La Fe Triunfante en Quatro Autos Celebrados en Mallorca por el Santo Oficio de la Inquisición en Que Han Salido Ochenta by R. P. Francisco Garau - HTML preview

PLEASE NOTE: This is an HTML preview only and some elements such as links or page numbers may be incorrect.
Download the book in PDF, ePub, Kindle for a complete version.

index-39_3.png

AUTO CUARTO Y ÚLTIMO

DE ESTA COMPLICIDAD

CELEBRADO EN MALLORCA

a 2 de Junio 1691.

ivo en este Auto solo dos mujeres relajadas en persona, que asistidasde cuatro Religiosos de la Compañía y otros cuatro de otras Religionesse puede esperar murieron bien: uno más en estátua, por ausentefugitivo, contumaz e impenitente, pero no reconciliado aun; tresreconciliados en estátua, por haber muerto en las cárceles con señas decristiandad y dolor y quince penitenciados, que abjuraron de levi por nohaber sido convictos, ni confesos en la relapsa. Mandóseme predicar estedía, que me pareció el más feliz y dichoso por representárseme, 1.santificada la tierra con tanto sacrificio de justicia: Consecratismanus vestras hodie Domino Exo.

32. 29. 2. Gozoso el Cielo con elsacrificio de las lágrimas de los arrepentidos y penitentes: Gaudiumerit in Cœleo su per uno pecatore, paenitentiam agente. Lucæ 15. 7. Ytercero, desagraviado Dios de sus ofensas, cometidas atrozmente contrala Magestad de su Ser Trino: contra la inefable caridad de su hijo,hecho hombre y contra la suprema autoridad de su Palabra Evangélica,con tres sacrificios aceptables; con el de justicia, que le desagravia: placavit & cessavit quassatio Psal. 105. 30. Con el de las lágrimascontritas, que le desenoja Sacrificium Deo spiritus contribulatus Psal. 50.

19. Y en fin, con el de la Fe que cautiva la razón natural asu autoridad soberana y florece tan bella en el resto de la PiedadMallorquina. En todo lo demás corrieron las cosas de este Auto con elorden, lucimiento, esplendor y autoridad que los otros.

Solo me queda que ponderar brevemente, lo que no puede dejar de hacerreparo y es como en materias de Fe hubo más mujeres engañadas, quehombres? Pues de ochenta y ocho personas que salieron en todas, ya enpersona, ya en estátua, en los cuatro Autos, las cincuenta fueronmujeres y si quitamos las cuatro que salieron por otros crímenes de losochenta y cuatro que quedan, mujeres fueron las cuarenta y seis y solotreinta y ocho los hombres. De esto se infiere con evidencia, que elseguirse tan obstinadamente esta Secta, ni es por razón, ni por estudio,ni por saber: pues no puede sospecharse en ellas que se entienden solode aliñarse, hilar, coser y vender, sinó puramente por engaño, error,tema y pasión ciega y torpe, que todo es tan connatural en este sexo.Engañábanlas sus maridos, o parientes, a unas con especie de piedad, aotras de codicia. A aquellas les ponían delante que no podían perderseen aquella ley en que había salvado Abraham y que había publicado contantos milagros Moisés; como si se negara en la Iglesia la ley, que lanaturaleza imprime en los corazones de todos, que es precisamente laque escribió en las tablas primero el dedo de Dios y después por ordensuya Moisés. Exod. 34. 28. y son los preceptos, que como eternos mandóDios se guardaran en el Arca. Contra esta ley ni se mandará, ni podrámandarse jamás. Mas las ceremonias y ritos de la ley vieja, cuando, odónde se quitó la libertad Dios para mudarlos? si salvó al mismoAbraham, sin lo más de ellas y a Noé y a Abel sin nada de ellas; porqueno las pudo mudar con la venida de su hijo, como prometió que lo habíade hacer, por Jeremías, cuando después de haber prometido la novedad desu hijo en las entrañas de una mujer añadió: Ecce dies venient dicitDominus: & feriam Domui Israel, & Domui Juda fœdus novum: non secundumpactum, quod pepigi cum Patribus eorum & c. Jeremías, 31. v. 31. Texto,en que siempre ví enmudecer con rabia a sus Rabinos.

Para introducir y establecer más este error, se valían de dos medios,ambos invención antigua del Infierno. Lo primero levantaban mil neciostestimonios a nuestra Fe: decían, que idolatrábamos continuamente en laadoración de las Imágenes de la Cruz y del Santísimo Sacramento y quecreíamos en tres Dioses, sin querer entender jamás que creemos unanaturaleza Divina misma subsistente en tres Divinas Personas: ni, que siadoramos la Hostia, es porque en ella consagrada está realmente el mismoDios en persona, por infinita dignación de su bondad, ni en fin, que nodamos el culto al pincel, al nicolor, sinó al representado por ellos yen cuanto en lo representado se venera el agrado del mismo Dios. Decíanlo segundo, no menos atrevidos que injuriosos, que aunque en la Iglesiase veían tantos ministros graves, doctos, celosos y virtuosos, todo erapara tener, o ganar lucimiento, autoridad y aún que comer,desacreditando con esto la virtud verdadera, por más que la solidez dela humildad, pobreza, entereza y desinterés dieran voces al corazóncontra tan impía mentira.

A otras engañaban, como me consta, con ciertas supersticiones, a fin deverdadera codicia. Decíanlas que para que les salieran bien los negociosy ganaran mucho, habían de ayunar los ayunos de la Reina Ester y otrassupercherías, con que las hacían judaizar materialmente, para inducirlasdespués al judaismo formal. Y en todo caso las encargaban sumamente, queno confesaran estos delitos a Sacerdote alguno, añadiendo blasfemos, quepara estos crímenes contra la fe no había sigilo de confesión, sinó queluego los delataban al Tribunal. Invención diabólica que perdió amuchas, pues con ello les cerraban la puerta al remedio que podríadarles aquel Sacro Santo y Secretísimo Tribunal del Sacramento de laPenitencia, que por medio de la doctrina, discreción y prudencia dequien le regenta, que es su Ministro, tiene para todos medicina y salud.Quiera Dios, que estas causas, que como ignoradas fueron la ruína ydesdicha de tantas almas: sabidas y entendidas ya, sean en adelante paratodos preservativo remedio, que ha sido el fin de este trabajo, paramayor gloria de JESUS.

