Tratado Metódico y Práctico de Materia Médica y de Terapéutica--Tomo Primero by Alexis Espanet - HTML preview

PLEASE NOTE: This is an HTML preview only and some elements such as links or page numbers may be incorrect.
Download the book in PDF, ePub, Kindle for a complete version.

La escrófula necesita siempre de la belladona en distintas épocas desu duracion y en sus diversas formas. Al principio de esta, cuando seobserva epistaxis, hinchazon de la nariz ó de los labios, eritemas,erisipelas habituales, anginas repetidas, oftalmías frecuentes,inflamaciones de vientre, linfatismo con plétoras parciales, ó bienenflaquecimiento continuo en medio de estos síntomas, haya ó noadenitis, la belladona puede emplearse sin perjuicio del mercurio,del azufre, del carbonato de cal, especialmente en los niños y losjóvenes. Un estado un poco mas crónico, con mas flacidez en la piel, elaspecto mas enfermizo y con menos fenómenos congestivos, y menosrecrudescencias flegmásicas, constituyen las indicaciones mas claras del aceite de hígado de bacalao.

Los infartos de los gánglios del cuello y de otras partes, ciertashepatitis crónicas, el infarto linfático del útero y de su cuello, y lainduracion de las glándulas, no pueden menos de requerir belladona, sihay eretismo, sequedad de la piel ó simplemente aumento de calor por lanoche y la tarde, y agravacion á veces de los fenómenos inflamatorioslocales.

La belladona tiene propiedades recomendables para tratar las úlcerascorrosivas, el lupus vorax y las afecciones ulcerosas que suceden álas induraciones linfáticas, aun en el cuello del útero, lo cual hahecho que se la recomiende en el cáncer de la matriz.

En todos estoscasos los bordes están endurecidos, sensibles y rubicundos, y larubicundez se estiende y desaparece gradualmente. El arsénico, el mercurio, el oro y el azufre..... son los auxiliares masfrecuentes. Las periostitis 256 y las inflamaciones de los huesos exigen la belladona entre otros medios curativos; y los mejores auxiliares deesta son: el mercurio, la plata, la asafétida, el carbonato decal....; lo mismo sucede en el tratamiento de las luxacionesespontáneas del fémur, y en los tumores blancos articulares. En todasestas lesiones no procedemos, como lo han hecho algunos terapeutistas,atribuyendo á la belladona una accion curativa especial y directa;solo vemos en ella un medio de destruir el orgasmo linfático, de disiparel eretismo, de modificar la induracion y la lesion, hasta tal punto,que la reduccion se simplifique, facilitando despues la curacion conmedicamentos mas especiales.

La oftalmía escrofulosa no se cura sin belladona; la angioleucitis yla leucoflegmasía, así como tambien algunos derrames pleuríticos conorgasmo local, y varios accidentes ó formas de la clorosis, de laascitis, y de los edemas renitentes, se modifican ventajosamente coneste medicamento.

Corresponde belladona á todas las variedades del pénfigo de los niños,en su principio, pero sin olvidar que merecerá la preferencia la dulcamara, si las vesículas son simples, sin irritacion en la piel;que lo será el zumaque, si las vesículas están rodeadas de una auréolarosácea, y el azufre, ó el mezereum, cuando dejan una escoriacioncon costra. Está tambien indicada la belladona, aunque solo comoauxiliar, en la pitiriasis con rubicundez, y en ciertas erupcionesliquenóides, papulosas, eritematosas.

El lector, en fin, distinguirá fácilmente los casos de salivacionespontánea ó mercurial en los que conviene belladona, y suplirá con laayuda de todos los caractéres de la accion de este medicamento lasindicaciones 257 que omitimos y ni aun designamos. No queremos sin embargodejar de mencionar la utilidad de la belladona en la hidrofobia, cuyossíntomas se ajustan tan exactamente á sus efectos fisiológicos;hablamos, es verdad, bajo la fé de otros, pero tambien lo es que constade testimonios muy respetables. El beleño, el estramonio y la cantárida participan igualmente, al parecer, de esta propiedad. Se haempleado la belladona como preservativa de la rabia, y nosotroscreemos tener hechos que lo prueban.

Há ya mucho tiempo que la primera de estas propiedades está reconocida;la segunda se deduce tan naturalmente, que es de admirar no se la hayautilizado fuera de la escuela hahnemanniana. ¿No ha indicado ya laesperiencia como medios preservativos del cólera, de la escarlatina y deciertas fiebres, á los medicamentos que las curan? Fácil es, pues,presentir las numerosas conquistas que aun restan.

Dósis. —En general, las afecciones febriles y flegmásicas soportan mejorlas primeras atenuaciones que las afecciones nerviosas; las neuralgias,sin embargo, son las que al parecer exigen el uso de una ó dos gotas,por ejemplo, de la primera atenuacion, ó varias de la misma tintura enagua. Ultimamente, cuanto mayor sea la irritabilidad, mas débil debe serla dósis, y aun pasar de la trigésima atenuacion, lo mismo en lasfiebres que en las neuralgias. Las enfermedades crónicas están en elmismo caso, cuando consisten principalmente en lesiones funcionales; yen muchas ocasiones, como en la de los espasmos de los esfínteres, esconveniente aumentar la dósis y recurrir aun á la tintura misma,pudiéndose emplear hasta veinte gotas en veinticuatro horas, usartambien pomadas compuestas con belladona 258 ó unturas con el estracto dela misma, loco dolenti, pudiéndose obrar del mismo modo en algunosinfartos linfáticos. Si se alterna con la belladona algun otromedicamento como el mercurio, es necesario elevar proporcionalmentelas dósis de este, sin necesitarse casi nunca mas que las trituracionesdadas al interior. Pocos medicamentos hay en los que sea mas necesariovariar la potencia de las dósis en los diversos casos morbosos, que enla belladona, unas veces segun la naturaleza de la enfermedad, otrassegun la impresionabilidad del enfermo, ó en fin, por la analogía mas ómenos perfecta entre la enfermedad y el medicamento.

BISMUTHUM NITRICUM (BISMUTO).

§ I.—Historia.

El subnitrato de bismuto de que nos vamos á ocupar no se le empleó ensu principio mas que al esterior y en calidad de cosmético. Su usointerno como medicamento corresponde al fin del siglo pasado, en cuyaépoca fué recomendado por Odier y casi inmediatamente olvidado. El lugarque los terapéuticos modernos le han dado en la materia médica, no esciertamente usurpado, pero sí muy indeterminado. ¡Qué mas!

Un profesorha hecho de él un tónico astringente, y sin embargo se ha usado enfiebres intermitentes, en el tialismo, en los vómitos rebeldes y hastaen el cólera; pero mas particularmente en afecciones gástricas ydiarreas crónicas. En nuestros días se le ha empleado felizmente enneuralgias agravadas por la aplicacion del agua fria. El papel que lehace jugar el profesor de Pádua con el título de hipostenizantegástrico, no arroja luz alguna sobre sus propiedades reales. 259

§ II.—Efectos fisiológico y terapéuticos.

