Historia de Teruel by Don Cosme Blasco - HTML preview

PLEASE NOTE: This is an HTML preview only and some elements such as links or page numbers may be incorrect.
Download the book in PDF, ePub, Kindle for a complete version.

Capítulo VI.

Continuación de los ex-conventos.—El Seminario.—La SalaCapitular.

La fundación del Convento de Religiosos Mercenarios, es casi tanantigua como su instituto: los Reyes de Aragón ayudaron mucho alpatriarca en esta empresa en la época precisamente en que el Rey D.Alonso II había creado en Teruel la orden militar llamada del Redentor,que por la semejanza en sus objetos fue una imagen de este instituto; yeste establecimiento que aquí tuvo su origen y centro, fueposteriormente incorporado a la compañía de los caballeros de San Jorgede Alfambra y en la Iglesia parroquial de San Miguel de Teruel,consérvase una capilla y altar antiquísimo que pertenecía a dicha orden.Por disposiciones capitulares fue agregado este convento a la provinciade Valencia y en todos tiempos hubo en él religiosos doctos yejemplares: el edificio era muy hermoso, el templo muy digno deadmiración, y su titular era el Salvador: quedó dicho convento muyarruinado en la guerra contra los franceses, casi del mismo modo que elque fue Trinidad, y que hoy está destinado a escuelas públicas.

El Convento de Capuchinos, que por incidencia hemos nombrado en otrolugar, fue fundado por los mismos religiosos en lo que ahora es paseodel Obalo, ausiliados por D. Lupercio Arbizú, Caballero de la ordenmilitar de San Juan de Jerusalem y Comendador de Caspe, habiéndosegastado en ello pingües rentas: El Obispo D. Fernando Valdés dio suaprobación y el Ayuntamiento y el pueblo teruelano prestaron suconsentimiento y contribuyeron con la mayor liberalidad a suengrandecimiento que les fue correspondido con usura por los religiososdel convento, cuyo edificio se arruinó totalmente en los calamitosostiempos de la guerra: después la piedad del Rey y la del Obispo D.Felipe Montoya proporcionaron a los religiosos en Setiembre de 1816 unnuevo convento en el sitio de Villa-Vieja.

La fundación del convento de Carmelitas descalzos, preséntase en lahistoria en una época mas moderna, y aunque hubo que vencer algunasdificultades para su admisión, se les dio sitio para ello en la mismaentrada de la ciudad y fue edificado con la mayor magnificencia, siendosu Iglesia de bella forma, su titular era San José y tenía destinadospara su conservación bienes de la noble casa de Castellót, amen demuchísimas limosnas de los fieles, que después eran devueltas a unnúmero considerable de pobres que iban al convento a demandar lacaridad. Destruido este convento después de la fatal guerra civil, fuedemolida su Iglesia por donde hoy pasa la carretera de Zaragoza, y elresto del edificio se destinó a cuartel de la tropa que guarnece laciudad: ahora está convertido en graneros desde los sucesos de 1868, yla guarnición ocupa parte del Seminario.

El convento de Predicadores de la orden de Santo Domingo, ocupadoahora por el Instituto, Oficinas de Hacienda y Guardia civil, se hallabafundado en el sitio que fue la Ciudadela o principal fuerte de laciudad de Teruel en el muro de la misma: hízose esta fundación en el año1611, por D. Miguel Andrés, vecino de la capital cuya historia venimosescribiendo, y su titular era San Raymundo de Peñafort: gastó sumas muyconsiderables en la fábrica suntuosa de la Iglesia y Casa que sirvió deColegio de estudios con muchísima utilidad del pueblo y lugarescomarcanos, concurriendo a sus aulas un crecido número de discípulos, yde este mismo establecimiento y del Seminario salieron hombres notableshasta tal punto, que además de haber desempeñado altos cargos ydignidades, honraron dentro y fuera de España la ciudad de Teruel y losmuchos pueblos de los que hoy constituyen su provincia. ¡Cuanto nosalegraríamos que esta saliese de su marcada apatía en la instrucción yse colocara a la altura de las capitales de España!

Permítannos loshijos de Teruel y sus comprovincianos que deploremos su estado en estadigresión, somos aragoneses, nacidos en Zaragoza, y deseamos con todanuestra alma, que tanto aquella ciudad siempre heroica que con delirioamamos, como las de Huesca y Teruel, no degeneren en nada de lo quefueron en otro tiempo, y sigan con la nobleza de carácter que lasdistingue, el camino de la gloria científica, artística y militar que lalegaron sus mayores, triple gloria que constituía el mas rico florón dela antigua corona Aragonesa.

Reciban desde las pobres páginas de esta nuestra humilde Historia, eltributo de la mas entusiasta admiración y gratitud, los aragonesescontemporáneos nuestros que no se dan punto de reposo en honrar con supluma o con su palabra el noble país en que nacieron, entre los quefiguran los nombres de D. Gerónimo Borao, Don Manuel Andreu, D. Manuel Lasala, Don José Nadál, D. Bienvenido Comin, Don MauricioMartínez, D. Bartolomé Martínez, D. Vicente Ventura, D. JoséPuente, D. Narciso Ena, D. Custodio, Don Mariano y D. VicenteCarderera, D. Angel Gallija, D. Tomás Lalaguna, D. José MaríaHuici, D. Esteban Gabarda, D. Miguel Ferrer, D. Joaquin Mateo, D. Martín Sanchez, D. Leon Ros, y D. José Ríos y una distinguidapléyade de jóvenes aragoneses en cuyo número se cuentan D.

