Extracto de la Gramática Mutsun by Padre Felipe Arroyo de la Cuesta - HTML preview

PLEASE NOTE: This is an HTML preview only and some elements such as links or page numbers may be incorrect.
Download the book in PDF, ePub, Kindle for a complete version.

PRETERITO DE SUBJUNTIVO.

Yo diera, ò diese,

Imatcun can ará; ô Cochop tucne can ará.

Yo daria,

Aratcun ca.

Tu dieras, ò dieses,

Imatcun men ará; ô Cochop tucne men ará.

Tu darias,

Aratcun me.

Aquel diera, ò diese,

Imatcun nunissia ará; ô Cochop tucne nunissia ará.

Aquel daria,

Aratcun nunissia.

Segun el contexto de la Oracion estos dichos modos de Subjuntivo hacen à nuestros tiempos de castellano Preterito perfecto, imperfecto, y plusquam perfecto, y Futuro de Subjuntivo, aplicandolos debidamente como ya dixe en su lugar. De este Verbo Ará, ô Dar sale un numero crecido de verbos; y lo mismo sucede con casi todos los verbos; de que resulta un numero grande de inflexiones como deribadas del principal, [-u] original. Salen de Ará: Arsa,

Dar mucho ò à muchos. Por esto le llamo verbo plural.

Arámu,

Darse, ô entregarse uno â otro, los dos.

Arsápu,

Darse unos â otros.

Arápu,

Darse uno â si mismo, ô entregarse.

Arácsi,

Dar bien perfectamente.

Arási,

Mandar dar.

Arámiste,

Suplicar dar.

Arásu,

Ir â dar.

Arána,

Ir â dar——— Arastapse,

Se dio tiempo ha.

Araiñi,

Venir à dar——— Arastap,

Se dio tiempo ha.

Aráu,

Quando se da: ô el tiempo de dar.

Aragne,

Se da——— Arargnis,

Se dio poco ha.

Aragnit,

No sea que le dé.

Esta voz Ará tiene très significados. Es verbo, y significa Dar. Es conjuncion, y significa Y. Es adverbio, y significa despues, ô luego. Tambien es palabra de mofa, que la usan los muchacos.

OTRO EXEMPLO.

Omitidas las conjugaciones de este verbo, v.g.: Oio, Coger; saquemos todos sus deribados, como arriba del verbo Ará.

Oio: coger. Verbo particular, ò singular.

Oiso: coger mucho, ô muchos. Verbo plural.

Oio,

Coger.

Oiso,

Coger mucho, ô muchos.

Oimu,

Cogerse uno à otro; los dos.

Oisopu,

Cogerse muchos â muchos.

Oipu,

Cogerse â si mismo.

Oiocsi,

Coger bien perfectamente.

Oiosi,

Mandar coger.

Oiomiste,

Suplicar coger.

Oiou, ô oiohu,

Quando se coja, ò en tiempo de coger.

Oiona,

Ir â coger.

Oiñi,

Venir à coger.

Oiosu,

Ir a coger.

Oiogne,

Le coge.

Oioinicane,

Quando le coge.

Oioguit,

No sea que le coja.

Oiostapse,

La cogio, ò cogieron, ó fue cogida.

Oiostap,

La cogio, ô (lo mismo).

Oiognis,

Fué cogida, ô la cogieron, &c.

Esta voz Oió se toma tambien por hacer; v.g.: Ista ca oiona? Que voy á hacer? ¿Istam tina oio? Que haces tu?

Siete verbos nacen del primitivo; y algunos le siguen en la conjugacion, y otros no. Unos son verbos plurales; y otros tienen los dos numeros singular y plural. Veamoslo en los exemplos dichos.

Ara;

Dar. Verbo primitivo, y regular conjugable por los

tiempos dichos.

Arsa;

Dar a muchos, ò mucho. Verbo plural que se conjuga en

numero singular y plural.

Aramu.

Tiene solo plural. Irregular.

Arsapu.

Regular.

Arapu.

Es lo mismo en la conjugacion, que el primitivo.

Aracsi.

Tambien sigue â su original.

Arasi.

Se conjuga lo mismo que el primitivo.

Aramiste.

Tiene la misma conjugacion que su primitivo.

Lo mismo se verifica en el otro exemplo, y en la mayor parte de verbos. Mas para no confundirse, solo dixe del dicho exemplo.

Oio;

Coger. Verbo primitivo y regular, que se conjuga por

todos los dichos tiempos.

Oiso.

Verbo plural, que se conjuga por tiempos, y numeros

singular y plural.

Oimu; û Oromu.

Solo tiene plural. Irregular.

Oisopu.

Regular.

Oipu.

Es lo mismo en todo que el primitivo.

Oiocsi.

Tambien sigue â su original.

Oiosi.

Se conjuga lo mismo que el primitivo.

Oiomiste.

Tiene la misma conjugacion que su primitivo.

Voy à repetir todos los verbos plurales, y regulares deribados, y un irregular, que salen de un verbo solamente.

1.

Ará.

9.

Aráhu.

Arsa.

Arsáhu.

2.

Arápu.

10.

Arainicane.

Arsápu.

Arsainicane.

3.

Arási.

11.

Arágne.

Arsási.

Arsagne.

4.

Arácsi.

12.

Araguit.

Arsácsi.

Arsaguit.

5.

Arámiste.

13.

Arástap.

Arsámiste.

Arsástap.

6.

Araiñi.

14.

Arastapse.

Arsaiñi.

Arsastapse.

7.

Arána.

15.

Aráguis.

Arsána.

Arságuis.

8.

Arsáa.

16.

Arámu.

Arsásu.

Arsamu.

Tenemos aqui 32 palabras, que las 31 de sola una; y conjugadas las que son verbos regulares, plurales, y el irregular, saldría un numero muy considerable que llenaria algunas paginas de pliego entero: por lo que las omito; pues aunque no seria superflua, seria â lo menos enfadosisima tanta conjugacion de un solo verbo. Nota tambien: que todos los que estan numerados, son verbos singulares, y los no numerados son plurales; y seis solos son conjugables por todos los tiempos dichos; y uno solo es irregular, porque solo tiene numero plural, y porque siempre se conjuga por nos, vos, illae, vel illi, 1ª 2ª y 3ª persona.

Hasta aqui solo he hablado de los tiempos, de la conjugacion, y de los modos de los verbos de este idioma. Mas ahora es preciso reunir todo lo dicho en pocas palabras, para la mas facil comprehension. Los tiempos que esta lengua admite se determinan, ô por los adverbios que anteceden, ò se posponen al verbo; ò por la terminacion del mismo verbo, haciendole presente, preterito, ô futuro; de lo que nada queda que advertir, y entendidos bien los tiempos queda explicada la conjugacion per ellos. Tambien he tratado del Infinitivo de presente, que es como suena el verbo en qualquiera de las personas del presente de Indicativo; mas es preciso hablar del Infinitivo preterito y futuro; del Gerundio, del Participio tambien de presente, preterito y futuro.

Infinitivo de presente,

Ara: Dar.

Infinitivo de pretérito,

Arapis: Haber dado.

Infinitivo de futuro,

Et ará: Haber dado.

Gerundio,

Cochop aragne, ô aragne: dando.

Participio de presente,

Dante.

Participio de pretérito,

Dado.