REOS RELAJADOS, RECONCILIADOS Y

penitenciados, que salieron en persona y en estátua

al cuarto Auto el día 2 de Julio

1691

RELAJADOS EN PERSONA

1. Francisca Martí, viuda de Francisco Martí, alias verdera negociantede oficio; natural y vecina de esta Ciudad, de edad de cincuenta y ochoaños; reconciliada y presa segunda vez por judaizante relapsa: salió alAuto con insignias de relajada, coroza, Capotillo de llamas y Cruz verdeen las manos; oída su sentencia con méritos, fue relajada al brazoseglar con confiscación de bienes, por hereje, apóstata, judaizante,relapsa, convicta y confesa.

2. Magdalena Forteza, mujer de Gabriel Piña alias cap de olleta, deoficio vendedor de trigo en la cuartera; natural y vecina de estaCiudad, de edad de setenta y tres años, reconciliada y presa segunda vezpor judaizante, relapsa: salió al Auto como la antecedente: leyósele susentencia con méritos y fue relajada al brazo seglar, con confiscaciónde bienes por hereje, apóstata, judaizante, relapsa, convicta,impenitente, negativa.

RELAJADOS EN ESTATUA

3. Miguel Forteza, alias butzeta, soltero, hijo de Rafael Forteza deGaspar, de oficio negociante; natural y vecino de esta Ciudad, ausentefugitivo: salió al Auto en estátua con insignias de relajado: se leleyó su sentencia con méritos y fue relajado al brazo seglar, conconfiscación de bienes, por hereje, apóstata, judaizante, relapso,convicto y confeso.

RECONCILIADOS EN ESTATUA

4. Leonor Forteza y Valls, viuda de Gregorio Forteza, de oficio que fuebotiguero; natural y vecina de esta Ciudad, de edad de setenta y cincoaños, cuando murió el año pasado de 1678 por delitos de judaismo: salióal Auto en estátua con insignias de reconciliada: leyósele su sentenciacon méritos, declaróse haber sido hereje, apóstata, judaizante yabsuelta de las censuras, con confiscación de bienes.

5. Mariana Miró, mujer de Rafael Ventura Cortés, de oficio platero;natural y vecina de esta Ciudad, de edad de cuarenta y tres años, cuandomurió el año pasado de 1678

estando presa en este Santo Oficio pordelitos de judaismo: salió al Auto en estátua, con insignias dereconcialiada: leyósele su sentencia con méritos, declaróse haber sidohereje, apóstata, judaizante y haber muerto en estado de ser absuelta,reconciliada en forma, con confiscación de bienes.

6. Miguel Piña, pasamanero, natural y vecino de la Villa de Felanitx eneste Reino, de edad de veinte y seis años cuando fue preso por esteSanto Oficio en el año pasado de 1678 por delitos de judaismo. Murió enlas cárceles poco tiempo después de preso: salió al Auto en estátua coninsignias de reconciliado: leyósele su sentencia con méritos, declarósehaber sido hereje, apóstata, judaizante y haber muerto en estado dePoder

ser

reconciliado

y

haber

sido

absuelto

Sacramentalmente

y

dádoseleeclesiástica sepultura, con confiscación de bienes.

PENITENCIADOS EN DICHO AUTO, QUE

abjuraron de levi.

PENITENCIADOS

7. Jerónimo Cortés, soltero, hijo de Gabriel Cortés de Agustín, aliascap alt y de Jerónima Martí difunta; de oficio botiguero, natural yvecino de esta Ciudad, de edad de treinta y un años, reconciliado ypreso segunda vez. Estando en forma de penitente con vela verde en lamano y soga de esparto al pescuezo, se le leyó su sentencia con méritos,abjuró de levi, fue gravemente advertido, reprendido y conminado ycondenado en tres años de Galeras y doscientas libras.

8. Ana Aguiló, mujer de Rafael Cortés de Gabriel, negociante; natural yvecina de esta Ciudad, de edad de treinta y seis años, reconciliada ypresa segunda vez por judaizante. Estando en forma de penitente con velaverde en las manos, se le leyó su sentencia con méritos, abjuró de leviy gravemente advertida, reprendida y conminada, fue condenada en un añode destierro en una Villa y que no salga del Reino, pena de doscientosazotes y en cien libras.

9. Isabel Martí, del arpa, doncella, hija de Rafael Martí, menor, delarpa, negociante de oficio, difunto y de Catalina Pomar su mujer;natural y vecina de esta Ciudad, de edad de cuarenta años, reconciliaday presa segunda vez, por judaizante: salió al Auto en forma de penitentey leída su sentencia con méritos, abjuró de levi: fue gravementeadvertida, reprendida, conminada y condenada en doscientas libras ydestierro por tres años en una Villa con confinación en el Reino, penade doscientos azotes.

10. Ana Martí, doncella, hermana de la dicha Isabel; natural y vecina deesta Ciudad, de edad de treinta y cuatro años, reconciliada y presasegunda vez por judaizante. Estando en forma de penitente se leyó susentencia con méritos, abjuró de levi; y advertida, reprendida yconminada, fue condenada en doscientas libras, desterrada por un año enuna Villa con confinación en el Reino, pena de doscientos azotes.

11. Margarita Martí, doncella, hermana de las dichas Isabel y Ana;natural y vecina de esta Ciudad, de edad de treinta y ocho años;reconciliada, presa segunda vez por judaizante. Estando en hábito depenitente, se le leyó la sentencia con méritos, abjuró de levi yadvertida, reprendida y conminada, fue condenada en doscientas libras yen destierro por tres años en una Villa, con confinación en el Reino,pena de doscientos azotes.

12. Rafael Cortés de Gabriel, alias cap alt de oficio botiguero; naturaly vecino de esta Ciudad, de edad de cuarenta y dos años, reconciliado ypreso segunda vez por judaizante. Estando en traje de penitente, se leleyó la sentencia, abjuró de levi, y advertido, reprendido y conminado,fue condenado en quinientas libras y en cinco años de destierro en unaVilla con confinación en el Reino, pena de diez años de Galeras.