Las propiedades antigastrálgicas son hoy las mejor conocidas; ¿pero cuáles el carácter de esta gastralgia? Se puede responder, que escalambroídea, complicada con atonía, y acompañada de náuseas, vómitos,flatuosidades y endolorimiento del epigastrio ó del vientre. Estasensibilidad y la gastralgia aparecen ó se agravan despues de habercomido.

En cuanto á los síntomas que pueden conducir á apreciar la accion del bismuto y conocer sus indicaciones, son los dolores calambróides ypresivos en diversos puntos, contracciones quemantes seguidas detemblores ó de debilidad, palpitaciones con decaimiento de lacirculacion, pesadez de cabeza y vértigos con alteracion del estómago, yorinas frecuentes y acuosas. Se ha observado tambien escozores y pruritoen la piel, vegetaciones verrugosas, cara pálida y empañada, rubicundezde la conjuntiva, legañas en los párpados, tumefaccion y dolor deescoriacion en las encías.

El bismuto, segun los datos clínicos, es el mejor medicamento paracombatir los dolores calmados por el agua fria, y las gastralgias concalambres y estremecimientos musculares. Ciertas palpitaciones nocturnasen particular, y mas ó menos unidas con padecimientos del estómago, securan con este medicamento, cuyas relaciones con el nervio neumogástricoestán bien justificadas. Estas relaciones esplican la afeccion de lasfunciones digestivas en el sentido asténico y la lesion de laplasticidad, y mas especialmente una hipersecrecion intestinal queconstituye una diarrea mucosa; de las mismas se deduce igualmente, quela facilidad de las deposiciones ó la diarrea, las orinas abundantes yfrecuentes y un aumento 260 de saliva, son los síntomas que acompañansiempre sus indicaciones, ó las constituyen.

Dósis. —Suele ser insuficiente una centésima parte de una de las tresprimeras trituraciones, pudiéndose dar entonces una vigésima; mas enciertos casos de gastralgia y otras neuralgias, es preferible una solagota de la sesta.

BORAX.—NATRUM BORACICUM. (BORAX.—SUBBORATO DE SOSA).

§ I.—Historia.

El borax es un medicamento que, á pesar de las esperiencias bastantenumerosas que se han verificado, es de un uso poco frecuente, si bienalgunos autores le han recomendado en las fiebres inflamatorias, lashemorragias, los espasmos, la epilepsia, y se le tiene por unhipostenizante vascular. Este compuesto de sosa y ácido borácico tiene una esfera de accion mas limitada que la que podria suponerse, ájuzgar por la del hidroclorato de sosa, que es estensa: el uso clínicono es grande, y sus efectos fisiológicos, que indican muchos puntos deanalogía entre los dos medicamentos, no han sufrido la prueba práctica,sin la que los medicamentos permanecen en la region del olvido.

§ II.—Efectos fisiológicos.

Todos los efectos del borax llevan el sello de la astenia. El friodomina en la fiebre, y si hay calor se reproduce por poco que sedescubra. Hay somnolencia, y si el sueño es inquieto lo es por caloresincómodos y otros varios padecimientos. La ansiedad, el susto y la 261 irritabilidad caracterizan el estado moral. La cefalalgia ofrece unasensacion de plenitud, de congestion; se observan vértigos que se elevanhasta producir náuseas ó desvanecimiento. Los ojos, la nariz, loslabios, la vulva, ofrecen algunos dolores de escoriacion y sensacionesde ardor; hay á veces espectoracion sanguinolenta y epistaxis, algunasfluxiones subagudas en las mejillas, en la boca, é irritacionesinflamatorias en los ojos, en la nariz, en la boca, con costras,hemorragia, secrecion mucosa.

Los dolores son lancinantes y tractivos en general, quemantes algunasveces en los dedos de los piés y de las manos, y en este caso hay calory rubicundez. Los dolores propios del borax son tenaces, y se agravanen tiempo húmedo, y están acompañados de palidez y debilidad,particularmente en las articulaciones.

La palidez de la cara es sucia, las fuerzas están disminuidas, lassecreciones aumentadas, escepto el sudor; hay á veces irritacion de lauretra, que produce disuria; la diarrea es persistente, frecuentementecon irritacion en el ano y espulsion de líquidos sanguinolentos óespumosos.

Uno de los fenómenos mas notables de la accion del borax es la lesionsuperficial de los tejidos, la facilidad á renovarse las heridas, y lapiel á irritarse y ulcerarse, como si la astenia se dirigieseprincipalmente á la plasticidad y á la inervacion orgánica.Consignarémos al efecto los siguientes síntomas: inflamacion y erosiondel borde libre de los párpados y de los ángulos, con mucosidadespalpebrales; la otitis subaguda con flujo abundante; ulceracion de lasnarices; costras en la nariz y mucosidades nasales en mayor cantidad;granos en la cara, en la nariz, en los labios, en las nalgas;sabañones, 262 inflamaciones erisipelatosas en las piernas y otras partes;síntomas escorbúticos y aftas en la boca, leucorreas corrosivas;vesículas, en fin, purulentas y corrosivas, erupciones herpéticas.

El apetito es nulo ó pervertido; hay náuseas, digestiones difíciles; lade las frutas es laboriosa y se desarrollan gases; el estómago y elvientre están lánguidos, doloridos, timpanizados, con acedías.

La tos es seca, y los pocos esputos que se presentan tienen un olor comode moho.

Aun cuando los síntomas torácicos no sean inflamatorios, hay,sin embargo, opresion, punzadas, disnea al subir una elevacion, doloreslancinantes al bostezar, al toser, al moverse; el decúbito alivia.

El borax es, pues, un medicamento que dirige su accion electivamente álas membranas mucosas y á la piel. Esta accion tiene un carácterasténico: disminuye la actividad moral, circulatoria y digestiva;retarda la nutricion, y parece antiplástico, corrosivo, destructor delos tejidos superficiales, pero sin malignidad.

§ III.—Efectos terapéuticos.

Se ha usado este medicamento con éxito en la gastro-enteritis de losniños; sus signos característicos son: deposiciones diarréicas en formade papilla ó acuosas, borborigmos y cólicos con violento tenesmo;retraccion del vientre en el centro, lengua seca y encendida, calor enla cabeza, orinas escasas, boca quemante y aparicion de vesículas endistintos puntos de esta cavidad.

Cuando el mercurio, y sobre todo el cinabrio, no han curado lasaftas de los niños y el muguet, enfermedad que se propaga de la mucosabucal á la intestinal, es 263

necesario emplear el borax, que, además deser el mas indicado, completa la curacion.

El estado general que en losniños se confunde muy fácilmente con el que caracteriza á otrasenfermedades, presenta síntomas que diferencian al mercurio del borax.

