Tratado Metódico y Práctico de Materia Médica y de Terapéutica--Tomo Primero by Alexis Espanet - HTML preview

PLEASE NOTE: This is an HTML preview only and some elements such as links or page numbers may be incorrect.
Download the book in PDF, ePub, Kindle for a complete version.

En vista de lo espuesto, las aplicaciones clínicas del arsénico ofrecen pocas dificultades, y todos los casos de curacion obtenidos poreste medio en todas las escuelas proclaman altamente el carácter de suaccion. Es sensible que los profesores modernos no hayan tenido todos elbuen juicio de servirse de este medicamento en enfermedades mortales conharta frecuencia, como el cólera por ejemplo. Una multitud de trabajosmodernos prueban hasta la evidencia la eficacia de este medicamento enesta terrible enfermedad, y abrigamos la creencia, como otros variosautores, que las dósis un poco mayores que las usadas por médicosmeticulosos han producido buen efecto.

El envenenamiento por el arsénico ofrece el cuadro mas acabado delcólera en su período ciánico. Esta enfermedad y las flegmasíassobreagudas con dolores quemantes, éstasis venosa, cianosis, manchas,petequias, tumefacciones lustrosas y lívidas, y síntomas generalesgraves, del mismo modo que la gangrena, que es el resultado con edemaelástico, distension por gases, putrefaccion incipiente, angustia, caratérrea, descompuesta, así como tambien las úlceras quemantes, fétidas,costrosas, saniosas, inflamadas, de bordes elevados, dolorosos en elreposo y por el frio, como si la calma acelerase la descomposicion y queel estímulo del movimiento y del calor la detuviese, son propias del arsénico. 189

Siendo el arsénico el medicamento esencial de todos los desórdenesgraves de la economía en que la vitalidad está profundamente atacada ylos líquidos dispuestos á una funesta alteracion, es necesario noolvidarle en el tifus y gangrenas de hospital, en la fiebre amarilla yla peste, al menos en ciertos períodos de su evolucion.

Despues de lo que acabamos de indicar, creemos conveniente consignar eldato práctico importante, de que no se confundan los síntomas de lasfiebres nerviosas graves con ciertos síntomas de la inflamacion de lapíamadre y de la sustancia gris del cerebro, tales como deliriocontinuo, movimientos desordenados, trismus, rechinamiento de losdientes y varias parálisis que se presentan en el último período de lasenfermedades febriles y flegmásicas. Estos síntomas constituyen unameningitis que, aunque sintomática, exige medios directos que no siempreson los de la fiebre en cuya finalizacion se les observa, como suelesuceder en la fiebre tifoídea, en la exantemática, en la neumoníareumática, etc. El arsénico, sin embargo, puede estar indicado en eltratamiento de estas especies de meningitis.

B. Fiebres intermitentes. —La importancia de este medicamento en eltratamiento de las fiebres intermitentes es bien conocida. Senecesitaria un volúmen para discutir los trabajos que se han publicadodesde medio siglo, por lo menos, hasta los de Mr.

Boudin[29]. Nuestroplan, como se ve por el carácter de esta obra, no es el de citar,discutir y clasificar las memorias y observaciones terapéuticas, porquecon este método, si 190 bien se ilustra al lector sobre los casos en que seha administrado un medicamento dado, y se le puede instruir con lahistoria del mismo, nada se le enseña respecto de los casos en que nodeba usarse; porque estos trabajos carecen de indicaciones precisas, ycomo estas forman, por el contrario, nuestro principal objeto, bastanalgunas páginas que resuman los estudios fisiológicos y terapéuticospara llenar lo primero, y alguna reflexion de los lectores paracomprender con certeza lo que de esto pueden prometerse en el estadoactual de la ciencia.

El arsénico, por su estado prodrómico, corresponde á ciertas fiebresde accesos, cuyos prodromos esten caracterizados por un abatimientoestremado con ansiedad y sed, sin que se puedan referir estos fenómenosde una concentracion que parece debia hacerles graves, ni á la diarrea,ni á los vómitos, ni al estado gástrico, ni á la cefalalgia que acompañaordinariamente á este estado general. Corresponde á los estadios de frioy calor violento y escesivo, como hemos consignado ya en las páginasprecedentes, y con los mismos caractéres generales que les hemos dado, ysobre los que no juzgamos á propósito insistir más.

En las fiebres que se presentan por accesos, es necesario distinguir elfondo de la forma. Esta es la espresion sintomática que varía segun losindivíduos, en las diferentes estaciones, y segun la causa queconstituye la naturaleza de la fiebre y su carácter fundamental. Lacausa, para el arsénico, es el miasma palúdico, el cual,independientemente de la forma de reaccion, produce síntomas que son sufondo, y que consisten en una ansiedad con sed, abatimiento grande queconduce al desfallecimiento con angustia precordial, y 191 en gastricismoque termina con vómitos, con diarrea, ó en una simple irritacion deestómago.

Tres medicamentos corresponden á los caractéres fundamentales de lasafecciones palúdicas: la ipecacuana, la quina y el arsénico. Todostres podrán ser menos aptos en cuanto á la forma de los accesos y de lareaccion que cualquiera otro medicamento, pero ninguna fiebreverdaderamente palúdica se curará sin uno de los tres, porque todosabrazan sus caractéres fundamentales, y porque los tres tienen lasmismas tendencias que el miasma palúdico. Estas tendencias caquécticas,deprimentes de la actividad vital y plástica, las espondrémos en elcapítulo de la quina. Por ahora nos limitamos á indicar la ipecacuana por sus relaciones con el primero y mas débil grado de estadepresion y de esta caquexia, y al arsénico por sus relaciones con elgrado mas violento y la espresion mas elevada de la deplastizacion y dela desorganizacion, lo que le hace mas á propósito en general y masfrecuentemente indicado que la ipecacuana y la misma quina, en lasfiebres intermitentes crónicas tenaces y mal tratadas. Pero los trestienen el mismo punto de partida en la afeccion del trisplánico con unaespresion sintomática poco diferente, ya en la concentracion, ya en lareaccion que se manifiesta por una turgencia sanguínea, cuyodesenvolvimiento sigue las proporciones de la concentracion y marcha poraccesos mas variados que para la mayor parte de otros medicamentos.

En arsénico, el estado general espresa mas eretismo; pero á estatension de la fibra y á este orgasmo sucede una astenia mayor y unadiminucion de la cohesion de los sólidos y líquidos. Del mismo modo,despues de los espasmos, los desfallecimientos y la escitacionsanguínea 192 erética, sobrevienen á cada acceso sudores mas fuertes, masprolongados y mas debilitantes. En todas estas circunstancias, en fin,se observa sed, alivio por la aplicacion del calor, aumento del frio aldescubrirse, agravacion al beber, y se confirma que el estadio del calordisipa los dolores, y que el sudor disminuye la angustia.