13. Miguel Jerónimo Aguiló, de oficio negociante; natural y vecino deesta Ciudad, de edad de treinta y siete años; reconciliado y presosegunda vez por judaizante.

Estando en forma de penitente se leyó susentencia con méritos, abjuró de levi y advertido, reprendido yconminado, fue condenado en doscientas libras y a confinación en laIsla, pena de diez años de Galeras.

14. Juan Odón Nicolás Martí, botiguero de oficio, hijo de Miguel RamónMartí y de Francisca Pomar, ambos difuntos; natural y vecino de estaCiudad, de edad de cuarenta años: reconciliado y preso segunda vez porjudaizante. Estando en traje de penitente, se le leyó su sentencia conméritos, abjuró de levi, y advertido, reprendido y conminado, fuecondenado en cuatrocientas libras, en destierro de esta Ciudad y tresleguas en contorno por dos años, uno preciso, el otro a arbitrio delTribunal y en confinación en la Isla, pena de diez años de Galeras.

15. Gabriel Nicolás Martí, soltero, Hermano entero del dicho Juan Odón,botiguero de oficio; natural y vecino de esta Ciudad, de edad decincuenta años, reconciliado y preso segunda vez por judaizante. Estandoen hábito de penitente se le leyó su sentencia con méritos, abjuró delevi; advertido, reprendido y conminado fue condenado en quinientaslibras y en dos años de destierro en una Villa, confinación en la isla,pena de diez años de galeras.

16. Bartolomé Cortés de Alfonso, pasamanero de oficio, natural y vecinode esta Ciudad, de edad de cuarenta y un años; reconciliado y presosegunda vez por judaizante. Estando en forma de penitente se le leyó susentencia con méritos, abjuró de levi, y advertido, reprendido yconminado, fue condenado en quinientas libras y en cuatro años precisosde destierro en una Villa, con confinación en el Reino, pena de Galeraspor diez años.

17. Isabel Pomar, viuda de Rafael Martí del arpa, de oficio que fuenegociante, natural y vecina de esta Ciudad; de edad de treinta y sieteaños, reconciliada y presa segunda vez por judaizante. Estando en trajede penitente, se le leyó su sentencia, abjuró de levi y advertida yreprendida y conminada, fue condenada en quinientas libras y endestierro de esta Ciudad por dos años, el uno preciso y el otro aarbitrio del Tribunal, con confinación en la Isla, pena de doscientosazotes.

18. Miguel Piña, de oficio platero, natural y vecino de esta Ciudad, deedad de cuarenta y un años, reconciliado y preso segunda vez porjudaizante. Estando en forma de penitente, se le leyó su sentencia conméritos, abjuró de levi y advertido, reprendido y conminado, fuecondenado en quinientas libras.

19. Margarita Ana Piña, doncella, hermana del dicho Miguel, hijo deGabriel Piña, alias cap de olleta, de oficio vendedor de trigo en laCuartera y de Magdalena Forteza su mujer; natural y vecina de estaCiudad, de edad de veintiocho años, reconciliada y presa segunda vezpor judaizante. Estando en hábito de penitente se le leyó su sentenciacon méritos, abjuró de levi y advertida, reprendida y conminada, fuecondenada en cien libras y en un año de destierro de esta Ciudad ycuatro leguas en contorno, con confinación en la Isla, pena dedoscientos azotes.

20. Juana Ana Martí, mujer de Rafael Nicolás Forteza, de oficiobotiguero, natural y vecina de esta Ciudad, de edad de treinta y dosaños, reconciliada y presa segunda vez por judaizante. Estando en formade penitente, se le leyó su sentencia con méritos y abjuró de levi; yadvertida, reprendida y conminada, fue condenada en quinientas libras yen confinación en la Isla, pena de doscientos azotes.

index-45_1.jpg

index-45_2.png

21. Rafael Bonnin de José, de oficio botiguero, natural y vecino de estaCiudad, de edad de treinta y nueve años, reconciliado y preso segundavez por judaizante. Estando de traje de penitente, se le leyó susentencia con méritos; abjuró de levi; advertido, reprendido yconminado, fue condenado en doscientas libras, en tres años de destierroen una Villa y en confinación en la Isla, pena de diez años de Galeras.

REFLEXIONES

SOBRE ESTE SUCESO,

SU NARRACION SOBREESCRITA

REFLEXION I.

ORIGEN, PROGRESOS Y CONVERSION DE LOS JUDIOS DE MALLORCA o es fácil contarle a la antigüedad las canas, y menos cuando apenas selas ha peinado, o registrado la curiosidad de la Historia. Mas ya que nopodamos decir lo cierto, diremos lo más probable. Es indubitable, que elaño 418, del nacimiento de Cristo había muchos Judíos en Menorca, tanricos y poderosos, que tenían muy oprimidos a los cristianos, indicio delas muchas raíces que habían echado en aquella Isla y de los largostiempos que la habitaban. Y no parece verosímil, así por la vecindad,como por lo ventajoso del terreno, que les hubiera faltado maña nimedios para extenderse a Mallorca, cuando no hubiese sido al contrario,que por no caber aquí se hubiesen alargado a Menorca. Sobre que constaque Teodoro, Rabino principal de aquella Sinagoga, gozaba en esta Islasus heredamientos, como asegura la Carta circular, que citaremos luego,y manifiesta claro el trato y comercio que los de aquella Isla teníancon los de ésta. La dicha Carta circular que trae Dameto en el libro I.de su Historia tit. I. §. I. la refiere a la larga el Cardenal CésarBaronio en el año citado de 418. an. 43, donde podrá verse.