EusebioBlasco, D. Joaquin Tomeo, D. Martín Villar, D. Pablo Gil, D.Juan Clemente Cavero, D. Joaquin Marton D. Agustin Paraiso, D.Julio Monreal, D. Joaquin Gil Verges, D. Mariano Viscasillas, D.Eugenio Borao, D. Francisco Codera, D.

Constantino Gil, Don JuanPablo Solér, D. Francisco Navarro, D. Santos Pina, D. BrunoSolano, el vizconde de Torres-Solanot, D. Iñigo Figueras, D.Cándido Campo, Don Marceliano Isabal, D. Leon Abadías, D. MarianoSupervia, D. Antonio Aparicio, D.

Mariano Baranda, D. Pedro AndrésCatalan, D. Andrés Cabañero, D. Joaquin Torres, D. MarianoMartín, D. Pedro Pomar, D. Elías Vicente, D. Filomeno Cueva, y,en fin, otros muchos jóvenes que nos dispensarán si no les nombramos porsernos infiel la memoria al entrar en prensa estas páginas, y que todosdan y esperamos que darán días de gloria al país aragonés.

Contiguo al ex-convento de la Trinidad, descuella el Seminario,edificio de colosales dimensiones pero sin ningún orden arquitectónicomarcado: fue en un principio colegio de jesuitas, parque en la guerracivil, seminario después, y ahora en su mitad cuartel de infantería: entoda época por su solidez, por sus proporciones y por su situación, hasido considerado como el mejor punto militar, y por consiguiente entodas las guerras ha sido destinado para este objeto: tiene unamagnífica Iglesia de una nave con cruz latina, si bien aglomeradísimos yconfusos los adornos y frescos, de los que los hay de perfección rara ymuy bien conservados: lo mejor de este templo (en donde se ven unoscuantos centenares de armas en mal estado e inútiles), es el busto de sufundador el Obispo de Teruel e inquisidor general D.

Francisco Perez dePrado, ejecutado por D. Felipe de Castro.

Espulsados de España los jesuitas, por real pragmática de 2 de Abril

de1767,

ocupáronseles

al

mismo

tiempo

sus

temporalidades, con la reservaempero de adjudicarlas, muy particularmente sus edificios, a los objetosque se considerasen mas útiles, previos informes en especial de losdiocesanos respectivos: Hallábase a la sazón ocupando la Silla de Teruelel Ilmo. Sr. D. Francisco José Rodriguez Chico, quien impetró del ReyCárlos III, la concesión del Colegio e Iglesia de la extinguida orden yalgunas de sus rentas para Seminario Conciliar, gracia que concedió elmonarca en 25 de Agosto de 1769. Concedido que fue, se hizo precisoatender a su sostenimiento presupuestado en cinco mil pesos, nohabiéndose podido reunir por de pronto mas que mil ochocientos treinta ydos; luego, merced a una módica cantidad proporcional en dinero, quedebía satisfacerse en los meses de Mayo y Junio de cada año, impuesta atodos los partícipes de diezmos del Obispado, se reunió la suma total detres mil doscientos cuarenta y tres pesos, que si bien no llenabaabsolutamente el presupuesto, esto no obstante, era ya suficiente a lomas necesario y perentorio. En este estado se abrió el Seminario en elque se han venido

dando

con

ligeras

interrupciones,

las

enseñanzaspeculiares a esta clase de establecimientos.

La Sala Capitular, llamada así por ser un local destinado paracelebrar sus reuniones el Capítulo general, es un paralelógramo bastanteespacioso y cómodo con su techado de bóveda: está situado en la calledel Seminario en la acera opuesta al teatro y frente al lienzo de paredque mira al norte de la Iglesia de Santiago: a la izquierda entrandotiene un altar dedicado a la Inmaculada Concepción, patrona de lacorporación, y en el segundo cuerpo Santa Emerenciana, patrona de laciudad. En el testero de enfrente colocada en una urna, existe la cabezaauténtica y embalsamada del célebre y eminente D. Gil Sanchez Muñoz, conuna inscripción en un cuadro colocado en el lado izquierdo, del tenorsiguiente:

« El rostro de este busto, que embalsamado se ha conservado por lafamilia de los ilustres señores Sanchez Muñoz, barones de Escriche, esdel Ilmo. Señor D. Gil Sanchez Muñoz, racionero de la Iglesia de SanMartín de esta ciudad, canónigo de Santa María de la misma, canónigo dela metropolitana de Barcelona, y electo Papa en el día 10 del mismoJunio del año 1423 por los cardenales de la obediencia del llamadoBenedicto XIII.

Renunció tan alta dignidad por la paz de la Iglesia,cuya determinación participó al Ayuntamiento y capitulares de Teruel en26 de Julio de 1429. Quedose con el Obispado de Mallorca, en cuyogobierno murió, y su cuerpo yace en la sala capitular de aquella SantaIglesia. »

El capítulo general en obsequio de tan digno y benemérito individuo,construyó esta urna y se colocó en la sala el día 6 de Junio del año1825: la conservación de este precioso, auténtico, e inestimablemonumento se debe al benemérito prior D. Rafael Perez.

