La Moza de Cántaro by Lope de Vega - HTML preview

PLEASE NOTE: This is an HTML preview only and some elements such as links or page numbers may be incorrect.
Download the book in PDF, ePub, Kindle for a complete version.

mejor

remedio

Que

pudiera

imaginarse.

No

le

había

más

seguro,

Y

sobre

seguro,

fácil,

Para

que

todos

quedemos

355

Honrados

cuando

me

case.

No

será

mucha

licencia

Que

á

el

altar

dichoso

abrace,

Sagrado

de

mis

deseos,

Donde

está

amor

por

imagen,

360

Pues ya decís que sois mía.

DOÑA MARÍA

Quien

supo

determinarse

Á

ser

vuestra,

no

habrá

cosa

Que

á

vuestro

gusto

dilate.

Confirmaré

lo

que

digo

365

Con

los

brazos.—Muere,

infame.

( Al

abrazarle,

saca

una

daga

y

dale

con

ella. )

DON DIEGO

¡Jesus! ¡Muerto soy! ¡Traición!

DOÑA MARÍA

¡En

canas

tan

venerables

Pusiste

la

mano,

perro!

Pues

estas

hazañas

hacen

370

Las

mujeres

varoniles.

Yo salgo.—¡Cielo, ayudadme! ( Vase. )

ESCENA VII

Fulgencio.—Don Diego, moribundo

FULGENCIO

Paréceme

que

he

sentido

Una

voz,

y

que

salió

Esta

mujer

que

aquí

entró

375

(Que

no

sin

sospecha

ha

sido)

Más

turbada

y

descompuesta

Que

piden

casos

de

amor.—

No

fué

vano

mi

temor.

¡Don Diego!... ¿Qué sangre es ésta? 380

DON DIEGO

Matóme

doña

María,

La hija de don Bernardo.

FULGENCIO

¡Alcaide!

¡Gente!

¿Qué

aguardo?

( Ap.

Mas

cosa

injusta

sería

Ocasionar

su

prisión.

385

Esperar

que

salga

quiero;

Que esto ya es hecho.)

DON DIEGO

Yo

muero

Con

razón,

aunque

á

traición.

Muy

justa

venganza

ha

sido,

Por

fiarme

de

mujer.

390

Mas no la dejéis prender.

FULGENCIO

Yo

pienso

que

habrá

salido.

Pero

¿por

qué

no

queréis

Que la prendan?

DON DIEGO

Ha

vengado

Las

canas

de

un

padre

honrado.

395

Esto

en

viéndole

diréis...

Y

que

yo

soy,

cuanto

á

mí,

Su

yerno,

pues

se

casó

Conmigo,

aunque

me

mató

Cuando

los

brazos

la

dí.

400

Con

esto

vuelvo

á

su

fama

Lo que afrentarla pudiera.

FULGENCIO

Toda

la

cárcel

se

altera.

Quiero

buscar

esta

dama.

( Se lleva á don Diego. )

ESCENA VIII

Una calle de Madrid.

EL CONDE, DON JUAN

CONDE

¡Hermosa

viuda,

don

Juan!

405

No he visto cosa más bella.

DON JUAN

Con

razón,

Conde,

por

ella

Esos desmayos os dan.

CONDE

¿Hay

tal

gracia

de

monjil?

Que

es

de

azabache,

repara,

410

Imagen,

menos

la

cara

Y manos, que son marfil.

DON JUAN

Vos

tenéis

un

gran

sugeto

Para versos.

CONDE

No

he

pensado

Meterme

en

ese

cuidado;

415

Que pienso andar más discreto.

DON JUAN

¿Cómo?

CONDE

Remitirme

á

el

oro,

Que es excelente poeta.

DON JUAN

Dicen

que

es

rica

y

discreta:

Guardadle más el decoro. 420

CONDE

¿Fué vuestro criado allá?

DON JUAN

Con

una

criada

habló,

Y

á

estas

horas

pienso

yo

Que bien informado está.

CONDE

Mejor

entre

sus

iguales

425

Suele

hablar

más

libremente

Este género de gente.

ESCENA IX

MARTÍN.—DICHOS

DON JUAN

¿Qué hay, Martín? Contento sales.

MARTÍN

Servir á el Conde deseo.