Participio de futuro,

Habiendo de dar.

Queda explicado el tiempo, el modo, y la conjugación del verbo; y con este exemplo se forman â su semejanza casi todos los de este idioma Mutsun. Mas adviértase que como el infinitivo de qualquier tiempo, y el participio de qualquier tiempo, nunca están por si solos en la oración, con completo sentido, sino que este pende ò de un verbo determinante, ò de alguna persona, ô de alguna preposición, &c., todo infinitivo y participio se forman en esta lengua, como si se resolvieran en el contexto de la oración. De esto hablare en el sintaxis.

CAPITULO V.

Del verbo que significa la existencia, acción, ò pasión de las personas, ò cosas.

Ya hablé del verbo en quanto à sus terminaciones, modos, tiempos, numeros y personas; dexando asentado que hay verbo particular ô singular y verbo plural. Ahora solo he de tratar del verbo, y su significación como dixe arriba, y de su división. Es tan grande la división de los verbos que si de todos hubiese de tratar, seria preciso detenerme mas de lo que pide este Capitulo, y una Gramática de Lengua (digámosla) inculta, y sin haber conocido hasta ahora, carácter, regla, ni precepto alguno, sino como la naturaleza la ha inventado. Asi diré solo de el verbo substantivo, Activo, Neutro, y Reciproco, dexando para el sintaxis los verbos meditativos, deponentes, frequentativos, diminutivos, defectivos, impersonales, pasivos, de natura de lengua, y demás que trahen los Autores latinos; que si de estos hablo, sera aqui como de paso.

§ 1º. Del Verbo Substantivo. Este verbo es el que explica, enseña, y significa la existencia de las personas, ò cosas: como Ser, Estar, Haber. Este idioma carece del verbo substantivo y auxiliar en la signifacion de ser rigurosamente y parece ser este un defecto grande, porque no se pueden explicar las cosas que con el explicamos en los quince sentidos que le usamos, y de que nos valemos, quando conviene. Mas como todo lenguage ha sido inventado para descubrir los sentimientos del alma: "Ad sensus animi exprimendos oratio reperta"; el lenguage de estos Indios ha inventado ciertas palabras que suplen este verbo tan esencial à nuestro idioma, y no asi al suyo; y por eso, dixé, parece ser defecto grande de esta lengua carecer del verbo ser, y no lo es en realidad de verdad, porque tienen estos Indios palabras, ô voces con que manifiestan de distinto modo que nosotros, todos sus conceptos, y sentimientos. Qualquiera que adquiera y posea al conocimiento verdadero del sintaxis de otro idioma, en nada, ô casi nada, semejante al nuestro, y al latino, ha de conocer, y confesar esta verdad, si concede primero que ad sensus animi exprimendos oratio reperta est. CALEP. v. ex primo. En esta oración por exemplo: ¿Y eso que es? Ene pina (dice el indio) intsis iha? En esta oración, no hay tal verbo es; pues vertida materialmente dice asi: ¿Ene, Pero, mas, ô y pina eso, intsis que, iha tambien? que junto dice: ¿Y

eso que tambien? Sin embargo, asi expresa el Indio su concepto, como se expresa en castellano con el verbo es. En este idioma pues no hay, ni es necesario el verbo substantivo ser; pero si el estar muy distinto del nuestro.

§ 2º. Si Estar se toma por ser, tambien carece de este verbo este idioma; pero si se toma por existir, ô estar actualmente, ô hallarse en algun lugar, repito, que le tiene, pero muy distinto de nuestro castellano, porque nosotros usamos sin distincion del estar, sea de cosas animadas, sea de inanimadas. Asi decimos: está el hombre; está el dinero; está Dios; está el palo, &c. Mas este idioma usa de dos verbos que significan estar: uno significa las cosas animadas, espirituales; y otro las inanimadas. Tsahora sirve para las primeras, y Rote para las segundas; y asi dicen estos naturales.

Yo estoy, ô existo, ó me hallo,

Can tsahora.

Tu estas, ó existes, ô te hallas,

Men tsahora.

Aquel está, ô existe, ó se halla,

Nunissia tsahora.

Asi respectivamente en todos los tiempos que diximos del verbo Dar: Ara. Mas quando se habla de cosas inanimadas usan de Rote; v.g.: La piedra está, existe, hay, ô se halla; Irec rote.

Otro exemplo: Alli hay, ó está, ó existe, ô se halla, el cuchillo; Nú rote tsipe. Y asi de todos los entes inanimados. Quando el verbo ser es preterito perfecto, como v.g.: Yo fui, Tu fuiste; Aquel fué, &c., este tiempo se dice muy bien: Can rotes; men rotes; nunissia rotes: pero no se puede usar de ser, ô haber sido rotes en otro tiempo. Tiene otra voz que significa estar, haber, ô existir, que es Nua; y asi se dice: Alli hay, existe, o está un hombre; Nua emetscha tsares. Alli hay, existe, ò está un palo; Nua emetscha tapur: pero se comete la figura elipsis, cuyo uso es muy frequente en este idioma; de lo que dixe largamente en su lugar.

§ 3º. Tampoco tiene este idioma el verbo auxiliar y substantivo Haber: mas tomado por Tener ó Poseer, si le tiene; pero no es como aquí se indaga, sino en el sentido riguroso de tener; y no como verbo auxiliar, que se une á todos los tiempos de activa para conjugar los verbos. Mas ya dixe lo que sentia à cerca de este verbo auxiliar en el primer párrafo de este 5º Capitulo: y digamos del verbo Activo.

§ 4º. Verbo Activo. El verbo Activo es el que pide ò rige acusativo de persona que padece, ô aquel cuya accion, y significacion à otra cosa que es su termino, con preposicion, ò sin ella; v.g.: Quiero à Dios: Aborezco el vicio: Acuso à Juan, &c.; que todo el que ha estudiado Gramatica Castellana, ô latina, sabe. A esta clase de verbos se reducen la mayor parte de los que usa este idioma; y todos se conjugan como el verbo Dar: Ará; ò por mejor decir, una sola regla sirve para conjugar todos los verbos, sean de la clase que fueren; y esta es la que di quando trate de los tiempos, y modos del verbo de este idioma, que no admite las irregularidades que se notan en los de nuestra castilla; pues sabido el infinitivo de presente, sea su terminacion como quiera, siempre tienen los mismos adverbios que terminan los tiempos, y las mismas terminaciones que tengo explicadas en el referido lugar, y se conjugan todos como llevo expuesto.

§ 5º. Voz pasiva de los verbos. Como queda asentado que este idioma no tiene el verbo substantivo Ser, con el que nosotros formamos en castilla las pasivas de los verbos, se da por supuesto que los verbos de este idioma no tienen pasiva semejante â la nuestra, ni â la latina, que es la que tiene verdaderas voces pasivas en casi todos los tiempos, quando el verbo las admite.

Hago este supuesto, porque como es preciso proporcionar y asimilar nuestro idioma, con este para formar idea de el, sin este recurso no nos entenderiamos. No tiene mas voces pasivas que las siguientes; v.g.: en el verbo dicho Ará, Aragne, Aragne, nuc, me Aragnis

Arastapse

Arastap.

