duran, le dan todo cuantopide y apetece, y mugeres con que se divierta, hasta la hora en que lehan de matar.

Pasan los dias y las noches en banquetes y comidas, borrachos como lasmanadas de puercos de Epicuro, mas torpemente de lo que se puede decir.Son muy soberbios y altivos; hacen vino de maiz, con que se emborrachan:es poco diferente su lengua de la de los Cários.

Llegamos á otro lugar, llamado Careiseba, habitado tambien de losTupís. Estos tienen guerra con los cristianos: los primeros son susamigos.

El domingo de Ramos partimos á otro pueblo que estaba á 4

leguas, y enel camino nos avisaron que nos guardásemos de los de[56] Careiseba; yaunque no teniamos necesidad de bastimento, y con el que habia podíamospasar adelante, no quisieron dos de nuestros compañeros, y se fueron alpueblo contra nuestro consejo: donde apenas entraron, fueron muertos ycomidos de los indios. Acercáronse despues á nosotros 50 vestidos decristianos, y á treinta pasos nos hablaron. Guardan los indios estacostumbre, que quedandose algo lejos del contrario, si habla con él nose presume que piensa cosa buena. Viendo estas malas señales, tomamoslas armas lo mejor que pudimos, y les preguntamos

¿donde

estabannuestros

compañeros?—

Respondieron que estaban en su pueblo, y que nosrogaban fuesemos

á

él:

pero

conociendo

su

engaño,

lo

escusamos.Dierónnos una rociada de flechas, y se volvieron en breve á su pueblo,de donde salieron 6,000 contra nosotros.

Hallábamonos sin mas defensaque un bosque al lado, cuatro arcabuces y 20 indios Cários, que traia yode la Asumpcion; y con tan poca fuerza nos mantuvimos cuatro dias contraellos.

Disparábannos muchas flechas, y considerando era vana laresistencia, á la cuarta noche nos emboscamos sin comida y con muchosindios que nos perseguian. Sucediónos lo que dice el refran:— lamultitud de los perros es la muerte de las liebres.

Ocho dias continuos anduvimos vagando por los bosques: de suerte que,aunque he peregrinado tanto en toda mi vida, nunca he tenido camino masáspero, molesto y desazonado.

Manteniámonos con miel y raices, y no nosdeteniamos á cazar algunas fieras, porque los indios no nos alcansasen.

En fin llegamos á la nacion Biesaie, donde estuvimos cuatro dias, ynos proveimos de lo que habiamos menester, sin atrevernos á llegar alpueblo, por ser tan pocos.

En esta nacion está el rio Urquá, en que vimos culebras, llamadas enespañol Schebe Eyba Tuescha,[54] de diez pasos de largo y cuatro palmode ancho. Hacen estas serpientes mucho daño, porque si se baña un hombreen aquel rio, ó quiere pasarle nadando algun animal, la serpienteenvuelve en la cola al hombre ó al animal, y le mete debajo del agua yse lo come: por esto siempre andan con la cabeza fuera del agua, mirandosi pasa algun hombre ó animal que poder llevarse.

Desde aquí anduvimos en un mes 100 leguas, hasta dar en[57]

Scheverveba,pueblo en que descansamos tres dias; pero tan descaidos y flacos delviage y falta de comida, que nunca teniamos en abundancia sino miel. Yluego empezamos á enfermar, perdidas todas las fuerzas con los largos ypeligrosos viages hechos con gran pobreza y miseria; y lo mas principal,sin comida conveniente á la naturaleza, ni camas en que descanzar,porque las que llevábamos á cuestas, como saben todos, eran de algodon,tegidas como red, de cuatro ó cinco libras de peso; y para dormir lasatabamos á dos árboles, y echándose se descansa en el campo: que es masseguro cuando caminan pocos cristianos en Indias, que en las casas ypueblos de los indios. Desde allí fuimos hasta un pueblo de cristianosque tenia yo por cuevas de ladrones. Era su capitan Juan Reinville, queentonces estaba ausente, sin duda por nuestro bien, en el pueblo de SanVicente, con otros cristianos para cumplir ciertos ajustes que habianhecho. Estos indios, (con los cuales habitan 800 cristianos en dospueblos), están sugetos al rey de Portugal, pero debajo del poder deJuan de Reinville, que era muy obedecido, porque habia estado en Indias40 años de gobernador, hecho guerra, y pacificado la provincia; yjuzgaba que nadie mejor que él merecia el gobierno. Y porque no se ledaba siempre, armaba guerras y juntaba en un dia 5,000 indios de guerra,y el Rey de Portugal no podia juntar 2,000. ¡¡tanta era su autoridad ypoder en estas provincias! Cuando nosotros llegamos, estaba en su casaun hijo suyo, que nos trató con harto agasajo; y con todo, remediamos ásu gente mas que á los indios, y porque nos salió todo bien, estabamosmuy alegres, dando gracias á Dios de habernos sacado sin peligro deaquel pueblo.