Esto supuesto, escribe don Vicente Mut, en el libro 7. de su Historia,cap. 15, que habiéndose esparcido por diferentes Reinos del mundo losJudíos de Jerusalén, prohibidos de entrar en ella por el edicto deAdriano, llegaron a Mallorca muchos con los mayores Rabinos de ellos;que según la cuenta de Eusebio y Baronio, sería el año 137 de Cristo. Yaunque es verdad que el Emperador Adriano por medio de Julio Severo,acabó de destruir a Jerusalén y con la superintendencia de AquilaPontico, la reedificó y amplió poniendo en sus puertas relevada enmármol una lechona con siete cachorrillos, o en gloriosas memorias de laantigua Albalonga, o en abominación y pesar de los Judíos que como diceJosefo lib. 5. cap. I. De bello judáico, aun para visto tenían execrablea este animal. Sin embargo, me hace alguna fuerza, lo que buenosescritores traen hablando de la desolación de Adriano: porque Diónhablando de los Judíos de Jerusalén dice: eos penitus Julius Severusoppressit: paucci admodum evasere, atque a caede superfuerunt. InAdriano. Quedaron perdidos del todo, y escaparon poquísimos delcuchillo y prosigue: Viri in excursionibus, & praelijs ad quinquagintamillia cæsi fuere: fame, & morbis, & igne ingens multitudo absumptaest: Perecieron al pie de cincuenta mil hombres en las refriegas y unagrandiosa multitud consumió la hambre, la enfermedad o el fuego. Y SanJerónimo comentando a Zacarías c. II, añade: Post ultimam eversionem,quan sustinuerunt ab Adriano, multa millia hominum venundata sint & quaevendi non potuerint, traslata in Egiptum, & tam naufragio, & fame quamgentium cœde truncata. Que en la dicha última destrucción de Jerusalén,que sucedió por imperios de Adriano, fueron vendidos como viles esclavosmuchos millares de Judíos y los que no hallaron comprador, ni aúnrogado, fueron trasladados a Egipto, pereciendo en el camino, o denaufragios, o de hambre, o de la rabia de los Gentiles, que pordesambarazarse de ellos, los mataron.

Pues si de los poquísimos, queescaparon del cuchillo vengador y victorioso, casi toda la multitudpereció de hambre, de enfermedad o de fuego, como dice Dión: y como diceJerónimo, a los que perdonó el cuchillo, o los vendió la codicia, o lostransfirió al Egipto acabando los más, o el naufragio, o el hambre, o larabia; de donde salen, los que se esparcieron por diferentes Regiones; ocon qué fundamento se dice, que como libres, aunque fugitivos, llegaronmuchos a Mallorca con los mayores Rabinos? y cómo puede creerse, quesiendo los más obstinados, los Rabinos, habían de ser los primeros quehuyeran?

Yo me persuado que la venida de los Judíos a esta Isla, fue como sesentay cinco años, anterior y en la primera destrucción de Jerusalén eimperando Vespasiano y Tito, que sucedió el año setenta y dos delNacimiento de Cristo y treinta y ocho después, que con lágrimas se laprofetizó. Luc. 19. coangustabunt te undique, & ad terram posternente,& filios tuos qui in te sunt. Porque entonces consta, que por altísimadisposición del Cielo, fueron esparcidos, como del viento el polvo,sobre la haz de la tierra; para que en todo el Universo, como estátuasvivas de sal y patentes señas de la ira y venganza divina, sirvieran atodos los mortales de escarmiento.

Ostentaban a todos sus lastimosasdesdichas y obligando a repararse por la mayor su miseria, aún nomerecía la conmiseración de ninguno y como habla San Jerónimo foragidosde su patria, solo la podían entrar con su llanto: pero aún esto no debalde, pues hasta el llorar las ruínas fatales de su Ciudad, lo habíande pagar a buen precio; para que, los que habían comprado ingratos lasangre de su verdadero Mesías, hubieran de comprar infelices aún suslágrimas. Usque ad praesentem diem perfidi coloni, post interfectionemfervorum, & ad extremum filii Dei, excepto planctu, prohibentur ingrediHierusalem: & ut ruinam sua eis flere liciat Civitatis pretio redimunt:ut qui quondam emerant sanguinem Christi, emant lacrymas suas Cap. I.

inSophon. Había sido la atrocidad de su culpa mayor, que todo el mundo ytodo el mundo hubo de ser el teatro vergonzoso a su suplicio. Así locantó el gran Prudencio.

Extirpata per omnes

Terrarum, pelagique plagas tua membra feruntur.

Exiliis vagus huc, illuc fluit antibus errat

Judœus, postquam patria de sede revulsus,

Suplicium pro cœde luit, Cristique negati

Sanguine respersus commissa piacula solvit.

In Apothe. contra Judœos.

Oh tú la más mísera ya de las Repúblicas, si antes la más felíz y másnoble, reconoce y mira cuán dislocados tus miembros gimen, o yacen entodas las Islas del Mar y Provincias de la tierra. Vago siempre tuPueblo y fugitivo, aunque en vano, del Dios verdadero desterrado de latierra como otro Caín pavoroso, todo lo anda y en ninguna parte sesosiega, después que arrancado de su Patria, paga la pena de su ceguedadtemeraria y manchado con la sangre de aquel Divino Cordero, que quisomás ver morir, que abrazarle por tu Mesías, escucha en todas partes lasvoces de su delito, que le tiene en tantos siglos, sin Ley, sin Rey, sinTemplo, sin Sacrificio y sin Dios: cumpliéndose en él lo que tanto anteshabía profetizado David, que había de destruirle Dios hasta el fin delmundo, cuando los méritos de Cristo, le reducirá a su Fe y adorando unmismo Pastor, seremos un solo rebaño. Ut fiat unum ovile, & unusPastor.

Job. 10. 16. arrancaráles Dios, prosigue el Profeta, de sutierra y haráles ir vagabundos por el orbe, sin el tabernáculo, queadoraron sus mayores, para que se sequen para el fuego, como leñoscortados de la tierra de los vivientes. Propterea Deus destruet te;evellet te, & emigrabit te de tabernaculo tuo, & radicem tuam de terraviventium.