En este, hay ardor y sequedad en la boca, que sangra fácilmente; en el mercurio, aftas confluentes y salivacion. En muchos casos es precisoelegir otros medicamentos, tales como ácido clorhídrico, arsénico, thuya, ácido azótico..... respecto á las aftas en los adultos.

El borax es muy eficaz en la oftalmía crónica con alteracion del bordelibre de los párpados é inversion de las pestañas, y en las fluxionesasténicas de las mucosas, cuando se observa la inactividad del sistemalinfático con secreciones aumentadas, hemorróides mucosas, pérdida delapetito, digestiones difíciles, disposicion á la diarrea, incomodidad enel pecho.

Es igualmente eficaz en las irritaciones asténicas de las mucosas conplacas rojizas, color oscuro como de vino, aftas que se reproducenincesantemente, y reblandecimiento de la mucosa bronquial ó intestinal,con diarrea espumosa: estos casos se presentan frecuentemente despues delargas enfermedades febriles con afeccion de las mucosas, ó áconsecuencia de repetidas recidivas de bronquitis ó gastritis.

El uso antiguo del borax en obstetricia y en afecciones del sistemauterino ha caido en el olvido mas completo. Se le puede hoy recomendarjustamente en los infartos de la matriz, la dismenorrea, en la inerciade aquella para espulsar la placenta ó presentarse los loquios, y en loscasos en que las contracciones de la matriz para la espulsion del fetoson irregulares, impotentes ó muy dolorosas. La accion electiva del centeno cornezuelo 264 y del borax sobre el útero, se diferencia por laastenia pura, simple, por la relajacion de la fibra en el centenocornezuelo, y por la astenia irritativa con lesion de la plasticidad, ypor fluxiones linfáticas en el borax.

Dósis. —Las dósis del borax son las mismas que para el hierro, el subcarbonato de potasa.....

BROMUM (BROMO).

§ I.—Historia.

Este cuerpo simple, que tanto se aproxima al cloro, se descubrió en1826. La escasez del yodo inclinó á algunos médicos á buscar unsucedáneo, y creyeron haberle hallado en el bromo. Las esperiencias deBarthez[40], de Lembke y de Hering suministraron las primeras nocionesde su accion fisiológica. Los trabajos del doctor Kournet, de Kussmann,de Huette, de Glower, Ozanam[41] y otros han descubierto en él muchaactividad. Giacomini, que invitaba á los médicos á estudiar su accion enel hombre sano, se limitó á referir algunos de sus efectos tóxicos, queen todos ó casi todos los medicamentos se reducen á desórdenes gástricosy á efectos eliminadores que oscurecen su accion especial. Se reconoce,en general, en el bromo una analogía notable con el yodo y el cloro; se da al primero una accion especial sobre los ojos, el pulmony el corazon; pero se le cree inferior al yodo en las afeccionesescrofulosas. Es análogo del fósforo en las neumonías en el período 265 de hepatizacion, y goza de propiedades notables en la tuberculizacion ydesarrollo de las falsas membranas. Es muy probable, en fin, que lamayor parte de los efectos fisiológicos del bromo, tomado á débilesdósis, sean debidos al mismo alterado ó combinado con los ácidos;opinamos tambien con algunos, de que se empleen sus sales para tener unapreparacion mas fija.

El bromuro de potasio, entre otras, seria quizá la que menos difiriesedel bromo.

Nosotros agregamos que este parece gozar de una propiedadanticontagiosa igual á la del cloro, y el doctor Ozanam no duda enaconsejarle como preservativo de la influencia contagiosa de lasseudo-membranas y de las afecciones diftéricas; se le usa igualmente enla curacion de las mismas.

§ II.—Efectos fisiológicos.

El bromo, tomado á dósis fuertes, desarrolla ciertos fenómenosanálogos á los del yodo sobre el cerebro, y que se conocen con elnombre de iodismo. El bromo produce una sedacion que se puededenominar anestesia, pero sin influencia en la terapéutica, á no ser quela esperiencia confirme esta accion y la establezca sobre datosprácticos.

El bromo obra poderosamente sobre la vida vegetativa, pues por unaparte se ha justificado que por su influencia la grasa aumenta, y porotra se ha observado una gran palidez, infartos escrofulosos y muchasveces un enflaquecimiento escesivo. La actividad del sistema sanguíneoestá deprimida. Todos los síntomas febriles consisten en calosfríos y enfrio; el calor de las estremidades apenas indica la reaccion, y muchasveces consiste tan solo en una sensacion. El pulso es generalmente 266 lento, duro, y si es acelerado, es pequeño é insensible.

Los síntomas tienen un carácter de astenia pronunciada. El aire libre yel movimiento alivian los padecimientos; hay rigidez y temblor de lasestremidades, debilidad general, temblor de todo el cuerpo, el menormovimiento hace transpirar; el moral presenta el carácter deaburrimiento, de tristeza, de error de los sentidos y de escitacion; elsueño no es reparador.

La fiebre está acompañada de sensacion de ardor, congestion irritativaen los ojos, en el oido, en el labio, en la garganta, estómago, uretra,y algunos dolores reumáticos: estas sensaciones tienen la mismaimportancia que las de escoriacion en las membranas mucosas de losórganos de los sentidos, y aun en la piel y en la region renal.

Los dolores en los miembros superiores son dislacerantes y lancinantes,algunas veces sordos y con sensacion de constriccion; tambien se observarigidez, debilidad, chasquido é infartos artríticos. Estasingurgitaciones se presentan con preferencia en los miembros inferiores,en los que los dolores son reemplazados por la rigidez, hormigueo,debilidad paralítica, latidos, calor, sensacion de frio en el dedo gordodel pié, y temblor. Los dolores viscerales son presivos y constrictivoscon movimientos congestivos, y el vértigo se agrava por el tiempohúmedo.

Las lesiones de los tejidos y las flegmasías consisten, para los ojos,en ulceraciones, escoriaciones de la conjuntiva, oftalmía, doloreslancinantes, fotofobia, lagrimeo; para los oidos, en latidos,congestion, calor, tumefaccion; se observa epistaxis, escoriacion de lasnarices, coriza fluente, con mucosidades abundantes; para 267 la boca, ensalivacion, odontalgia con latido, granos en la lengua; para lagarganta, la laringe y la tráquearteria, en inflamacion, quemazon,tumefaccion de las amígdalas, exudaciones plásticas, dolor deescoriacion, deglucion difícil, rubicundez oscura, ronquera ó afonía,sensacion de constriccion, tos ronca, espasmódica, sibilante, crupal,con disnea y estornudos, tos con vomituricion, accesos de tos consofocacion.

El pecho presenta síntomas congestivos, inflamatorios y hasta los dehepatizacion y supuracion del pulmon, de la carditis y de la hipertrofiadel corazon. Ofrece, por último, respiracion difícil con necesidadcontinua de inspirar, opresion violenta, sensacion como si larespiracion se suspendiese; dificultad de respirar acompañada delagrimeo, de vómitos espumosos, quejidos, palpitaciones de corazon,postracion y temblores; la boca y la nariz se llenan de saliva: estossíntomas completan el cuadro de las afecciones crupales.