CAPITULO LIII.

Llega el autor al cabo de San Vicente; navega á España, y por vientos contrarios aporta segunda vez al puerto del Espíritu Santo.

Desde allí fuimos al pueblecillo de San Vicente, que está á 20

leguasdel antecedente. El dia 13 de Julio de 1553 encontramos en su puerto unanave portuguesa, cargada de azucar del Brasil y[58] algodon, por PedroRosel,[55] factor de Erasmo Schitzen de Amberes, que residia en SanVicente, y la enviaba á Juan Hulsen, morador de Lisboa, de quien tambienera factor.

Recibióme con mucho amor y honra Rosel: solicitó que me recibiesen en lanave, rogando á los marineros que me tratasen como á su recomendado: locual hicieron fielmente.

Once dias mas nos detuvimos en San Vicente, en los cuales nos proveimosde todo lo necesario para la navegacion. Hay desde la Asumpcion á SanVicente en Brasil, 376 leguas, que anduvimos en seis meses.

Salimos de San Vicente, dia de San Juan Bautista, de 1553, y á loscatorce dias de mar, agitados de continuas borrascas y vientoscontrarios, roto el árbol de la nave, ignorando donde estabamos,entramos en el puerto del Espíritu Santo en el Brasil, poblado decristianos, que con sus hijos y mugeres labran azucar.

Hay algodon,grandes y muchos palos del Brasil y otras mercaderias.

En este mar, especialmente entre Sancti Espiritus y San Vicente, y masque en todos, hay grandes ballenas[56] y pescados, tan grandes comoellas, que muchas veces hacen gran daño, porque cuando los marinerospasan en los esquifes de una nave á otra, suelen venir las ballenas comorebaño á pelear entre sí, y vuelcan los navichuelos, pereciendo lagente. Siempre están arrojando agua; y cada vez tanta, como media cubafrancesa, porque meten la cabeza debajo del agua y vuelven á sacarla alinstante, arrojándola, como se ha dicho. El que no hubiese visto estonunca, pensaria que navega un monton de peñascos.

[59]

CAPITULO LIV.

Sale el autor del puerto del Espíritu Santo y llega á la Tercera y los Azores: navega á España, y de allí á Flandes. Toma la tierra otra vez por tempestad.

Cuatro meses estuvimos en el mar, despues que salimos del EspírituSanto, en navegacion continua, sin haber visto tierra hasta la isla dela Tercera, en la cual estuvimos dos dias, y nos proveimos de pan,carne, agua y otras cosas frescas y necesarias.

Obedece al rey dePortugal.

En catorce dias de navegacion llegamos á Lisboa, á 3 de Setiembre de1552, y habiendo estado en ella otros catorce dias, y muerto dos de losindios que yo llevaba, pasé á Sevilla, que dista 42 leguas de Lisboa, yllegué en seis dias. Despues por mar navegué á San Lucar en dos dias:allí estuve una noche, y por tierra fuí en un dia al puerto de SantaMaría, y en otro dia pasé á Cádiz, por tierra. Hallé en la bahia 25 urcas grandes holandesas, de vuelta á su provincia: una mayor y mashermosa, nueva y que solo

habia

navegado

una

vez

á

España

desde

Amberes.Aconsejábanme los mercaderes que me embarcase en ella, y ajusté conEnrique Schertzen, su patron, mi viage: para el que me previne aquellatarde, quedando de acuerdo con él que me avisase la hora de partir. Metíen la nave lo que llevaba, vino, pan y otras cosas semejantes, y algunospapagayos que traia de las Indias.

Aquella noche bebió el patron mas que debiera, y por mi bien se olvidóde mí, y me dejó en la posada: dos horas antes de amanecer, mandó alpiloto que se hiciese á la vela. Viendo muy de mañana donde estaba lanave, y que se habia apartado una legua de tierra, me fué preciso echarel ojo á otra, y tratar con otro patron, á quien dí lo mismo que alprimero.