Ps. 51. 7. Así lo explica San Hilario y San Jerónimo ap.Lorin. y así lo enseña la experiencia de tantos siglos, que los hamirado y admirado en todas partes, como las heces de la tierra; lairrisión y la abominación de las gentes: tanto, que refiere Amiano l. 2que pasando por la Palestina Marco Emperador, apurado del mal olor ypeor trato de los Judíos dijo con sentimiento muchas veces, que aunquehabía visto la barbaridad y vileza de los Marcomanos, de los Quados ySármatas, se desengañaba en fin, que en los Judíos hallaba mucho peoresque todos ellos: sœtentium Judœorum, & tumultuantium sœpe taediopercitus dolenter dicitur exclamasse: o Marcomani, o Quadi, o Sarmataetandem alios vobis deteriores inveni. Y como ponderaba grandemente SanAgustín, a cuantas Naciones vencieron los Romanos, a todas lasadmitieron a la Gloria de asociados y les participaron su nombre. Todosdice el Santo, fueron hechos Romanos y todos se llamaron Romanos: sololos Judíos quedan con su odiosa señal de lo que son y con su aborreciblenombre de Judíos: Omnes Romani facti sunt, & homnes Romani dicuntur:Judaei tamen manent cum signo nec sic dicti sunt. In Psalm. 58.Concione. I. in sine. Gloria, que no sin dolor y envidia reconociónegada a los suyos, el propio Josefo, cuando escribe: que fue no pequeñodon de la clemencia Romana, la participación de su nombre a losvencidos: los Españoles antiguos dice, los Tirrenos y los Sabinos,Romanos se llaman. Solo los Judíos son y se llaman en todas partesJudíos, sin que jamás hayan merecido la gloria de Romanos. Romanorumclementia cunctis, non parvulum donum apellationis suae concessi; nonsolum viris singulis, sed etiam maximis gentibus in communi: Hispanidenique antiqui, & Tirrheni, & Sabini Romani vocantur. Verdad es, queun Juliano Apóstata, quiso interesar su poder en amparar y restaurarapesar del mismo Dios su República, pero fue un Juliano y fue quienhabiendo apostatado de todo lo bueno, para no tener un Dios que temer,procuró renovar la idolatría de todos; el fue tan pésimo, que siendocrédito de los que perseguía, no podía dejar de ser deshonra, de los queamparaba. Pero qué puede la humana potencia contra los edictos divinos?De los mismos fundamentos del Templo, que con tanto conato queríarestaurar Juliano a los Judíos, brollaban venas de fuego, que abrasabanlos instrumentos y las manos que los regían y en fin hubo de rendirsetodo el poder coronado al decreto divino, sin que pudiera levantarse enfigura de Templo, lo que Dios quería en señas de ruínas. Qué más claropuede decir Dios, cuanto se desplace en una gente, de quien con tantosmilagros dice, que ni quiere que tengan templo, ni sacrificio. LegeChrisost.

orat. 2 contra Judoeos, & Baronium ad an 363.

Pues siendo así que en esta primera destrucción de Jerusalén, que fue lade Vespasiano y de Tito, consta la dispersión de esta gente por todo elmundo, verosímil parece que hubiese también para Mallorca su parte deestas ruínas.

Y ahora fuese que o viniesen algunas familias fugitivas o bienconducidos como esclavos de los Romanos, que en estas eras gobernabansin duda estas Islas, como afirma el Obispo Severo en su Carta circular.Y me gozo poder apoyar este sentir con el gravísimo parecer del DoctorDameto que he hallado después de escrito esto, pues en el lib. I. tit.I, párrafo 13, aunque refuta por vana la tradición del Reloj, que FrayGonzaga de origen Relig. Serafic. 3. par. refiere, haber sido traído delos Judíos desde Jerusalén, (y a mi corto entender lo convence, siquieraporque no se pudieran jactar los Judíos de que se les debía la regla delconcierto general de la Ciudad) sin embargo, muestra que con norefutarlo, aprueba lo que dice el citado autor, que esta venida de losJudíos sucedió en tiempo de los Emperadores Vespasiano y Tito.

Con esto se les dá tiempo, para que según su natural fecundidad y con novenerar, antes aborrecer, la esterilidad voluntaria, que en tangloriosos estados tan bellamente florece en la Iglesia de Cristo,pudieran multiplicarse en familias de calidad, que habiéndose dediscurrir de los Judíos de Mallorca, como de los de Mahón y constandopor la citada Carta circular del venerable y S. Obispo Severo quedijimos tradujo Dameto y trae Baronio, ya por los años de cuatrocientosveinte estaba Mahón lleno de Judíos y muy inferiores en fuerzas y númerolos católicos; es preciso que digamos habían de ser muchos también enesta Ciudad y lo confirma bastantemente el ver que no contentos con una,tenían aquí dos sinagogas, una en lo que llamamos ahora la Calatravadonde se venera la Iglesia de Santa Fe y la de la Virgen de Montesión,que es la del Colegio de la Compañía de JESUS, que con los rayos de supiedad y doctrina, ha despejado estos barrios de las tinieblas desemejantes errores; otra donde está ahora la Iglesia de San Bartolomé,que dicen es la de la Misericordia, Religiosísimo Convento de SeñorasAugustinas. Por otra parte, así por la tradición, como por un Libromanuscrito del Doctor don Francisco Montaner y Font, que vivió en estesiglo, consta que todo este espacio hoy dicho de la Calatrava y calle deMontesión hasta el Call, se llamaba y era la judería, que seríapoblación de más de trescientas casas y no parece sin fundamento, quehabría otra partida de ellos, junto a la otra sinagoga que dijimos, eshoy la Iglesia de la Misericordia, pues haberla hecho allí, persuade quetenía allí vecinos, que la franqueaban. Este pues fue el principio delos Judíos en Mallorca y sus progresos: veamos ahora su conversión y quehay que fiar de su Fe.

REFLEXION 2.

CUAN POCO HAY QUE FIAR DE LA FE

de este linaje de gente.