Estas se pueden llamar voces pasivas, porque se distinguen de las activas en quanto â su terminacion; y porque con ellas se forman unas oraciones segundas de pasiva. Se da; Le dan; Te dan; Nos dan; Os dan; Les dan; Me dan: se dice; Aragne, añadiendo la persona, ô cosa. Quiero decir; que quando en la oracion castellana vienen estos romances: me, te, se, nos, vos, los, se forman segundas de pasiva; lo mismo es en esta lengua; me dan, te dan, le dan, se da, nos dan, os dan, les dan, se dan; se dice: Aragneca, Aragneme, &c. Este Aragne es tiempo presente, y no tiene mas terminacion, y hace â todas las personas de singular y plural. Esta otra voz pasiva: Aragnis es de tiempo pasado, y es lo mismo que la antecedente. Me dieron, Te dieron, Le dieron, Nos dieron, Os dieron, Les dieron (esto es, entregaron); decimos: Aragnisca, Aragnisme, &c.: y lo mismo son Arastap, y Arastapse. Me entregaron, ô dieron, Te entregaron, ò dieron, &c.: romanceadas de otra suerte en castilla estas oraciones; v.g.: Yo fui entregado; Tu fuiste entregado; Aquel fue entregado; Nosotros fuimos entregados, &c.: se dice: Arastapca; Arastapme; &c. Es quanto puedo decir sobre la voz pasiva que he encontrado en todos los verbos que usan estos indios. Usan tambien de otra especie de pasiva, ô tienen otras expresiones en las impersonales, que en nuestra Gramatica latina se hacen en pasiva, aunque las terminaciones son en activa, y podemos llamarlas pasivas; v.g.: Dicese, ô se dice, que te dan; Dicese, que te han de dar; Dicese, que te dieron; ò Dicen, que te entregan; Dicen, te han de entregar; Dicen, que te entregaron. En estas, y semejantes impersonales, usan los Indios de esta lengua: Aragne nuc me; Arastap nuc me. El nuc es lo mismo que dicen; y lo demas como queda dicho.

§ 6º. De los verbos impersonales.

Amanece: Anochece,

Acquen: Muren.

Yela: Escarcha,

Huacna; Isili.

Llueve: Llovizna,

Amani: Pisillanme.

Truena: Relampaguea,

Tsura: Huilpe.

Nieva: Graniza,

Yopco: idem.

En todos estos entienden los Indios el tiempo; ò Dios es el que hace estas cosas, después que se les ha explicado. Pero todos estos verbos se pueden conjugar por todos los tiempos, presente, preterito, y futuro, y admiten en este idioma todas las expresiones que nosotros solemos usar quando hablamos de estas cosas. Tampoco tiene verbos compuestos este idioma; pero si verbos, palabras, ò voces, que abundan, ô que sobran para significar la cosa; ô por mejor decir, usan de ciertos imperativos, de ciertos modos, que no se positivamente como se han de llamar estas expresiones raras, y son las siguientes que tengo muy presentes.

Yu: Yuyuts,

Anda: Acaba, &c., y en plural segun sea la

cosa.

Ayun: Ayuints,

Trahe: Trahed.

Ya: Yaints,

Toma: Tomad. Coge: Coged.

Ai juri: Ayí: Ayiyuts,

Ven: venid.

Otso: Otsoyuts,

Vetu, ô vete: Id, ô idos, (para despedirse.)

Pire: Pireyuts,

Sientate; Sentaos.

Yehela: Yelamini: Yelaminiyuts,

Aguarda, ô espera: Aguardad, ô esperad.

Quechigüesi: Quechiguesiyuts

Haced, &c., ligero, ligeros; ô corre: corred.

Camai: Camaiyuts,

Mira: Mirad.

Quemexei: Quemexeyuts,

Mira: Mirad.

Si uno pregunta por estas voces verbales â un Indio; v.g.: que hay por Andar, le dice: Guate, ô Gine; y esto no tiene conexion con el Yu. Lo mismo si preguntamos por Aguardar, v.g.: dice: Tusun: Suti: Tugisi: utrasi: y esto en nada se parece á Yehela; y lo mismo á cerca de todas las expresiones ô verbos dichos, y las que siguen.

Ittie,

Vamonos.

Ochico,

No quiero.

Huimacsi,

Lo siento, Me compadezco.

Catshi,

Silencio, ô callense.

Gire,

Mira, Reflexiona.

Mots,

Pregunto.

¿Motsos?

¿Ya esta? ¿Es asi?

Cooy,

Asi es.

Que,

Oye: Mira: Atiende.

Quie,

Quien sabe.

Yu nan,

Vamos á ver: á ver.

Itque,

Apártate: dexame.

Ayuguspu,

Quítate, ô apártate.

Mini,

Oye: escucha.

Eshierse,

No dicen, &c.

Eshierase,

No han dicho.

Nú attia,

Si (según lo que se hable.)

Todas estas expresiones, y otras que se verán en lo restante de este trabajito, causan una confusión mas que mediana, porque no tienen proporción, ô tienen muy poca con nuestros modos de hablar.

CAPITULO VI.

Del Participio.

Participio es el que tiene casos, y significa tiempo, y participa del nombre y del verbo. Mas examinada bien la natúra del Participio, veo que en esta lengua rigurosamente, ni el de presente, ni el de pretérito, ni el de futuro; ni encuentro que se use en expresión alguna. Esta oración, v.g.: el que ama á Dios, es bueno: Amans Deum, bonus est; resuelto el Participio: Ille qui amat Deum, bonus est. Para hacer esta oracion por participio en lengua de estos Indios, no hay voces: es preciso resolver el Participio, y decir: Numan muisin Dios, miste. Lo mismo digo de los Participios de pretérito, y futuro; se han de resolver, si se quiere persuadir, ô disuadir alguno cosa, usando, ô hablando con Participio. Tatagte; barrido: Topogte; acabado: Sicsaste; manchado: Cauyiste; secado: Pasquiste; harto, ô hartado, &c., aunque en castilla suenan, y son todos estos Participios de Pretérito; en lengua materialmente dichas palabras dicen: Se barrió; se acabó; se manchó; se seco; se harto: y no son estos Participios, sino verbos y tiempos de preterito; y de consiguente como carece del verbo substantivo Ser, Tener, Haber, y otros auxiliares, no conoce este idioma Participio activos, ni pasivos: mas quanto nosotros podemos decir con los Participios, sin ellos lo dicen, y pueden decir los de esta lengua de un modo expresivo è inteligible que no tiene semejanza al nuestro, ni le es necesario; pues asi como la lengua es distinta, tiene distinto modo para expresarse, sin que por esto pueda calificarse de defectuosa, como dixe quando hable del verbo substantivo Ser.

CAPITULO VII.

Del Adverbio.

El Adverbio, para modificar su significacion, es el que se junta al verbo, y à otras partes de la oracion; v.g.: al adjetivo, y participio, y alguna vez al substantivo. En esta lengua no solo se junta al verbo, y al adjetivo, sino â los pronombres, pero siempre abreviado, ò con figura, como vimos en las conjugaciones del verbo, â quien se le anteponen y posponen con mucha elegancia. Hay varias clases de adverbios, y los irémos tratando separadamente en sus lugares; y comienzo por los adverbios de tiempo por haber muchos de esta clase, aunque no dexa de haber muchos de cada una de las 23 que nos enseñaron en la gramatica latina, y este idioma no puede contar tantas, como verémos luego.