En otro cuadrito se conserva una carta del beato Juan de Ribera,patriarca, arzobispo, virrey y capitán general de Valencia, escrita conla ortografía y términos que siguen: A los muy Rdos. y magníficos Señores el Prior y Capítulo general de laciudad de Teruel:

Magníficos y muy Rdos. Señores con la carta de Vs. ms. y El recaudo quede su parte me a dado El Rdo. maestro pons e Recibido muegocontentamiento, pues se offrece cosa que en esta casa ayan de mandar, yen ella les podamos servir conforme a lo que yo Edeseado. Y el piadosozelo que Vs. ms. tienen del prouecgo de mis feligreses en el servicio deme Señor me obliga mas, La doctrina del padre fray Moreno donde qaieraque aestado agecgo siempre muego fruto acompañada de subuena vida yexemplo y estoy mux satisfecgo de que El resida en esta mi diócesi:pero, por lo que dicgo tengo procuraré con sus superiores que para eltiempo que Vs. ms. señalan le den licencia que torne a essa ciudad y entodo lo demás que ocurriere Vs. ms. no dexen de mandar en esta casadonde ay muy entera voluntad para servilles, cuyas muy Rdas.

personasntro. Señor guarde y acreciente en su sto servicio de Valencia A XX deOctubre de 1575. »

En ambos costados de la Sala están los patronos de las parroquias, losretratos de D. Raymundo de Castrocol, Obispo de Zaragoza, que en 1217concordó sobre décimas con el Ayuntamiento y Capítulo eclesiástico deTeruel. El de D. Pedro el IV. El de D. Alonso II y el del Sr. D. GilSanchez Muñoz.

Capítulo VII.

El Hospital.—La Casa provincial de Beneficencia.—La Casa de laComunidad.—Las Casas Consistoriales de Teruel.

El Hospital de Teruel situado en la plaza de San Juan, frente a laantigua casa de los barones de Escriche, fue en un principio una casadestinada a los leprosos, con la denominación de San Lázaro, fundadapor algunos vecinos de Teruel, antecesores de Magdalena de la Cañada,quien, habiéndola habitado desde la niñez, y gobernádola y servido consu persona y bienes, trató después de elevarla a hospital impetrando coneste objeto de D.

Alonso el IV, le concediera para sí y los suyos, elderecho privativo sobre la mencionada casa de San Lázaro, el privilegioperpetuo de administración y todos los derechos del hospital, gracia quele fue concedida por el monarca en Teruel a 16 de Marzo de 1333. El ReyD. Pedro el IV confirmó dicho privilegio a Francisca Fillol, nieta deMagdalena de la Cañada, en Valencia a 10 de Marzo de 1362. El mismo Reya Garcia Fillol, en Zaragoza a 5 de Febrero de 1381. D. Martín deAragón a Juana Fillol en Altura a 10 de Noviembre de 1401.

DonFernando el Católico a García Fillol y Bartolomé Fillol en Burgos a 8 deJulio de 1508. Finalmente, Mariano Martín Fillol, clérigo, con lacalidad de heredero del hospital y sus derechos, lo vendió y cedió afavor de la ciudad de Teruel en 2 de Octubre de 1555.

Tiene este edificio cuatro salas muy cómodas y ventiladas en dondeanchurosamente pueden acomodarse de ochenta a noventa enfermos: dos deellas destinadas a enfermedades de medicina y las otras dos a las decirugía: tiene una Iglesia ovalada con cuatro tribunas y en cuyo retablomayor está la Asunción.

La Casa de Misericordia. Al observar la constante emigración defamilias a la ciudad y reino de Valencia por la esterilidad del terrenode la ciudad y partido de Teruel, y que otras en bastante númeromendigaban, y de aquí la multitud de ociosos que por do quier pululaban,los Ilmos. Sres. Obispos Don Francisco Rodriguez Chico, y D. RoqueMartín Merino, trataron ya de fundar un hospicio de Misericordia, nopudiendo, sin embargo, llevar a cabo sus buenos deseos. Igualpensamiento y con los mismos resultados tuvieron con respecto a una casade expósitos; pero el Ilmo. Sr. D. Félix Rico prohijó y dio cima a tanfilantrópicas ideas, autorizado para ello por cédula expedida enAránjuez a 3 de Abril de 1796. Designose para edificio el Seminario deVillavieja, pero las consideraciones de su distancia y que importaríatanto su reedificación como si se construyera de nuevo, hiciéronledesistir de este proyecto. Esto, no obstante, mientras se edificaba lanueva obra, habilitó aquel Seminario, y en él empezaron ya por de prontoa mejorar su suerte los mendigos y los expósitos. Después de vacilar poralgún tiempo acerca del sitio que debía ocupar la nueva casa, se decidiópor el que hoy existe, con cuyo objeto compró un huerto de losracioneros de San Martín y otro de Don Alejandro Barrachina. En seguidaDon Francisco Roca, académico de la de San Fernando y Director dearquitectura de la de San Luis de Zaragoza, levantó el plano muyparecido a la de aquella ciudad, si bien mas en pequeño, nombrándosedirector de obras a D.

Ramón Pardo, arquitecto y vecino de la capital deAragón.

Abriéronse las zanjas y en el día 9 de Febrero de 1798, a lastres en punto de su tarde se colocó la primera piedra entre unaconcurrencia numerosísima de lo mas selecto de la ciudad convidada alefecto: la colocación de esta piedra fue en el ángulo derecho saliendode la casa a la parte de O: finalizó la obra a principios del presentesiglo: hasta el año 1821 hubo una fábrica de paños bastante acreditada;hoy hay algunos telares de lienzo, alpargatería y varios se dedicantambién a trabajar esparto: está situada en las afueras de la ciudad, ala izquierda del río Turia y de la carretera de Zaragoza.