Salidas del puerto estas veinticuatro náos, tuvimos feliz viento tresdias: despues se levantó una tempestad tan horrible, que no pudimosproseguir el viage. Esperamos ocho dias mejor tiempo, pero mientras masnos deteniamos, arreciaban mas las tormentas, de manera que nopudiéndonos mantener en el mar, nos volvimos por el mismo camino alpuerto: y Enrique Schertzen, (que era el navio en que habia puesto miropa y me habia dejado olvidado), venia el último. A una legua de Cádiz,y por la noche tenebrosa, puso farol el capitan de la armada, para[60] quelos demas pilotos la viesen y siguiesen. Llegamos á Cádiz, y ancoradaslas naves, quitamos el farol, y se hizo en tierra, con buen consejo, unaluminaria junto á un molino, á un tiro de bala de Cádiz. Pero fué degrandisimo daño á Enrique Schertzen, el cual pensó era farol, y dirigiósu náo derecho al fuego, y dió con gran ímpetu en los peñascos queestaban debajo del agua: de suerte que se hizo mil pedazos, y se hundiócon toda la gente y mercaderias, muriendo en un cuarto de hora 22personas, quedando solo vivo el capitan y el piloto, que salieron asidosal árbol mayor: hundiéndose tambien seis cestas de oro y plata que sehabian de entregar al Emperador, y mucha mercaderia; causando estenaufragio estrema pobreza á muchos. Dí gracias á Dios Omnipotente, quepor su clemencia no permitió que yo me embarcase en aquella náo.

CAPITULO LV.

El autor navega otra vez de Cádiz á Amberes.

El dia de San Andres, dos despues de esta desgracia, nos hicimos á lavela á Amberes: padecimos tan gran tempestad, que juraban los marinerosque habia veinte años, ó que en todo el tiempo que navegaban, no habianvisto tormentas mas crueles, ni tan horribles torbellinos.

Llegamos á Wight, puerto de Inglaterra, sin árboles, timones, ni otracosa que pudiese servirnos en la navegacion; de modo que si hubieradurado la jornada pocos dias mas, ninguna de las 24

naves se hubierasalvado. Pero Dios nos libró de este peligro casi evidente; pues cercadel mismo lugar, el primer dia del año de 1554, naufragaron ocho navios,sumergiéndose miserablemente toda la gente, sin salvarse persona alguna,y las mercaderias y otras cosas preciosas: sucedió este calamitosonaufragio, entre Francia

é

Inglaterra.

Detuvímonos

cuatro

dias

en

Wight,componiendo nuestras naves. Lo mejor que pudimos, nos hicimos á la velapara el Brabante, y llegamos á Armuyden, ciudad de Zelanda, donde haygran multitud de embarcaciones: dista esta ciudad de Wight 47 leguas.Desde allí navegamos 24

leguas hasta Amberes, donde llegamos salvos y libres, á 25 de Enero de 1554.[61]

EPILOGO.

Así, despues de veinte años, por singular providencia de DiosOmnipotente, llegué al lugar de donde habia salido: pero en tantos,cuantos peligros de la vida y cuerpo sufrí y probé, cuantas hambres,cuantas miserias, cuidados, trabajos y angustias, en andar por lasprovincias de los indios, bastantemente podrán entenderse de estadeclaracion histórica. Pero doy á Dios Eterno y Omnipotente cuantasgracias puedo concebir en el ánimo, porque me volvió salvo á loslugares, de donde salí veinte años antes. Sea la gloria al mismo y lahonra, por los siglos de los siglos. Amen.

INDICE DE LA MATERIAS CONTENIDAS EN EL

VIAGE DE ULDERICO SCHMIDEL AL RIO DE LA

PLATA.

Los nombres en letra bastardilla son los que, por haber sido adulterados por el autor, han quedado ininteligibles.

o

A

 Abejas chicas y sin aguijon—52.

 Acaraiba. Pueblo de los Cários, á 20 leguas de

Froemidiere—40.

 Acaré, indios. Su trage, comida, y motivo de su nombre—

31.

o Su provincia—30.

o Dan guias á Hernando de Rivera— ibid.

 Agaces, indios, obstinados guerreros en mar y tierra, sus trazas y adornos—38.

o Vencidos por Oyolas con pérdida de cinco

españoles—35.

o Muertos los de un pueblo por los Cários, los demas son perdonados— ibid.

o Enviado á España Cabeza de Vaca, se rebelan—38.

 Agua. Falta en los Peyonas, siendo la tierra fertilísima—45.

o Los Sivisicosis tienen guerra con los vecinos sobre ella—46.

o La que arrojan la ballenas—58.

 Agustin del Campo, vá á Lima con Nuflo de Chaves—50.

 Alemanes y Flamencos. Se embarcan 80 con D. Pedro de Mendoza—3.

 Algarrobas—19. Hacen vino de ellas los indios—15.

 Algodon. En el pueblo del Espíritu Santo del Brasil—58.

o Hilan y tegen las indias—43.