CONDE

Yo estimo tu buen amor. 430

MARTÍN

Hablé

con

la

tal

Leonor,

Como

si

fuera

en

mi

empleo,

Estando

en

larga

oración

La

retórica

lacaya,

Y

ella,

á

manera

de

maya,

435

Serena

toda

facción.

Díjela

que

me

tenía

Sin

alma

Leonor

la

bella;

Que

hacía

un

mes

que

la

huella

De

sus

chinelas

seguía;

440

Y

que

bailando

en

el

río

De

la

castañeta

al

son,

Me

entró

por

el

corazón

Y

por

toda

el

alma

el

brío.

Cuando

ya

la

tuve

tierna,

445

Pregunté

la

condición

De

su

ama,

y

la

razón

De

estado

que

la

gobierna.

Dijo

que

era

principal,

Con

deudos

de

gran

valor,

450

Y

que

tenía

su

honor,

Desde

que

enviudó,

cabal.

Que

era

rica

y

entendida,

Y

no

de

su

casa

escasa,

Si

bien

no

entraba

en

su

casa

455

Ni

aun

sombra

de

alma

nacida.

Que

el

parecer

recatada

Era

todo

su

cuidado,

Y

díjome

que

había

estado

Sólo

dos

meses

casada;

460

Porque

su

noble

marido,

De enamorado, murió.

CONDE

No

envidio

la

muerte

yo,

La causa sí.

DON JUAN

Necio

ha

sido,

Pues tanto tiempo tenía. 465

MARTÍN

Poca

edad

y

mucho

amor,

Toda

la

vida,

Señor,

Remiten á solo un día.

CONDE

¿Cómo

trae

tan

pequeñas

Tocas?

DON JUAN

Más hermosa está. 470

MARTÍN

Porque

las

largas

son

ya

Para

beatas

y

dueñas.

Y

las

cortas

en

la

corte

No se traen sin ocasión.

CONDE

¿Qué

ocasión

dará

razón

475

Que para disculpa importe?

MARTÍN

Muriósele

á

una

casada

Su

marido,

y

no

quedó

Muy

triste,

pues

le

envolvió,

Como

si

fuera

pescada,

480

En

un

pedazo

de

anjeo;

Y

sin

que

cumpliese

manda,

Con

largas

tocas

de

Holanda

Salió

vertiendo

poleo

En

un

reverendo

coche.

485

Pero

el

muerto,

mal

contento,

Del

sepulcro

á

su

aposento

Se

trasladó

aquella

noche,

Y

díjole:

«¡Vos

Holanda,

Y

yo

anjeo,

picarona!

490

¿No

mereció

mi

persona

Una

sábana

más

blanda?»

Esto

diciendo,

el

difunto

En

las

tocas

se

envolvió,

Y

el

anjeo

le

dejó:

495

Ocasión

desde

aquel

punto

Con

que

sin

tocas

las

veo;

Y

cuerdo

temor

ha

sido,

Porque

no

vuelva

el

marido

Á dejarlas el anjeo. 500

CONDE

Cuanto

la

licencia

alargas,

La obligación disimulas.

MARTÍN

Señor,

en

dueñas

y

en

mulas

Están bien las tocas largas.

CONDE

Mucha

honestidad

promete,

505

Y es decoro justo y santo.

MARTÍN

Una

viuda

con

un

manto

Es

obispo

con

roquete.

Fuera

de

esto,

aquel

estar

Siempre

en

una

misma

acción

510

No

mueve

la

inclinación

Que

el

traje

suele

obligar.

Ver

siempre

de

una

manera

Á una mujer es cansarse.

CONDE

Pues ¿puede el rostro mudarse? 515

MARTÍN

Pues

¿no

se

muda

y

altera,

Mudando el traje, el semblante?

DON JUAN

Conde,

Martín

dice

bien;

Porque

el

varïar

tan

bien

Da novedad á el amante. 520

MARTÍN

De

mi

condición

advierte

Que

me

pudren

las

pinturas,

Porque

siempre

las

figuras

Están

de

una

misma

suerte.

¿Qué

es

ver

levantar

la

espada

525

En

una

tapicería

Á

un

hombre,

que

en

todo

un

día

No

ha

dado

una

cuchillada?

Qué

es

ver

á

Susana

estar

Entre

dos

viejos

desnuda,

530

Y

que

ninguno

se

muda

Á

defender

ni

á

forzar?