Adverbios de Tiempo.

Hoy,

Naha. ó: este dia

Neppe tsugis

Mañana,

Aruta—Ayer,

Huica

Poco ha,

Itsa—Después,

Yete

Ahora,

Naha—Hace muchisimo tiempo,

Hocse munna

Al principio,

Innihuig—Alguna vez,

Aipire

De mañana,

Arua—Pronto,

Quechigüesi

A la tarde,

Huniacse—Tarde,

Itti

Luego,

Iñaha—Siempre,

Imi

Nunca,

Ecue et—Otra vez,

Oisigo

Hasta ahora,

Tapua—Entonces,

Piuagnai

Nunca jamas,

Ecue imi—Siempre jamas,

Imi ietattia

Jamas,

Ecue êt—Un ratito,

Ipsiun

Ahora mismo,

Chien—Antes,

Aru

Se ponen aquí las cosas siguientes, no porque sean adverbios, sino por ser tocantes al tiempo.

Al ponerse el sol,

Pilpilte.

Al anochecer,

Sosoronin.

Se ha hecho tarde,

Huicaste.

Ya es tarde,

Anochecio,

Murenin.

Amanecio,

Aqueste.

Al medio dia,

Attigte ismos.

A media noche,

Orpehuas ershe.

Poco falta amanecer,

Yeteste acquenin.

Tiempo de calor,

Tsalagui; ô Tsirisguai.

Tiempo de frio,

Turisguai, Asirim pire.

Tiempo de agua,

Amaniguai.

Tiempo de primavera,

Tiusa pire. Itsnonin pire.

Tiempo de sazonar los frutas,

Icunin, Putginin, Putgi.

Un mes,

Hemetscha char.

ADVERBIOS DE LUGAR.

Ahi,

Tina.

Aqui,

Nia. Ne.

Alli,

Nu.

Aca,

Sanac.

Alla,

Usiun.

Aculla,

Nujana.

Cerca,

Emegtie.

Cerquita,

Amatica.

Lexos,

Caria.

Mas lexos,

Cariam

Juagistac.

pire.

Donde. Adonde,

Ani.

De donde,

Anitum.

Dentro,

Ramai.

Fuera,

Cari.

De

Orpei.

enmedio,

Arriba,

Tapere.

Abaxo,

Minimui.

Delante,

Juttui.

Detras,

Esentac.

Encima,

Taperestun.

Debaxo,

Minimuitun.

Aqui detras,

Pi.

Alli detras,

Ti.

A la derecha,

Aimatca.

A la

Aguistac.

izquierda,

Al oriente,

Jacumui.

Al poniente, Humui.

Al medio dia,

Cacun.

Al Norte,

Acas.

Donde (uno esta)

Nia.

aqui,

Cuesta, ô agua arriba, Rini.

Advierto, que para decir, desde, ô de, ô hasta, se añade un tun al fin del adverbio; v.g.: De alli,

Nutun.

De alla,

Usiuntun.

De aculla,

Nujunatun. Y asi de los demas adverbios de lugar.

ADVERBIOS DE SIMILITUD.

Como,

Cata.

Asi como,

Cati Cata.

ADVERBIOS DE QUANTIDAD, Ô CANTIDAD.

Mucho,

Tolon.

Ya esta,

Nü attia.

Muchísimo,

Tompe.

Bastante,

Nuia, Nua.

Poco,

Cutis.

Tanto,

Cati.

Muy poco,

Cuti.

Quanto,

Cata.

ADVERBIOS DE QUALIDAD, Y DE MODO.

Bien,

Miste. Utin. Tappan. Umsie. Apsie.

Mal,

Equitseste.

Asi,

Cua. Cuagne.

Quedo,

Chequen.

Reciò,

Gitsepu.

Despacio,

Elecsi.

Buenamente,

Umsie.

Alto,

Tapére.

Baxo,

Minimuitis.

ADVERBIOS AFIRMATIVOS.

Si,

Gehe. He. Siocue. Siocueta.

Cierto,

Amane.

Es cierto,

Panane.

Ciertamente,

Amane.

Verdaderamente,

Asaha, Eres.

ADVERBIOS NEGATIVOS.

No,

Ecue. Episie.

No es asi,

Ecue at isu.

ADVERBIOS ———

Acaso,

Piñi.

Quiza,

Epes.

ADVERBIOS DEMOSTRATIVOS.

Mira,

Giré.

Oie: Mira,

Camai.

ADVERBIOS CONGREGATIVOS.

Todos à una juntos,

Imentac.

Igualmente,

Orotse.

Desordenadamente,

Rensiecsi.

Continuamente,

Chira.

Seguido,

Otsoan.

Vocativo,

Turi.

La mitad,

Tsamantac.

Sonrisa,

Tchumin.

Parecera extraordinario algun adverbio; mas dexo otros, porque tienen un modo de adverbiar estos Naturales, que en su lengua son adverbios, y en la nuestra no. Digo que son adverbios, porque no son otra parte de la oracion en su sintaxis: Tambien digo que este idioma no tiene adverbios comparativos, y muy pocos de similitud, y con los de esta clase se suplen los comparativos; y en esto sigue a la Hebrea, la que vale de la preposición prae que los latinos vierten en ab en los comparativos. Tampoco tiene genitivo dicha Hebrea, y en esta lo he puesto, no porque se distingue de la terminacion del nominativo, sino porque en el sintaxis en cosas que piden rigurosamente genitivo, usan de aquella voz que se parece al genitivo; y muches veces en la latina lo mismo suena, (como dixe en otro lugar) el nominativo, el acusativo, el vocativo, y sin embargo por el sintaxis conocemos que caso es.

CAPITULO VIII.

De la Preopsicion y Posposicion.

Si la Preposicion en nuestra gramatica es la que se antepone â las demas partes de la oracion para guiarlas al verdadero sentido de relacion, ò respeto que tienen entre si las cosas que significan; la Posposicion en esta lengua es la que se pospone â las demas partes de la oracion, y hace los mismos oficios respecto del sentido de las cosas. Las Posposiciones de esta lengua se reducen á las siguientes.

Huas,

Para; ô á; ô al; el, ella, ellos, &c. Dativo.

Se,

A el; ella; ellos, &c. Acusativo.

E,

A el; â ella; â ellos; &c. Acusativo.

Ne,

A el; &c. Acusativo.

Tsa,

Con el; ella; &c. Ablativo.

Me,

Con; en casa de, &c. Ablativo.

Tea,

En.

Tac,

En.

Um,

Con; por.

Tum,

Con.

Sum,

Con.

Tun,

Por; de.

Todas las doce Posposiciones, encuentro en el sintaxis; y el significado es como dexo expuesto en las columnas. Las demas preposiciones que usa nuestra lengua, se suplen en esta con los adverbios de esta misma lengua, la que carece de estas preposiciones contra, entre, hacia, hasta; mas el sin nuestro lo suple con esta voz atsi, y esta palabra siempre se antepone, y nunca se puede posponer; por lo que no la asente entre las Posposiciones, y tambien significa no. Todas estas Posposiciones tienen la significacion dicha en compañia de las palabras que les anteceden; mas por si solas, y fuera de compañia nada dicen, ni nunca se encuentran sin el orden que tengo explicado. Otras advertencias merece este tratado, las que si ahora se omiten es porque constan de las frases dichas (en el Arroyuelo); y porque una cosa es pura Posposicion, y otra cosa es Particula. En nuestro Arte Castellano con la explicacion de las preposiciones se confunde esto.