 Alonso de Cabrera. Llega á Buenos Aires con socorro, vá á los Timbús, y despacha aviso á España de acuerdo de

Oyolas—24.

o Surge en Santa Catalina con una caravela y 200

españoles, y á los dos meses vá Buenos Aires— ibid.

o Líbrase de una tormenta por el conocimiento de su piloto, y llega á Buenos Aires 30 dias antes que los que venian con él—26.

o Prende con otros á Cabeza de Vaca—37.

 Alonso Riquelme, se casa con la hija de Irala, y por qué?—

53.

 Alvar Nuñez Cabeza de Vaca, tesorero de la armada que llevó Panfilo de Narvaez

o á la Florida—36.

o Adelantado del Rio de la Plata, llega á Santa Catalina con qué gente, y qué año? —26.

o Envia á buscar bastimento dos caravelas, y se pierden, salvándose la gente, y tarda ocho metes en ir á la

Asumpcion, por tierra—26.

o Toma posesion, y ajustado con Irala, se previene para descubrir, y envia gente delante—27.

o Hace proceso al cacique Aracaré, y le manda ahorcar, con acuerdo de los oficiales reales, y otros—27.

o Envia á Irala con 2,000 Cários contra Tabaré—28.

o Y su buen suceso le hace embarcar, y llega al monte de San Fernando; huyen de él los Payaguás, y llega á los Sococies—29.

o Infórmase de otros indios, y no hallándolos en 18 dias, se vuelve á los Reyes— ibid.

o Envia á Francisco de Rivera con 10 españoles á

reconocer,

o é intenta volver á su descubrimiento, y lo impiden las aguas— ibid.

o Envia á Hernando de Rivera á los Xarayes—30.

o Y vuelto, le prende, y se alborota su gente—35.

o Obligándole á que se dé por satisfecho, habiendo

faltado á su órden— ibid.

o Resuelve el viage por sí, y no quieren seguirle los soldados—36.

o Prohibe á los españoles lleven los indios que tenian, y se hace odioso, por este y otros motivos inicuos— ibid.

o Enferma en los Reyes—37.

o Envia á matar á los Sococies á la isla, y aprueba su destruccion— ibid.

o Vuelve á la Asumpcion, y á enfermar; y por qué no salió de casa en 15 dias?— ibid.

o Préndenle los oficiales reales para enviarle á España—

ibid.

o Repugnan los leales, y no hacen caso de ellos los rebeldes—38.

o Trátale el autor inicuamente—37.

o Lo que hizo en poco tiempo, deslucido por la envidia y el odio—29.

o Es enviado á España: revueltas entre los soldados, y rebelion de los Cários—37.

o Absuelto por el Consejo, se estraña no se castigaren los testigos falsos— ibid.

 Amazonas. Halla noticia Hernando de Rivera de ellas, y se parte á buscarlas, y como viven y se conservan, y tesoros de su tierra—32.

 Amberes. Sale de ella el autor—3.

o Y vuelve despues de 20 años—61.

 Anmuyden, ciudad de Zelanda. Tiene muchos bageles—60.

 Anades, en los Mapais—43.

 Antas, animales como asnos, y su piel y cuero—19.

 Antonio Grovenoro. Vá á descubrir indios de órden de Cabeza de Vaca, y halla maiz en los Samococis, y entra la tierra adentro, y llega á los Cambales—27.

 Aracaré, cacique. Hermano de Tabaré—28.

o Procesado por Cabeza de Vaca, le hace ahorcar—27.

o Y se levanta la tierra para vengarle— ibid.

 Antonio de Mendoza. Queda de gobernador en Corpus Christi—22.

o Y con qué órden— ibid.

o Engáñale un indio, y pierde 50 españoles—23.

o Sítianle los indios, y cayendo en una trampa de ellos, es muerto, y su gente se vá á Buenos Aires— ibid.

 Armada de D. Pedro de Mendoza. Sale de San Lucar el dia 1.º de

o Setiembre de 1534—3.

o Vuélvese á juntar en Canarias—4.

o Llega á Rio Janeiro—5.

o Y al Rio de la Plata—6.

 Arroz, en la isla de Santa Catalina—22.

o En los Carcokies—49.

 Asumpcion, ciudad. Cuanto dista de la isla de Santa Catalina—26.

o Y del Perú—50.

o Sus vecinos se dividen en facciones: preso Cabeza de vaca, se rebelan los indios—36.

o Sitiada por Irala, se entrega, huyendo Abreu—53.

 Asumpcion, pueblo. Llamóse así Lambaré por Oyolas—17.

o Deja en él 100 hombres para entrar en los Payaguás, y con qué órden—18.