En la plazuela de la Marquesa o de la Libertad, se halla la casa de la Comunidad. En ella estuvo el Instituto provincial, en ella celebrósesiones la Diputación, en ella se recibían los quintos de la ciudad yde la provincia, y en ella existe hoy el casino llamado del Porvenir.Este edificio fue construido en el siglo XVI, con el objeto de reunirseen él para deliberar los comunistas: es de una solidez poco común: sufachada principal de sillería, tiene el carácter de romana; el pórticose compone de un intercolumnio corintio, terminando el frontispicio conuna galería de arcos esféricos apoyados sobre columnas dóricas: elinterior es de poco gusto y escasa comodidad.

Las Casas Consistoriales, cuyo frente principal da a la plaza de laCatedral, están en regular estado de solidez, y tienen de notable quefue la casa solariega de D. Francisco Fernandez Perez de Aranda, ayo ypreceptor del infante D. Fernando, hijo del rey de Aragón D. Juan I,eminente diplomático, fundador de la Santa Limosna, monje lego en lacartuja de Portaceli, y uno de los miembros de la asamblea celebrada enCaspe en 14 de Marzo de 1412, con el objeto de la legitimidad delderecho a la corona de Aragón, entre sus varios pretendientes por lamuerte sin sucesión y sin heredero alguno, cuyo derecho fueindisputable, del rey D. Martín I, recayendo la corona en el infante DonFernando de Castilla. Murió Perez de Aranda en Portaceli en 1438. Estáenterrado en el mencionado monasterio en el ángulo de la obediencia.

Frente al costado izquierdo del edificio, hay levantado otro al gustomoderno y también para casa consistorial, pero paradas las obras hace yabastante tiempo, existe todavía sin poder servir para el Ayuntamiento.

Capítulo VIII.

La instrucción pública en Teruel.—El Periodismo.—El CasinoTurolense.—El Teatro.—La Plaza de Toros.—El Cementerio.—ElTorreon de Ambeles.—La Torre Lombardera.

La Muralla de Teruel.

Como primer establecimiento de Instrucción pública de la provincia,debemos citar el Instituto de segunda enseñanza, el cual está dotadode los Catedráticos que marca la ley y con arreglo al plan se lainstruye también a los alumnos: tiene un gabinete de física bastanteregular y una biblioteca compuesta de 391 obras completas en 1323 tomos,y 217 incompletas en 620

volúmenes, lo que constituye un total de 808obras y 1943

volúmenes.

Como bibliotecas de alguna consideración merecen citarse la del Palacioepiscopal, la del Seminario, la particular del Sr.

Lanzarote y algunaotra.

En el Seminario se da hoy la enseñanza de Teología.—La Escuelanormal se suprimió algunos meses ha.—Para la instrucción primaria hayvarias escuelas de niñas y niños en la ciudad y en la casa deBeneficencia, a cuyo frente se hallan maestros

suficientementeilustrados

y

celosos

por

el

aprovechamiento de sus discípulos.

Desde el año 1840, se han publicado en Teruel, los periódicos ElCentinela de Aragón, El Constitucional, El Avisador, ElTeruelano, El Turia, La Voluntad, El Órgano de Móstoles, ElDuende, y después El Tio Pelamangos, La Fraternidad, luego LaIdea, La Concordia, y la Unión del Magisterio: los dos últimos deprimera enseñanza, el Duende, el Órgano de Móstoles y el tío Pelamangos,satíricos, y los demás políticos.

El Casino Turolense, sito en la calle de los Amantes, antes de RicosHombres, ocupa la casa que fue de los padres de la desgraciada D.ªIsabel de Segura, frente a la cual se ve el solar de la que fue de losde D. Diego Garcés de Marcilla: el gabinete de lectura es bastante buenoy si mal no nos han informado estuvo allí la alcoba de D.ª Isabel yAzagra, alcoba donde exhaló el postrer suspiro en la mas terribleagonía el mismo D. Diego, caballero digno de mejor suerte Tanto esteCasino como el del Porvenir, están suscrito a muchos periódicos y enambos el servicio es bastante bueno.

La figura esterior del Teatro es la de un paralelógramo y la interiorde una aproximada elipse: caben unas setecientas personas: tiene dosórdenes de palcos, sostenidos y divididos por columnas de madera concapiteles toscanos: el palco escénico no ofrece muchas comodidades;tiene un telar, algunos escotillones, dos vestuarios y algunasdecoraciones en regular estado: este edificio fue cuartel de caballería:construyose el teatro por varios vecinos en sociedad: la propiedad deledificio pertenece al Ayuntamiento.

A la distancia de un cuarto de hora próximamente de Teruel, está la Plaza de Toros, cuya figura es un polígono regular de veinticuatrocodos y su total diámetro consta de ochenta varas castellanas: tienesetenta y dos palmos, grada cubierta y tendido y puede dar cabida a masde 9000 personas, quedando para la lid un circo de 50 varas de diámetro:es sumamente cómoda y espaciosa en toda su distribución: tiene café,enfermería, pieza de guadarnés, cuadra y cuatro puertas a los cuatropuntos cardinales.

Al frente de la del O. y en la parte esterior sehallan nueve toriles, dispuestos de modo que, todos tienen salida a unpatio común con objeto de sacar el toro que se quiera, sin necesidad deincomodar a los demás.