C. Fiebres eruptivas. —En la mayoría de los casos, el arsénico es elmedicamento mas apto para conjurar el peligro en las fiebresexantemáticas que tienden á la malignidad y á la metástasis conabatimiento de las fuerzas vitales. Aun está mas indicado en un estadomas avanzado, cuando hay putridez, desaparicion del exantema regular, ypresentacion de petequias y ataxia. La belladona calma las fiebreseruptivas con violenta turgencia, congestion en la cabeza, delirio,calor quemante en la piel, sequedad de la boca, y sed ardiente; pero sino aliviase y el delirio se hiciese subagudo, arsénico será eficaz.

En las fiebres eruptivas malignas, importa tener presente la asfixiacutánea de que se ha hablado[30] á propósito de la viruela confluente.La piel cubierta de la erupcion, es impermeable al aire, y no da paso ála materia de la transpiracion, resultando de esto graves desórdenes, ladisolucion de la sangre y la muerte. Se concibe bien que en este estadosea refractaria la enfermedad á todo medicamento, y que la aireacion de la piel sea preferible al mismo arsénico.

D. Flegmasías. Neurosis. —Un gran patólogo aleman recomienda el arsénico con el carbon vegetal, en la angina diftérica maligna,gangrenosa, ya por los síntomas 193

tifoídeos generales, ya por el estadode la garganta y aun de la exudacion plástica. Esta exigiria mas bien el bromo, el sulfuro de cal y el mercurio; pero proponiéndonos eneste momento investigar los agentes que modifican el estado de la sangrede una manera especial, debemos preferir el arsénico á losmedicamentos mas relacionados con las exudaciones plásticas.

El arsénico conviene mas en los focos purulentos, en las exudacionesserosas, en las afecciones de las glándulas y en las de los tejidosatacados en profundidad y dispuestos á la gangrena ó afectados ya deella. Está sin embargo especialmente indicado en la inflamacionerisipelatosa del escroto, particularmente la de los desollinadores, ácausa sin duda de su electividad sobre los capilares. Por esta razon eseficaz en la piogenia, y en los derrames serosos con inflamacioncrónica, alternado en este caso con el azufre.

Hemos dicho ya, que es del recurso de arsénico toda inflamacion grave,cuando ha llegado al punto en que la estancacion de los líquidosacumulados y la distension escesiva alteran los tejidos y tienden ágangrenarlos; como por ejemplo, la enorme dilatacion que sufre laconjuntiva palpebral en la oftalmía erisipelatosa. En general, laoftalmía que corresponde á los efectos de arsénico, se presenta contumefaccion, sensacion de quemazon, ulceracion; y de esta manera sepresenta tambien la oftalmía escrofulosa en los niños; otrosmedicamentos deben preferirse cuando los síntomas son menos intensos,tales como mercurio, azufre y carbonato de cal.

Puede jugar aun el arsénico en oftalmías sobreagudas dependientes deuna causa reumática, de un exantema, de la menstruacion. La mayor partede los fenómenos 194

graves que se manifiestan en los puntos en que sedistribuye el nervio neumo-gástrico durante una enfermedad aguda, sonpropios de arsénico, y lo son tanto más, cuanto que estas afeccionestienen mucha gravedad, como las carditis y las neuroses de los órganosrespiratorios.

La carditis aguda con todos los desórdenes orgánicos del corazón y losterribles accesos de sofocacion y ansiedad que produce, puede ceder con arsénico que parece fortifica la accion propia del corazon contra elaflujo é impulsion de la sangre, y que regulariza la contraccion de susfibras. Despues de acónito, segun las indicaciones, es arsénico elque mejor corresponde á la inflamacion aguda ó á las neuroses intensasdel corazon.

Entre las neuroses de los órganos respiratorios, indicamos primero laopresion. Se ha recurrido á arsénico cuando el enfermo parece débilpara respirar profundamente, y que los esfuerzos de los músculos queconcurren á la respiracion son insuficientes.

Mas si los esfuerzos paraefectuar esta funcion, tienden á cesar por parálisis, no solo de losmúsculos, sino tambien del pulmon, tártaro estibiado es el medicamentomas racional á que debe dirigirse el práctico. Pero sea de esto lo quequiera, el arsénico es un escelente medio que puede emplearse en losaccesos de sofocacion, tanto asmáticos como gastrálgicos, puesto queataca directamente los orígenes de la inervacion ganglionar. Así pues,el catarro sofocante le reclama en primera línea, especialmente si la ipecacuana ha sido ineficaz. El asma de Millar ó la angina de pecho esmas propia de arsénico, despues de acónito algunas veces. El arsénico cura con preferencia el asma en general, cuyos accesosreaparecen 195 por la mañana antes de amanecer. En esta circunstancia obraperfectamente y de un modo análogo á la nuez vómica ó alternándole conesta por dias.

La eficacia del arsénico debe muchas veces unirse á la del zumaquevenenoso, tártaro estibiado, etc...., en la neumonía de los viejos,en las complicadas con fiebres graves y en las flegmasías visceralesadinámicas y pútridas; en estos casos se le administra antes ó despuesdel mercurio, el carbon vegetal, el ácido fosfórico.....

Una de las afecciones graves con la que los síntomas del arsénico tienen mas analogía, es la gastritis sobreaguda, pues es sabido que laansiedad y la sensacion de ardor quemante son síntomas característicosde su accion. En algunos casos puede el fósforo ser su auxiliar, asícomo el acónito que se administra antes.

La disentería pútrida reclama el uso de arsénico, lo mismo que lahematémesis, la melena y las hemorragias pasivas ó pútridas con calorquemante general ó local y ansiedad estremada. Estas afeccionesrequieren tambien á veces los ácidos fosfórico y clorhídrico, el carbon vegetal, ó la nuez vómica.

§ VII.—Estado subagudo.—Efectos fisiológicos y terapéuticos.

El arsénico tiene pocos ó ningun síntoma pura ó simplementeinflamatorios, porque su accion sobre el corazon y el sistema vasculares especial y subordinada á una alteracion profunda de la vida quetiende al aniquilamiento de la inervacion. Sus inflamaciones afectanformas atáxicas, gangrenosas, malignas. En cuanto á los síntomas propiosá un estado subagudo, no están aislados de estas formas graves ni de laadinamia. Las 196 afecciones subagudas de arsénico presentan tambien masó menos graduados los síntomas que caracterizan su accion, tales como:abatimiento considerable, pérdida rápida de las fuerzas, calor acre,pulso pequeño y frecuente, desfallecimientos, angustias, éstasissanguíneos, tumefacciones con sensacion de ardor, edemas, doloresquemantes, gran sed, ó adipsia; casi siempre estas afecciones, así comolas mas agudas, se agravan por las bebidas frias y acuosas, por estarsesentado ó andar, y por el frio esterior.