Attune, llaman los Tupís á las niguas—50.

 Aves. Tantas en una isla despoblada, que las mataban á palos los soldados—5.

o Muchas en los Mapais—43.

 Avestruces en los Cários—12.

o En los Zemais—14.

o En los Xarayes—31.

o En los Peyonas—45.

o En los Mapaisibid.

o En los Barconos—46.

o En los Carcokies—49.

 Autor. Sale de Amberes, vá á Cádiz y se embarca para el Rio de la Plata—3.

o Acierta poco en las distancias de las tierras—4.

o Vá contra los Querandís con D. Pedro de Mendoza—

7.

o Nombrado con otros seis de confianza para ir á Santa o Catalina con Gonzalo de Mendoza—24.

o Sálvase, volviendo de una tempestad, en un palo, y comiendo raices llega á San Gabriel—25.

o Fué á caballo en huanacos mas de 40 leguas, por estar enfermo—43.

o Toma 19 indios en la derrota de los Mbayás—43.

o Pónele Irala de centinela en un pozo, y se hace

muchos amigos—47.

o Tenia 59 indios esclavos—52.

o Se equivoca en los nombres, y los altera; de modo que no es fácil entenderlos—14, 56.

o Estaba mal informado de las cosas de gobierno—26.

o Se burla de los que cuentan de los caimanes, ó

yacarés—31.

o Lo que ganó en la jornada de los Xarayes—35.

o Miente mucho contra Cabeza de Vaca—37.

o Si perdió la Ursa mayor de vista en las islas de Cabo Verde, ó se equivocó? —36.

o Le dá hidropesia en la Asumpcion—38.

o Escríbele su hermano se vuelva á Alemania—54.

o Le dá Irala licencia, y se despide de sus amigos, y con 20 Cários llega en canoas á Suberic Sabaye—54.

o Navega por el Paraná, entra en los Tupís, y miedo que tuvo de las fieras en los desiertos—55.

o Defiéndese con seis españoles y sus indios cuatro dias contra los Tupís, y emboscados huyen, manteniéndose

de raices y miel, y llega á los Biesayes—56.

o Enferma con los demas en Scheverveba, y llega á un pueblo donde los agasaja un hijo de Juan de

Reinville—57.

o Llega á San Vicente y le recibe bien Juan Rosel, y le recomienda á los marineros de un navio que iba á

Lisboa—58.

o Se embarca, y con tempestad vuelve al puerto del

Espíritu Santo— ibid.

o Llega á Lisboa en cuatro meses, y pasa á San Lucar, y á Cádiz—59.

o Informa al Rey en Sevilla, de las tierras del Rio de la Plata, y le dá las cartas de Irala—54.

o Ajusta su viage á Flandes, embarca su ropa, y el

patron se emborracha y no le lleva—59.

o Ajusta con otro patron, se embarca y se vuelve á Cádiz con tempestad— ibid.

o Padece otra muy grande, y llega, derrotados los

navios, á Wight—60.

o Dá gracias á Dios llegando á Amberes, por haberle librado de tantos riesgos—61.

 Autos de posesion del gobierno de Cabeza de Vaca, robados por los oficiales reales—26.

 Azucar. Abunda en Canarias—4.

o Lábranla en el puerto del Espíritu Santo del Brasil—

57.

o

B

 Ballenas—5.

o Su abundancia entre San Vicente y Sancti Espiritus, en el Brasil, y como pelean y vuelcan los navios

pequeños? —58.

o Una de 35 pasos se tomó en Cádiz—3.

 Balsas en que pasó Irala para ir á los Guapás—49.

Barconos, indios. Quieren huir de Irala, y detenidos le dan bastimento y noticia de la tierra—46.

Barotio, pueblo—54.

 Bartenes, indios. Sitian á Buenos Aires, con otros, y lo queman—9.

 Batatas, raices que saben á manzanas, en los Cários—16.

o En los Sococies—30.

Berede, pueblo. Toma bastimento en él el autor—54.

Biesayes, indios. Llega á ellos el autor y se provee de comida y otras cosas—56.

Bogemberg, monte, en Alemania, semejante al de San Fernando—19.

 Bolas, que tenian los indios atadas á un cordel de un palo, para cazar y derribar los caballos—8.

o Como las llevan y usan—38.

 Borracheras de los Tupís. Duran dias y noches—55.

 Brasil, palo. Abunda en el Espíritu Santo—58.

 Broqueles de cueros de huanacos. Hacen los españoles, y para qué? —42.

o A imitacion de los indios Carcokies que los usan—49.

 Buena Esperanza. Isla de los Timbús y su puerto—12.