Linda

cosa

es

la

mudanza

Del traje.

CONDE

La

viuda,

en

fin,

¿Es conversable, Martín? 535

MARTÍN

No

me

quitó

la

esperanza,

Si

entráis

con

algún

enredo;

Que

dice

que

da

lugar

Que la puedan visitar.

CONDE

Yo le buscaré, si puedo. 540

DON JUAN

Como

visto

no

te

hubiera,

Fácil remedio se hallara.

CONDE

Si

en

que

me

ha

visto

repara,

Fingirme

enojarla

fuera.

Llama;

que

yo

he

prevenido

545

Con que me pueda creer.

DON JUAN

No lo echemos á perder.

CONDE

No puedo estar más perdido. ( Vanse. )

ESCENA X

Sala en casa de doña Ana.

EL CONDE, DON JUAN, MARTÍN; y luego, DOÑA ANA, de viuda; LEONOR y JUANA

MARTÍN

Ya

te

ha

visto:

á

verte

sale.

No le has parecido mal. 550

CONDE

¿Hay

jazmín,

rosa

y

cristal

Que

á

la

viudilla

se

iguale?

( Salen doña Ana, de viuda, Leonor y Juana. )

DOÑA ANA

Novedad

me

ha

parecido;

Vueseñoría perdone.

CONDE

No

hay

novedad

que

no

abone

555

El

deseo

que

he

tenido

De

serviros,

si

yo

fuese,

Para

que

no

os

cause

enojos,

Tan

dichoso

en

vuestros

ojos,

Que serviros mereciese. 560

DOÑA ANA

Leonor, sillas.

MARTÍN ( ap. á don Juan)

No

va

mal,

Pues piden sillas.

DON JUAN

Martín,

La

viudilla

es

serafín

De perlas y de coral.

MARTÍN

¿Agrádate á ti también? 565

DON JUAN

Á

esa

pregunta

responde

Que

está

enamorado

el

Conde,

Y yo no.

MARTÍN

Dices muy bien.

DOÑA ANA

¿Quién es este caballero?

CONDE

Mi primo don Juan.

DOÑA ANA

Señor,

570

Perdonad.

DON JUAN

No

ha

sido

error.

Hablad; que estorbar no quiero.

DOÑA ANA

Vos

no

podéis

estorbar,

Ni aquí tendréis ocasión.

DON JUAN

No lo mandéis.

DOÑA ANA

Es razón. 575

DON JUAN

No me tengo de sentar.

DOÑA ANA

Ahora bien, yo no porfío.

DON JUAN

Decísme que necio soy.

CONDE

Oidme.

DOÑA ANA

Oyéndoos estoy.

DON JUAN

Por lo mismo me desvío. 580

CONDE

Señora,

aunque

os

he

mirado

Mil

veces

sin

conoceros,

Antes

que

viniera

á

veros

Tuve

de

veros

cuidado.

Vuestro

esposo,

que

Dios

tiene,

585

Era

mi

amigo:

jugamos

Una

noche;

comenzamos

Por

una

rifa,

que

viene

Á

ser,

como

en

los

amores,

La

tercera

que

concierta,

590

Ó

á

lo

menos

que

dispierta

El

gusto

á

los

jugadores.

Perdió,

picóse,

sacó

Unos

escudos,

y

luego,

Terciando

mi

primo

el

juego,

595

Cuatro

sortijas

perdió.

Mas vamos á lo que importa.

DOÑA ANA

Esas

sortijas

eché

Menos:

pesadumbre

fué

(Tan

mal

amor

se

reporta),

600

Porque

vine

á

sospechar

Que á alguna dama las dió.

DON JUAN ( ap. á Martín)

Bien la mentira salió.

MARTÍN

¿Hay

cosa

como

atinar

Las sortijas que faltaron? 605

DON JUAN

Hay dichosos en mentir.

MARTÍN

Á

cuantas

supe

decir,

Con

el

hurto

me

pescaron.

No

he

mentido

sin

que

luego

No se me echase de ver. 610

CONDE

Así

se

vino

á

encender

Con

esta

pérdida

el

juego,

Que

perdió

seis

mil

ducados

Sobre

palabra

segura,

De que tengo una escritura. 615

DOÑA ANA

Más

enredos

y

cuidados

Que

días

vivió

conmigo

Don

Sebastián

me

dejó.