El estómago espresa la atonía, las mucosidades abundan; los fenómenos deinflamacion y ulceracion de esta víscera son el efecto de dósis tóxicas.El infarto del hígado y del bazo puede existir sin inflamacionostensible; la inflamacion del peritóneo es seguida de engrasamiento ydesarrollo de falsas membranas ó de exudacion serosa. El estreñimientoes un síntoma de los primeros dias, pues por poco que persista la acciondel medicamento, se declara la diarrea aun con tenesmo, y el producto esmucoso, negruzco, ó líquido, con estrías sanguinolentas.

La secrecion de la orina es la única que disminuye. Hay irritacion de lauretra; la actividad de los testículos se aumenta y están comoinfartados. No faltan síntomas de inflamacion de la vagina; las reglasson abundantes ó anticipadas. 268

Podemos, pues, deducir, que la accion del bromo se dirigeparticularmente á la laringe y la garganta, á las membranas mucosas yserosas, á la vida vegetativa y á todo el sistema linfático.

§ III.—Efectos terapéuticos.

El bromo empezó á usarse en el crup por los doctores Noack y Trinks; ysiguieron despues varios médicos que publicaron sus observaciones. Eldoctor Ozanam, en fin, presentó en 1856 una memoria sobre este asunto ála Academia de las ciencias[42], y, por consiguiente, este medicamentollamó sériamente la atencion. No hay medicamentos, inclusos el azufre,la cal y la esponja, que presenten tanta semejanza en sus efectoscon los síntomas del crup.

¿Es esto decir que las indicaciones del bromo se limitan al crup? Esindudable, y la esperiencia ha empezado á confirmar, que estemedicamento es eficaz en los infartos del hígado y del bazo, en lasperitonitis y pericarditis subagudas y crónicas, en las irritacionesulcerosas ó flegmorrágicas de la nariz, de los ojos, de la vagina y dela uretra, cuando la diminucion de la actividad del sistema sanguíneocoincide con los síntomas que acabamos de referir.

Dósis. —La posologia del bromo es la misma que la del yodo; desde 2á 3 gotas de la primera atenuacion dadas en veinticuatro horas, hasta lamenor fraccion de la sesta y duodécima atenuacion.

Bromuro de potasio. —De todas las sales de bromo, 269 tales como el bromuro de hierro y el bromuro de mercurio, solo nos ocuparémos dela primera, ó sea del de potasio. Esta sal solo es conocida hastaahora por los apuntes de algunos médicos alemanes y por la memoria deldoctor Huette. Aun cuando no se le dan las mismas propiedades del bromo, y se le cree análogo al yoduro potásico, es necesarioreconocer que no están aun bastante apreciados sus efectos para formaruna idea justa de su accion electiva y de sus caractéres diferenciales.Se ha observado que por la influencia del bromuro de potasio, sedesarrollan dolores sordos, presivos, con vértigos; esta cefalalgiadifiere de la del yodo, en que se fija en los senos frontales yconsiste en punzadas. Hay somnolencia, adormecimiento, cierto estado deembriaguez, de atontamiento con abatimiento moral, y muchas veces, unairritabilidad de los sentidos y del cerebro con aberraciones y delirioinquieto. El aumento de la sensibilidad es momentáneo y precede elestado contrario que antes hemos señalado. La diminucion de lasensibilidad se estiende á los órganos todos de la vida de relacion, ála laringe y órganos genitales. La anestesia es simultánea con ladebilidad muscular.

Se ha observado una irritacion subaguda, humoral, de las mucosas de losórganos de los sentidos, con flegmorragia, y precedida con frecuencia deuna irritabilidad que disminuye las secreciones. Esta sucesion deefectos es notable con particularidad en los órganos genitales, lalaringe y el tubo digestivo. En el fondo, la astenia es la que domina,puesto que las digestiones son lentas, fatigosas, el apetito venéreoestá disminuido, y debilitada la circulacion de la sangre.

Los ensayos hechos con el bromuro de potasio en las afeccionessifilíticas aun en las terciarias, no han dado 270 resultadossatisfactorios; lo mismo ha sucedido en algunos casos de cáriesescrofulosa, de escirro ó de induracion glandular; pero es probable quese obtengan buenos resultados, en casos de debilidad general ó parcial,con empobrecimiento de la sangre y algunos puntos flegmásicos crónicoscon secrecion sero-mucosa. La esperiencia dirá lo demás; mas no es dablepueda ser útil en calidad de narcótico, como no se le administre á dósistóxicas.

Dósis. —Es un error creer que se obtienen mas efectos terapéuticos condósis fuertes.

Algunas gotas de una de las mas bajas atenuaciones ó dela primera para un dia, y repetidas por el tiempo necesario, es losuficiente generalmente. Habrá casos en los que se deba elevar las dósishasta varios decígramos disueltos para tomar en el dia, pero con talesdósis desarrolla el medicamento pocos efectos especiales como lo pruebala observacion en la mayoría de ellos.

BRYONIA ALBA (BRIONIA).

§ I.—Historia.

Hahnemann ha sacado á este medicamento del olvido en que habia caido porel escasísimo conocimiento que de sus propiedades se tenia hace mediosiglo. Le pertenece sin disputa por completo, la gloria de haberenriquecido la materia médica con uno de sus mas poderosos agentes. Biense puede dudar que, sin sus esperimentaciones sobre la brionia, sehubiese pensado jamás en emplearle como se ha hecho otras veces en lasfiebres biliosas, gástricas ó intermitentes, en los vómitos, cólicos,flujos de vientre, hidrotorax. Ratier[43] no reconocia 271 en él mas queuna propiedad drástica, y concluyó por limitar su uso á la aplicacion dela pulpa de su raiz, en la tumefaccion inflamatoria de lasarticulaciones, modo y forma de usarle, que, aunque empírico alprincipio, se hizo racional, como se verá á la conclusion de esteestudio. Mr. Trousseau[44] mismo no tuvo el valor de dar á la brionia el rango eminente que debe ocupar en terapéutica, y se detuvo en elpunto de Ratier, contentándose con colocarle entre los evacuantes allado del elaterium y de la coloquíntida. Sin embargo, pocosmedicamentos han hecho sus pruebas como la brionia en una multitud deafecciones febriles, flegmásicas, reumáticas. Se puede afirmar,volviendo al objeto, que nada hay nuevo sub-sole, y que el artemoderno no hace mas que volver á hallar los datos del primitivo tanpronto olvidado y aun desconocido hoy por los mismos que deben marchar ála cabeza del progreso. Se halla en Plinio[45] algunas propiedades de la brionia, y Dioscórides[46] la cree eficaz en varias

afeccionespulmonales

y

en

la

pleuresía:

oppressis,

tussientibus,

lateredolentibus datur.

