El Legado del Ignorantismo - Conferencia Dada el 23 de Abril de 1920 Ante la Asamblea de Maestros en Baguio by Dr. Trinidad Hermenegildo Pardo de Tavera - HTML preview

PLEASE NOTE: This is an HTML preview only and some elements such as links or page numbers may be incorrect.
Download the book in PDF, ePub, Kindle for a complete version.
[43]

El legado del ignorantismo

Conferencia dada el 23 de abril de 1920 ante laAsamblea de

Maestros en Baguio

Por

T. H. Pardo de Tavera

Manila

Bureau of Printing

1920

[45]

[Índice]

El legado del ignorantismo1

Por T. H. PARDO DETAVERA

Conferencia dada el 23 de abril de 1920 ante

laAsamblea de Maestros en Baguio.

“Desdichados de vosotros, doctores de la ley, quehabéis tomado la llave de la ciencia; vosotros no habéisentrado y habéis impedido entrar a los que queríanentrar.” (Evangelio de San Lucas, Cap. XI, vers. 52.)

Tengo el honor de presentarme ante vosotros aceptando con el mayorplacer una invitación que el Director Sr. Osías ha tenidola atención de hacerme. Habiendo dejado el tema a midiscreción, me ha parecido que merecía la pena de quedisertara sobre la educación laica que funciona en nuestrasescuelas públicas desde la implantación del nuevorégimen que rige los destinos del pueblo filipino. Voy aceñirme estrictamente a los hechos y hablaré con lafranqueza y la lealtad que el caso requiere aunque tenga que lastimarlas susceptibilidades de alguien.

[Índice]

Movimiento consolador

Desde hace algún tiempo se nota en nuestra sociedad unapreocupación creciente contra la inmoralidad, contra el vicio,contra la pereza, en general, contra los con razón llamadosmales sociales. Tal movimiento es, por cierto, bueno y consolador;síntoma de un notable progreso social aunque para lamayoría sólo hay motivo de alarmarse y condolerse por elaumento de semejantes males. ¿Existe positivamente [46]tal aumento de inmoralidad? ¿Hayrealmente motivo de alarmarse por un retroceso moral de nuestrasociedad?

Después de haberme hecho a mí mismo estas preguntas yconsiderado los fundamentos del clamor público y de laopinión sobresaltada ante la imagen del vicio y la inmoralidadcrecientes, puedo decir que ese movimiento de la opinión esconsolador, es síntoma de mejoramiento, de progreso de la moralgeneral. En otros términos, no es la inmoralidad que crece, nique aumenta, sino el sentido moral que va ganando mayor númerode conciencias individuales, formándose así una opinión pública que antes no existía,completamente consciente de los males sociales que existen y contra loscuales se levanta. No es que la moral social ha decaído; todo locontrario, se ha formado rápidamente en nuestra sociedad unsentido moral que antes no existía sino en una pequeñaminoría, y su efecto ha sido un movimiento nuevo contra losvicios y la inmoralidad.

[Índice]

La opinión pública prohigiénica

Para mejor comprender este fenómeno y explicarlo segúnes en realidad y no como resulta en apariencia, convienecompararlo con la aparición de un nuevo sentimiento que se haformado desde la implantación del régimen americano; del sentimiento de la higiene. Antes, nadie hablaba de lascondiciones insanitarias de Manila, y solamente tenían unverdadero concepto de su deplorable estado unas muy contadas personasde nuestra sociedad. Ahora, a medida que nuestra educaciónindividual nos ha hecho comprender lo que es la higiene y demostrado suimportancia, no sólo hemos mejorado nuestro estado sanitario,sino que, de pronto, se ha formado un sentimiento colectivo igual a lasuma de los sentimientos individuales sobre la materia, y se haconstituido una opinión pública prohigiénica. Comoesta opinión crece más de prisa que la sanitaciónen Manila, vemos que a cada momento se censura al Buró deSanidad, llegando hasta el punto de acusarle de que por su culpaaumentan las condiciones antihigiénicas, cuando, en realidad, loque sube es el clamor de la opinión prohigienista, en[47]virtud del aumento de los individuos quecomprenden la higiene y exigen la aplicación rigurosa de susleyes y principios.