¿Seis mil ducados?

CONDE

Si

yo

Basto,

que

soy

quien

lo

digo,

620

Y los testigos presentes.

MARTÍN

Al

firmarla

estuve

allí

Tan presente como aquí.

DON JUAN ( ap. á Martín)

¡Con qué desvergüenza mientes!

MARTÍN

¡Qué

gracia!

El

buen

mentidor

625

Ha

de

ser,

señor

don

Juan,

Descarado

á

lo

truhán,

Y libre á lo historiador.

DOÑA ANA

Pensé

que

vueseñoría

Me venía hacer merced. 630

CONDE

Que

os

he

de

servir

creed;

Que

ésa

fué

la

intención

mía.

No

os

pena

la

escritura,

Puesto

que

fué

de

mayor;

Que

no

tiene

mal

fiador

635

La paga en vuestra hermosura.

MARTÍN ( ap. á don Juan)

¿Hay

oficial

de

escritorios

Que encaje el marfil ansí?

DON JUAN

En

amando,

para

Son los engaños notorios. 640

MARTÍN

¿Amor se funda en engaños?

DON JUAN

Primero

que

el

amor

fueron;

Pues

desde

que

ellos

nacieron,

El mundo cuenta sus daños.

CONDE

Si

yo,

Señora,

creyera

645

Cobrar

la

deuda

de

vos,

Sin

conocernos

los

dos,

Por

otro

estilo

pudiera.

No

vengo

sino

á

ofreceros

Cuanto

tengo

y

cuanto

soy,

650

Con

que

pagado

me

voy,

Y

aun

deudor

de

solo

veros.

Sólo

os

suplico

me

deis

Licencia

de

visitaros,

Si

fuere

parte

á

obligaros

655

Confesar

que

me

debéis,

No dineros, sino amor.

DOÑA ANA

Yo

quedo

tan

obligada,

Como

deudora

y

pagada

De vuestro heroico valor. 660

CONDE

Bésoos las manos.

DOÑA ANA

El

cielo

Os guarde.

CONDE

¿Vendré?

DOÑA ANA

Venid.

( Vase el Conde. )

ESCENA XI

DOÑA ANA, DON JUAN, LEONOR, JUANA, MARTÍN

DOÑA ANA

¡Ah, señor don Juan! Oid.

MARTÍN ( ap. )

Cayó el pez en el anzuelo.

DON JUAN

¿En qué os sirvo?

DOÑA ANA

Bien

yo

665

Que todo aquesto es mentira.

DON JUAN

Y

yo

que

el

Conde

os

mira;

Esto de la deuda no.

DOÑA ANA

¡Mala

entrada

de

galán,

Entrar mintiendo!

DON JUAN

Señora,

670

Mi primo el Conde os adora.

DOÑA ANA

Id

con

Dios,

señor

don

Juan;

Que yerra el Conde en traeros.

DON JUAN

¿Desacredítole yo?

DOÑA ANA

Cuando

el

Conde

me

miró,

675

Me dió ocasión de quereros.

DON JUAN

Aunque

deudos,

nos

preciamos

Mucho

más

de

ser

amigos,

Aunque

envidias

ni

enemigos

No

quieren

que

lo

seamos.

680

Queredle

bien;

que

merece,

Señora, que lo queráis.

DOÑA ANA

Lo

que

por

él

negociáis,

Al Conde desfavorece.

DON JUAN

Voy;

que

en

la

carroza

aguarda.

685

Dad

licencia

que

os

visite,

Y que yo lo solicite.

DOÑA ANA

Si vuelve con vos, ya tarda.

DON JUAN

Tanto

favor

da

á

entender

Que por él queréis honrarme. 690

DOÑA ANA

Por

vos

quiero

yo

obligarme

Para que me vuelva á ver.

DON JUAN

Todo se lo digo ansí.

DOÑA ANA

Yo os tengo por más discreto.

DON JUAN

¿Volverá el Conde en efeto? 695

DOÑA ANA

No

sin

vos,

y

con

vos

sí.

( Vanse don Juan y Martín. )

ESCENA XII

DOÑA ANA, LEONOR, JUANA

LEONOR

Mucho

le

has

favorecido,

Para ser la vez primera.