La construcción y decoración esterior de la plaza consiste en un zócaloen todo su perímetro, de mampostería compuesta: sobre este una fajahorizontal, de la cual arrancan en sus veinticuatro ángulos, igualnúmero de fajas perpendiculares, que juegan con otra de coronación, yhace el lugar de arquitrave o friso, componiendo la parte de cornisa lossolerones inferior y superior, con sus canecillos y terminando con eltejado a dos vertientes. El todo de la obra es de buen gusto, por susbellas proporciones, pero en lo que mas resalta este es en la atinadaalternativa y variada combinación de los vanos, en lo cual parece quefijó mas la atención el Director de la obra D.

Hermenegildo Lopez.

Cerca de esta plaza y en lo mas elevado de la colina del llano de SanCristóbal, del que ya hicimos mérito en otro lugar, está el Cementerionuevo, muy regular y de una capacidad bastante.

Casi desde el ex-convento de Santo Domingo, empiezan a descubrirseperfectamente los antiguos muros, y en el Oriente de la ciudad, en supunto mas elevado, se levanta el Torreon de Ambeles, de arquitecturaromana, de sillares de una magnitud regular: su figura es la de unaestrella con sus ángulos interpolados, mas y menos salientes, que nollegan a la base: está abierto por la parte de la ciudad, y desde elcentro de su elevación principia una escalera de caracol: según latradición, fue el alcázar de la antigua fortaleza, teniendo víassubterráneas de comunicación con otros torreones y con el río Turia.

Reconstruidos los muros en tiempo de D. Pedro el IV de Aragón, cúpole ala puerta de Zaragoza, vulgo del Tozal, entre E.

y N. un torreón acada costado, que hoy están embebidos en los edificios, y con respecto alos murales ordenó aquel monarca lo siguiente:

Item que sian fetas duas torres veques tró en egual del andador delmúr, en la entrada de la porta de Zaragoza, que hajan de front cinhsoldes, e isquen del mur a fora cuatro soldes, e vian ben valletjadas,ab ponts llevadizos, e entre las duas torres sia lo pasaetje de laporta, e que se continuen a lo mur, e sian envestidas en las altras duastorres vellas que y sontjá, pertal com las torres aquellas son flacas, eno ixen fora lo mur 11 de abril de 1847.

Al N. de la ciudad se encuentra otro torreón de arquitectura árabellamado Torre Lombardera: construido de sillares en los ángulos, demampostería vasta algo mas de la mitad de su altura, y el resto de tapiade yeso, cal y canto. Entre O. y N. existe otro cuadrado, y fundadosobre un peñasco, constituye parte de la muralla, siendo el contorno deesta de figura irregular, su construcción de tabiques de medio pie deespesor con sus aspilleras

correspondientes,

y

esplanadas

en

los

ángulossalientes, por los cuales se comunica a otra parte de la fortificacióninterior que se llama muro.

¡Verdadera lástima es que no se haya conservado en pie toda la murallao al menos una gran parte de ella, ora para admirar su muchísimasolidez, ora para hacer recordar a los actuales teruelanos que laargamasa para unir las piedras se tintó muchas veces con la sangre delos que las construían, edificando y peleando a un mismo tiempo contralos enemigos de la Cruz!

¡Cuántos hijos de Teruel, han perecido en dichamuralla, ya conquistando el país, ya defendiendo heroicamente la ciudaden el reinado de D. Pedro, en la guerra de la independencia, y en latriste lucha de hermanos contra hermanos!

Capítulo IX y último.

Calidad y circunstancias del terreno de Teruel.—Paseos y mediosde comunicación con otraspoblaciones.—Correos.—

Fondas.—Producciones

del

país.—Artes

eindustria—

Comercio.—Ferias y mercados de Teruel.—Las armas ytítulos de esta ciudad.

Por lo que atañe a la calidad y circunstancias del terreno, diremosque en lo general es lo que se llama duro y poco asequible a ciertasproducciones como olivos, viñedos y frutas, produciendo casiprincipalmente cáñamo, trigo, cebada, centeno y avena.

A Teruel fáltanle paseos, aunque con este nombre existen el llamado Obalo, sin duda por su figura, y el de la Glorieta, que ahora nadatiene de esto, pero sin embargo, es un regular sitio en algunas épocasdel invierno: sirven de paseos las afueras de la ciudad y cruceros de lavega que si bien no merecen este nombre por faltarles flores y arbolado,pueden suplirlos: en cuanto a las afueras, la mejor es la carretera deZaragoza, por cuyo punto la entrada en Teruel es amena y agradable,dominándose desde ella toda la vega. La carretera de Valencia, lostrozos de las de Alcañiz y Cuenca, bastante bien construidos suplen lafalta de paseos.

Yendo de Zaragoza a Teruel, muy poco antes de llegar a la Casaprovincial de Beneficencia, y en el mismo lado, se encuentra un hermosovivero que compró la Diputación de la provincia para surtir de árboles alos paseos y carreteras que sirven de comunicación con otraspoblaciones importantes.

Donde se nota diariamente la verdadera animación en Teruel, es en elpaseo del Obalo entre diez y una del día: allí, donde existen dosposadas y una fonda, afluyen el correo que va de Valencia y vuelve asalir luego de Teruel, allí acuden los muchos carreteros de Zaragoza,Sigüenza, Molina, Valencia y otros puntos: allí, en fin, acostumbravenderse la caza, la leña, el carbón y otras cosas que llevan losnaturales o vecinos de los pueblos inmediatos. El día que el proyectadocamino de ferro-carril llegue a realizarse, no dudamos que la ciudad yprovincia de Teruel, ha de entrar en una nueva vida, pero vida prósperay animada: entonces el comercio recibirá mayor actividad, los pueblospodrán vender con mas facilidad sus mercancías, serán mas fáciles losmedios de comunicación, y la provincia toda no podrá menos de recojerlos inmensos beneficios que ha de traerla la esplotación de lasmuchísimas minas que encierra en sus entrañas.