 Buenos Aires, ciudad. Se funda—7.

o Y como—8.

o Sitiada por los indios, matan 31 españoles, la queman y se retiran—9.

o Hambre de sus vecinos—8.

o Vuelve á ella D. Pedro de Mendoza, y de allí á

España, y muere en el camino—11.

o Desampárala Irala—25.

o

C

 Caballos. Como los derriban los indios con la bolas—8.

o Hurtan uno tres españoles, y se le comen, y son

ahorcados—8.

 Cabelleras, con el cuero de la cabeza. Quitan los indios á los enemigos, y las cuelgan por trofeos—39.

 Cabras, en los Cários—16.

 Cacique, Cário. Dá traza á Irala para tomar á Carieba—40.

o Júntase á él con mil indios—41.

 Camas de algodon, pendientes en árboles, que usan los indios—57.

 Cambales, indios. Mueren 3,000 en la toma del pueblo de Taberé—28.

 Camisetas de algodon. Visten las indias Carcokies—49.

 Canarias, islas, y sus habitadores—4.

 Candelaria, puerto, cual es? —20.

 Canoas de 80 pies. Tienen los Timbús—11.

o En que caben 20 indios—14.

 Capas que traen las indias Xarayes, tegidas con varias figuras de animales—32.

 Capitan, uno que iba á México compone á los de la isla de la Palma con Enrique Peine—4.

 Caracaráe, indios. Resuelve Oyolas ir á ellos—18.

Carcokies, indios. Sus armas, frutos y trages—49.

o Cuidan de su casa y familia, y las indias hilan y tegen— ibid.

o Llega á ellos Irala—48.

o Espántanse de su multitud 100 españoles, piden

socorro, y llegando Irala se entregan, y le dan

bastimento—49.

o Huyen de Irala cuando volvian, y no queriendo

obedecerle dan batalla, y son vencidos, y presos mas de mil—52.

 Carcaráes, indios. Procura saber de ellos Cabeza de Vaca—

29.

Carconos, indios. Socorren á Irala con agua para ir á los Sivisicosis—46.

 Cardo, raiz, que suple el agua á los indios—7.

Careiseba, pueblo de los Tupís, tenia guerra con los cristianos—55.

o Van á él dos compañeros del autor contra su consejo, y les dan muerte sus indios—56.

o Y son comidos de ellos— ibid.

o Cincuenta, vestidos de cristianos salen á hablar al autor, y pelean cuatro dias— ibid.

 Carieba, pueblo sitiado por los españoles—40.

o Como le habian fortificado los indios?— ibid.

 Cários, indios chicos, gordos, y trabajadores—16.

o Feroces en la guerra— ibid.

o Matan á todos los vencidos— ibid.

o Poblados en las riberas del Paraguay por 30 leguas—

ibid.

o Sus frutos y comida— ibid.

o Comen carne humana y venden sus hijas, mugeres y

hermanas— ibid.

o India comun que tienen, y cuando la matan ó cuidan—

ibid.

o Ofrecen bastimento á Oyolas porque deje á Lambaré y se vuelva á las náos—17.

o Embístenle, y huyen espantados de la artilleria, y cayendo en los hoyos que habian hecho, mueren

muchos— ibid.

o Entréganse, habiendo muerto 16 españoles, regalan con indias á Oyolas y su gente; hacen un fuerte, y se ofrecen contra los Agaces— ibid.

o Van con Oyolas y matan á todos los Agaces que

pueden—18.

o Asístenle con mucho cuidado en la jornada contra los Payaguás— ibid.

o Contaban en la Asumpcion la desgracia de Oyolas, y no los creian los españoles y prenden los Payaguás—

21.

o Ofrece 2,000 su cacique á Cabeza de Vaca contra

Tabaré, y lo que le advirtió—27.

o Proveen prontamente los bergantines de órden de

Cabeza de Vaca—28.

o Traban pendencia con los Sococies, y los destruyen—

36.

o Se alegraban de que los españoles riñesen entre sí, y se levantan contra ellos—38.

o Quince mil se juntan para esto con su cacique—39.

o Embestidos, huyen 20 leguas, y son sitiados en

Carieba—40.

o Esconden sus hijos y mugeres en un bosque— ibid.

o Uno dá traza para tomar á Carieba, y tomada, huyen á Tabaré, y van quemando y talando la tierra— ibid.

o Dos van por mensageros á Tabaré, y son

maltratados—41.

o Rendido el pueblo, les concede Irala perdon—42.

o Y le ofrecen 2,000 Cários— ibid.

o Embisten con los españoles al pueblo de los

Maigenos, y mueren algunos—48.

o Van 500 secretamente contra los Maigenos, huidos y muertos, 300, envian por socorro— ibid.

o Cincuenta van con los españoles á Carcokiesibid.

o Escoge veinte el autor para volverse á Flandes, y llegan en canoas á Suberic Sabaye—54.

o Pelean en Careiseba—56.

o Sirvieron bien á Irala—48.

o Se le mueren dos al autor en Lisboa—59.