DOÑA ANA

Cuando

él

me

favoreciera,

Mi

favor

lo

hubiera

sido;

700

Mas

no

me

quiso

entender:

Tomo la amistad del Conde.

JUANA

Agora

tibio

responde.

Aun no ha llegado á querer.

DOÑA ANA ( para sí)

Necio

pensamiento

mío,

705

Que

en

tal

locura

habéis

dado,

Volved

atrás,

afrentado

De

ver

tan

necio

desvío.

Yo,

que

de

tantos

me

río,

¡Ruego,

pretendo,

provoco!

710

Pensamiento,

poco

á

poco,

No

diga

el

honor

que

pierdo

Que

sois

con

desdenes

cuerdo,

Ya

que

quisistes

ser

loco.

Dieron

los

ojos

en

ver,

715

Puesto

que

en

lugar

sagrado,

Al

hombre

más

recatado

De

mirar

y

de

entender;

Mas,

ya

que

ha

venido

á

ser

Provocado

á

desafío,

720

Responde

tan

necio

y

frío,

Que

me

pide

que

á

otro

quiera:

Mirad

¡quién

tal

os

dijera,

Triste

pensamiento

mío!

En

vano

estoy

descansando

725

Con

daros

disculpa

á

vos;

Mas

tengámosla

los

dos,

Vos

amando

y

yo

pensando;

Porque

de

pensar

amando

Lo

que

puede

resultar,

730

Viene

el

alma

á

sospechar

Lo

que

imaginó

del

ver;

Porque

no

hubiera

querer

Si

no

hubiera

imaginar.

Que

no

queráis

os

advierto

735

Hombre

tan

fino

y

helado,

Que

por

lo

helado

me

ha

dado

Tristes

memorias

del

muerto.

Pero

si

á

cogerle

acierto

Con

mirar

y

con

rogar...

740

Guárdese

pues

de

llegar;

Que,

agraviada

una

mujer,

Quiere

hasta

que

ve

querer,

Por vengarse en olvidar. ( Vanse. )

ESCENA XIII

Patio de un mesón de Adamuz.

UN INDIANO, y UN MOZO DE MULAS; después, UN MESONERO

INDIANO

Pasaremos

de

Adamuz,

745

Si este recado nos dan.

MOZO

Por

eso

dice

el

refrán:

«Adamuz,

pueblo

sin

luz.»

Mas

mira

que

desde

aquí

Comienza Sierra-Morena. 750

INDIANO

las

jornadas

ordena;

Eso

no

corre

por

mí.

( Sale el Mesonero. )

MESONERO

Bien venidos, caballeros.

INDIANO

Pues, huésped, ¿qué hay que comer?

MESONERO

Desde

hoy

á

el

amanecer

755

Dos

mozos,

seis

perdigueros

Vienen

con

un

perdigón,

De que estoy desesperado.

INDIANO

Para mí basta.

MESONERO

Ha

llegado

Á

hurtaros

la

bendición

760

Una mujer que le tiene.

INDIANO

Y

cuando

yo

le

tuviera,

Por

ser

mujer

se

le

diera.

¿Viene sola?

MESONERO

Sola viene.

INDIANO

¡Sola! ¿De qué calidad? 765

MESONERO

Pobre,

y

de

brío

gallarda;

Porque

en

un

rocín

de

albarda

(El

término

perdonad)

Como

un

soldado

venía.

Ella

propria

se

apeó,

770

Le

ató

y

de

comer

le

dió

Con

despejo

y

bizarría.

Volvíla

á

mirar

y

Que un arcabuz arrimaba.

INDIANO

¿Que es tan brava?

MESONERO

Aunque

es

tan

brava,

775

Os

aseguro

de

Que

más

su

cara

temiera

Que su arcabuz.

INDIANO

¿Habéis

sido

Galán?

MESONERO

Bien

me

han

parecido.

Ya

pasó

la

primavera,

780

Y

estamos

en

el

estío:

Así los años se van.

INDIANO

¿Qué traje trae?

MESONERO

Un

gabán

Que

cubre

el

traje,

no

el

brío;

Un

sombrero

razonable...

785

Todo

de

poco

valor;

Al

fin,

parece,

Señor,

De

buena

suerte

y

afable,

Menos aquel arcabuz.