La Administración de correos de Teruel está bien servida, y a pesar dela actividad desplegada para la mas pronta circulación de lacorrespondencia, no puede conseguirse que a Madrid, Zaragoza, Valencia,Alcañiz etc. puedan salir de Teruel y llegar en un día a su destino o alcontrario las cartas o impresos; efecto todo de las inmensas distanciasque separan a la ciudad de que tratamos de las poblaciones masprincipales que aunque lejos rodean la provincia.

Las fondas de Teruel son la de Fortea, en el paseo del Obalo; lallamada de Mochola, en la calle del Pozo; la del Tozal, en la callede su nombre; la de Zapater, en la calle de los Amantes; y algunasposadas y regulares casas de huéspedes.

Las producciones del término municipal de Teruel, dijimos antes que eranalgo escasas, menos el cáñamo, que es el ramo que constituyeesencialmente la riqueza de la vega: arbolado se ve ya bastante.

Hay tenerías en el barrio de la Florida y una fábrica de bayetas al otrolado del Turia: la agricultura es la ocupación especial en Teruel, sinque, como dejamos indicado, sean conocidos hasta ahora, los preciososresultados del vapor y demás agentes motores.

En cuanto al comercio, los efectos o artículos que se importan en lacapital, son en pequeñas cantidades, algunos cereales procedentes delrío Cella y del campo de Visiedo judías, arroz, naranjas de la provinciade Valencia, y géneros de distintas especies de Cataluña y Zaragoza: laesportación está circunscrita al cáñamo, tanto en hilaza como trabajado.

Respecto de ferias y mercados, el 30 de Mayo y 21 de Setiembre, secelebra feria en Teruel: en lo general se compone de contrataciones,ventas y permutas de ganado lanar, vacuno y caballar: los mercados sonsemanales, y a ellos acuden las gentes de los pueblos inmediatos aproveerse de los artículos que necesitan.

La

Muy

Noble,

Fidelísima,

Heroica,

Vencedora

y

Excelentísima Ciudad deTeruel, que cuenta unos once mil, cuatrocientos treinta y doshabitantes, ha usado desde la mas remota antigüedad un escudo de armasconsistente en dos cuarteles ovalados entre banderas del pabellónNacional, conteniendo el primero las barras de Aragón en campo rojo; yel segundo en campo azul, el toro y la estrella que simbolizan lalocalidad, estando enlazados y sostenidos por un murciélago, emblema dela gran parte que tomaron los hijos de Teruel en la conquista deValencia por el rey D. Jaime de Aragón, y con corona ducal; y porservicios distinguidos en todos tiempos defendiendo con tesón y denuedola causa de la patria, y por haber resistido Teruel el sitio que la pusoel brigadier Enna a fines de Junio de 1843, a pesar de la granconstancia y valor con que la atacaron las tropas sitiadoras, elgobierno provisional de la Nación por decreto de 11 de Setiembre de1843, concedió a su Ayuntamiento el tratamiento de Excelencia, y elañadir a sus armas un nuevo cuartel en campo rojo, con un cañón y unobús cruzados, y en su centro una pila de balas como emblema del ataquesufrido y de la victoria conseguida, confirmando a la ciudad los títulosque de tiempo inmemorial goza de Muy Noble, Fidelísima, Heroica yVencedora. Tiene por distintivo el Excelentísimo Ayuntamiento, segúnReal cédula de 9 de Noviembre de 1819, en vez de la banda de tafetánencarnada, concedida por Real orden de 27 de Julio de 1807, una cintaroja de aguas de una mano o algo mas de ancho, con los cantos de colorde plata, dos borlas de oro a sus estremos y el escudo de armas de laciudad en el pecho con una orla, y en ella el siguiente lema: En premiode lealtad.

Capítulo adicional.

El barranco de las Calaberas.

A una hora de la ciudad de Teruel, próximamente, se halla el pueblo de Concúd, en cuyas inmediaciones está el barranco objeto de estosrenglones: la arcilla terciaria forma su base: es un depósito de huesosfósiles en bancos de mucho espesor, alternando con alguno deconglomerado y calizo.

Saliendo del lugar hacia el N. se suben y bajan tres colinas pequeñas, ydespués se llega a una que llaman Cavarrubia, por una especie de tierraroja, que las aguas del barranco han descubierto. Este tiene cerca dedoscientos pasos de largo, treinta de ancho y ochenta de profundidad: lalínea de la colina que bordea el barranco es de una peña parda de cal,mas o menos dura, en capa de dos y tres pies de grueso, llena de conchasterrestres y fluviales: hay también en el centro de las mismas peñasmuchos huesos, que Bowles cree que son de buey y dientes de caballo y dejumento, con otros huesecillos de animales domésticos.

Muchos de estos huesos se conservan como los que se ven en loscementerios, otros se han calcinado, y se hallan algunos sólidos y otrosque se deshacen en polvo: otros se encuentran también que, al citadonaturalista y algunas personas entendidas les han parecido tibias yfemures humanos, cuya cabidad está llena de una materia cristalina.