[Índice]

Viene de muy lejos

Ahora se denuncian por la opinión pública deficienciashigiénicas incomparablemente menos peligrosas que antes, peroque no las miramos de una manera relativa sino absoluta.Una condición anti-sanitaria se denuncia en absoluto como un malintolerable; relativamente hablando, se calmaría el tono denuestra censura si se tuviera en cuenta que semejante mal viene demás lejos, lo sufríamos en silencio cuando ignorábamos no su existencia, sino sus consecuenciassobre la salud, de manera que para nosotros existía en estadolatente y no la veíamos por falta de preparación.Es idéntico a lo que ocurre cuando al pié de un posteportador de corriente eléctrica se coloca este letrero:“Peligro de muerte.” Tal aviso deja perfectamenteindiferente, y no le sirve para su seguridad, al individuo que no sabeleer. Quien lo pueda leer conoce el peligro; el que no sabe leer no seaprovecha del valor higiénico del letrero.

[Índice]

Por qué crece la campaña contra la gallera

Contra la gallera ha crecido ahora una campaña que noproviene del aumento de la pasión por esta plaga, sino de unaumento del número de sus enemigos. Nadie puede decir que haaumentado el juego de gallo; es fácil probar que ha disminuido;el número de días permitido por la ley es hoyinsignificante comparado con el de pocos años atrás. Sinembargo, la campaña contra el gallo ha crecido, precisamenteporque disminuían sus partidarios. Absolutamente lo mismo ocurrecon los juegos de cartas y las carreras de caballos.

No habría nada que decir por ese movimiento general en pro dela moralidad social, si tal actitud de la opinión públicano tomara el sesgo equivocado y tendencioso que le quieren dar ciertoselementos, que, de todo tiempo, han sido una rémora para lainstrucción del pueblo filipino. Estos elementos, aprovechandola preocupación que invade la opinión de combatir elvicio y purificar la moral pública, en [48]lugar de apoyar sencillamente este movimientoy de sostener su vigor justificando su utilidad para el bien mismo quepersigue, emprende una campaña política que consiste enalarmar al pueblo haciéndole creer que la inmoralidad crece, quelos males sociales aumentan, que la vida misma nacional estápeligrando por culpa de los reformadores, a causa del nuevorégimen que impera en Filipinas desde la pérdida de lapasada soberanía. Aprovechan el movimiento de la opiniónpública en favor de la moralidad pública, para hacercreer que la forma democrática de gobierno, la lengua inglesa,las escuelas laicas, la coeducación y la civilizaciónanglosajona son los motivos del supuesto aumento de inmoralidad:¡tal es el programa de cierta gente!

[Índice]

Nuestros enemigos

Aquéllos, en gran parte culpables ante su nación delas desdichas que amagaban al pueblo filipino que recurrió a larevolución y la rebelión para librarse de unrégimen opuesto a su progreso y su felicidad, olvidando suincapacidad de llenar los compromisos que en nombre de su patriatenían contraídos aquí y que fueron causa delfracaso político de la colonización pasada, quieren ahoradefender sus intereses en nuestro país labrando con supolítica lo que únicamente produciría disensionesentre los filipinos. ¡Bajo pretexto de interesarsemás que nosotros mismos en nuestro propio bienestar,suponiéndonos ciegos e incapaces de conocer y discernir el biendel mal, mirándonos como eternos indios de mentalidadinferior, tratan de llevarnos por donde quieran, por donde lesconviene, por el camino oscuro en donde no ven más que ellos,los que conducen o quieren conducir al indio, siempre niño, quedebe dejarse llevar...!

En un semanario extranjero publicado en Manila se lee lo siguiente:“Puestos a buscar enemigos del progreso de los filipinos,los encontramos en cada timba, en cada cabaret; en lainvasión pacífica de Japoneses en Filipinas; en elpanguingue, en los juegos de billar, en la inmoralidad reinante en elteatro, en la novela, en el cinematógrafo y en la tarjetapostal; y sobre todo, en la escuela laica.” Quienasí se expresa tratando de excitar el odio filipino contra losjaponeses,

[49]para crearnos primero desconfianza, luegoconflictos, es un extranjero, y en la lengua en que él mismoescribe están escritas las obras de teatro y las novelasinmorales que vienen a Filipinas;2

en su lengua tambiénse promulgaron en nuestro país las leyes y reglamentosinstituyendo las galleras, la lotería, los juegos de billar,creados como recursos del Estado, como cosa que los filipinos nopodíamos combatir en nuestro antiguo régimenpolítico, sin combatir al mismo tiempo al propio gobierno quehacía del vicio una fuente contributiva y que, para aumentar suingreso en este sentido, tenía que fomentar esos vicios, lomismo que el del opio en los fumaderos oficiales. De la escuela laicahablaremos en seguida.