 Carlos Dubrin. Queda por capitan en los Timbús—12.

 Carne humana. Comen los Cários—16.

 Cautivos. Los matan y asesinan los Cários—16.

 Caza y pesca, comida regular de los indios del Rio de la Plata—8.

 Cazave, raiz, es la mandioca—19.

o En los Samocosis—27.

 Chanás, indios sugetos á los Mbayás, como esclavos.

Cultivan maiz, raices todo el año—45.

 Chera-Guazú, cacique de los Timbús. Lleva á su pueblo á Oyolas y su gente, y le regala D. Pedro de Mendoza—11.

 Charrúas, indios. Andan desnudos, y su número, comida, y trage de sus mugeres—6.

o Sitian, con otros, á Buenos Aires—9.

 Ciervos, en los Xarayes—41.

o En los Cários—12.

o En los Zemais—14.

o En los Xarayes—19.

o En los Mapais—43.

o En los Peyonas—45.

o Como los cazan los indios con las bolas—8.

o En los Barconos—46.

 Cocodrilos ó caimanes. Los Yacarés del Rio de la Plata: se describen—30.

 Conejos, parecidos, menos en la cola, á los gatos, en los Peyonas—14.

o En los Carcokies—49.

 Corpus Christi, fortaleza, en la ribera del rio San Salvador—22.

o Llega á él Irala, y halla sin indios la tierra— ibid.

o Sitiado por los Timbús, le dejan despues los

españoles, y se van á Buenos Aires—23.

 Corondas, indios semejantes á los Timbús, y su comida; rescatan, y dan á los españoles dos Cários—13.

 Cosechas, en los Mbayás, en todos tiempos del año—45.

 Crecientes, que inundan la tierra de los Paresis y otras—33.

 Cristoval Rieser, corredor de los fucares—54.

 Cueros, comen los españoles en la hambre de Buenos Aires—8.

 Culebras, comian los españoles en Buenos Aires—8.

o Una de 45 pies, que habia hecho grandes daños á los indios, muerta de un balazo, se la comen cocida—14.

o Envuelven con la cola á los que pasan los rios, para hundirlos y comérselos, y andan con la cabeza fuera

del agua—56.

 Curumias, indios—15.

o Sus trazas y adornos, y como se pintan sus indias con rayas azules— ibid.

o Reciben bien á Oyolas— ibid.

 Cuzco, ciudad del Perú—50.

o

D

 Dardos, armas de los indios, como eran? —8.

o Empiezan las batallas con ellas—38.

 Diego de Abreu intenta quitar el gobierno á D. Francisco de Mendoza, y le dá muerte—53.

o Cierra las puertas de la Asumpcion á Irala, y sitiado, huye con 50 confidentes, y hace muchos daños hasta

que se ajusta— ibid.

 Diego de Acosta. Vá á prender á Cabeza de Vaca—37.

 Diego Centeno, elegido por Gasca gobernador del Rio de la Plata, muere—51.

 Diego de Mendoza, vá contra los Querandís—8.

o Y es muerto con otros seis españoles, por los indios con las bolas— ibid.

 Diego Tabelino, vá con Antonio Grovenoro á descubrir indios que tengan maiz—27.

 Domingo Martinez de Irala—12.

o Queda en la Candelaria con órden de esperar á Oyolas cuatro meses, y á los seis se retira á la Asumpcion—

20.

o Si tuvo la culpa de la muerte de Oyolas— ibid.

o No cree su muerte hasta que la confesaron dos

Payaguás, que hizo quemar: y elegido por general, vá á los Timbús—22.

o Vuélvese á embarcar, trayendo á los que los habian maltratado, y dejando gobernador en Corpus Christi—

ibid.

o Socórrele con gente, y su pesar de que le

desamparasen—23.

o Cree haber perecido toda la gente de un navio, y

perdona al capitan y piloto—25.

o Quema las naves, y hace entrar la gente en los

bergantines, y sube por el Rio de la Plata— ibid.

o Y se vuelve—26.

o Trepida en entregar á Cabeza de Vaca el gobierno—

ibid.

o Jura amistad con él—27.

o Vá, de su órden, contra Tabaré, le toma el pueblo y hace paz— ibid.

o Vuelve á la Asumpcion—28.