Esta carta es para Juan, y esta carta es para ganar, v.g.; no es lo mismo el para en una que en otra, aunque suena lo mismo; y esto mas pertenece al sintaxis que no al presente asunto.

CAPITULO IX.

De la Conjuncion.

Conjuncion es la traba, y ata las partes de la oracion entre si mismas. Hay varias clases de conjuncion. Solo hablare de algunas conjunciones, y son las que siguen.

Ené,

Pero: mas; pues.

Yuta,

O; u.

Ara,

Y; luego.

Imatcun,

Si; con tal que.

Hia,

Tambien.

Aia,

Tambien.

Hi,

Y; tambien.

Yehela,

Aunque.

Las comunes son: Aia; Hi; Hia; Ené; Ara, con el significado que arriba dixe. Las tres primeras siempre se posponen, y traban las palabras, los verbos, y las oraciones; y asi podemos llamarlas copulativas. Y no se que haya otras. Es una confusion grande este tratadito; y asi ire poniendo en castilla primero, y luego en idioma.

Por eso: Por lo tanto,

Nisiasum.

Porque no?

Enem at inca.

De qualquiera manera,

Ucsi.

Porque,

Usi.

Quando,

Cochop.

Sino,

Cochop ecue.

Asi como,

Cati cata.

Porque?

Incagtet: Intsista: Intsisum: Inca.

CAPITULO X.

De la Interjeccion.

¡Atseitac!

Es lo mismo que quando admirados decimo; oh!

¡Ha: Nu,

Estas dos es lo mismo que: Ya oygo: entiendo: si.

¡Iscane!

Pobre de mi.

¡Aná!

Madre! que se expresa en los dolores.

¡Que!

Oye: escucha: atiende.

¡Minini!

Idem; pero es quando hay familiaridad entre los que se hablan.

Queda pues explicado el tratado de las ocho partes de la oracion que advierto hay en este idioma; que son: Nombre, Pronombre, Verbo, Participio, Adverbio, Preposicion, digo Posposicion, Conjuncion, ê Interjeccion. Y podemos excluir no solo el Articulo, sino el Participio; y asi diremos: que son siete las partes de la oracion en esta lengua Mutsun.

CAPITULO XI.

De las Figuras del Metaplasmo.

Una de las cosas mas dificiles al principio de aprender esta lengua me fue la de entender las figuras que usa, ya de diccion, y ya de construccion, de que dire luego.

Metastesis. Es quando se invierten algunas letras que tiene la palabra, ô voz; y esta es propia de los niños; que aun casi no pueden pronunciar; y las Madres ô Padres les hablan con las letras que tiene la voz trastornadas, y fuera del modo con que deben estar; v.g.: Onlemu, en lugar Onelmu, que quiere decir: Hacer rayas en el suelo. Otro exemplo: Coor, en lugar de Coró que quiere decir Pie. Y asi de las demas palabras de esta figura.

Sinalefa. Es quando una voz acaba en vocal, y la que se sigue es tambien vocal, y se calla la vocal de la primera voz; v.g.: Tsotco aisa etse. Todas estas tres voces acaban en vocal, y â la de enmedio se le quita la a, y se dice con elegancia Tsotco ais etse; que significa: Seguido, ô en orden, ellos duermen.

Sincope. Es quando se quita del medio de la voz alguna letra ô silaba; v.g.: Maam, en lugar de Macam.

Apocope. Es quando se le quita alguna letra al fin de la voz; v.g.: Ar, en lugar, de Aru, que quiere decir antes: me, en lugar de men; Tu, &c.

Apheresis. Es quando se quita alguna letra al principio de la voz; v.g.: et en lugar de iet.

Antithesis. Es quando se pone en la voz una letra por otro; v.g.: hic en lugar de hac se muda la a en i. Es muy corriente esta figura como tambien las demas: pero, esta tiene esta particularidad, que si la voz, ô verbo acaba en u, hace huc; si en i, hic; si en o, hoc; y todos deben ser hac, ô haca, mudada la primera a en e, i, ò, y, u.

Tiene esta idioma Figuras mezcladas de Antithesis, y Apocope; v.g.: Quipi hic, en lugar de Quipi haca; se halla mudada la a en i, y quitada la ultima a. Tambien de Apheresis, y Apocope: Canmes et jatsa; en lugar de Can mes icte jatsa, quitada la primera i, y la ultima e, en el primer exemplo; y confirmada esta verdad en el segundo.

Entendidas las partes de la oración, se comprende quando este idioma en sus voces comete una figura, ô dos, en una palabra, y aun tres figuras en una sola voz. No pongo mas exemplos, porque seria extenderme, y lo dicho es suficiente para comprender el uso que hace la naturâ, y no el arte, ô los dos juntos del modo figurado.

De la Figura Elipis.

Esta figura se comete quando se omiten en la oracion algunas palabras, que siendo necesarias para completar el sentido gramatical, no hacen falta para la inteligencia ni para el sentido de la expresion. Usa este idioma de esta figura muchas veces; por exemplo: ¿Anit men? ¿Donde vas tu? y en lengua no se dice elepu, vas; sino que se omite. Macque, tacca: Ai voy, hermano mayor; y en lengua se omite tina accu, ô elepu, que dice: ai entro, ô voy. Men unisi: No quieras; y en lengua no se expresa el no, epsie; pero se entiende por esta figura.

CAPITULO XII.

Del Sintaxis de este Idioma.

Sintaxis es lo mismo que construccion, fabricacion, ô composicion de las partes de la oracion entre si: ô Sintaxis es el orden y dependencia que deben tener entre si las palabras para formar la oracion. Esta construccion es propia y figurada, ô natural, y figurada. De lo dicho hasta aqui se infiere, que este idioma usa en su sintaxis de los dos modos natural, y figurado; y respecto de nuestro idioma este es un puro Hiperbaton, porque se invierte el orden gramatical que naturalmente guardan nuestras palabras en la oracion.

Lo primero que pide nuestro sintaxis natural, es que el nombre substantivo se anteponga al adjetivo; y este regularmente es al contrario: el nombre adjetivo precede al substantivo, v.g.: Misia imiu; otro: Tolon me munus; otro: Tsutsunagte gin; otro: Capnen nana pire; otro: Aium jurecuas ruc; &c., que despues veremos. Misia; Tolon; tsutsunagte; capnen; jurecuas; todos son adjetivos; y los anteponen estos Naturales â los nombres substantivos imiu, múnus, gin, pire, y ruc. Pide nuestro Sintaxis natural que no haya falta ni sobra de palabras en la oracion; y en este sintaxis respecto del nuestro regularmente hay falta de palabras. En los exemplos dichos: Misia imiu: Bonito todo; en nuestro idioma diremos natural y propiamente: Todo es bonito. En el otro exemplo: Tolon me múnus: Mucho tu porqueria, ô roña; nosotros decimos: Tu tienes mucha porqueria, ô roña, &c.