[Índice]

La obra de la calumnia y del odio

Considerando el carácter de esa campaña contranuestras instituciones del día, y dolorosamente impresionado porel mal grande que al progreso y tranquilidad de nosotros, filipinos,hace esa obra perturbadora de la calumnia, odio, desconfianza ypesimismo, creo de mi deber hablar cuando entiendo que se ha llegado alcolmo con un documento que ha venido a mis manos. Es nada menos que lacircular que un alto prelado dirige a los curas de las parroquias de sudiócesis, y que trata de la instrucciónpública.3

[Índice]

Amenaza con el infierno

Todo el documento es un ataque contra las escuelas del gobierno,únicamente porque en ellas no se enseña lareligión católica, amenazando con el infierno a lospadres de familia que envían a ellas a sus hijos. En el finaldice textualmente lo siguiente:

“Como primer paso, después de hacer ustedes ver a lospadres de familia los males sociales que resultan de la escuela sinDios, [50]como los crímenes contra la honestidad,el asesinato, el suicidio, la rapiña y el robo, la desobedienciaa las autoridades civiles y eclesiásticas, en fin, lacorrupción de costumbres, todo fruto sazonado de esasescuelas laicas, insinúenles vuestras reverencias que, enescritos o exposiciones que deben dirigirse a Nos, declaren al gobiernosin eufemismos su inquebrantable y decidida voluntad de que a sus hijosse les dé educación cristiana en sus escuelas. Nosotros,por nuestra parte, nos cuidaremos de enviar a la legislatura estosescritos.

[Índice]

Una acusación calumniosa

¡“Todo fruto sazonado de esas escuelas laicas”dice el prelado refiriéndose a los crímenes y a lacorrupción de costumbres que antes menciona! Unaacusación de tal naturaleza debe probarse por quien acusa. Lomás grave del caso es que esas afirmaciones se lanzan pararecomendar después a los curas párrocos que las haganpenetrar en la cabeza de los padres de familia. Los fieles debenaceptar como verdaderas las afirmaciones que salen de boca de sussacerdotes, de suerte que tales propagandas fomentan en el másalto grado el sentimiento contra un gobierno acusado de fomentar lacriminalidad en sus escuelas. No aconseja el prelado la violencia;pero, en los tiempos que corren, la violencia resulta naturalmente deuna preparación adecuada de la conciencia popular, y cuando elpueblo supone que su propio gobierno es el causante, el educador nadamenos de los ladrones, los asesinos, los corrompidos, es verdaderamenteun pueblo muerto aquél que no trate de barrer por cualquiermedio al gobierno, máxime si es extranjero, que de tal suertecorrompe a los ciudadanos.

[Índice]

Colosal transformación

Puede, desde luego, decirse, sin temor a errar, que talesacusaciones son de todo punto falsas, y que si hay en Filipinas algoque merece el aplauso de toda conciencia honrada, algo que impone nosólo la gratitud sino la admiración del pueblo filipino,es la organización de la enseñanza públicaimplantada por el pueblo americano. No hay un filipino capaz de razonarque no vea y comprenda la colosal transformación que todonuestro pueblo ha experimentado en virtud de esa educaciónlaica. No sólo el gobierno ha organizado [51]un sistema de educación eficiente, sinoque lo ha extendido por todo el Archipiélago de una manera tangeneral que algunas naciones de Europa que citan continuamente losfastos de su pasada historia, querrían muy bien para ellas; nosolamente los filipinos encontramos en las escuelas laicas loselementos necesarios para nuestra instrucción y nuestraeducación de manera que podemos ser individuos útiles anosotros mismos y cooperar en la administración de los asuntospúblicos, sino que las escuelas y colegios privados del antiguorégimen han mejorado, se han transformado, se han puesto a laaltura que debían, siguiendo la norma dada por elgobierno; negar esto es declararse ciego.

[Índice]

Una escuela laica de dominicos

Nada más que el ciego apasionamiento puede lanzar sobre lasescuelas laicas una acusación como la que transcribimos y contrala cual los primeros en protestar serán seguramente los frailesdominicos en Filipinas cuya misión en Formosa tiene una escuelade niñas chinas y japonesas en la capital, Taihoku, que hevisitado en mi viaje a dicha isla. El R. P. Fr.