A los recientes trabajos del doctor Curie, á sus esperienciasfisiológicas y á sus observaciones prácticas, debemos, por una parte, elconocer la propiedad de la brionia de desarrollar falsas membranas yexudaciones plásticas en la laringe, en la boca y otros puntos,alteraciones que ya Teste[47] habia indicado y que Orfila justificó parael intestino recto; á Curie se debe tambien 272 el que la brionia cure elcrup y la angina pseudo-membranosa en doce horas, á la dósis de 6 á 8gotas de la tintura. Estas afecciones se contienen generalmente á lasdoce horas, y la curacion se verifica en las cuarenta y ocho ó setenta ydos, segun el grado de gravedad.

§ II.—Estado prodrómico.—Efectos fisiológicos y terapéuticos.

Generalidades sobre la accion fisiológica de la brionia. —El conjuntode fenómenos producidos por la brionia en el hombre sano, espresa unincremento de actividad sanguínea y nerviosa, y permite establecer suelectividad sobre los órganos membranosos provistos de tejido celularabundante y de gran número de vasos capilares. Hartmann[48] dijo ya en1836 que la brionia «conviene con preferencia al temperamentosanguíneo nervioso.» La esperiencia clínica ha justificado plenamente loque la accion fisiológica de este medicamento habia hecho presentir álos primeros esperimentadores. Doleus dijo en el siglo XVII, que «la brionia convenia á las personas robustas.»

Poseemos ciertamente en la brionia un poderoso modificador de lossistemas nervioso y sanguíneo, bajo el punto de vista de las fluxiones ycongestiones activas de la piel, las membranas mucosas, las serosas, lassinoviales de todo el organismo.

Tampoco se puede decir que su accionelectiva se dirija mas á los órganos gástricos que á las meningesencefálicas, y á la pleura, con preferencia al intrincado laberinto deceldillas pulmonales, y á los bronquios mejor que al peritóneo y lasarticulaciones. 273

La brionia produce efectos análogos en el moral; está en armonía conla irritabilidad de la fibra; hay aumento de actividad moral éintelectual, hasta la irascibilidad y el delirio, hasta los pesaresdesesperados, y aun hasta el abatimiento, como término de lairritabilidad exagerada. La disposicion moral irascible de lostemperamentos musculosos, nerviosos, sanguíneos, es análoga á la accionde la brionia.

Obra

con

menos

especialidad

que

el

acónito

en

los

fenómenos

nerviososprodrómicos y primitivos, pero es superior en las erupciones agudas ylas fiebres exantemáticas, para facilitar la erupcion y calmar eleretismo; y aparte de esto seria necesario darla la superioridad en lasflegmasías y las fiebres que empiezan con esta irritabilidad, con esatension del pulso y ese eretismo que tanto caracterizan su accion.

La brionia se dirige á la flogosis y á la fiebre completamentedesarrollada con todas sus sinergias. No tiene la misma accion electivaque la belladona sobre el encéfalo, ni sobre las mucosas, pero essuperior en las serosas y en las mismas mucosas con eretismo. Se adaptaá las mismas personas que la nuez vómica, con menos electividad sobrelos sistemas gástrico y raquidiano, pero con mas en los órganosrespiratorios y los tejidos fibrosos. Semejante al zumaque, en cuantoá los órganos afectados, difiere, sin embargo, por la astenia y laagudeza que la caracterizan. Tiene alguna analogía con árnica, encuanto á la irritabilidad de la fibra, y guarda un término medio entreesta y el zumaque.

Eminentemente activa y flogística, así como nerviosa, la accion de la brionia corresponde á las afecciones enteramente desenvueltas, á lasfiebres que han llegado á la plenitud de su manifestacion, á no ser queel estado 274 inicial espasmódico sea el efecto de una causa moral, como lacólera, y que la espansion esté como comprimida por la tension de lafibra, por el espasmo. En este caso es cuando principalmente se observala cefalalgia frontal y supra-orbitaria apropiada á la brionia en elmas alto grado de su accion. Hay además en este medicamento unaalternativa de calosfríos y calor, que sin la cefalalgia, seconfundirian sus indicaciones con las de la nuez vómica, tanto mas,cuanto que en estos casos el pulso es menos lleno, menos duro y pocofrecuente, mientras que en cualquiera otro estado febril el pulso de la brionia es duro, fuerte y frecuente.

Su accion especial en las membranas serosas la da una influencia muyimportante en sus secreciones, resultando de lo mismo su indicacionparticular en las inflamaciones llegadas ya hasta el punto en que laalteracion del sostenimiento y del estímulo llega á producir exudacionesplásticas, trasudaciones serosas mas ó menos graves. Esta especialidadde la brionia, bien reconocida en cuanto á las membranas serosas ysinoviales, no es al parecer menos ostensible en las membranas mucosas:los que la creen demostrada aconsejan la brionia en las inflamacionesmucosas con exudaciones y seudo-membranas, sobre todo en el crup,afeccion para la cual la alternan con la ipecacuana. Nuestraesperiencia no nos permite apoyar ó rechazar esta medicacion.

Mas sea de esto lo que quiera, la brionia, repetimos, goza de unaaccion esténica electiva sobre el sistema nervioso periférico, sobre lasmembranas, los tejidos fibrosos y el sistema capilar, y de un modosecundario sobre los sistemas absorbente, exhalante y gástrico. Nosotrosle atribuímos el elemento inflamatorio en sus formas sanguínea,catarral, reumática, gástrica y nerviosa 275 grave. La brionia es, en unapalabra, un antiflogístico especial de los mas poderosos.

Hay en las enfermedades momentos de agravacion ó de mejoría, que sirvenfrecuentemente para diferenciar muchas veces las de una mismanaturaleza. Esta misma observacion se ha hecho y confirmado por laesperiencia en los efectos de los medicamentos, que se agravan ódisminuyen en circunstancias determinadas y por accidentes conocidos.Pero, segun los datos de la etiología, no hay ninguna tan importantecomo la que resulta de las variedades del ritmo de los fenómenosmorbosos.

Así es que para la brionia los síntomas neurálgicos seagravan por el movimiento, al aire libre, por la presion, así comotambien despues de la comida y hácia media noche.

Desde que un dolor,una tos, esperimenten sus modificaciones en las mismas circunstancias,requieren el uso de la brionia, aun cuando otros medicamentos ofrezcancondiciones de analogía é indicaciones sintomáticas exactas bajo otroaspecto.

Los lectores hallarán ejemplos notables de la importancia deestos datos en la nuez vómica, la pulsatila, el zumaque venenoso yel mercurio.

§ III.—Estado agudo.—Efectos fisiológicos y terapéuticos.