A. Afecciones mucosas, catarrales. —Estas afecciones tienen por reglageneral un carácter de lentitud y astenia que aumenta las secreciones yrelaja los esfínteres. Las membranas mucosas abundan en moco, la piel ensudores, pero con alternativa á intérvalos, de ardor y sequedad; cuandoesto último existe, que es lo mas frecuente, las orinas suplen á lasdemás evacuaciones, ó bien se forman colecciones serosas, edemas, y áveces una hinchazon general blanda y blanca del tejido subcutáneo. Haytambien fiebres lentas, con ó sin lesion orgánica, pleuresías,endocarditis y pericarditis subagudas, estados mucosos, que los antiguosllamaban pituitosos, con fiebre vespertina, sudor matutinal y otrossíntomas que pueden exigir la quina, el sílice....

Mas á pesar detodo, no conocemos mejor medio que el arsénico en fiebres catarralescon ansiedad y debilidad, eretismo violento, coriza fluente con calorquemante en la nariz y que se alivia por la noche y al calor de la cama.

B. Gastropatías. —Este medicamento modifica ventajosamente lagastritis crónica y la gastrose agravadas por los alimentos y lasbebidas frias; es tambien el remedio de las indigestiones por abuso delagua fria, de los 197 frutos acuosos y de las dispepsias producidas pordósis exageradas de la quina, del opio y de las bebidas alcohólicastomadas por costumbre.

C. Fiebres lentas. Afecciones subirritativas. —Sabidos son losservicios prestados por el arsénico en las fiebres intermitentes quese hacen irregulares por falta de tratamiento ó por efecto de losfebrífugos inconsideradamente empleados, especialmente cuando haycongestion venosa abdominal, infarto del bazo, lientería, caquexia,edemas, flujos colicuativos. Casi siempre la belladona, el azufre yla quina son útiles en esos casos. El arsénico, en fin, entra en eltratamiento de varias caquexias, de la clorosis, de las coleccionesserosas, cuando hay fiebre remitente, eretismo fugaz, flujo colicuativo,sudores matutinales, reabsorciones purulentas.....

En los primeros tiempos de la atrofia por falta de nutricion de unórgano ó de todo el organismo, teniendo el aparato de la quilificacionpor punto de partida, con eretismo febril, el arsénico es uno de losprincipales medios que, con el carbonato de cal, se puede emplear,escepto los medicamentos mejor indicados por la causa determinante.

Los síntomas de arsénico le colocan antes del azufre, el hierro,el mercurio y el subcarbonato de potasa en las leucorreas consensacion de ardor, fiebre lenta, caquexia y síntomas localessubinflamatorios.

Su indicacion en las afecciones reumáticas está en la subagudeza conmejoría de los dolores, por el calor y sudores, casi siempre nocturnos ómatutinales.

Algunas afecciones, en particular las del sistema nervioso con fiebre,cuando reclaman el uso de arsénico, ofrecen síntomas de irregularidady gravedad propios 198

de esta sustancia; tales son: algunas neuralgiasfebriles ó fiebres larvadas neurálgicas, el eretismo convulsivo, ciertafiebre urticaria y la mielitis; en esta, la utilidad del arsénico essecundaria. Pero en el ergotismo convulsivo, cualquiera que sea laviolencia de la fiebre, este medicamento es un medio escelente; muchasveces el cornezuelo de centeno es específico, cuando no es él mismo lacausa de la enfermedad.

§ VIII.—Estado crónico.—Efectos fisiológicos y terapéuticos.

Es fácil formarse una idea exacta de los fenómenos diatésicos del arsénico, teniendo en cuenta su modo de obrar, que ya conocemos enparte, y que debemos continuar esponiendo aun, á pesar de algunasrepeticiones, consignando al efecto los siguientes fenómenos: debilidadestraordinaria,—agitacion,—ansiedad,—insomnio,—acritud de lassecreciones,—calor seco quemante,—sed,—palpitaciones,—dolor sordo enel corazon,—plétora

venosaabdominal,—hipocondría,—hemorróides,—colecciones

serosas,—doloresquemantes,—alivio por el calor,—agravacion por la ingestion del aguafria,—agravacion por la noche,—sudor por la mañana al dormirse,—ardorde las deposiciones,—estreñimiento ó deposiciones involuntarias,insensibles,—diarrea con ardor pronunciado y con quemazon en el ano.

Todas las causas de astenia que obran lentamente y que á la par quedebilitan rechazan al interior la actividad de la piel, como losenfriamientos y la humedad, tienden á producir modificaciones análogas álas del arsénico, y afectan el sistema nervioso ganglionar. Sontambien propias de la esfera de accion de arsénico las causas que,aunque con lentitud, aceleran el movimiento 199 de descomposicion, quefatigan las vísceras, ya por irritaciones nerviosas y sanguíneas, ya poruna alimentacion muy animalizada, así como las que aumentan la actividadvenosa, principalmente en el vientre.

En el estado crónico desarrollado por este medicamento, se observangrupos de síntomas especiales que sobresalen del cuadro de nuestrasapreciaciones. Este estado está caracterizado, en general, por unatension y por un eretismo que conduce á la inercia de la fibra y á losflujos colicuativos, al marasmo, á la postracion paralítica.

El arsénico corresponde por la multitud de sus síntomas á muchasenfermedades, en las que es un auxiliar útil, y en ocasiones es el únicoé indispensable medio de curacion.

A. Afecciones del corazon y de los vasos capilares. —Las relacionesespeciales del arsénico con el corazon le hacen muy eficaz en la mayorparte de las lesiones de este órgano. La spigelia es mas análoga al arsénico por sus efectos en este órgano, que el acónito y el azoatode potasa, porque la primera tiene, como el medicamento que estudiamos,una accion mas profunda y mas crónica sobre el centro de la circulacion.Los dos se adaptan mejor á las pericarditis, á las endocarditis, á laslesiones crónicas seguidas de carditis agudas, de reumatismo ó deartritis. La brionia, y á veces el cólchico, tienen una indicacionevidente en las afecciones francamente reumáticas y gotosas del corazon,cuando hay eretismo febril, neuralgia, punzadas violentas con síntomasgraves como el desfallecimiento.

La spigelia, y mas aun el arsénico, corresponden á las palpitacionesde corazon tumultuosas y como en tropel, movimientos ondulatorios, ruidocomo de una cascada, pulsacion de las carótidas, grande dificultad de 200 respirar al cambiar de posicion, espasmo del pecho, ansiedad.... Losdolores quemantes no indican en este caso mas que arsénico; pero aunhay otras particularidades, como la existencia habitual de doloressordos en el corazon, lancinaciones de vez en cuando, especialmente porla impresion del frio en la region precordial, y un pulso mas frecuentepor la mañana que por la tarde. Este estado del pulso es tambien el delas lesiones orgánicas del corazon; el sueño parece activarlas, como siconcentrase en el centro de la circulacion las fuerzas vitalesdistraidas de los órganos que reposan.