ClementeFernández, dominico y Vicario Apostólico de Formosa, mehizo el honor de acompañarme a visitar dicho Colegio, llamado dela Beata Imelda, situado en el barrio de Daitotei, en Taihoku.Es un hermoso colegio del que justamente pueden los dominicos sentirseorgullosos, pero no me llamó tanto la atención laorganización material y educativa de esta institución,como la ausencia de toda imagen religiosa en los dormitorios, clases,salas y demás habitaciones usadas para y por las niñas.Al informarme del motivo de cosa tan singular, me hizo saber el R. P.Fernández que, entre las condiciones estipuladas por la ley deenseñanza pública de Formosa, tanto para las escuelas delgobierno como para las privadas, existe la prohibición absolutade educación religiosa y de ostentación deimágenes y objetos de culto. Esta es, pues, una escuela laica, una escuela sin Dios, sobre la cual cae también lasorprendente acusación de un prelado que aprovecha la libertadque nuestro gobierno le concede de enseñar su religión ensus escuelas, para usar de este derecho ¡yempeñarse además en [52]imponer luegosu voluntad al gobierno acusándole de enseñar en lasescuelas el homicidio, el robo, la violación y lacorrupción de costumbres!

[Índice]

¡Si usáramos el mismo procedimiento!

No hay duda que ya durante la dominación españolaconocíamos en Filipinas la existencia de criminales condenados amuerte y presidio por asesinato, robo, estupro, sacrilegio y toda clasede crímenes, y que la corrupción de costumbres no era nidesconocida ni rara. Como durante todo el tiempo de ladominación española, la enseñanza estuvo alcuidado exclusivo de los sacerdotes de la Iglesia Romana, siusáramos el mismo procedimiento del mencionado prelado,deberíamos acusar a dichos sacerdotes de haber con sueducación instruido a los filipinos en el asesinato y el robo, yque la corrupción de costumbres era “todo fruto sazonadode las escuelas católicas.” Yo no propongo talacusación, me limito a presentarla como lógicaconsecuencia que se sacaría, siguiendo el método empleadopor un prelado hablando nada menos que a sus sacerdotes, en unapastoral destinada a marcar una orientación en la mentalidad desu clero y de sus feligreses.

Pensando sobre la acusación delobispo se me ocurrió que sería provechoso recordar lo quefué la instrucción pública dada anteriormente enFilipinas por las escuelas con Dios y considerar el resultado obtenido.Confiando en el carácter respetable y para muchos sagrado de lossacerdotes, a su testimonio he de recurrir para conocer cómofué aquella educación y qué resultado dióen el pueblo filipino.

No debemos ocultar la verdad cuando pone en evidencia cosas que nohalagan nuestro amor propio. Nadie como los hombres que se dedican a laenseñanza tienen tanto interés en conocer la mentalidadde la sociedad en que viven y a la que tienen el deber de educar. Elexacto conocimiento de los defectos morales, intelectuales yfísicos de un pueblo es el elemento más importante paraorientar su educación, y sería absurdo cerrar los ojosante lo malo, porque el principio de la rectificación de unaacción es conocer si es o no equivocada. No puede corregir unmal quien lo desconoce. [53]

[Índice]

Lo que fué la educación del pueblo filipino bajo

ladirección religiosa

Antes de atacar o defender la educación laica de las escuelaspúblicas, parece útil conocer lo que fué laeducación del pueblo filipino bajo la dirección religiosay luego saber qué resultado se obtuvo, es decir, cómo setransformó el hombre sometido a tal sistema, después demás de tres siglos de práctica.

De fuentes eclesiásticas he de tomar los datos queaquí consigno, porque aunque contienen alguna exageraciónal tratar de su propia obra que, como es natural, defienden, magnificany alaban, son, al fin, las más útiles para conocer suspropios defectos que entonces resultan verdaderas confesiones.

El P. Santiago Payá, Rector de la Universidad de SantoTomás, dijo, entre otras cosas, lo siguiente, el día1.o de Julio de 1899:

“Toda la instrucción secundaria en las Islas Filipinas, estaba sometida a la Universidad de SantoTomás.

Además de las escuelas privadas en Manila, lashabía en provincias, pero todos los colegios deinstrucción secundaria estaban sujetos a SantoTomás.”

“Había escuelas primarias en casi todos los pueblossostenidas por el gobierno, en las que se daba una instrucciónmuy rudimentaria....leer, escribir, el Catecismo, algo dearitmética....”

“Los filipinos, por regla general, tienen buena memoria, perono gran talento, no tienen buen talento.”

“Casi toda la educación en Filipinas la daban lasórdenes religiosas; es decir, la secundaria y la universitariaestaban sostenidas por las órdenes religiosas, y la primaria porlos sacerdotes curas de los pueblos.”

“En los filipinos, todo es imitación; carecen deoriginalidad. Se les enseñaba a leer y escribir el castellano,pero la mayoría de ellos lo aprendían de una manerapuramente mecánica.”

