Reconocimiento del Fuerte del Carmen del Río Negro by El Coronel Ambrosio Cramer - HTML preview

PLEASE NOTE: This is an HTML preview only and some elements such as links or page numbers may be incorrect.
Download the book in PDF, ePub, Kindle for a complete version.
RECONOCIMIENTO

DEL

FUERTE DEL CARMEN DEL RIO NEGRO,

Y

DE LOS PUNTOS ADYACENTES

DE LA

COSTA PATAGONICA;

POR EL CORONEL

D. AMBROSIO CRAMER.

[Pg 3]

RECONOCIMIENTO

DEL

RIO NEGRO.

Buenos-Aires, y Abril 15 de 1822.

EXMO. SEÑOR:—

Conforme á las órdenes de V. E., me embarquè el dia 17 de Octubre delaño próximo pasado, á bordo del bergantin Exeter, para pasar al RioNegro, á fin de reconocer varios puntos de la costa patagonica. El dia 2de Noviembre fondeamos en frente del establecimiento.

Mi primera operacion fuè levantar un plan circunstanciado de lapoblacion y contornos.

El fuerte está edificado encima de una loma, que tiene bajada hácia elrio, con barrancas en ciertas partes. El piso es una arena suelta, queel viento amontona en todas direcciones.

Los primeros pobladores vivieron en cuevas, cavadas en la barranca; peropoco á poco fueron edificando casas, generalmente dispuestas sin órden:todas son chicas y con poca comodidad, pero sanas; las paredes son deadobe, y los techos de teja.

La nueva poblacion es un cuadro de casas iguales, edificadas como á doscuadras y media al E

del fuerte; tres costados no mas se acabaron. Ellado del S quedaba para construir el cabildo, pero nunca se hizo; y comolos vientos los mas violentos reinan para esa parte, las arenas se hanido amontonando en medio del cuadro, de modo que las casas del lado[Pg 4]opuesto están algo tapadas. Muy pocos son los vecinos que viven en lanueva poblacion: la mayor parte de las casas están abandonadas y algunasarruinadas.

El fuerte es un cuadro imperfecto con tres pequeños bastiones solamente,porque un lado está sin acabar. Toda su defensa consiste en una pared detres y media varas de alto, sobre cerca de vara y media de ancho,construida de adobes, y en algunas partes de tosca: toda esafortificacion está generalmente en muy mal estado, y no sufre otrareparacion que la que está haciendo actualmente el Comandante de aquelpunto, cual es reforzar la pared por la parte de adentro, con unabanqueta de tres pies de alto sobre tres de ancho. Cualquiera otrareparacion seria inútil, pues las obras que existen no son capaces desostener nuevos materiales.

La poblacion dicha del S se compone de una docena de casas, situadas alotro lado del rio, y precisamente al S de la primera. Parece que estesitio es el que se habia elegido para formar el establecimiento cuandollegaron las primeras familias: pero, espantadas por las mareas vivas,que algunas veces alcanzan á cubrir toda la superficie de aquel terreno,se pasaron al N, y se fijaron en la loma donde está el fuerte. Los pocosque quedaron están expuestos anualmente á dos ó tres de estasinundaciones, y tienen entonces que refugiarse en las casas las maselevadas, ó á sus botes.

En fin, se puede decir que la posicion de una y otra poblacion esbastante mala, y en el reconocimiento que despues hice del rio, hetenido ocasion de ver muchos parages mas á propósito, para formar elestablecimiento.

La boca del Rio Negro hasta San Javier, por ser desconocida su barra,ofrece algunas dificultades, que desaparecerian con buenos prácticos, yproveyendo la boca de todo lo necesario para socorro de los barcos quese presentasen para entrar.

Hay varias canales para pagar la barra: las mas conocidas son las del S,del medio, del SE, y del N.

La canal del S es la mas fácil, pero hay poca agua; y los buques quecalen mas de ocho á nueve pies, no deben seguirla.