Los toxicólogos han apreciado muy bien las relaciones del arsénico conel corazon al indicar entre las principales lesiones que produce lasmanchas de un rojo violado y el reblandecimiento de su membrana interna.Se podria tambien darle análogas lesiones en los capilares, en los quesu accion es bien manifiesta por la estancacion de sangre, la cianosis,las manchas grisáceas, las digitaciones, la detencion de la circulacion,las tumefacciones gangrenosas, la gangrena. El hecho es, que el arsénico se ha manifestado como un poderoso medicamento en unamultitud de casos acompañados de estos síntomas.

B. Afecciones del sistema nervioso. Manías. Parálisis. Espasmos.Neuralgias. —Es notable que, aun cuando no parece que el arsénico tenga influencia sobre las facultades intelectuales, provoque unamonomanía angustiosa, una tendencia al suicidio por preocupacionesinquietas y llenas de angustia, el suicidio lipemaníaco: estos fenómenosestán acompañados de ansiedad precordial, de palpitaciones, de sensacionde constriccion en el corazon, de un estado venoso, de estancacionvenosa, en fin, en las vísceras, que se propaga al 201 encéfalo. El arsénico en esto es muy semejante al oro, al mercurio y al carbonvegetal, cuya accion sobre el sistema venoso y los capilares serelaciona igualmente con la de arsénico sobre el moral.

La parálisis que depende de arsénico afecta con particularidad losmiembros inferiores; es precedida de temblores, de dolores, decontracturas, de convulsiones. La ciencia no puede aun marcar conexactitud la diferencia de la parálisis arsenical de la de otrosmetales, como el estaño, bismuto, antimonio, zinc, plomo y mercurio.

La parálisis de arsénico depende de la afeccion de la parte inferiorde la médula espinal, mientras que la producida por el mercurio seestiende á toda ella. En la de antimonio parece que solo se afecta laparte superior, y en el plomo la parte media, dependiendo de esto lossíntomas particulares de estas diversas parálisis.

La parálisis arsenical afecta tambien las partes superiores de lamédula, en las que pueden presentarse dolores, adormecimiento,hormigueo, contracciones espasmódicas, efectos directos del arsénico,lo mismo que los calambres, los edemas, palidez, diminucion de calor,marasmo sin atrofia. En medio de estos desórdenes, la vejiga y el rectofuncionan bien.

Hungría, que es el punto en el que mas particularmente se observa laparálisis arsenical, es tambien donde se ve establecida la singularcostumbre de tomar el arsénico á grandes dósis como escitante, y conel intento de conservar la frescura del aspecto y la gordura. No nosdetenemos mas sobre esto, porque no es la ocasion ni la oportunidad dehablar de otro modo de este uso del arsénico.

Las dósis débiles están reservadas para los casos en 202 que la reaccionvital y la accion nerviosa son débiles en el sentido de los síntomascuyo cuadro hemos dado. Por esta razon en el baile de San Vito condebilidad muscular y caquexia caracterizada, y que se ha resistido á losmedicamentos mejor indicados, cede con el arsénico y el licor deFowler, del mismo modo que el delirium tremens de los borrachos yciertas neuropatías espasmódicas y paralíticas debidas á una irritacionespinal. Sin prejuzgar la naturaleza del mal de mar, debemos indicar queuna de las especialidades del arsénico, es el aliviar estaincomodidad, con especialidad cuando se le administra despues de la coca de Levante ( cocculus).

El tic doloroso, la hemicránea, las cefalalgias y las neuralgias quecorresponden á la esfera de accion del arsénico, proceden de unaingurgitacion venosa gastro-hepática, de una estancacion sanguínea óserosa, con irritacion subaguda de las meninges ó de los nerviosganglionares, lo cual les asimila á las neuralgias de la nuez vómica.Esta apreciacion se aplica á la mayor parte de los padecimientoscrónicos que corresponden al arsénico: la fisonomía espresa unprofundo padecimiento. Es de observacion que la ciática se agravadespues de comer y que el dolor es quemante. El reumatismo articularcrónico tiene hinchazones y está acompañado de una discrasia serosa óanémica. La gota tiene los mismos caractéres: hay mas rigidez éhinchazon con manchas rojas ó lívidas. La mayor parte de las neuralgiaspropias de este medicamento se agravan en el reposo.

No creemos que sea indispensable en la práctica distinguir las diversasgastralgias, de la que se ha dado el nombre de neuralgia celíaca. Loscaractéres de esta, por la violencia de los síntomas y por la formaintermitente, 203 son indicantes del arsénico y casi siempre de la nuezvómica tambien; los dos representan la neuralgia celíaca en sus efectosfisiológicos. Pero estos dos medicamentos se completan mútuamente por suaccion electiva sobre los intestinos, sobre los nervios ganglionares ypor la naturaleza de su dolor. Se adaptan igualmente á violentasgastralgias con dolor vivo, quemante, dislacerante, que se eleva hastael furor ó el síncope: este dolor parece situarse encima de la apófisissifóides, irradia pronto hasta el cuello ó se divide siguiendo eltrayecto del gran simpático; está, en fin, acompañada de mas ó menosopresion, y deja despues del acceso una sensacion de vacuidad en elestómago, desórdenes en la nutricion ó en la defecacion y una grandelaxitud.

Estas especies de neuralgias son en general muy rebeldes, tienen uncurso variable y fenómenos particulares en los intérvalos de lospadecimientos: en estos intérvalos presentan indicaciones para el fósforo, el eléboro, la manzanilla, la ipecacuana y aun el bismuto.

Las gastro-enteralgias, los cólicos biliosos, nefríticos y hemorroidalesexigen muchas veces arsénico, pero ayudado generalmente por la nuezvómica, la belladona....

C. Afecciones venosas y mucosas. Vómitos. Asma. Hemoptísis. Flujos devientre.

El arsénico es casi siempre tan necesario como el azufre y la nuez vómica en el tratamiento de los padecimientos hemorroidales;sus síntomas indican suficientemente su importancia terapéutica en estasafecciones, y en las siguientes, en las que está indicado confrecuencia:

1.º En los vómitos rebeldes del embarazo que se han resistido á la ipecacuana y nuez vómica; 2.º en el asma y catarro sofocante, comoya queda dicho; 3.º en ciertas 204 hemoptísis; 4.º en la estomatitis yvarias afecciones de la boca y de la laringe; 5.º en la disentería, ladiarrea, la lientería; 6.º en la enfermedad de Bryght. Se notan,

enefecto,

entre

los

síntomas

de

este

medicamento

algunas

especialidadesrelativas á los riñones y orinas albuminosas: el arseniato de potasa(licor de Fowler) parece preferible en este caso, así como en otrosvarios; 7.º en la afeccion varicosa ó irritacion crónica de la próstatay del ano, con tenesmo, sensacion de quemazon....