Sea cual quiera el número de fenómenos nerviosos inscritos entre losefectos fisiológicos de la brionia, se puede realmente decir que estemedicamento se adapta poco á los prodromos de las fiebres, y menos aun álos de las flegmasías. Es necesario que por lo menos domine el frio alestado febril inicial: esta circunstancia es la única que puede probarla exactitud de la asercion de Hahnemann cuando dice: «La fiebre de la brionia consiste 276 principalmente en frio;» porque, lo repetimos, estemedicamento es el mas indicado en el estado febril completo, en lacongestion consumada, en la afeccion ya desarrollada y en toda suagudeza, pues por ardiente y general que sea el calor febril, se observainterrumpido por calosfríos. Se ha notado que el frio afecta masparticularmente la parte derecha del cuerpo; en el zumaque sucede locontrario, pues el frio se dirige con preferencia al lado izquierdo.

Pocas fiebres habrá en las que la brionia no tenga indicacion en unmomento dado.

Su uso, en general, está fundado en la alternativa decalosfríos y calor, en un calor violento, en la irritacion de losbronquios, el deseo de bebidas frias, pulso fuerte y frecuente,cefalalgia frontal y temporal, con tension, irritabilidad moral,agravacion á la mitad de la noche, y sudores abundantes, ácidos ynocturnos, ó mas bien matinales.

A. Fiebres intermitente, remitente y biliosa. —La fiebre intermitentede la brionia reconoce ordinariamente por causa el calor del estío, yestá acompañada siempre de un elemento gástrico ó reumático, de suerteque mas bien es una remitente gástrica. En esta fiebre se observa unased mas viva que lo que indican los demás síntomas, como acumulacion deagua en la boca, náuseas y frecuentes calosfríos, que exigirian pulsatila. En este caso, la fiebre sínoca, y aun la mucosa y labiliosa, están caracterizadas por la sensacion de plenitud en elestómago y el dolor frontal infra-orbitario. La fiebre biliosa reconoceordinariamente por causa una emocion violenta, un acceso de cólera: esdebida tambien á una indignacion, á la insolacion, y á veces á unenfriamiento despues de un violento calor, y presenta una fuerteescitacion sanguínea y nerviosa sin remision, 277 pero con vómitosbiliosos. Cuando la fiebre mucosa ha llegado á su mayor altura, la brionia calma el estado nervioso casi entorpecido y la cefalalgiasupra-orbitaria violenta.

B. Fiebres nerviosas graves. —En las fiebres nerviosas, el estadocongestivo de las meninges, el delirio activo, los gritos durmiendo, eldespertar sobresaltado, y los dolores lancinantes y dislacerantes sonpropios de brionia.

Hay calor, pero no turgencia de la cara como en la belladona; hay, enfin, alternativas de calosfríos y calor, pero sin intermision.

El carácter nervioso sanguíneo de la brionia parece justificarplenamente la práctica de Flinchmann en su hospital de Viena. Esteprofesor empieza por brionia en el tratamiento de casi todos los casosde fiebre tifoídea, á no ser que esté muy avanzada, y exijaimperiosamente arsénico ó ácido fosfórico, medicamentos queconsidera en cierto modo como específicos en estas fiebres.

Es evidente que la brionia solo debe jugar en las fiebres tifoídeas yen todas las nerviosas graves, en el período de agudeza, cuando elestupor y la ataxia no están manifiestamente declaradas. Esta la escluyeformalmente. La brionia favorece la accion de los medicamentosindicados en estos elementos morbosos, y corresponde á la agravacionremitente en union con otras indicaciones.

Se observa muchas veces en el curso de estas fiebres ó en sudeclinacion, y despues de la desaparicion de los fenómenos tifoídeos, elenfisema de los lóbulos inferiores del pulmon por el decúbitoprolongado. Este caso es frecuente en los jóvenes, pero no constituye enellos 278 el neumotifismo, y aun no debe confundirse con él, porque la brionia, alternada con el mercurio, basta á disipar este accidente,mientras que el zumaque es preferible en el neumotifismo, salvo laconveniencia de medicamentos mejor adaptados al estado general y á estaforma de la afeccion tifoídea.

C. Fiebres reumáticas. —En estas fiebres, en las que las membranasserosas y las partes fibrosas de las articulaciones son el sitio deviolentos dolores, de tumefaccion roja y lustrosa, con grande escitacionde los sistemas vascular y nervioso, rigidez de las partes y constanciade las tumefacciones inflamatorias, la brionia es soberanamentebenéfica, y sus efectos, además, son perfectamente análogos.

D. Fiebre puerperal. —La fiebre puerperal, especialmente si la causadeterminante es una contrariedad ó la cólera, requiere brionia, con lacondicion de que la agudeza no haya aun desarrollado fenómenos nerviososconsecutivos, y que el peritoneo esté particularmente afectado. Brionia es, con el mercurio, el modificador mas útil en este períodoen que la sensibilidad del hipogastrio es escesiva, la hinchazonconsiderable, con ó sin diarrea, eretismo, fiebre violenta, sed ardientey alternativas de calosfríos y calor. En varios de estos casos se laalterna con belladona. Cuando la escena pasa principalmente en lamucosa del útero, no es la brionia, sino el zumaque ó el arsénico..... Esto es justamente lo que el doctor Roth[49] hacombatido en el tratamiento de esta afeccion, porque brionia nocorresponde á los fenómenos generales, ni tampoco á los locales deputridez, de astenia prolongada, de piogenia. 279

E. Meningitis y mielitis. —Las afecciones del cerebro cuyos síntomasarmonizan con los de la brionia, consisten en la inflamacion. Es útilen la aracnoiditis despues de belladona, para impedir el derrame ó laexudacion. Tambien se la alterna con mercurio y quizá con el bromo.Es utilísima en union con la digital ó árnica, el eléboro y el azufre en las irritaciones subagudas de las meninges, consecutivas delas fiebres graves. Aun cuando la belladona y aun el mercurio ó el carbonato de cal merecen la preferencia en el tratamiento delhidrocéfalo agudo, es necesario no olvidar la brionia, pero antes delestado comatoso, pues se dirige su accion para combatir el derrameseroso y las demás alteraciones meningíticas. Está tambien muy indicadaen los niños al principio de las enfermedades del cerebro, ó mas bien enlas afecciones del mismo que se desarrollan con lentitud, cuando elcurso es irregular, el carácter variable, hay obnubilacion, cambiofrecuente del color de la cara y dolores en los miembros, síntomas queindican que la trasudacion seudo-membranosa es inminente.

Con frecuenciaen estos casos, es muy útil antes y despues de zinc y aun quizá de indigo.

La nuez vómica no es siempre el mejor medicamento en las afecciones dela médula espinal. La mielitis aguda, en particular, reclama muchasveces la brionia, no solo por la agudeza y el eretismo de la fiebre,sino por la afeccion de las membranas que envuelven la médula y quehacen á este medicamento apto á modificarla. En la accion de la brionia sobre los nervios, se puede apreciar la que ejerce en losneurilemas, manifestándose así la diferencia de la nuez vómica, y masaun del fósforo, que obra sobre la pulpa nerviosa.