La canal del medio tiene dos brazas de agua, en la pleamar, cuando losvientos reinan de la parte del S; y en las mareas vivas se suelenencontrar cerca de tres brazas. Esta canal es algo estrecha, lo[Pg 5] quehace que la salida es mas fácil que la entrada, porque desde afuera nose descubre el punto á donde deben dirigirse los buques.

La canal del SE es la mas segura y la mas ancha: en las mareas vivas seencuentran mas de tres brazas de agua. Si se pudieran establecer dos ótres boyas en esa canal, la navegacion del Rio Negro presentaria menosdificultades.

La canal del N era muy frecuentada hace cuatro ó cinco años; pero con eltiempo se ha ido estrechando, y en el medio se ha formado un pequeñobanco que la hace de dificil acceso. A mas de esto las corrientes llevancon fuerza hácia á la costa, de modo que esa canal no se puede seguirsino con embarcaciones menores.

El rio es navegable en todos tiempos hasta la poblacion: mas arribaofrece algunas dificultades, principalmente cuando las avenidas de lasaguas empiezan á disminuirse.

La costa del S es generalmente baja: la del N al contrario está bordadade lomas mas ó menos altas, y cortadas á pique en ciertas partes.

Los moradores hasta ahora han sembrado solamente algunos llanos de lacosta del rio, que las mareas fertilizan, y no se han atrevido áapartarse de la poblacion de mas de tres ó cuatro leguas, por miedo delos indios.

La parte del S es un llano, que se extiende desde la boca hasta ocholeguas mas arriba de San Javier: una gran parte de la costa del rio estásembrada; pero todavia no han llegado á aprovechar los campos de SanJavier, y ese punto es el que ofrece mas ventaja á los labradores.

En otros tiempos hubo una guardia en aquel destino, pero no queda masque los rastros de ella.

Para poblar esos llanos seria preciso poner una fuerza respetable en la Angostura, que se halla ocho leguas de San Javier, y es un paso casipreciso para los indios. Los vecinos podrian entonces sacar el fruto desus tareas, sin temor de ver los indios acabar en un dia con el trabajode muchos años.

A fines de Diciembre pasè á la Bahia de Todos Santos, y recorrí la costahasta la Bahia de Brettman.[Pg 6]

La Bahia de Todos Santos es el fondeadero habitual de los buques depesca: de allí reparten sus embarcaciones menores en todas direcciones,para traer la grasa de los elefantes que matan.

Toda la bahia no es igualmente buena para fondear, porque los vientosdel SO levantan mucha marejada. El fondeadero mas seguro es el que sehalla entre la Isla Rasa y la de Gamas: pero no tiene arriba de diezpies en bajamar.

La Isla Rasa es un banco de arena que nunca cubre. La de Gamas,aunque muy estéril, tiene regulares pastos en algunas partes, y un pozode agua cerca del fondeadero.

Las aguas de la mar suben por el Arroyo del Indio, y forman la Isla deSan Blas, en la cual se encuentran dos aguadas, la una cerca de losranchos, y la otra inedia legua mas al N. Esta última es la mejor: losterrenos del N de la isla parecen muy buenos, y están cubiertos de unhermoso pasto. El arroyo al bajamar queda en seco por la parte del S; alN se encuentran hasta tres ó cuatro brazas de agua á la entrada, perohay un bajo que no deja penetrar adentro, hasta que suba la marea. Masarriba hay partes de mucha agua, y con la misma creciente alcancé áremontar cerca de tres leguas: es á decir, que lleguè en frente de unassalinas, que pocos dias antes reconocí por tierra, las que podrán quedará dos leguas y media del arroyo.

Haciendo un reconocimiento formal del camino que conduce del arroyo álas Salinas, estoy persuadido que la sal podria cargarse por la bahia,lo que ofreceria muchas ventajas: pues ya sabemos que, por causa de labarra del Rio Negro, los buques destinados á ese comercio no deben calararriba de diez á doce pies, mientras que en la bahia podrian cargarbuques de todo porte.