D. Afecciones cancerosas, ulcerosas, escrofulosas. Colicuacion. —Laaccion electiva del arsénico en la plasticidad é inervacion ganglionarle da un gran valor en el tratamiento de las caquexias y de lasafecciones especiales de una gravedad inminente: 1.º en el cáncer deltejido celular, de las glándulas, del útero, pues consta que goza de unaaccion especial en los cánceres esteriores, aplicado directamente y comotópico; 2.º

en las úlceras sarnosas, dartrosas, fagedénicas; en elcáncer corrosivo, que tambien se modifica por el oro, el azufre, el ácido azótico, la thuya, las sales mercuriales; 3.º en lasdesorganizaciones de los tejidos de naturaleza escrofulosa y la caquexiatambien escrofulosa en los niños y adultos, con irritabilidad, marasmo;en todos estos casos se le administra á dósis sensible, y es tanto masútil, cuanto mas grave es la forma morbosa, y que los síntomas son maspronunciados, tales como alteracion profunda de la constitucion,diarrea, supuraciones saniosas, fiebre consuntiva.

Se facilita ó completa su accion algunas veces con el mercurio ó el azufre, la belladona y el sílice.

El arsénico, con el ácido fosfórico, la pulsatila, etc., es elremedio estremo de las diarreas de los niños escrofulosos; el carbonatode cal le sustituye cuando se 205

supone existen ulceraciones de la mucosaintestinal: este mismo medicamento es aun preferible al arsénico enalgunas oftalmías ulcerosas con fungosidades ó simplemente con ciertasescrescencias ó vegetaciones conjuntivales. El arsénico, en fin, escasi siempre el indicado en los niños, cuando en una afeccion aguda haycalor quemante, movimientos convulsivos durante el sueño y espresion deansiedad en la cara.

La afeccion oscura, conocida con el nombre de reblandecimiento delestómago en los niños que aun maman, exige mejor arsénico que acónito en el período de reaccion; mas tan pronto como los intestinosparticipen ó no de la grave lesion de la mucosa del estómago, el arsénico es uno de los mejores medicamentos, así como la creosota,el carbonato de cal y otros varios que los síntomas puedan reclamar.

E. Afecciones cutáneas. —Llegamos á las afecciones cutáneas que el arsénico abraza en su esfera de accion y que él representaeminentemente en muchos casos. Pero es preciso evitar dos abusos en suadministracion: el de dar dósis muy atenuadas, á las que propende laescuela hahnemanniana, y el de prescribir igualmente dósis muy fuertes.Despues de haber usado por algun tiempo el arsénico, es preciso daralgunos medicamentos de accion suplementaria ó análoga, para volver áél, si la mejoría obtenida no le contraindica.

Pocos tratamientos exigen mas perseverancia, si bien las indicaciones de arsénico en estos casos proceden de sus síntomas y de su electividad.Mas es probable que las dósis muy débiles sean aquí infructuosas, porquela afeccion ocupa la zona mas apartada del foco de influencia arsenical,y porque los tejidos de la superficie periférica están debilitados,menos dispuestos á la reaccion 206 y profundamente atacados en su vitalidady constitucion.

Indicamos: 1.º las afecciones pruritosas, en particular las del ano, delescroto, de la vulva, con ó sin alteracion de la piel ó de la mucosa, éigualmente el prurito general, con especialidad en personas dispuestas ála congestion hemorroidal ó de circulacion venosa entorpecida, y en lasque la nutricion padece por escesos que las debilitan lentamente; 2.º lacostra láctea simple solo reclama arsénico cuando el niño estácaquéctico: este medicamento puede jugar mejor en la costra serpiginosa,en la tiña maligna, en el favus ulceroso con exudacion abundante yaniquilamiento del indivíduo; el zumaque venenoso puede alternarseventajosamente con él en muchos casos, si bien al hablar de la zarzaparrilla manifestarémos los casos en que puede ser mas útil; 3.ºlos dartros saniosos y corrosivos, y en general las erupciones escamosasy húmedas con quemazon, si bien reclaman el mercurio, el zumaque yla stafisagria son igualmente eficaces. El azufre debefrecuentemente preceder ó seguir despues de arsénico en las afeccionescutáneas rebeldes; 4.º el acné rosáceo de la nariz y de las mejillas, lazona y la erisipela del escroto en los deshollinadores; 5.º laserupciones crónicas urticarias, miliares, papulosas, liquenoídeas ypitiriáseas, cuando la sensacion de quemadura va unida al prurito.

F. Derrames serosos. —Acabarémos esta revista terapéutica con lasindicaciones sacadas de la electividad del arsénico sobre los vasoscapilares y los sistemas exhalante y absorbente, electividad que le datanta eficacia en los derrames serosos de toda especie. Distinguirémosal efecto dos clases de hidrohemias correspondientes á los efectos del arsénico: 1.ª la que resulta del 207 empobrecimiento de la sangre y de laastenia profunda; 2.ª la que procede de un obstáculo en la circulacionde la vena porta ó de la acumulacion de la sangre en las arteriaspulmonales, con dilatacion pasiva de los vasos, estancacion en lasestremidades capilares, exudacion ó depósito, por un procedimientocualquiera, de la serosidad en los tejidos, en las cavidades, ya de losmiembros inferiores, ya del abdómen ó del pecho, ya del pulmon mismo.

Dósis. —De las preparaciones arsenicales de uso mas simple y fácil debenpreferirse las diversas atenuaciones cuyas dósis, por otra parte, esfácil graduar segun los efectos que se quieren producir. Deben usarsecon preferencia las trituraciones en el tratamiento de lasintermitentes: 1 ó 2 decígramos de la primera, de la segunda ó de latercera, en tres ó cuatro dósis, en el intérvalo apirético, y que sepueden repetir por tres ó cuatro dias. Las afecciones cutáneas exigencon frecuencia las mismas dósis: el licor de Fowler es en estos casos deuso muy cómodo á la dósis de una á diez gotas al dia en varias tomas:esta preparacion es tambien útil muchas veces en las afeccionesgangrenosas esternas, á la dósis de 10 á 20 gotas por litro de agua, quese puede emplear en lociones y aplicaciones tópicas. Las fiebresnerviosas y exantemáticas requieren dósis mas débiles. Casi siempre lasafecciones nerviosas y neurálgicas, así como las crónicas, escepto áveces las enfermedades cutáneas, tambien crónicas, no exigen otras.

El arsénico es un medicamento en el que es necesario saber utilizartodos los grados de la escala posológica, desde algunos centígramos dela primera trituracion hasta las gotas ó glóbulos de la trigésimaatenuacion y aun mas allá, porque los efectos de estas diversas dósis 208 tienen grados de accion distintos á los que conviene recurrir, segun quese procure obtener efectos alterantes ó que se quiera combatir estadosmorbosos en los que predomine el elemento sanguíneo ó el nervioso.