Al otro lado del barranco hay un corral[26], en que se hallan aundespués de haber sacado muchos los curiosos, bastante cantidad dehuesos: la crónica de la provincia dice que en otro tiempo existía unacueva, donde se vieron huesos en una capa de tierra de mas de sesentapies de altura.

El barranco de las Calaberas, es acaso el mas admirable depósito defósiles que se encuentra en toda Europa.

Antes de conocerse la ciencia geológica, y cuando aun no se habían hechoestudios paleontológicos, se ocuparon de dicho barranco, mas bien comoobjeto de curiosidad que como motivo de esploración científica, el PadreFeijóo, el naturalista Bowles, el geógrafo Antillon y el abate JuanAndrés.

Es de notar que casi todos los que se han ocupado del barranco de lasCalaveras, han creído encontrar en él huesos humanos en estado fosíl, acuya creencia ha contribuido no poco, la tradición que aun se conserva,de haberse dado una gran batalla en aquellos llanos en tiemposremotísimos. La historia ha conservado también la memoria de la derrotaque allí sufrieron los celtíberos, mandados por Budar, siendo PretorQuinto Minucio Termo.

Hemos llegado a la conclusión de nuestro trabajo: la ciudad de Terueltiene ya su Historia, aunque escrita quizá de una manera desaliñada;otro tal vez consiga levantar el edificio en el que hemos colocado unapiedra; y puesto que hemos escrito sobre una parte de Aragón,permítasenos antes de hacer punto, nombrar aquí a nuestros paisanos D.Paulino Sabiron y Estevan, D. Mariano Pescador, Don Andrés Doméc, D. Agapito Diaz,

index-100_1.png

Don Manuel Lopez y D. Mariano Judez, que por olvidoinvoluntario no mencionamos al hablar en capítulo anterior y que nomenos que los demás jóvenes honran el país donde nacieron; séanos lícitotambién en medio del entusiasmo de que estamos poseídos, de enviarnuestro afectuosísimo saludo y un cariñoso abrazo a nuestros amigosaragoneses, D.

GERONIMO BORAO, incansable literato y autor de la Imprenta en Zaragoza y de la Historia de su Universidad; a D.JOAQUIN

TOMEO y a D. JOSE LOSTAL, que escribieron sobre la Historia deZaragoza; a DON NICOLAS SANCHO, que escribió sobre la de Alcañiz; y aD. CARLOS SOLER, laborioso Catedrático del Instituto oscense, y autor dela Historia de Huesca, el cual, aunque no paisano nuestro, es tanamantísimo como nosotros de las glorias de Aragón y muy interesado enpublicarlas. Por último, demostramos nuestra gratitud al anticuario yCatedrático del Instituto de Teruel, Don Pedro Garcés, por lasnoticias que nos ha dado para esta obra.

OBRAS

de D. Cosme Blasco.

De Geografía e Historia.

 1.ª Curso de Geografía-histórico-antigua, con los periplos de Hannon yde Himilcon.

 2.ª Curso de Geografía universal moderna, con un compendio de laantigua, y noticias de los hombres mas célebres en cada una de lasprovincias de España.

 3.ª Estudio Elemental de Geografía aplicada a la Historia.

 4.ª Los Cometas, su descripción, preocupaciones vulgares sobre suaparición, principales observados hasta el día.

 5.ª Programa de las lecciones de Geografía histórica, esplicadas porel autor, siendo Auxiliar de la Facultad de Filosofía y Letras en laUniversidad literaria de Zaragoza.

 6.ª Definicionario geográfico-físico, ilustrado con notas.

 7.ª Noticia de los principales descubrimientos geográficos.

NOTAS:

[1] Cortés y López. Diccionario Geográfico. Colección delP.

Traggia.— Diferentes

manuscritos

antigüos. Estudio

yobservaciones del autor, y otros que se citarán.

[2] Los Anales que contiene el Libro verde que se conserva enel archivo del Ayuntamiento de Teruel, mencionan como los masprincipales, a Sancho Sanchez Muñoz y Blasco Garcés de Marcilla ynosotros podemos añadir que se les unieron después los Dolz y GarciFernandez de Heredia.

[3] Entre los pobladores de Teruel pocos ignoran los clarosnombres de Cuevas, Marcillas y Muñoces. D. Isidoro Antillon, ensus cartas a Don Ignacio Lopez de Ansó, sobre la antigua legislaciónmunicipal de Teruel y Albarracin, página 58.

1799.

[4] Este Zeit se convirtió mas adelante a la fe cristiana, yresidía en Teruel cuando el Rey le confirmó la donación que le habíahecho para durante su vida, de las villas de Ricla y Magallon.

[5] Las Comunidades de Aragón alcanzaron su mayor esplendor enlos siglos XIII y XIV y empezaron casi al mismo tiempo que lareconquista, fueron cuatro, a saber: la de Teruel. la de Albarracin,la de Daroca y la de Calatayud.

[6] El de Ambeles, situado en la ronda del mismo nombre.

[7] D. Baltasar y Don Melchor.

[8] En el siglo XII un sueldo valía en Aragón cuatro dineros deplata. Asso. Hist. de la economía política de Aragón, página 430 ysiguientes.

[9] Marcilla es su apellido en el teatro, y en la boca delpueblo se dice Marsilla.