Aqui advertira el lector la inversion de la construccion, y la falta de palabras en este idioma respecto del nuestro; y aquel no pudiera entenderse sino nos valiesemos del Hiperbaton, y Elipis que tiene el nuestro. Trastornado este principio fundamental, es preciso que se trastornen tambien las reglas de nuestro sintaxis: esto es, la concordancia, el régimen, y la construccion, de las que voy à tratar en los Parrafos siguientes.

§ 1.

Las concordancias son très: de nominativo, y Verbo; de Substantivo y Adjetivo; de relativo, y antecedente. La primera concierta en numero y en persona. Mas aqui es preciso repetir lo que diximos del verbo colectivo, ô verbo singular, y verbo plural; este dixe que es lo mismo que nuestros colectivos, porque hablan de muchedumbre. Ahora bien, tiene este idioma esta concordancia de nominativo y verbo, y precisamente concierta en numero y en persona, aunque el verbo sea plural o colectivo; v.g.: Jupama ichon, y tambien Jupama itson: Otro; Can ole, y tambien can olse. En estos dos exemplos hay quatro concordias de nominativo y verbo, aunque si se ha de suponer, que como el verbo en qualquier tiempo nunca tiene diversa terminacion dentro del mismo tiempo, siempre ha de haber concordia, sea la persona que quisiere: mas en los verbos plurales, ò colectivos, si la coleccion, pluralidad ò muchedumbre, es incompatible con la persona; esto es, si la persona no admite la pluralidad, y se junta con dichos verbos es mala la concordia y no estara bien dicha la oracion; v.g.: Can semson: Yo morimos, o yo muero mucho; porque una vez se muere uno, y no muchas: y yo morimos ni en Castilla es buena concordia, y esto se ha de tener presente, si se quiere (como se debe) hablar con pureza, naturalidad y finura.

§ 2.

Tiene tambien este idioma la concordia de Substantivo, y Adjetivo; y esta solo concierta en numero y en caso, y no en genero, porque no le tiene; v.g.: Maccu misimin; esposo bueno: y seria mala concordia decir: Maccu misiminac; porque maccu es singular, y misimimac es plural, ô habla de muchos. Lo mismo en esta: Muquiuquinis hatcamac, vieja prietas; ni en castilla esta bien: mas si Muquiuquinis hatcasmin, vieja prieta: porque el substantivo y adjetivo son singulares, y están en nominativo. Dixe que no tiene este idioma genero; y asi lo mismo es para estos Naturales decir en Castilla Marido, ò esposo bueno, que buena; vieja prieto, que vieja prieta; y tambien carece de nuestros articulos, como dixe en el 1. Cap. de este librito.

§ 3.

Que, qual, quien, cuyo, son los pronombres relativos; y de estos relativos es de lo que al presente tratamos para la otra concordia que resta explicar. Todos tienen plural menos que, de cuya voz usamos en ambos numeros. Todos los relativos dichos se dicen en lengua, ò se nombran asi: Numan, Anpi, Atte, Attenane, como ya dixe hablando de los pronombres. Numan, ô que, no tiene mas terminacion y serve lo mismo que nuestro que, para quando es necesario usar de el. Mas como este idioma, como poco ha dixe, no tiene ni generos, ni articulos, que son los que forman aqui la concordia, hemos de decir que no tiene esta concordia ô por mejor decir, siempre que convenga, debemos usar de el, como usamas del que en nuestras oraciones castellanas.

No quiero omitir aqui sobre esta palabra que lo que debiera haber dicho, quando se trató de la conjuncion. Quando el que es conjuncion, ô particula (como deciamos en la gramatica latina) siempre es tacita en la oracion, v.g.: Deseo que seas bueno: Ihuipsen, ca, men miste. Quando el que es relativo neutro interrogativo, dice este idioma Intsis, ô Ista; y dexo exemplos de esto.

Quando el que es como interjeccion, que nosotros decimos que, ò he, en esta lengua, se dice, Ha!

para preguntar; y quando es relativo siempre se dice el que numan.

CAPITULO XIII.

Del Regimen que tienen las partes de la oracion que admite este Idioma.

1. El nombre substantivo rige à otro nombre substantivo en genitivo sin la preposicion de, ni otra alguna mas siempre el genitivo se antepone al substantivo que le rige, v.g.: Purchu rucca: Patrecma esgen: &c. Purchu, y Patrecma son genitivos de rucca, y esgen; que quiere decir: De purchu casa, ô la casa de Purchu: De Padres fresada, ô La fresada de los Padres. Ya diximos en las Declinaciones, que el nominativo, el genitivo, y vocativo no tienen distinta terminacion; pero por el contexto de la oracion en el sintaxis se conoce quando es un caso, û otro, asi como nosotros conocemos en la oracion latina por su contexto quando es un caso, y no otro, aunque no tengan distinta terminacion.

2. El nombre substantivo rige al verbo, porque como aquel es el mobil de la accion, ô pasion, el verbo es el que expresa estas obras; y asi este ha de concertar con aquel, v.g.: Purchu, si no hay verbo, nada se dice, sino nombrar â un hombre que se llama Purchu: pero si se añade guarca, ya decimos la accion de Purchu; esto es: Purchu llora, que es concordia rigurosa de nominativo, y verbo.

3. El verbo rige al nombre substantivo, ò pronombre, quando todos son terminos de la accion, ya signifique persona, ô ya cosa; y asi se dice: Can muisin Diosse: Yo quiero Dios â; esto es: Yo amo a Dios. Can esso equets se: Yo aborezco pecado al; esto es: Yo aborezco al pecado. Ya he dicho en el principio, y muchas veces, y ahora lo repito por ser este su lugar propio, que nuestras preposiciones son posposiciones en este idioma, y en estos dos exemplos son el se. Dios se, equets se. Paraque se entienda el sintaxis de esta lengua traduzco materialmente, y luego expreso en parafrasis la oracion perfecta en castellano, como se ve arriba. Es de notar que muchos verbos ellos solos explican y embeben dentro de si los terminos de su significacion, y en este caso no rigen nombre substantivo alguno v.g.: Muraste men sitnun: Crecio ya tu hijo, ô hija. Otro: Semoste Abatonio: Se murio, ò murio Antonio Abad; y otros exemplos de esta clase de verbos, que llaman neutros, ò mejor intransitivos; esto es que pasan su termino ô significacion á * * * *

cosa, ni persona. Dixe tambien hablando del verbo, que en este idioma todos los verbos se pueden reducir â activos y pasivos, y no à tanta confusion de verbos como (no se si bien) se nos enseña en la gramatica latina. Vease la nota 6ª y 7ª del Arte de Nebrija, De institutione grammaticae, Lib. 3; y tambien puede verse nuestro Arte de gramática castellana Cap. 7, par. 1, n. 88.

Se, e, ne, huy, tsa, me, tca, tac, um, ium, sum, tun, y no se si alguna otra posposition son todas las que acompañan al nombre substantivo, ô pronombre, regido del verbo. Exemplos de todos.

1º. Oquegte ca mucurma SE: Despedi, ô despache yo mugeres â las; esto es: Despedi â las mugeres. 2º. ¿ Attena ayona soton E? Quien va â traer lumbre la; esto es: ¿Quien va â traer la lumbre? 3º. Cua met aisan E: Asi tu despues â ellos les; esto es: Asi les diras, ô: Asi diras à ellos.