F. Fiebres eruptivas. —La especialidad que se atribuye 280 á la brionia de activar la salida del sarampion ó de impedir que su supresion tengafatales consecuencias, consiste en su apropiacion exacta á los casos defiebres con eretismo, bronquitis intensa y aun la congestion pulmonal.Cualquier otro medicamento puede en los mismos casos, pero en otrascircunstancias, llenar la indicacion principal, sobre todo arsénico, ácausa de los síntomas graves que sobrevienen ordinariamente.

Estaobservacion se refiere al mayor número de exantemas agudos y de fiebresexantemáticas. La brionia tiene tambien su indicacion en ciertos casosde fiebre miliar, en las mujeres paridas, con angustia, opresion,suspiros, y especialmente síntomas de afeccion uterina. La manzanilla,la ipecacuana, el arsénico, son generalmente convenientes.

G. Pleuresía y neumonía. —Desde que el doctor Gross publicó en 1822 laprimera observacion de pleuresía franca tratada y curada con brionia,se han agregado muchos medicamentos á la lista de los que convienen áesta enfermedad en diversas circunstancias. Ya se ha visto el papel quejuegan el acónito y el árnica; ahora dirémos el partido que se puedesacar de algunos otros; pero la brionia es el medicamento porescelencia en los casos agudos. La pleura y las células pulmonales sonel sitio principal de su accion, pero congestionadas y flogoseadas. La brionia corresponde igualmente al período de la pleuresía en que seefectúa la exudacion plástica, para el que, el mercurio, la digital,el azufre..... son medios útiles y muchas veces indispensables. Lahiperemia de las pleuras, cuando el pulmon no está interesado, sesostiene con el acónito y cede directamente con brionia, sea cualquiera la fiebre concomitante. Es preciso hacer constar respecto á este 281 punto, que si este medicamento conviene en el período de agudeza ó en elprincipio de la formacion seudo-membranosa, cesa de ser oportuno cuandola fiebre termina, á no ser que se le alterne con el azufre; esineficaz en los derrames serosos con fiebre moderada ó sin ella, y conempobrecimiento de la sangre.

La brionia está aun indicada en toda la agudeza de una neumonía, y conmas razon á la de una pleuro-neumonía. En este período, la congestion seha realizado, hay hepatizacion, exudacion plástica, incipiente al menos,esputos herrumbrosos y aun estriados de sangre: es el segundo grado dela neumonía. Bien se puede afirmar, comparados los síntomas de la brionia y del fósforo, que este obra mas sobre el parénquima delpulmon, y la primera sobre las partes membranosas; el fósforo corresponde, como veremos cuando nos ocupemos de él, en el tercer gradode la neumonía. La resolucion de la inflamacion pulmonal se obtienefrecuentemente con la brionia, repetida por tanto tiempo como convengaá la intensidad y duracion del período á que la inflamacion corresponde.La sangre desaparece de los esputos, el sonido observado por lapercusion se hace menos mate y concluye por ser claro, la broncofonía esreemplazada por el ruido crepitante, este por el mucoso, y este, en fin,por la respiracion vesicular y normal.

La brionia, sin embargo, está poco indicada en la neumonía de losniños, aun cuando haya dolor, lo cual es raro. La flexibilidad de lostejidos en esta edad parece escluir el eretismo propio de estemedicamento; la ipecacuana, la manzanilla, la belladona, el mercurio y la sal de nitro le reemplazan ventajosamente.

H. Tísis tuberculosa. —Gran número de medicamentos tienen una accioncongestiva sobre el pulmon; 282 se pueden citar la ipecacuana, el azafran, el opio, el zumaque, la digital, la scila, la gibia, el fósforo, el azufre, la cicuta, el mercurio, el licopodio, el hierro..., sustancias que pueden jugar en eltratamiento de la tísis tuberculosa, en su principio, y en particular ensus prodromos; pero la brionia es la que, entre todos esosmedicamentos, ofrece mas síntomas análogos al período en que lostubérculos empiezan á irritar el tejido pulmonal que le sirve como deganga, y á provocar la tos, la opresion, el calor, los esputos desangre; brionia es incomparablemente mas útil que las sangrías cortasy repetidas con las que tanto se ha molestado á los enfermos.

I. Bronquitis; crup. —La bronquitis propia de brionia tiene una tospor accesos, especialmente por la mañana, por la tarde, á media noche;es seca con esputos escasos, viscosos y aun sanguinolentos. Hay doloreslancinantes, una opresion que puede ser muy fuerte, y mucho eretismo yfiebre; la opresion, en fin, es intensa y vesicular.

La scila, el tártaro estibiado y otros medicamentos son mas ápropósito en el estado menos agudo, ó cuando cesa la tension, y cuandoempieza la espectoracion con sus matices y colores diversos. Todo lo quehasta aquí hemos dicho parece confirmar las propiedades de la brionia en el crup y la angina membranosa. Estas afecciones de la sangre queaguardan aun la solucion de las dudas que pueden suscitar bajo esteaspecto, se han llevado á feliz término con el acónito, el mercurio,la esponja quemada, el bromo y el sulfuro de cal, escepto para losmédicos sistemáticos que solo acuden aun hoy á los medios rutinarios y álas prácticas irracionales de los derivativos y de la traqueotomía. 283

J. Pericarditis. —Los fenómenos agudísimos de la brionia relativosal corazon, corresponden á la pericarditis, que casi siempre es en estoscasos producida por la emocion de la cólera, por el reumatismo ó laartritis. Los movimientos del corazon son mas regulares y menostumultuosos que en el acónito y la belladona. No hay, no, el orgasmosanguíneo de este último medicamento; pero en cambio existen doloresatroces,

tension

precordial,

síncopes,

al

menos

inminentes,

y

unconmemorativo artrítico.

K. Hepatitis. —En la hepatitis, la brionia está indicada cuando hayictericia, estreñimiento, accidentes asmáticos, fiebre violenta eréticay agravacion nocturna. Se dirige, pues, mas bien á la afeccion de lacara superior del hígado, ó de su superficie peritoneal, mientras que la pulsatila lo hace en la hepatitis profunda, en la inflamacion de laporcion vascular y gástrica de esta víscera, con angustias, conatos alvómito, salivacion abundante, deposiciones copiosas, etc..... La belladona parece mas indicada en la flogosis parenquimatosa delhígado, con mayor sensibilidad, fiebre con delirio....; el mercurio esmuchas veces un auxiliar indispensable de estos tres medicamentos, auncuando la hepatitis reconozca por causa un acceso de cólera, lo que, entodos casos, reclama brionia, y á veces acónito y manzanilla despues de aquella.

La brionia es poco útil en la hepatitis crónica, á no ser que hayarecrudescencias, ó que deba asociársela al azufre y al mercurio. Espor regla general en las flogosis agudas en las que está indicada la brionia, en el momento en que los tejidos van á sufrir una alteracionpiogénica, como en la otitis reumática, la metritis, la ovaritis, lainflamacion roja y nudosa de los pechos en 284 las nodrizas, en la oftalmíareumática y artrítica; pero en este caso, el zumaque y el cólchico..... son ayudantes muy útiles. El fósforo le sucede conpreferencia en la inflamacion de las mamas.