De la Babia de Todos Santos pasé á la de la Union. Las canales queconducen de una y otra tienen poco fondo: las chalupas no mas puedenatravesar. Reconocí al pasar la Isla Larga, y la de Borda, pero unay otra ofrecen muy pocos recursos.

La Bahia de la Union, á mas de prometer las mismas ventajas que la deTodos Santos para la pesca, tiene tambien mejores fondeaderos: la canalpara entrar es bastante ancha, con cinco brazas de agua en bajamar.

El Rio Colorado desemboca en esta bahia por dos canales: la una[Pg 7] canalchica y la otra canal grande. A la pleamar las chalupas pueden pasar porla canal chica. La grande tiene tres brazas de agua, casi en toda suextension: de modo que los buques pueden fondear en este brazo delColorado con la mayor seguridad.

Creo que en toda la costa no hay un punto que ofresca las ventajas deesta bahia: porque, á mas de ser bastante bien abrigada, á pesar de sugrande extension, ese puerto tambien es el único paso para pasar alColorado; porque las bocas de afuera de este rio están casi siempreimpracticables, aun para las chalupas mas chicas.

Entré en el Colorado por la canal chica: este rio se divide en unaporcion de brazos, que forman otras tantas islas, pero todas anegadizasy pantanosas. La corriente baja con mucha fuerza, y trae arena que setapan las canales. Al salir del rio, para seguir la costa hácia al N,encontramos tan poca agua, que varamos con una canoa chica.

Como á nueve leguas del Colorado encontré la Bahia de Brettman: paraentrar hay una sola canal que corre SE y NO. Ella es regularmente ancha,y tiene dos brazas de agua al bajamar, en el punto mas bajo. Adentro hayvarios fondeaderos muy buenos, pero el mejor se halla en la parte del S.Esta bahia es navegable hasta cinco ó seis leguas adentro: mas arribahay poca agua y muchos pantanos.

Los terrenos parecen buenos á la entrada, pero hácia adentro hay montesmuy espesos de chañales y espinillos. A la costa del S ví algunoscaballos marcados.

El 15 de Febrero salì del Rio Negro, en una goleta de 18 toneladas, condestino à San Josè. El 18

lleguè á la bahia del mismo nombre. La entradatiene cerca de una legua de ancho: continuamente hay una marejada masfuerte, que podria hacer creer que la canal està llena de bajos, pero entodas partes se encuentran mas de 50 á 60 brazas de aguas. La rapidez dela corriente es causa de tanta marejada.

En doblando las dos puntas que forman la entrada, la corriente disminuyesensiblemente, y mas adentro hay muy poca ó ninguna.

Toda la bahia tiene generalmente mucho fondo: en algunas partes sehallan 18 á 20 brazas de agua, hasta muy cerca de la costa.

En toda la extension de la bahia se puede fondear, porque hay[Pg 8] buenfondo; pero las ensenadas de la parte del S ofrecen mas abrigo contralos vientos del SE, que son muy violentos.

Bajè en tierra en varias partes, y anduve en cada direccion legua ymedia à dos leguas, al fin de descubrir la mayor parte de la penìnsula:subí tambien en las lomas mas elevadas, y todo sin ver una cabeza deganado. A la verdad ví muchos rastros, pero parecen de algun tiempo, loque me ha hecho creer que los ganados que se han visto en San Josè,aparecen solamente en ciertas estaciones del año, en tiempo de lluvias,ò que los indios los habrán llevado mas al S.

Estuve en la poblacion que los indios arruinaron: no queda mas señalesde ella, que un horno medio caido; y por cierto no me puedo figurarcuales fueron los motivos que dieron lugar à la formacion de aquelestablecimiento; pues toda la península presenta el aspecto de la mayoresterilidad, à lo menos en lo que se vè cerca de la costa. La aguatambien es muy escasa, de modo que la pesca es la ùnica razon que puedehacer apreciar esta bahia.

El 23 salí para ir al Saco de San Antonio, pero en la noche sobrevinoun temporal furioso.