4º. Neppe appa HUAS: Esto Padre, â, ô para; Esto es para el Padre. 5º. Chien hac guate Tausest SA: Ahora el viene Hermano menor con; esto es: Ahora viene el con su Hermanito. 6º.

Otso Appa ME: Ve Padre con; esto es: Vete con tu Padre. Este me significa en casa, como dije en otro lugar. 7º. Ripuin ca isu TCA: Espine yo mano en; esto es: Me espine en la mano. 8º.

Agûis TAC, cannis tion: Zurda, o izquierda con â mi tiro: esto es: Me tiro con la izquierda. 9º.

Tapur UM cames et jatsa: Palo con yo â ti despues pegare; esto es: Te he de pegar con un palo.

10º. Sialquinin usec jai IUM: Se rajo chiflo, ô pito boca con; esto es: Se rajo el pito con la boca.

11º. Nottos cannis haca isa SUM: Pego a mi el manos con; esto es: Me sacudio con las manos, ô con la mano. 12º. Najan TUN can tsetcan: Alli de yo vengo; esto es: vengo de alli. Quedan pues explicadas todas las posposiciones de este idioma con los exemplos que estan dichos y señalados con una raya asi—; y en muchos exemplos no solo hay la posposicion sino tambien muchas figuras, de las que dixe en el Cap. 11. de esta tarea.

4. El verbo rige à otro verbo; y en este caso el primero es determinante, y el segundo determinado: y asi se dice: Ihuten ca ama: Quiero yo comer. Mas si el verbo determinado regido del determinante pide alguna conjuncion para llevar la oracion al modo indicativo, ô subjuntivo, esta siempre se ha de expresar con tal que no sea la conjuncion que. v.g.: Huasaca tihon, ausic, quet, humun: El auron nace para volar; ô materialmente: Auron nace, para que el despues vuele.

Otro: Can semon, usi can ihusen: Yo muero, porque yo quiero. Otro: Miste nuc me: Bueno, dicen, tu; ô mejor: Dicen que estas bueno. No tiene esta conjuncion que este idioma, como dixe en otra parte.

5. El adverbio es absolutamente necesario para acompañar al verbo conjugado; ô mejor, el adverbio es preciso para la formacion de los tiempos en este idioma; por manera que sin adverbio todo verbo sera infinitivo, y presente; y el adverbio, como dije en su lugar, determina al verbo â que sea pretérito, y futuro. Para el imperativo, y modo infinitivo no es necesario ni tampoco para el tiempo presente de indicativo, pero modifica, siempre la significacion del verbo.

6. Las posposiciones rigen al dativo, acusativo, y ablativo, como hemos dicho en los doze exemplos de este Cap. n. 3. Tambien rigen al adverbio algunas veces, y nunca al verbo, porque las posposiciones que acompañan y rigen â nuestros verbos, llamo yo conjunciones las mas, y no preposiciones aunque son en realidad. Esta preposicion a, que en lengua no se como llamar, tiene un uso muy grande, ô extenso en este idioma; y viene à hacer los mismos oficios que el gerundio substantivo de acusativo, ô supino; v.g.: A llevar del primer modo ferendum; del segundo: latum; ô futuro de infinitivo de activa. Asi como â el supino en um latino acompañan las verbos de movimiento ir y venir; asi tambien quando se usa en nuestra castilla esta preposicion a, y se quiere traducir en lengua, le acompañan dichos verbos de movimiento los que regularmente no expresan en la oracion, en la lengua v.g.: Oiyni ca curcase: Vengo a coger pinole. Oyona ca curcase: Voy â traer pinole. Etsesu ca. Voy a dormir. De lo dicho consta que quando la oracion lleva este romance a ô esta preposicion castellana a, en idioma Mutsun, tiene tres terminaciones im, na y su, que se añaden al verbo en infinitivo, ô tiempo presente. El im es para el verbo venir, y el na, y su, son para el verbo ir, los quales verbos de movimiento rara vez, o nunca, se expresan en la expresion de esta lengua; pero siempre se han de suponer, y nunca se pueden trocar, porque no es lo mismo venir, que ir.

Me ha sido dificultosisimo perciber que diferiencia hay entre el na, y el su; y despues he venido â observar, que el su es quando se va para no volver en algunos dias, ô se va muy lexos; y el na quando uno vuelve luego, ô se va cerca: y quando ni se va lexos, ni cerca, y se anda pocos pasos, ô ninguno, y la oracion lleva el romance â, se hace por infinitivo, ô presente de indicativo, v.g.: Chala ca: Voy a hacer aguas menores. Ama ca: Voy a comer. Mas si se fuera â mear lexos, para volver tarde, o no volver, diria Chala su; ô Chalasisu ca; y le mismo en el otro exemplo: Amasu ca; mas si se fuese cerca, y para volver luego, se dira: Chalana, ô: Chalasina ca; y lo mismo; Amana ca. Las demas preposiciones castellanos, como que no son posposiciones del idioma, merecen otro Capitulo particular para que no queden sin entenderse debidamente.

7. Las conjunciones que tengo advertido en este idioma, y de que dixe en el Cap. 9, son ene, ará, hia, in, iuta, aia, imatcun, yela, y las demas que puse alli, y todas quantas, despues se observen, solas très se posponen siempre al verbo, nombre, pronombre, adverbio, que unen, ô enlazan y rigen; y las demas se anteponen siempre, v.g.: Ene me cannis intsis queletse? ¿Y tu a mi porque me miras con ojos airados? esto es; Y porque me miras con ceño. Ara intsissun me ittocpo? ¿Y que cosa con tu te limpias el fiador? esto es: ¿Y tu con que te limpias el trasero?

Irugmin aisa chitte rini, mucurma, tsareshia: Todos ellos bailan, muchachos, mugeres, hombres, y; esto es: Bailan todos ellos, muchachos, mugeres, y hombres. Isque canhi megé: Dexa, ò quita, yo y miro; esto es: Dexame, miro yo tambien. Attese me ihusen uti iutamen menen, iuta men ette? A quien tu quieres mas, ô â tu Abuela, ô à tu Abuelo? Teretis men aia: Te has cortado el pelo tu tambien. Imatcun ca nisu, monsemetcun camis. Si yo lo supiera te avisaria. Y asi todos los demas exemplos de quantas conjunciones haya en esta lengua, en la que se enlazan las palabras que no dicen disonancia, y que son conformes â la naturaleza de los juicios y racionalidad del hombre.

Se me paso advertir que el Gerundio rige al nombre, aunque rara vez se usa en este idioma, que los forma de esta manera: Richaspismac, Amasmac, Monsermac: Jugando, Comiendo, Avisando. Tambien significan y tienen estos romances: de jugar, de comer, de avisar, y lo mismo de quantos gerundios se quiera usar, añadiendo al tiempo pasado un mac. Quando se usa del primer modo se resuelven con un cochop, o piñi, que significa quando estaba jugando, comiendo, avisando: mas usado del segundo modo no se puede resolver.

Tambien advierto otra cosa rarisima, que estas tres voces arriba dichas significan jugadores, comedores, y avisadores; y se conoce ser asi por el contexto de las oraciones. Incagtet, inca, inisista, intsisum, usi, incagte? son conjunciones de interrogativo, y todas significan, porque?