Los antídotos del arsénico son de varias especies. Como todo veneno,tiene su antídoto químico y neutralizante, que es el protóxido de hierrohidratado, del que apenas nos ocupamos en esta obra, pero que lehallarán los lectores en escritos especiales y en formularios. Soloindicarémos los principales antídotos adaptados á los efectos dinámicosdel arsénico: estos antídotos son múltiples como los grupos de sussíntomas principales.

Las afecciones crónicas y paralíticas que resultan de los vapores yemanaciones arsenicales ó de la accion prolongada de las dósis débilesceden á la quina en su elemento intermitente y gástrico, con el carbon vegetal, en su forma venosa y cianítica, y hasta los efectosgastrálgicos con sensacion quemante, el estado hidrohémico, lascongestiones asténicas y las hemorragias pasivas. El sulfuro de cal yel grafito curan las supuraciones y las irritaciones crónicas en lapiel; el azufre y el mercurio combaten la diátesis serosa contemblores y espasmos; los baños calientes sulfurosos hacen cesar lascontracturas.... En fin, los efectos dinámicos del arsénico,inmediatos á la ingestion de esta sustancia, exigen la nuez vómica, enlos fenómenos gástricos, en la postracion de fuerzas y las deposicionesalvinas especiales; el opio juega en la cianosis con adormecimientoparalítico, y la manzanilla en la irritabilidad.... 209

ASA FOETIDA (ASAFÉTIDA).

§ I.—Historia.

Es una gomo-resina estraida del férula asa fœtida, género de lafamilia de las umbilíferas, de Jussieu, pentandria diginia, de Linneo.—Boerhaave, Whyt, Millar y Kopp la consideraban como unescelente antiespasmódico. Otros prácticos recomendaron despues su usoen varias enfermedades, como Hufeland en la cáries, y Bergius en lasfiebres intermitentes....

Los hechos que poseemos de este medicamento tienen el dobleinconveniente de ser incompletos y de estar basados en datos rutinarios.Sin embargo, las esperimentaciones hechas en el hombre sano hansuministrado síntomas que anuncian un medicamento activo; pero espreciso no confundirlos con otros síntomas procedentes de enfermedadescuradas con fórmulas compuestas, y de casos de envenenamiento en los quela asafétida no ha jugado sola; en resúmen, admitimos, en union con elmayor número de terapéuticos, algunas de sus propiedades reveladas porla clínica, y asentimos ciegamente á la eficacia que se la atribuye enlas flatuosidades, las indigestiones, los cólicos, la timpanitis, laodontalgia, las convulsiones, la parálisis, y en casi todas lasenfermedades, á ser ciertas las aserciones de una treintena de autores.

§ II.—Efectos fisiológicos.

Giacomini atribuye á la asafétida una accion hipostenizante vascular yespinal, á la cual refiere todos sus efectos y facultades resolutiva,sudorífica, antiséptica, calmante, antiespasmódica. 210

De todo lo que hemos podido recoger y observar, resulta que la accion dela asafétida á dósis elevadas es primeramente escitante, dirigiéndoseelectivamente á los nervios espinales, al corazon y al sistema gástrico;que á dósis exageradas, ó usada por mucho tiempo, sus efectos sonsedantes, debilitantes y desorganizadores en fin; bajo su influencia sealtera la digestion, la nutricion se debilita, se forman obstruccioneslinfáticas y cesa la plasticidad en los órganos de jugos blancos y enlos límites de la vida orgánica. En este estado de cosas, no estando elsistema nervioso suficientemente regido y escitado, estallan variosdesórdenes que conducen á la astenia por espasmos y tembloresparalíticos, mientras que las sensaciones de plenitud, las congestionespasivas, los infartos, las lesiones atónicas de los tejidos, lasalteraciones de las secreciones mucosas y el desarrollo de lombricesdenotan una caquexia enteramente especial.

Brera[31], célebre profesor de Pádua, habia entrevisto esta filiacion delos síntomas, cuando atribuyó la utilidad de este medicamento, en loscasos de helmintiasis, á la accion dinámica, que combate, dice, lacondicion orgánica propia al desarrollo de las lombrices.

§ III.—Efectos terapéuticos.

No siempre es necesario, para utilizar las propiedades de la asafétida, el que haya fenómenos procedentes de un estado caquéctico;basta que estos fenómenos puedan ser considerados como el principio, óser referidos al sistema nervioso ganglionar. 211

Sin embargo, las neuralgias que este medicamento combate eficazmente,están siempre complicadas con discrasia, debilidad relativa de lanutricion ó del predominio de los jugos blancos. Los dolores de asafétida sobrevienen ó se agravan cuando el organismo está masparticularmente sometido á la inervacion ganglionar; es decir, duranteel reposo, y no se modifican por el movimiento, en atencion á quesiempre desarrolla la actividad de la inervacion cérebro-espinal. Estacircunstancia es la que distingue los dolores de este medicamento de losdel zumaque y del arsénico, que se agravan con el reposo, así comode los de la quina, que se aumentan con el movimiento. Además, losdolores de la asafétida proceden de dentro afuera y de abajo arriba;no son jamás continuos, sino que se manifiestan por intérvalos y sonprecedidos ó seguidos de convulsiones parciales de los músculos y deadormecimiento.

Las palpitaciones que este medicamento combate son simpáticas; su accionno ataca al corazon directamente: tales son las palpitaciones queacompañan al histerismo, la clorosis, la plétora venosa abdominal, lacaquexia escrofulosa; y en general las alteraciones funcionales delcorazon están caracterizadas por la ansiedad, por padecimientosasmáticos. En estos casos, la asafétida armoniza mas en su estadonervioso con el café, la nuez vómica, la ignacia; y en su estadodiatésico con el mercurio, el ácido azótico y el fosfórico. Suaccion empieza por la escitabilidad de los nervios de la vida orgánica,y produce una estremada susceptibilidad del estómago, palpitaciones enel abdómen, cierta agitacion y convulsiones musculares; de suerte quelas dispepsias, que cura mejor, son las precedidas de esta sensibilidadde los órganos de la digestion, y en particular del estómago. 212

Los cólicos gaseosos y la flatulencia reclaman la asafétida cuando haysensibilidad en los intestinos y sensacion de frio en el bajo vientre; ysus indicaciones, en semejantes casos, son muy diferentes de las de la belladona y de los medicamentos piréticos, así como tambien del eléboro blanco, del arsénico, de la manzanilla y de losmedicamentos atáxicos; del acíbar y de los medicamentos quecorresponden al molimen hemorroidal; del carbon vegetal en fin, del fósforo y de los medicamentos adinámicos.