Tuvimos la felicidad de apartarnos de la costa, yquedamos tres dias en la situacion la mas apurada. En fin, el dia 26pudimos entrar en la boca del Rio Negro, donde encontramos los restos dela embarcacion de D. Antonio Leloir, que pereciò el primer dia deluracan, con cinco hombres de tripulacion.

El reconocimiento de San Josè fué mi última operacion. Ignoro si hellenado las órdenes que recibí; si no lo he hecho, V. E. puede estarseguro de que no habrá sido por falta de deseos de cumplir con lasintenciones del Gobierno.

AMBROSIO CRAMER.

A S. E. el Sr. Ministro de Guerra y Marina.

[Pg i]

INDICE GENERAL

DE LAS

MATERIAS CONTENIDAS EN LOS SEIS TOMOS

DE LA

Presente Coleccion.

TOMO 1.

1.—Historia Argentina del descubrimiento, poblacion y conquista de las Provincias del Rio de la Plata,

por

Rui

Diaz

de

Guzman.

—Discurso

preliminar

del

editor.

—Epoca de algunos acontecimientos importantes, segun los apuntes del autor de la Historia Argentina.

—Tabla de los grados de latitud de algunas ciudades y parages, segun se hallan determinados en el

curso

de

dicha

historia.

—Indice geográfico é histórico.

2.—Viage de D. Luis de la Cruz, desde el Fuerte del Ballenar hasta la ciudad de Buenos Aires.

—Discurso

preliminar

del

editor.

—Tasacion de lo que puede importar un camino desde el Fuerte de Antuco hasta Buenos Aires.

—Tablas de distancias de dicho viage.

3.—Descripcion de la naturaleza de los terrenos, y costumbres de los Pehuenches, por D. Luis de la Cruz.

4.—Descripcion

de

Patagonía,

por

el

P.

Tomas

Falkner.

—Discurso preliminar del editor.

5.—Derroteros

y

viages

á

la

Ciudad

Encantada,

ó

de

los

Césares.

—Discurso

preliminar

del

editor.

—Derrotero

por

el

Tandil

y

el

Vulcan,

por

Rojas.

—Carta

del

P.

Cardiel

sobre

el

descubrimiento

de

los

Césares.

—Carta

del

P.

Lozano

sobro

los

Césares.

—Derrotero

desde

Buenos

Aires

hasta

los

Césares,

por

Falkner.

—Relacion

de

las

noticias

adquiridas

sobre

los

Césares,

por

Pinuer.

—Carta

al

Virey

del

Perú

sobro

los

Césares,

por

Jauregui.

[Pg

ii]—Nuevo

descubrimiento

preparado

por

el

Gobernador

de

Valdívia.

—Declaracion

sobre

la

ciudad

de

los

Césares

por

Villagra.

—Informo y dictamen del Fiscal de Chile sobre los Césares.

6.—Diario de un viage á la Costa Magallánica, desde Buenos Aires hasta el Estrecho, formado sobre las observaciones de los PP. Cardiel y Quiroga, por el P. Pedro Lozano.

—Advertencia del editor.

7.—Representacion sobre la translacion de las fronteras de Buenos Aires al Rio Negro y al Colorado,

por

Undiano

y

Gastelu.

—Itinerario de un camino desde Buenos Aires á la Ciudad de Talca, por Cerro y Zamudio.

—Advertencia del editor.

8.—Memoria sobre los obstáculos que han encontrado, y las ventajas que prometen los establecimientos

de

la

costa

Patagónica,

por

Viedma.

—Discurso preliminar del editor.

TOMO 2.

9.—Descripcion de la Villa de Potosí, y de los partidos sugetos á su Intendencia, por D. Juan del Pino

Manrique.

—Discurso preliminar del editor.

10.—Historia del Paraguay, Rio de la Plata y Tucuman, por el Padre Guevara, Jesuita.

—Discurso

preliminar

del

editor.

—Serie de los Gobernadores del Paraguay y Buenos Aires, y de los Vireyes del Rio de la Plata.