¿Incagtet? tambien significa ¿ Como? mas con el usi se responde, y con nisiasum se confirma, v.g.: ¿ Isagte hic guarca? ¿Porque llora el? Usi Patre has sisas: Porque el Padre le amenasó.

Nisiasum huc guarca; usi Patre has sisas: Por eso, el llora, porque el Padre le amenasó.

Tambien tiene este idioma tres modos lo menos para preguntar, y son los siguientes: Tage cames; Pregunto yo â ti. Este es un modo, y rara vez se usa el Tage para uno decir, pregunto, ò dime. El 2º es Moths. Este es el mas corriente modo de preguntar. El otro es, añadiendo â la primera palabra un se, ô s, pospuesto, ê indagando la cosa, como con admiracion, y duda.

Exemplo: Tage cames ¿anta Dios? Te pregunto ¿donde Dios? (suple está). ¿ Moths Dioste pire?

Te pregunto, ô dime; ¿hay Dios? Diostes pire? ¿Que hay Dios? ô Dime, ô te pregunto: ¿hay Dios? En otros exemplos: Mots men corone? (Para decir responde, se dice en lengua raguanpui, ô uni). Ahora: ¿ Mots men corone? Dime, ô te pregunto, ¿ tu pie este? esto es: Dime, este es tu pie? Del otro modo: ¿ Nes mencoro; ô ¿ Mense coró ne? ¿ Que este es tu pie? ô: Dime ¿tu pie este? Ya dixe, que esta lengua no tiene el verbo substantivo Ser, pero le supone quando le es preciso para la expresion.

El se, ô s, pospuesta â la primera palabra, es lo mismo que nuestro que, quando preguntamos:

¿Que yo querré? ¿Que yo he de querer? ¿ Yetes ca uni? ¿Unís ca yete? ô ¿Canse yet uni? ¿Moths cat uni? ¿Moths can yet uni? ¿Moths can uni yete? De todos estos modos forma esta lengua una misma oracion, la que es facilisima de entenderse, si ya se ha comprendido lo dicho hasta aqui, especialmente en la formacion de los tiempos, y en otras partes. Concluyo quanto se comprehende en estos siete puntos del Regimen.

El nominativo, y el vocativo de ninguna parte de la oracion se rigen, porque son el movil de la expresion. Matshu ai juri: Esta voz, ô palabra Matshu es vocativo, y significa muchas cosas; esto es: es la expresion de mas familiaridad que hay entre esta gente; y asi tiene distintos respetos. Si el esposo dice â su muger Matshu, es lo mismo que decir Esposa. Si le dice un Padre â su hijo Matshu, es lo mismo que decir, ô llamarle Hijo. Si es de un compañero à otro Matshu, es lo mismo que nombrarle Compañero; y asi de los demas respetos: por lo que ninguno que no tenga intima familiaridad con otro, puede usar de ella sin incurrir en la nota de impolitico, ò que no entiende lo que dice.

Y supuesto he tocado esto, dire lo que he advertido sobre su politica, que es casi ninguna en orden al tratamiento. Que es otra voz con que llaman â otro con quien no tienen familiaridad, v.g.: quando uno no oye, y le llaman por medio de la voz Que, que equivale â oyga vd. : en nuestra castilla, y entre ellos â Oye tu; pues este es el tratamiento de niños â viejos, de hijos â Padres, y de estos â ellos. Minini es otra palabra con que llaman los ancianos a sus deudos, ò extraños, quando son parvulos estos, ò no han llegado al uso de razon.

El nombre substantivo ò pronombre rige â otro, pero anteponiendose el regido al regente, sin articulo, ni particula alguna en lo que se diferencia de nuestro idioma. Tambien rige el nombre substantivo al verbo, y este al nombre, segun el caso que pida aquel, y siempre con posposicion pues de no haberla no tendria casos el nombre substantivo, ô adjetivo de esta lengua. La preposicion, ô posposicion se acompaña con los substantivos, adjetivos, y algunas veces con los adverbios, y quando conviene con los pronombres, y nunca con el verbo. Las conjunciones enlazan nombres, y verbos, nombres con nombres, y verbos con verbos, y tambien adverbios con adverbios, y gerundios con gerundios; unas veces antepuestas, y otras pospuestas, no teniendo estas lugar de anteponerse nunca en este idioma. Los adverbios acompañan â los tiempos, y modos del verbo, y al mismo verbo, y â los nombres adjetivos, modificandolos siempre segun la diversidad de su significacion en el contexto de la expresión.

CAPITULO XIV, Y ULTIMO.

De la Construccion del Mutsun.

Dixe en el Cap. 12, que respecto de nuestro idioma es este un puro hiperbaton, esto es, una inversion, ó perturbacion del orden de las palabras nuestras, porque estas tienen un sintaxis, cuyas reglas son muy diversas de las de este, como consta de los dos Capitulos antecedentes. En orden a la construccion de las partes de la oracion de este idioma no hay que recurrir â Autores clasicos, ni â personas cultas, que son los principios de la nuestra: lo que hemos de hacer aqui es observar como hablan los de mayor capacidad, y los viejos; pues estos, y aquellos se explican con propiedad, elegancia, y pureza; y esto es lo que he practicado para poder comprender esta lengua en la forma que voy explicandola. Regularmente siempre empieza este idioma â expresarse por aquella parte de la oracion, que es el intento principal ô objeto que se propone manifestar, construyendo, y formando las clausulas, y tomando aquellas voces, que desde luego son propias y expresivas para descubrir los sentimientos del alma, segun en ella existen.

Tambien he observado, que las mas expresiones se pueden formar de dos modos, pero siempre como acabo de decir, v.g.: Cati al irugmin; que significa: Asi son todos, ô Asi es todo. Este adverbio Cati, Asi, es lo que se intenta manifestar primeramente; y despues dice al, que significa no mas (que equivale à nuestro son si dice algo este idioma); luego añade el irugmin, que no es lo primero que ocurre expresar. Mas si se oye de este modo: Irugmin at cati, que tambien es el mismo pensamiento; el irugmin que es todos, ô todo, es lo que primeramente se quiere descubrir; luego se pone el at, son, y despues se usa del cati asi, que es lo ultimo que se persuade declarar.

Otro exemplo: ¿ Pinasset cus camnes cánna? ¿ Que eso te habia de negar? ô materialmente: ¿Eso que habia de yo à ti negar? De el otro modo: ¿ Moths tugne cames pinasse cánna? Dime, te negaría yo eso? ô materialmente: ¿Dime, yo â ti eso que negaria? Aqui se ve del primer modo:

¿Que eso te habia de negar? y del 2º modo: ¿Dime, te negaria yo eso? Lo primero que intenta expresar el que asi habla es, ¿ que eso, haciendo relación â lo que es eso; despues expresa lo demas para que forme sentido; pero no es lo que inmediatamente le ocurrio, y luego concluye acabando el pensamiento ô expresion con lo que le es necesario para manifestarle. Lo que he dicho con los dos exemplos, se supone ser lo mismo con quantas expresiones largas, ô breves, hay en este idioma, el que repito, forma sus expresiones de dos modos, guardando la regla del sintaxis que la naturaleza le ha dado, y como acabo de explicar.

No obstante lo dicho hasta aqui, siempre las reglas del sintaxis de este idioma se observan, y no tienen aquella inversion que tiene el sintaxis castellano por medio de tantas figuras.

You may also like...