No sé yo si ha habido en el mundo Nación más fácil en dejar a Dios y suley cuando ella podía salvarlos, que la de los Judíos; ni al contrariomás pertinaz en seguirla después acá que solo puede perderles. Léase ellibro del Exodo de los Números, de los jueces y el Psalmo 77. 106. 107.de David y los libros de los Reyes y Paralipomenon: y veráse cuan prestoy cuan repetidas veces apostataron de Dios y su ley, de que salióaquella vehemente queja, que de parte de Dios extrelló entre ceja y cejaa todo Israel el Profeta Jeremías, cuando con infinita energía les dijo:llegaos a las Islas de Cetín y a los pueblos de Cedár, reconoced, quisodecir, el Gentilísimo todo, ved y miradlo bien, si ha sucedido entreellos jamás cosa tal? Si ha habido gente tan bárbara que haya mudado asus Dioses, siendo así que no eran Dioses habiendo mi pueblo mudado laGloria de su Dios verdadero, por un ídolo falso? Bien podeis pasmarosCielos de tal maldad. Transite ad insulas Cethrim, & videte: & in Cedarmittite, & considerate vehementer, & videte si factum est hujusmodi; simutavit gens Deos suos, & certé ipsi non sunt Dij. Populus veró meusmutavit gloriam suam in idolum. Obstupescite caeli super hoc. Jerm. 1.2. Y ahora al contrario aunque vino el mismo Hijo de Dios en persona ylos convenció infinitas veces con razones, con milagros y con virtudes,de que él era el que habían de esperar: y aunque han visto cumplidas ya,por la mayor parte, sus Profecías, predicada su ley, favorecida de Dioscon estupendos milagros, acreditada con la sangre de innumerablesMártires, autorizada con la doctrina de los mayores ingenios que se hanconocido: y prevaleciente siempre contra todo el poder y mañas del mundoy del Infierno, sin embargo toda la obstinación del Infierno es, o paraque no admitan, o para que dejen la adoración del Hijo de Dios y su ley,que solo puede justificar sus almas. Mientras habían de esperar alMesías, cada día desesperaban, y cuando ya, por llegado, no le han deesperar, sino creer; todo se les va en esperar. Antes idólatras cadadía, ahora apenas se lee, que haya habido quien idolatre. Pues no es elmismo Infierno el que les busca? Sí, pero en la misma tentación lesdice: que como antes los ganaba con sacarles de su ley; así ahora losasegura con tenerles firmes en ella; porque ahora los condena eltenerla, no menos, que entonces el dejarla. Pero no pudo errar el quedijo, que ellos siempre tienen en su corazón el error. Et dixit hierrant corde. Psalm. 94. 10. Y esta pertinacia obstinada en su ruína seha hecho tan palpable por la serie de más de diez y seis siglos, como sepuede ver en las historias: y acercándonos más a nuestro intento, veamoslo que ha pasado en los nuestros.

El Ilustrísimo Obispo de Menorca Severo en la Epístola citada aseguraque después de muchas y estupendas maravillas que obró el Señor por laintercesión del Ilustre Proto Mártir San Esteban, cuyas reliquias habíadejado el gran Orosio de vuelta de Jerusalén, para España, se habíahecho la mayor de abrir los ojos a la voluntaria ceguedad de quinientascuarenta almas en aquella Isla, con tanto fervor y desengaño de sucaduca ley que ellos mismos arrancaban los cimientos de su sinagoga, ycontribuyendo en la fábrica de una nueva Iglesia con sus expensas; ensus propios hombros llevaban gozosos las piedras para el sagradoedificio. Este ejemplo resonó tanto en la Iglesia toda, que notóBaronio, fue gran parte para que el Emperador Honorio y a su ejemplolos otros Príncipes se aplicaran con toda actividad a reducir los Judíosque tenían en sus provincias. Y no es fácil de creer que los de Mallorcaal ejemplo de sus vecinos y quizás descendientes y a la luz de tantosprodigios no se convirtieran también, de manera que en los años de 423podemos creer quedarían muy pocos o ninguno, pertinaces en esta Isla.Mas si esto es así como parece, ¿de dónde salieron los que en el año1230 tenían su sinagoga junto al portal que llaman del Campo, cuandoavanzando por aquella parte los soldados del Serenísimo Rey Don Jaime ensu conquista, bajo la conducta del Maestre de Calatrava, la entraronapellidando Válganos la Santa Fe Católica. De dónde salieron los quecon su perfidia obligaron al Rey Don Sancho a quitarles la sinagogamayor y convertirla en Iglesia de Santa Fe que es la que hoy así sellama, dotándola de un beneficio de Patrimonio Real? De dónde salieronlos que el año 1344, recibieron a dos pérfidos alemanes, que decristianos se hicieron Judíos entre ellos a costa de ciento cincuentamil florines, en que los penitenció el señor Obispo entonces Vilanova,como refiere Mut Lib. 7. Cap. 15. Y de dónde salieron los que el año1391, fueron saqueados del vulgo mallorquín, sin que pudiera la Ciudadni la nobleza armada reprimirles como largamente lo cuenta Mut Lib. 7.Cap. 3. De dónde, pregunto, salieron todos éstos, sino de su propiaperfidia? Descendientes eran de aquellos que por los años 423

delNacimiento de Cristo se habían convertido, pero también degenerado de sufe. Y

sin duda que al ver la suya en tiempo de los moros volvieron a sulibertad y mala y fenecida ley, ya secta infame y caduca.

Con más evidencia y claridad se convence la pertinacia de esta gente,con lo que sucedió más reciente. El año 1435, reinando Don Alfonso elMagnánimo y gobernando como Lugarteniente de Gobernador de este Reinosuyo, Juan Dez Far y siendo Obispo de esta Ciudad Don Gil Sancho Muñoz,habiendo permitido Dios una de las más execrables atrocidades que pudoinventar la perfidia, quiso dar evidentes muestras de lo que puede ysabe perdonar una paciencia, sin límites infinita. Resumiré brevementeel caso traduciéndolo fielmente de la sustancia de una memoria, que diceel citado Montaner, se halló en el archivo de la Santa Sede Episcopal.