11.—La Argentina, ó del descubrimiento y de la conquista del Rio de la Plata, poema histórico del

Arcediano

D.

Martin

del

Barco

Centenera.

—Discurso

preliminar

del

editor.

—Indice general de las materias.

12.—Descripcion del Rio Paraguay, desde la boca del Jaurú hasta la confluencia del Paraná, por el

Padre

Quiroga,

Jesuita.

—Noticias biográficas del autor.

13.—Diario de la navegacion y reconocimiento del rio Tebicuarí, obra póstuma de D. Félix de Azara.

—Discurso preliminar del editor.

TOMO 3.

14.—Descripcion geográfica y estadística de la provincia de Santa Cruz de la Sierra, por D.

Francisco

de

Viedma.

—Discurso preliminar del editor.

15.—Fundacion de la ciudad de Buenos Aires, por D. Juan de Garay, con otros documentos de aquella

época.

—Discurso preliminar del editor.

16.—Actas capitulares, desde el 21 hasta el 25 de Mayo de 1810, en Buenos Aires.

—Prólogo del editor.

17.—Memoria sobre la navegacion del Tercero, y otros rios que confluyen al Paraná, por D.

Pedro

Andres

García.

[Pg iii]—Introduccion del editor.

18.—Fundacion de la ciudad de Montevideo, por el Teniente General D. Bruno Mauricio Zavala, con

otros

documentos

relativos

al

Estado

Oriental.

—Discurso preliminar del editor.

19.—Memoria histórica, geográfica, política y económica sobre la Provincia de Misiones de Indios

Guaranis,

por

D.

Gonzalo

de

Doblas.

—Discurso preliminar del editor.

20.—Diario de un viage á Salinas Grandes, en los campos del sud de Buenos Aires, por el Coronel

D.

Pedro

Andres

García.

—Informe

al

Gobierno.

—Discurso preliminar del editor.

21.—Descripcion de la Provincia de Tarija, por D. Juan del Pino Manrique.

—Prólogo del editor.

22.—Viage

al

Rio

de

la

Plata,

por

Ulderico

Schmidel.

—Noticias

biográficas

del

autor.

—Indice.

TOMO 4.

23.—Tratado firmado en Madrid á 13 de Enero de 1750, para determinar los límites de los estados pertenecientes á las coronas de España y Portugal, en Asia y América.

—Proemio del editor.

24.—Tratado preliminar sobre los límites de los estados pertenecientes á las coronas de España y Portugal en la América Meridional, ajustado y concluido en San Lorenzo, á 11 de Octubre de 1777.

—Proemio del editor.

25.—Carta de D. Manuel A. de Flores al Marques de Valdelirios, Comisario General de S. M. C.

para

la

ejecucion

del

tratado

de

límites

celebrado

en

Madrid

en

1750.

—Discurso preliminar del editor.

26.—Informe del Virey Arredondo á su sucesor Melo de Portugal, sobre el estado de la cuestion de

límites

en

1795.

—Discurso del editor.

27.—Correspondencia oficial sobre la demarcacion de límites, por D. Felix de Azara.

—Discurso preliminar del editor.

28.—Apuntes históricos sobre la demarcacion de límites de la Banda Oriental.

—Proemio del editor.

29.—Relacion geografica é histórica de la Provincia de Misiones, del Brigadier D. Diego de Alvear, Primer Comisario, y Astrónomo en gefe de la segunda division de límites por la Corte de España

en

América.

—Noticias biográficas del autor.

30.—Diario de la navegacion y reconocimiento del rio Paraguay, desde la Asumpcion hasta Albuquerque

y

Coïmbra,

por

D.

Ignacio

Pasos.

—Proemio del editor.

31.—Reconocimiento del rio Pepirí-Guarú, por D. José Maria Cabrer, Coronel de Ingenieros.[Pg iv] Segundo Comisario, y Geógrafo de la segunda partida demarcadora; extractado de su diario inédito.

—Proemio del editor.