Este medicamento obra solamente como paliativo en la hipocondría, cuandola plétora venosa abdominal está acompañada de gases, de pinchazos, desensibilidad, cuando esta plétora ocasiona síntomas histéricos, talescomo constriccion, bola histérica con esfuerzos de deglucion y espasmosuterinos, la asafétida puede curar por una accion opuesta á la de la sepia (gibia), por adaptarse mas la primera al orígen nervioso de losmismos fenómenos.

La asafétida es preferible al oro en las periostitis y cáriessuperficiales de los huesos de la nariz, en las tumefacciones de loscartílagos y engrosamiento del periostio, cuando sobrevienen estosaccidentes despues de la accion del mercurio.

Enumerarémos la principal propiedad de la asafétida empezando por lasinflamaciones lentas, de naturaleza escrofulosa. Este medicamento essiempre útil, hasta en la cáries de los huesos con flogosis delperiostio y sensibilidad de la parte, en lo cual difiere del oro, del sílice, del grafito y de la plata, asemejándose, por el contrario,á la belladona, pulsatila y mercurio, si bien estos medicamentosson superiores en la inflamacion del periostio y de los huesos. En unperíodo mas avanzado de 213 la afeccion, la asafétida es inferior al ácido azótico, al mezereum, al ácido fosfórico, á la plata y ála stafisagria. Esta última tiene relaciones con la asafétida en lasúlceras escrofulosas que se estienden á los huesos; pero ni una ni otrason suficientes para constituir el tratamiento de aquellas.

Dósis. —Las trituraciones de asafétida se usan en las afeccioneshumorales crónicas y en personas linfáticas, hasta la cantidad de ungramo por dia en varias veces; pero la segunda y tercera trituracion sonlas mas usadas. Se puede preparar una bebida dulcificada con miel ójarabe de azúcar. La tintura puede emplearse de la misma manera, á ladósis de una á cinco gotas en veinticuatro horas; pero es preferiblerecurrir á una ó dos gotas de la sesta y aun de la duodécima atenuacioncuando se trata de afecciones gastropáticas en relacion con sus efectos.

ASARUM EUROPÆUM (ASARO DE EUROPA).

§ I.—Historia.

Planta de la familia de las aristoloquias, Jussieu; de la ginandriamonoginia, de Linneo. Se usa la planta entera, con la que se preparala tintura. Ha llamado la atencion el ásaro por los síntomas violentosde vómitos que los autores le atribuyen; pero lo único notable que hayen él son los síntomas especiales y su accion dinámica referidos por losesperimentadores.

§ II.—Efectos fisiológicos.

Este

medicamento

obra

poderosamente

sobre

el

sistema

nervioso,

ysecundariamente sobre el aparato circulatorio; 214 los efectos fisiológicosque espresan su accion en el cerebro consisten en vértigos y doloressordos y presivos mas bien que lancinantes; la cabeza está pesada yatolondrada; hay atontamiento y abatimiento moral, á pesar de losfenómenos de irritacion y exaltacion; que solo son pasajeros yaccidentales. Los sentidos están embotados, y la vista y el oido estánparticularmente debilitados.

Un buen número de síntomas representan padecimientos reumáticos, comoson las sensaciones de constriccion, de presion, de quebrantamiento, deadormecimiento; las punzadas rápidas y pasajeras, temblores yestremecimientos musculares. Las partes blancas no están menos afectadaspor la accion del ásaro; pues casi todas las articulaciones son elsitio de punzadas, cansancio, presiones, constricciones, y conespecialidad dolores de luxacion.

Todos los síntomas se agravan en general por el movimiento y laimpresion del aire esterior; pero tienen de particular que están mas ómenos mezclados de sensacion de frio y que se localizan á un punto dado,como el ángulo del ojo, una parte del cuero cabelludo, un diente, elestómago, un dedo del pié..... Esta sensacion se parece algunas veces áun soplo, á una corriente de aire frio; otras veces es producida por loslíquidos escretados, la saliva por ejemplo, que parece fria. Si bien haysíntomas, aunque raros, de calor ardiente, parecen accidentales.

La secrecion mucosa nasal clara y abundante, la saliva acuosa, y laslágrimas, son en los efectos de este medicamento mas bien un resultadode los vómitos y espasmos que les acompañan que no de la relajacion óflojedad. 215

Estos mismos vómitos son eminentemente espasmódicos, y sus esfuerzosviolentos conmueven toda la economía, y están acompañados deconstricciones, temblores y estremecimientos musculares, de unasensacion de quebrantamiento en los miembros, y de dolores congestivosen la cabeza. Los vómitos son precedidos de calosfríos parciales ygenerales, y de flujo de saliva; cada esfuerzo corta á veces larespiracion; la materia del vómito es nula, las deposiciones sondiarréicas y notables por una consistencia como resinosa, y de colorgris, y por líquidos sanguinolentos algunas veces.

Este estado manifiesta en el ásaro una accion electiva sobre lasmembranas musculares, su fibra se contrae violentamente, y es probableque los músculos de la vida de relacion se afecten de la misma manera.

La misma apreciacion se deduce de los síntomas del pecho. La tos esescitada por una constriccion, por una sensacion de apretamiento, yalgunas punzadas espasmódicas; produce una espectoracion abundante demucosidades no elaboradas, que provocan la opresion hasta que sonespulsadas. Los silbidos bronquiales prueban tambien el espasmo queafecta á las fibras musculares de los bronquios y la acumulacion demucosidades insípidas.

Las punzadas en el pecho son numerosas, y su carácter es el demanifestarse en el acto de inspirar; tambien en este caso se observanlas sensaciones de constriccion y de presion, como indicio de la acciondel medicamento sobre la fibra y sobre la rapidez de las punzadas y elhipo.

Algunos de los dolores lancinantes y tensivos se refieren al corazon; laafeccion de este centro de la circulacion resulta del carácter nerviosode la fiebre, como 216 se deduce de los síntomas siguientes: somnolencia,calosfríos y náuseas, calosfríos parciales, frio glacial, azulamiento dela cara, manos frias con calor general, y sensacion de frio en la piel.El carácter diferencial del calosfrío y del frio de este medicamento esel reproducirse con el menor movimiento y de no escitar sed. Esta soloexiste durante el calor, que es irregular, mal repartido y mezclado concalosfríos.

La cabeza está mas ardorosa al principio, el sudor semanifiesta con preferencia en las partes superiores del cuerpo, lo cualtambien es uno de los efectos del centeno cornezuelo; el sudor, enfin, se hace general por la noche, en cuya época termina. El calor sepresenta generalmente por la tardecita, y el frio por el dia.

A este conjunto de síntomas agregarémos la particularidad de que elmovimiento agrava los vértigos y los dolores de cabeza, y que elcontacto del aire ó del agua calma los síntomas. Es, por último,importante indicar la falta de fenómenos que indiquen la accion del ásaro en la nutricion y la plasticidad, en el sistema linfático y lasmembranas mucosas y serosas.

§ III.—Efectos terapéuticos.