[10] El capitán D. Joseph Tomás Garcés, caballero de la ordenmilitar de Ntra. Sra. de Montesa, etc. descendiente de la rama de D.Diego Garcés de Marcilla, llamado el Amante, presentó a S. M. en elaño 1780, una Memoria sobre la genealogía de esta familia y afirma en fede los mas seguros documentos: que los Garceses de Marcilla traen suorigen de sangre real, siendo su progenitor y cabeza Fortun Garcés,hijo del infante D. García, y nieto del rey de Navarra D. García I,tomando el nombre de Garcés del propio de su padre D.

García.—Hijo deFortun Garcés fue D. García Fortunez, que casó con Doña Toda, y tuvierona D. Lope y a D. Gimeno Garcés.—De D. Lope procedió Fortun Garcés,famoso por su esfuerzo militar entre los que concurrieron en 1096 a laconquista de Huesca.—Hermano de este, y por consiguiente hijo de Lope,fue García Garcés de Marcilla, llamado así por la villa de este nombreen Navarra, de la que era señor, (de Don García y de Doña Sancha GomezSubira, nació D. Martín Garcés de Marcilla que casó en Teruel con Doña Constanza Perez Tizon, y tuvieron a D. Sancho, D. DIEGO ELAMANTE, y D. Pedro Garcés y Marcilla.) (Memorial literario de Madrid,publicado en 1785.)

[11] Son palabras de una escritura pública, y de un papel deletra muy antigua, titulado: Historia de los Amantes de Teruel, que seconservaba a principios del siglo XVII en el archivo de la ciudad,copiado por el secretario Juan Yagüe y testificado por el mismo comonotario público, existente en el día en el archivo de la Iglesia de SanPedro, y publicado por el Sr. Antillon en sus noticias históricas sobrelos Amantes de Teruel, párrafo 1.º

página número 5.

[12]

Según

una

escritura

pública

«Marcilla,

revolviéndosecontra moros ganó en cinco años cien mil sueldos.» Consta asimismo quetomó parte en la batalla de las Navas de Tolosa, y que fue el que con elRey de Navarra rompió el palenque de las cadenas que tenía la tienda delRey moro; y por esta razón los Reyes de Navarra pusieron las cadenas enel escudo de Marcilla, cómo se ve en el escudo de armas de los Garcesesde Marcilla, que hay en la capilla de San Juan Bautista de Albarracin,con tres fajas, la cruz, la corona real y las esmeraldas.

[13] Gramalla: vestidura larga hasta los pies, a manera debata, como la de los religiosos Agustinos, de que se hizo mucho uso enla antigüedad.

[14] Antes de este fue nombrado Obispo de Teruel, D.

JuanAndrés Capero, natural de Castellon de la Plana, siendo ya Obispo deLugo, pero al ir a tomar posesión de su nuevo Obispado, murió enValencia el 10 de Marzo de 1719.

[15]

No podemos menos de aprovechar esta ocasión pararecomendar a nuestros lectores la Historia de la Universidad deZaragoza, escrita por la envidiable pluma del que fue nuestro ilustradoMaestro y nuestro imparcial Mecenas, y ahora nuestro verdadero amigo, D.GERONIMO BORAO, justamente

llamado

Príncipe

de

los

literatos

aragonesescontemporáneos.

[16] Esta casa se halla cerrada desde los sucesos políticos de1868.

[17] En este mismo camino encuéntrase en una casa una ventanaverdaderamente morisca, y otra existe también en la calle del Mercadocasi frente a la puerta falsa del templo llamado de San Salvador.

[18] Debió estar en el camino de las Estaciones donde hacepocos años se encontraron restos de sepulturas antiguas.

[19] El pueblo la llama de San Miguel, por estar cerca de estetemplo.

[20] Tozal, lugar alto y eminente.

[21] Nos referimos a la Memoria que se conserva en el archivomunicipal de Teruel.

[22] En los alrededores de Teruel están las llamadas de Atarazanas, la del Orispo, la de Mosen Morante, la de la Fuenfresca, la del Gallo, la de los Fabianes, la del Chorro, ladel puente de hierro y otras.

[23] Este manuscrito se titula: Libro que trata de lafundación de Teruel y las cosas numerables y señaladas que desdeentonces han acaecido. ». Este libro lo copió el P. Traggia, a fines delsiglo pasado, en la librería del convento de Santo Domingo de Teruel;estaba casi completo, puesto que solo faltaba una hoja comprensiva delos años 1525, 26, 27 y principios del año 1528. El manuscrito que vioel P. Traggia en Teruel, debió ser copia del Libro de los anales, queaun se conserva en el archivo del Ayuntamiento, pero sin duda laconservada en el convento de Santo Domingo debió sacarse antes de que seperdieran las hojas que ahora faltan al original, que está mucho masincompleto que la copia.

[24]

¿Podrá

pertenecer

esta

imagen

a

algún

paso

dedescendimiento, y ser la mano del costado la de alguna de las figurasque ayudaban a bajar de la Cruz a Jesucristo?

[25] Así consta del libro: Cifra histórica, vida de los SantosMártires San Juan de Perusia y San Pedro de Saxoferrato, compuesto porFr. José Herrera y Esmir, Predicador y Cronista del reino de Aragón, ydedicada desde Zaragoza a la muy antigua, muy noble y muy leal ciudad deTeruel, en sus inclitos Cónsules y Jurados, en el día 7 de Marzo del año1690.

[26] Los del pueblo le llaman Corral de las Maravillas.

[27] En este capítulo, página 40, línea 9, hay una erratanotable; dice—villas: mas adelante de la notable casa—Debe decir: villas mas adelante hablaremos de la notable casa etc., las demáserratas son de poca importancia y dejamos su corrección al buen juiciodel lector.