32.—Informe de D. Felix de Azara sobre varios proyectos de colonizacion del Chaco.

—Proyecto de colonizacion del Chaco, por D. Antonio Garcia de Solalinde.

—Proemio del editor.

33.—Expedicion al Chaco por el rio Bermejo, por el Coronel D. Adrian Fernandez Cornejo.

—Discurso preliminar del editor.

34.—Descubrimiento de un nuevo camino, desde el valle de Centa hasta la villa de Tarija, por el mismo.

—Proemio del editor.

35.—Diario de la expedicion de 1822 á los campos del sud de Buenos Aires, desde Moron hasta la Sierra de la Ventana, al mando del Coronel D. Pedro Andres García; con las observaciones, descripciones y demas trabajos científicos, ejecutados por el Oficial de Ingenieros, D. José Maria de

los

Reyes.

—Discurso preliminar del editor.

TOMO 5.

36.—Diario de las Misiones al cargo del Colegio de Tarija, por Fray Antonio Camajuncosa.

—Proemio del editor.

37.—Diario histórico de la rebelion y guerra de los pueblos Guaranis, situados en la costa oriental del Rio Uruguay, del año de 1754; version castellana de la obra escrita en latin por el Padre

Tadeo

Javier

Enis.

—Discurso preliminar del editor.

38.—Relacion histórica de la rebelion de José Gabriel Tupac-Amaru en las provincias del Perú, del

año

de

1780.

—Discurso preliminar del editor.

39.—Coleccion de viages y expediciones á los campos de Buenos Aires, y á la costa de Patagonia.

—Discurso preliminar del editor.

40.—Extracto, ó resumen del diario del Padre José Cardiel, de su viage desde Buenos Aires hasta el Vulcan, y de este, siguiendo la Costa Patagónica, hasta el Arroyo de la Ascencion.

41.—Viage que hizo el San Martin, desde Buenos Aires hasta el puerto de San Julian en 1752; y relacion de un indio Paraguayo, que desde dicho puerto volvió por tierra hasta Buenos Aires.

42.—Observaciones extractadas de los viages que en diferentes años han ejecutado al Estrecho de Magallanes los Almirantes y Capitanes, Olivares de Noort, Simon de Cordes, Jorge Spilberg, Francisco Drake, Juan Childey, Tomas Candish, Juan Narborough, con otras noticias adquiridas en las expediciones egecutadas por los Franceses desde las Islas Maluinas, en la fragata Aguila.

43.—Diario del Capitan D. Juan Antonio Hernandez, de su expedicion contra los Indios Tehuelches,

el

1.o

de

Octubre

de

1770.

—Calidades y rasgos mas característicos de los Indios Pampas y Aucaces.

[Pg v]44.—Diario de D. Pedro Pablo Pavon, que contiene la explicacion exacta de los rumbos, distancias, pastos, bañados y demas particularidades que notó en el reconocimiento que hizo del campo y sierra en 1772.

45.—Relacion individual de los parages mas á propósito para fortificar y poblar en la campaña de Buenos Aires.

46.—Resumen de lo ocurrido en la expedicion para el descubrimiento de la Bahia sin Fondo en la costa Patagónica.

47.—Diario de la expedicion que en 1778 marchó al campa del enemigo, reconociéndolo hasta llegar á las Salinas, que se hallan en las campañas yermas del sud.

48.—Primer informe sobre el puerto de San José, por D. Custodio Sá y Farias.

—Segundo informe sobre el mismo puerto.

49.—Noticia individual de los caciques, ó capitanes Pehuenches y Pampas que residen al sud, circunvecinos á las fronteras de la Punta del Sauce, Tercero, Saladillo, etc.

50.—Diario de la expedicion de Amigorena contra los Indios Pehuenches.

51.—Informe del Piloto Villarino sobre los puertos de la costa Patagónica.

52.—Informe del Virey Vertiz, para que se abandonen los establecimientos de la coste Patagónica.

TOMO 6.