Un miércoles, a veinte y siete del mes de abril del año 1435, fuedenunciado al dicho Señor Obispo, que después de haber tenido su consejoalgunos Judíos, de renovar al vivo, en cuanto pudiesen la pasiónsacrosanta del Hijo de Dios y destinado para ello un moro, esclavo deuno de ellos, lo habían ejecutado, atrevidos, desde el prendimientohasta ponerlo en una cruz, poco menos que hasta morir. Y

recibidasinformaciones del caso y habido a manos el moro paciente (que se pudotener por el más dichoso de los hombres, si supo quererlo ser) y dosJudíos que se acusaron por cómplices, se procedió en las deposicioneshasta que después de muchos requerimientos y alteraciones, hubo decederlos y se entregó de ellos la curia del Gobernador, quien apresandoa los Judíos para declarar los otros cómplices, halló ser muchos yentre ellos diez y seis que por cierto tumulto estaban ya en la cárcel.Y en fin concluída la causa se les dió sentencia de ser quemados vivos acuatro los más culpados en el crímen, más porque no se faltase a lapiedad cristiana, se templó la sentencia para que en caso de que sehicieran cristianos, muriesen ahorcados y quemados sus cuerpos después.Ya el jueves a diez y seis de mayo, intimada la sentencia, se disponíala ejecución. Pero persuadidos los cuatro, el Rabino Estruch, Sibili,Farrig y Estallada, con las eficaces exhortaciones de cuatro doctores yfervorosos teólogos y, a lo que se puede creer alumbrados de la luz delcielo, abjuraron de su locura y se redujeron a la Fe del que poco antestanto habían querido perseguir y ultrajar. Fueron bautizados los cuatroy tomando los nombres de sus padrinos, el Sibili se llamó Gil Callar yel Farrig Gil Muñoz y los otros en esta conformidad.

Añaden dichas memorias, que por ser los cuatro sobre dichos los másprincipales, y sabios de su ley, pudo su ejemplo mover a todos los demása su imitación, y así a la nueva de este suceso, conversión y bautismofue admirable la general conmoción de toda la sinagoga, queriendo Diosacreditar en ellos la gloria de sus misericordias infinitas y de laomnipotente eficacia de su gracia, haciendo de aquellas piedras duras,hijos verdaderos de Abraham en el espíritu. Salieron todos de sus casashombres y mujeres, mancebos y viejos, niños y niñas y en ordenadaprocesión se condujeron a la Iglesia mayor, clamando con muestras dearrepentimiento, misericordia y bautismo, de manera, que así en la Seocomo en la Parroquia de Santa Eulalia se bautizaron aquel propio díapasadas de doscientas personas, preciándose la mayor nobleza de laCiudad de ser en aquel Santo Sacramento sus Padrinos y honrar con susnombres y renombres a sus ahijados. Continuóse por algunos días consingularísimas demostraciones de gozo en toda la Ciudad la funciónsagrada de bautizar a todos, sin quedar, ni de los que estaban en lacárcel, ni de los que se habían hecho al monte fugitivos, ni de los quepor otros accidentes se hallaban ausentes de la Ciudad, Judío alguno,que no se bautizara: de manera que quemados los Talmudes y otros librosy alhajas de la sinagoga, concluyen dichas memorias con afirmar, queahora ya ni hay judería, ni Judíos, pues todos se han hecho Cristianos;por donde dice el Ilustrísimo Obispo: Podemos decir con ellos, lo queaquel Santo Varón Simeon dijo teniendo en sus manos al Redentor de lavida, prometido en la ley y anunciado por los Profetas, que había devenir, para la salud del mundo: hoy enviais Señor en paz a vuestrosiervo; pues han visto mis ojos vuestra salud, y la lumbre, y la Gloriade vuestro pueblo Cristiano.

Esto es lo substancial de la relación sobredicha, que trae másdilatadamente el Sargento mayor Don Vicente Mut, libro 7 capítulo 15, enque parece se le puede dar la enhorabuena, a Mallorca, de ser, comoalgunos quieren, la primera de toda España, que vió la conversióngeneral y en comunidad de sus Judíos, y de quedar limpia de tanpestilente contagio. Mas para que se vea lo poco que hay que fiar en laFe, y conversión de estos hombres es dignísimo de reparo, que constandopor las Historias, que el año 1435 no quedó en esta Ciudad y Reino,Judío alguno en su perfidia obstinada: sin embargo por las mismashistorias, y por lo que dice el Doctísimo Albertino cuyas palabrastraeremos largo, ya el año 1488 y 1490 se hubo de publicar perdóngeneral, y ofrecer tiempo de gracia, y misericordia a los Judíos;aunque, como el mismo atestigua, todo vino a ser sin provecho. Si noquedó ninguno como asegura el Obispo Múñoz, de donde salieron éstos?Cómo tan gran mudanza en tan pocos años? Si es que fue mudanza de estadoa estado, y no continuación en la misma perfidia, que solo en loexterior, y por puras conveniencias se abjuró. Lo mismo observó Paramolib. 2. Tit. 2. cap. 3 de los muchos que en Sevilla había convertido elAngel del Apocalipsis San Vicente Ferrer en los años atrás; pues de losdiez y siete mil, que en tiempo del Rey Don Fernando y Doña Isabel sedenunciaron voluntarios, publicado, y concedido el tiempo de gracia eranlos más, o hijos, o descendientes de los que había convertido aquelSanto. Y sin salir de nuestra Isla, merecen todo reparo unas palabras,que trae el Ilustrísimo Arnaldo Albertino Canónigo y Deán de estaIglesia, electo Obispo Pacense e Inquisidor Apostólico en el Reino deValencia en el tomo, que escribió sobre el capítulo primero de Hæreticislib. 6. cuestione 12.

número 4. agens de tempore gratiæ, seumisericordiæ: Et hœc evenerunt in hac nostra Civitate Regni Maioricarumanno Domini 1488 tempas misericordiœ anno Domini 1490 quo tempore egoeram œtatis decem annorum. Et nihilominus parum prosuerunt gratia, &misericordia; quia ab illis temporibus usque ad hœc nostra tempora anni1534 nunc currentis, nunquam cessavit Inquisitio contra illos, pluresquœ fuerunt traditi curiœ seculari, & quamplurimi ad verecundiamprofiti, & carceribus perpetuis mancipati, bonis illorum confiscatis: &nunquam se emendare voluerunt. Et bene prophetavit de eis Jeremíascapite 8. non audierunt me, nec inclinaverunt aurem, suam, sedinduraverunt cervicem, & pejus operati sunt quam patres eorum.