Un medicamento que goza de una accion electiva tan marcada sobre lafibra orgánica, y cuyos efectos se aproximan tanto á los de ciertasafecciones reumáticas, no solo está indicado en los vómitosespasmódicos, sino en los espasmos del corazon y en las neuralgias delos órganos carnosos. Merece seguramente ser empleado en las tosesconvulsivas caracterizadas por los síntomas que acabamos de referir, enlas fiebres nerviosas gástricas, de que ya hemos hecho mérito, y en losdolores 217

reumáticos y artríticos trasladados; es decir, que habiendoabandonado los músculos de la vida de relacion, se han fijado en túnicasmusculares ó fibrosas de las vísceras, del estómago, de la vejiga, delcorazon, y aun en este mismo órgano, al que este medicamento afectaquizá tanto como la spigelia.

Dósis. —Este medicamento está muy poco usado para poder fijar suposologia: la primera atenuacion, ó la tintura, á la dósis de dos á diezgotas, y hasta veinte á veces en agua, es aun la preferible, con tantamas razon, cuanto que la brionia, en su calidad de medicamento masconocido, es susceptible de usarse con mas exactitud en variasafecciones que el ásaro podria combatir.

ASPARAGUS OFFICINALIS (ESPÁRRAGO).

§ I.—Historia.

Se usan las ramas tiernas de esta planta colocada por Jussieu en lafamilia de las esparragíneas, y de la hexandria monogínea, de Linneo.El espárrago es cultivado, y su uso como alimento se eleva á la masremota antigüedad. Debemos á Broussais el uso de esta sustancia comomedicamento, ó, por mejor decir, á él debemos el rehabilitar su uso,porque Sethi, médico griego, le administró ya en el siglo XII contra laspalpitaciones, y otros varios le imitaron antes de la escuela deVal-de-Grâce.

§ II.—Efectos fisiológicos.

Es digno de notar que las observaciones antiguas esten acordes con lasmodernas, para confirmar las relaciones de la accion de este medicamentocon las membranas 218

mucosas bajo el aspecto hiperémico con hemoptísis,flujo hemorroidal, hematuria, escitacion génito-urinaria, esceso de lamenstruacion, abundancia de una saliva dulzosa y de mucosidadesbronquiales, aumento de las secreciones biliosa é intestinal, diarrea,orina y mucosidades aumentadas de las superficies génito-urinarias.Todos estos síntomas han sido revelados por la esperimentacion.

Esta hiperemia, este orgasmo de las membranas mucosas, esplica otrossíntomas, tales como opresion, tos violenta y por accesos, sed,sensacion de plenitud en el vientre, irritacion de la nariz y de losojos, aturdimiento de la cabeza, somnolencia, y aun algunos síntomasneurálgicos y neuropáticos.

La accion del espárrago sobre el corazon está unida á la que ejerce enla secrecion urinaria y aun en las demás secreciones: esta accion pareceque tiene su orígen en el orgasmo de la membrana interna. Por otraparte, se presenta relacionada con la inervacion del corazon, alterandolos movimientos de dilatacion y contraccion. Se podria, pues, admitir,que es un hipostenizante cardíaco-vascular y algo análogo á la spigelia y asafétida. Mas por su accion sobre las secreciones ósobre las membranas mucosas, es decir, sobre el sistema exhalante, espreciso asemejarle al azoato de potasa y á la digital.

§ II.—Efectos terapéuticos.

Creemos que este medicamento es útil en los desórdenes funcionales delcorazon; en las palpitaciones llamadas nerviosas, y que quizá reconocenpor causa una hiperemia y aun una hinchazon mas bien edematosa ysubirritativa de la mucosa cardíaca y vascular. Nos ha 219 sido muy útil enlas afecciones catarrales con somnolencia por el dia, ansiedad,palpitaciones, irritacion de los bronquios y vías urinarias, con orinasy esputos mas abundantes. En una palabra, el espárrago devuelve lacalma y el sueño nocturno, y hace desaparecer en poco tiempo lairritacion y las palpitaciones.

Dósis. —Se comprende toda la utilidad que puede sacarse de unaalimentacion en la que entren los espárragos en cantidad notable. Enfin, la tisana de las ramas, el jarabe y la tintura que se preparan,tienen la ventaja de poderse dosificar mejor y emplearse en todas lasépocas del año. Casos hay en los que se debe recurrir á la tercera ysesta atenuacion, á la dósis de algunos glóbulos ó gotas en agua.

ASTERIAS RUBENS (ESTRELLA DE MAR).

§ I.—Historia.

La estrella de mar es un zoófito del género de los equinodermospedunculados. Este medicamento se ha administrado en otro tiempo comoaperitivo y antiepiléptico. Para usarle en este último concepto, se lequemaba y se hacia respirar el humo á los enfermos. La confianza queinspiraba al doctor Petroz el célebre Cotugno, le decidió áesperimentarle en sí mismo y en otras personas, pasando despues áemplearle en varias enfermedades. Los efectos terapéuticos no hanconfirmado completamente las esperanzas que se abrigaban, especialmentecomo antiepiléptico. Pero sea de esto lo que quiera, el tiempo y laesperiencia darán á la estrella de mar, en la materia médica, unaimportancia que quisiéramos contribuir á que la lograse. 220

§ II.—Efectos fisiológicos.

Se pueden establecer algunas relaciones entre la accion de estemedicamento y el sistema nervioso, la piel y los órganos generadores.

La escitacion cerebral no es dudosa; es parecida á la de la embriaguez;los sentidos están tambien escitados, é igualmente los órganos de lavida de relacion sobre los que refleja la modificacion de los centros. Aesta afeccion del sistema nervioso se agrega una escitacion particulardel sanguíneo, que se espresa por fenómenos congestivos en distintospuntos, empezando por el cerebro, que es, mas que otros órganos, elsitio de un eretismo y de una turgencia sanguínea que conduce á laastenia de los músculos de relacion y de los sentidos.

La digestion, la respiracion y las funciones en general sufren unamodificacion análoga; pero, además de los síntomas que la espresan, seobserva un estado congestivo y los rudimentos de las lesiones de tejido;dolores fijos, terebrantes; calor, aflujo de sangre, particularmente enla cara, en el cerebro, en las mamas, en la matriz; y, por último,cualquiera que

sean

los

grupos

de

síntomas

morales,

nerviosos,sanguíneos y febriles, ofrecen una irregularidad que confirma elpredominio de la accion del sistema cérebro-espinal.

§ III.—Efectos terapéuticos.

La estrella de mar combate las congestiones apopléticas que sedesenvuelven lentamente y por movimientos fluxionarios sucesivos: enestos casos se observa la debilidad de la vista, las pulsaciones de lascarótidas, sofocaciones en la cabeza, vértigos bruscos y como por 221 sacudidas, contracciones musculares en las piernas, y estreñimiento.