53.—Diario de un viaje desde el Fuerte de San Rafael del Diamante hasta el de San Lorenzo, en las

puntas

del

Rio

Quinto,

por

D.

Estevan

Hernandez.

—Descubrimiento de un nuevo camino desde Buenos Aires hasta San Agustin de Talca por la Cordillera

de

los

Andes.

—Proemio del editor.

54.—Exámen critico del diario de D. Luis de la Cruz, por una Comision del Consulado de Buenos

Aires,

y

defensa

del

autor.

—Proemio del editor.

55.—Tablas de latitudes y longitudes de los principales puntos del Rio de la Plata, por el Brigadier

Malaspina.

—Proemio del editor.

56.—Diario del reconocimiento de las guardias y fortines que guarnecen la línea de frontera de Buenos

Aires,

por

D.

Felix

de

Azara.

—Proemio del editor.

57.—Diario de la Comision nombrada para establecer la nueva línea de frontera al sud de Buenos

Aires,

bajo

la

direccion

del

Coronel

D.

Juan

Manuel

de

Rosas.

—Proemio del editor.

58.—Diario de la expedicion á los paises del Gran Chaco en 1774, desde el Fuerte del Rio del Valle,

por

el

Gobernador

Matorras.

—Discurso preliminar del editor.

59.—Diario de la primera expedicion al Chaco, emprendida en 1780 por el Coronel D. Juan Adrian

Fernandez

Cornejo.

—Proemio del editor, con un diario inédito del viage de Azara al Pilcomayo.

60.—Diario del viage al Rio Bermejo, por Fray Francisco Morillo, del órden de San Francisco.

—Proemio del editor.

[Pg vi]61.—Diario de la expedicion á Salinas, por D. Pablo Zizúr, Primer Piloto de la Real Armada.

—Proemio del editor.

62.—Descripcion geográfica de un nuevo camino de la Gran Cordillera, para facilitar las comunicaciones

de

Buenos

Aires

con

Chile,

por

J.

Sourryère

de

Souillac.

—Discurso preliminar del editor.

63.—Itinerario

de

Buenos

Aires

á

Córdoba,

por

el

mismo.

—Proemio del editor.

64.—Nuevo plan de fronteras de la provincia de Buenos Aires, proyectado en 1816 por el Coronel

García.

—Proemio del editor.

65.—Diario de la navegacion emprendida desde el Rio Negro, en 1781, para reconocer la Bahia de Todos los Santos, las Islas del Buen Suceso, y el desagüe del Rio Colorado, por el Piloto Villarino.

—Discurso preliminar del editor.

66.—Diario de la expedicion de 1780 al Gran Chaco, á cargo del Coronel D. Francisco Gavino de

Arias.

—Discurso preliminar del editor: con la bibliografia del Chaco, un cotejo de ocho idiomas indios, y la estadística de las misiones que dejaron en pié los PP. Jesuitas cuando fueron expulsados.

67.—Diario de un viage á la costa de Patagonía, por D. Antonio de Viedma; con la descripcion de la naturaleza de los terrenos, de sus producciones y habitantes, desde el Puerto de Santa Elena hasta

la

boca

del

Estrecho

de

Magallanes.

—Discurso preliminar del editor; al que se añade un vocabulario de los Patagones, con varios apuntes sobre la Isla Pepys, y una lámina.

APENDICE AL TOMO VI.

68.—Diario del Piloto de la Real Armada, D. Basilio Villarino, del reconocimiento que hizo del Rio

Negro

en

la

costa

oriental

de

Patagonía,

el

año

de

1782.

—Reconocimiento del Fuerte del Carmen del Rio Negro, y de los puntos adyacentes de la costa Patagónica, por el Coronel D. Ambrosio Cramer.

Fin del índice general de la Coleccion.

AVISO AL ENCUADERNADOR.

En la colocacion de los varios documentos de que se compone la presenteColeccion, se tomará por guia el índice general que antecede. El Diariodel reconocimiento del Rio Negro por el Piloto Villarino, se pondráentre el índice especial del VI tomo, y el general de la obra.