L. Flegmasías esternas. —Todas las inflamaciones esternas de la brionia tienen tumefaccion, calor vivo, tension y rubicundez lustrosay circunscrita. El dolor es grande y dislacerante con mucha tirantez yagravacion al menor movimiento. En general estas inflamaciones sonfijas, y este es el carácter de la erisipela que se observa alrededor delas articulaciones, y en la que conviene la brionia. Tambien se adaptamuy bien á los forúnculos y gánglios muy inflamados, en los sabañonescon hinchazon muy caliente y dolorosa, y en las úlceras antiguas cuyosbordes están ardorosos, tumefactos, tirantes y rodeados de un círculorubicundo y lustroso. La belladona y el mercurio son losmedicamentos mas análogos de la brionia en estas circunstancias; loson despues, el fósforo, que está indicado en el momento en que seobserva un principio de alteracion en los sólidos y líquidos del tumorinflamatorio; el arsénico, que tiene su momento de oportunidad, cuandoel esceso de la flogosis y la ingurgitacion de los vasos producen latension y el éstasis que preceden á la gangrena y que caracterizan elcalor quemante.

Siempre que las tumefacciones artríticas revistan los caractéres de lasinflamaciones reumáticas articulares, como la inmovilidad, la rubicundezlustrosa menos circunscrita á las articulaciones, tension, pesadez,rigidez del miembro y sensibilidad al tacto, la brionia es unmedicamento heróico; lo es en general en las inflamaciones de lostejidos blancos, con fiebre, eretismo y estreñimiento. 285

§ IV.—Estado crónico.—Efectos fisiológicos y terapéuticos.

Las modificaciones producidas en la economía por el uso de la brionia se dirigen mas al sistema nervioso y sanguíneo que á la constitucionquímica del cuerpo; modifica la sangre, pero no entran en su esfera deaccion las lesiones orgánicas y las enfermedades del sistema linfático ónutritivo, sin inflamacion erética. Sin embargo, el color amarillento dela piel, los sudores viscosos, los cabellos grasientos, las erupcionesurticarias y miliares, el prurito y los dartros furfuráceos, justificanque tiene la brionia alguna accion sobre el sistema cutáneo y en lavida nutritiva.

A. Hidropesías. —La brionia se usa poco en el tratamiento de losderrames serosos, de los edemas, y por consiguiente en lahidropericarditis y el hidrotorax crónicos ó solamente subagudos. Esnecesario, para que sea útil, que los fenómenos inflamatorios exacerbenestas afecciones, del mismo modo que las adenitis, las úlceras,etc....., en la esfera de su accion aguda.

B. Asma, histerismo. —Los accesos nocturnos del asma, ciertos espasmoshistéricos y otros padecimientos uterinos siempre presentan un elementoerético y de irritacion, que forman en casos dados una indicacion de la brionia.

C. Dispepsia, estreñimiento, diarrea. —La brionia es un escelenteremedio en las dispepsias del estío ó las producidas por esceso decalor, así como tambien en el estreñimiento ó la diarrea con escreciondifícil, en el de los niños con acedías del estómago y calor frontal, yen las disenterías con materias ácidas. Es análoga á la nuez vómica por su electividad sobre el tubo intestinal, por lo cual se usa contanta frecuencia como 286 esta, y es infundado el imputarla que no curaciertas gastralgias y gastropatías si no se repiten instantáneamente susdósis.

D. Neuralgias, reumatismo. —La preeminencia de la brionia en eltratamiento de las afecciones infebriles reside en sus relaciones conlos elementos artrítico y reumático.

El dolor esencial y puramentenervioso rara vez le corresponde, siendo preferibles el acónito, la belladona, la spigelia, etc. Los dolores de la brionia soncongestivos, irritativos y ocupan con preferencia las aponeurosis, lostejidos blancos, las membranas sinoviales y serosas, las envolturas delcorazón y las túnicas musculares del estómago é intestino; sonlancinantes, dislacerantes, violentos unas veces, y otras con ardorquemante exacerbado por el movimiento y el tacto, y aumentado por lanoche.

Es muy difícil á veces distinguir los dolores de la brionia de los dela nuez vómica, del zumaque, etc.; es necesario para esto recurrir ála diferencia de su ritmo, segun las observaciones que hemos hechoantes. Agregarémos, sin embargo, que el dolor de la nuez vómica tienealgo de mas periódico en su intermitencia, y que el dolor de la brionia, que reside en los miembros, se fija á veces por algun tiempoen las cavidades, sobre las envolturas del corazon, en los intestinos,etc..... Además, las partes no afectadas están rígidas, y su movimientoagrava el dolor, que puede casi siempre referirse á la gota, alreumatismo y á las causas reumáticas. Por lo espuesto y por los signosdistintivos de este género es como se llega á determinar las neuralgiastratadas con éxito por la brionia, tales como odontalgia, clavohistérico, cefalalgia, ciática, lumbago, gastrodinia, metralgia,pleurodinia, neuralgias del corazon.... 287

E. Flegmasías crónicas. —No insistirémos en la utilidad de la brionia, sola ó alternada con el mercurio ú otros medicamentos, enel tratamiento de la hepatitis subaguda y crónica, y en ciertos infartosglandulares ó del tejido celular; pero debemos completar lo dichoindicando sus escelentes efectos en la hinchazon de los miembros, laleucoflegmasía en particular, en la phlegmasia alba dolens, en elenfisema subagudo y crónico del pulmon, y en los focos de hepatizaciondiseminados y simulando la tísis; en estos casos, haya ó no fiebre, la brionia alternada con el mercurio, este por la mañana y aquella porla tarde, á la tercera, segunda y aun primera atenuacion, y á la dósisde 2 ó 3 gotas ó de 10 á 15 centígramos, producen maravillosos efectos.

Dósis. —Las afecciones febriles exigen las dósis mayores; una ó variasgotas de la tintura ó de la primera y segunda atenuacion. Pero estasdósis son muy fuertes en los casos en que hay fiebre y flegmasía coneretismo. Entonces, como en la mayor parte de las neuralgias propias dela brionia, es necesario, segun la constitucion mas ó menos irritabledel enfermo, dar atenuaciones elevadas, de la tercera á la trigésima.Algunas afecciones locales reumáticas ó flegmásicas exigen aplicacionesde compresas empapadas en una mezcla de 4 á 6 gotas de la tintura porvaso de agua pura, ó una aplicacion de la pulpa de la raiz de brionia mezclada con el salvado ó harina de linaza. Pero la solucion quedesignamos es un poco superior á las cataplasmas, aun las compuestas conla pulpa. 288

CALCAREA CARBONICA (SUBCARBONATO DE CAL).

§ I.—Historia.