o Y dá relacion á Cabeza de Vaca— ibid.

o Elegido gobernador por sus parciales, preso Cabeza de Vaca—37.

o Vá contra los Cários y se detiene cerca de ellos—39.

o Los vence, toma el pueblo de Fromidiere, y sitia á Carieba, donde le llega socorro— ibid.

o Y tomado el pueblo, y sin seguir los indios se vuelve á la Asumpcion: vá contra Tabaré, y le envia

mensageros, y maltratados sitia á Hieruquizaba—41.

o Ofrece á un indio Cário no hacer daño en Carieba: entra al pueblo y mata muchos indios—42.

o Vuelve contra Tabaré, y tomado el pueblo de

Hieruquizaba, se vuelve á la Asumpcion, y propone á

los soldados ir á buscar oro y plata, y como?— ibid.

o Sube por el Paraguay con siete bergantines, y 200

canoas, y llega al monte de San Fernando— ibid. .

o Manda volver los cinco bergantines á la Asumpcion, y deja guarda en los dos, y con qué gente empezó su

viage, hasta los Mapais—43.

o De los cuales desconfia, y los derrota: sigue, mata, y cautiva á muchos—44.

o Llega á los Chanás, y admira la fertilidad de su tierra, y pasa á los Tobas, y á los Peyonas, en cuyo pueblo no quiere entrar, ni preguntar por oro, y por qué? —45.

o Dánle guias y llega á los Mayegoni, Morronos, Paronios, y á los Simanos, que le reciben de guerra, y son vencidos, y su pueblo quemado—46.

o Pasa á otras naciones, y los Carconos le proveen de agua. Se le muere de sed alguna gente en el camino á los Sivisicosis, y pone centinelas en un pozo— ibid.

o Dánle guias, é informado de la tierra llega á los Samocosis, que le reciben de guerra, y son vencidos, y los Sivisicosis castigados, y por qué? —47.

o Pierde 12 españoles en ganar su pueblo á los

Maigenos—48.

o Entra en la provincia de la sal, y vá á los Carcokies, adonde envia 100 españoles é indios— ibid. Socorre á los Cários, se le entregan los Carcokies, con cuyas guias llega el Perú, y se le ahogan cuatro soldados—

49.

o Escríbele Gasca no pase adelante, y se ajustó con él sin saberlo los soldados. Envia cuatro á Lima, y le

escribe Chaves lo mismo que Gasca, de su órden—50.

o Manda coger los caminos, y las cartas, y por qué?—

51.

o Vuélvese á disgusto de su gente, por decir no tenia comida, á los Carcokies, á los cuales vence—51.

o Gastó año y medio en esta jornada, y cautivó 12,000

indios— ibid.

o Halla muerto su teniente en la Asumpcion, y la sitia, y se entrega, habiéndose salido Abreu de ella, y como se ajustó con él? —53.

o Dá licencia el autor para volverse á Alemania, y cartas para el Rey—54.

o

E

 Enrique Peine, factor. Se embarca para el Rio de la Plata—

3.

o Quieren prenderle en la Palma sin saber él por qué, y maltratan su navio—4.

 Enrique Schertzen, piloto. Se emborracha, y se le olvida llevar el autor á Flandes—59.

o Vuelve con tempestad á Cádiz, y engañado de una

llama, dá contra una roca su navio y perece con la

gente, y él se libra— ibid.

 Erasmo Schitzen, corredor de Amberes—58.

 Esclavos. Al que han de matar los Tupís le dan cuanto apetece hasta su muerte—55.

 Españoles. La hambre les hace comer á ahorcados—9.

o Mueren 30 con un alferez en Buenos Aires—10.

o Ahóganse 15 en la tempestad de Gonzalo de Mendoza, y los demas se salvan desnudos—25.

o Enferman de andar, y beber el agua de las crecientes é inundaciones—34.

o No pueden sufrir el gobierno de Cabeza de Vaca, ni la justicia de él—37.

o Júntanse cuatro al autor volviendo á su tierra, en Suberie Sabaye—54.

 Espada, pez—5.

 Espíritu Santo, puerto en el Brasil. Llega el autor á él, y en que trabajan sus vecinos—58.

o

F

 Felipe de Cáceres, contador del Rio de la Plata. Vá con otros á prender á Cabeza de Vaca—37.

 Flechas encendidas, arrojan los indios en Buenos Aires, y la abrasan—9.

 Fortalezas de los indios, de estacas; y como era la de Lambaré—16.

 Fosos, cubiertos de ramas, con lanzas dentro, puestos contra los españoles—17.

o Sirven contra los indios— ibid.

 Franceses. Pueblan en el Rio Janeiro—6.