Demanera, que aunque se les ofreció en general el tiempo de gracia ymisericordia, ni la misericordia les valió, ni la gracia, para que seconvirtieran de veras y con constancia, pues desde aquellos tiempos enque escribe como testigo de vista, que fueron treinta y cuatro años,dice, nunca pudo cesar la Inquisición sobre su obstinación y perfidia,relajando en varias ocasiones a muchos relapsos o pertinaces al brazoseglar para ser quemados vivos y muchísimos expuestos a la vergüenza,condenados a cárcel perpetua y confiscación de sus bienes, sin quererseenmendar jamás, verificándose en ellos lo de Jeremías. No quisieronoirme, ni atender a mis palabras, antes rebeldes siempre obraron peorque sus Padres. Válese de este texto el Doctísimo Sousa en sus Aforismoslibro 4, Cap. 20, número 1. Para probar que ya no puede ser de provechootro general perdón o tiempo de gracia y lo confirma con la autoridad dePeña, que hablando de los Judíos de Portugal afirma lo mismo, que de losde Mallorca Albertino y es concluyente a mi ver la razón, que trae en elnúmero 8, si es verdadero el supuesto, como parece, que la experiencialo comprueba, que de los innumerables, que en aquel tiempo de gracia seredujeron para el foro externo, apenas hubo quien sacramentalmente seconfesara para alcanzar el perdón de sus almas. Y a la verdad, oaquellos que pedían la gracia se querían reconciliar con la Iglesia ycon Cristo, o no? Si querían? Cómo no se confesaban sacramentalmente,como era necesario? Si no querían? Luego solo pedían perdón, paraconservar oculto el veneno de su judaismo, para que no fuerandescubiertos por cómplices: y en fin para subsistir en su apostasía sinel temor del suplicio. Y en fin en estos últimos de este año, en que sehan quemado treinta y cuatro Reos en persona por relapsos penitentes;tres obstinados o impenitentes de vivo en vivo, y diez en estátua, todosfueron convencidos de relapsia, en el judaismo, que en el año 1676abjuraron y muchos de ellos dijeron, que no obstante su abjuraciónpública siempre se habían quedado protervos y obstinados en su pérfidoerror.

Todo esto persuade cuanto hay que sospechar siempre de la fidelidad deeste linaje de hombres por lo cual los Serenísimos Reyes Católicos DonFernando y Doña Isabel después de haber probado todos los mediosposibles de benignidad y rigor, siempre vanos si no se llegaba a cortarla raíz de tan mal fecundos daños, se resolvieron el año 1492,doscientos años hará presto, después de muchas consultas de Teólogos yJusticias, a aquel Decreto, tan desinteresado, celoso y católico, en quemandaron que dentro tres meses salieran de España los Judíos todos, sopena de muerte y confiscación de todos sus bienes, como latamente lotrae Paramo de origine Sancti Officii, Libro 2. tit. 2. Cap. 6. A quedió ocasión, dice Paramo en el mismo Cap.

número 10. Una y otraatrocidad de los Judíos de la Guardia. La primera fue cuando con bárbararabia trataron inícua y blasfemamente una sacrosanta Hostia consagrada,que siempre milagrosamente se conservó ilesa, a pesar de su rabia y sufuror; la otra cuando en odio de Nuestro Redentor JESUCRISTOcrucificaron a un inocente, ejecutando en la imagen viva lo que en elrepresentado no podían sino en la complacencia obstinada de lo que susmayores hicieron. Una y otra ferocidad enorme ha lamentado Mallorca ensus Judíos. Vele y discurra ahora a quien le toque el remedio eficaz detanto mal.

REFLEXION 3.

INDEMNIDAD DE ESTE CONTAGIO

en la limpieza Mallorquina.

Donde brilla todo el sol, es necia o estóica superfluidad sacar la luzde una vela y querer probar lo que se ve, como el resplandor del día, esbisoñería afectada y así lo reconozco fuera en mí si intentara probareste asunto para los que de cerca lo vemos y sabemos. Mas como ladistancia, aun en la Luna y el Sol que son luceros tan bellos y tanpuros, sino pone en la verdad, equívoca a lo menos, no sé que raridadespor manchas, no parecerá de ser del todo ocioso el hacer demostraciónpara todos que esta polilla vil del judaismo no destruye sino el pañoque la crió; que este fuego no echa ni una llama ni un ardor, ni un levehumo fuera de su selva para abrasar, ni aun tiznar otra hierba alguna,ni este contagio pestilente saca ni sacó jamás el pie fuera de su barrioo su calle, porque como es maldición que sobre sí, sus ascendientes seecharon ellos mismos: Sanguis ejus super nos, & super filios nostros.Mtt. 27. 25. Si se hereda por desgracia, ni con la sociedad setransfunde ni con la vecindad se pega.

Y qué pierde de su nativa generosidad el León Rey porque se llame Leónel Leopardo manchado? O qué se deslustró Judas Tadeo en que se llamaratambién Judas, el Iscariote? Pues qué se les puede pegar a losnobilísimos renombres de Zafortezas, Suredas, Pomares, Fusteres... yotros, de que gozándose puros en el cielo de su limpieza, como unosSoles, se permitan retratar en un charco? Vanidad pudo ser de losRomanos, no querer condecorar con su nombre a los vencidos hebreos, masla piedad de la Nobleza Mallorquina no hizo punto de estas ceremoniasaltivas, antes apreció más lo piadoso que la vanidad de esta gloria. Y ala verdad, a quien veían que admitía por hijos suyos el mismo Dios en elbautismo, cómo podían desdeñarse de participar su apellido? Si losahijaban Padrinos, cómo no habían de participarles su nombre? DelApóstol de las gentes dicen muchos, que de Paulo Sergio, convertido ybautizado, tomó el nombre de Paulo. Pues porqué a un Judío convertido ylimpiado con el agua del bautismo, no podía darle su apellido uncristiano noble su Padrino?