“Los indios eran muy refractarios a la lengua castellana; losque sabían hablarla, no querían hablarla.

Estoocurría tanto en Manila como en los arrabales. Los que hablancastellano, prefieren hablar su lengua en sus casas.”

Del P. Fray José M. Ruíz, en su memoria presentada ala Exposición de Filipinas en Madrid en 1887, tomamos losiguiente:

“Es el párroco inspector local de Instrucciónpública, consultor del Gobernadorcillo, y Presidente de variasjuntas locales. Los indios [54]ven en ellos un padre,un pastor, y un protector, y como tales han sido siempre reconocidospor el Gobierno de estas Islas.” (Pág. 239.)

“Gran parte de la población filipina, es a saber, laque vive en barrios y lugares apartados y poco accesibles, está casi por civilizar.” (Pág. 247.)

Refiriéndose a esta masa popular dice el mismo Padre:

“Atentos sus amos, salvas algunas honrosas excepciones, a suspropios intereses, descuidan por completo la instrucciónde estos infelices en sus deberes religiosos....y sus hijosdedicados al pastoreo de los animales de labor, se crían en lamás estúpida ignorancia.” (Pág. 254.) Después añade el autor:

“Y aunque son enemigos de ir a la escuela (los indios) y deque vayan sus hijos, es porque no sirve más que para perderel tiempo, pues nada aprenden....Por lo demás, los pueblosestán atestados de maestrillos ignorantes, que sin contar connadie ponen sus escuelas privadas pagadas por los padres de losniños. Así aprenden lo poco bueno y mucho malo quesaben, a quienes enseñan la cartilla, y algo de lectura yescritura, sirviéndoles de texto, para ambas cosas, los librosmanuscritos llamados Corridos, atestados de anacronismos,errores y absurdos de todo género.......También aprendenalgo de Catecismo.” (Pág. 337.)

“Los locales para escuelas eran además de malos,completamente abandonados y muchos de ellos ruinosos.”(Pág. 339.) “Tampoco hay orden en la escuela, y cada unoentra o sale sin permiso cuando le acomoda.” (Pág.440.)

[Índice]

Reconocimiento leal de un dominico

El R. P. Ruíz, dominico, muy lealmente reconoce el lamentableestado en que se encuentra la llamada instrucción públicaen Filipinas, fuera de Manila en donde las cosas no son tanpésimas.

A su modo de ver:

“Sería necesario que se enseñara el castellanoy, por lo menos, que se les diera a los filipinos libros en su idioma,en que aprendan las cosas más elementales que ignoran, yReligión y Moral. El Rueda,4

traducido, sería lo mejor, añadiendo algo de Filipinas y las[55]gramáticas de su idioma al castellano.(Sin duda quería decir la gramática castellana traducidaa sus dialectos.) Todo lo que nosea así, creemos que es perder tiempo. Con estas medidas, entreinta años está difundido el castellano entre losniños.” (Págs. 440-441.)

“Por las mismas razones (distancias y falta de caminos), losniños y las niñas no asisten a la escuela, y lo poco quesaben lo aprenden de algunos maestrillos, gente por lo común de mal vivir escapada de otros pueblos, algunos de los cuales sontambién curanderos y ensalmadores, que al mismo tiempoque les enseñan la cartilla y algo de Catecismo, les imbuyen enmil supersticiones, y en todos los vicios....”

Elpárroco que solamente algunos veces va por necesidad aadministrar algún enfermo grave, y rara vez avisitarlos (a los indios) exprofeso, pues las parroquias songeneralmente muy grandes y muchísimas y urgentes sus atenciones,no puede remediar sino en parte algunos de estos males.”(Pág. 255.)

[Índice]

La gente filipina

Ahora veamos qué clase de gente es la filipina. Es esencialreconocer la psicología de la comunidad. Ninguna opinióntan valiosa para el caso actual como la del misionero antes citado, quedice lo siguiente sobre la psicología de los filipinos:

“Como gente ignorante y poco culta, no dejan de tener losindios algunos resabios de supersticiones que practican inconscientemente engañados por los curanderos, que sonlos que mantienen vivas estas ridículas tradiciones de susabuelos, sin que sepan dar razones de porque las hacen.”(Pág. 261.)

“Tienen (los indios) un fondo supersticioso, que se revelabien en todas sus prácticas.”

Citando las palabras del Dr. Lacalle dice el P. Ruíz(pág. 348):

“Pretender que gentes que dan los primeros pasos en el caminode la civilización, se revelen en sus actos religiosos, severos,ilustrados y verdaderamente pensadores, es cosa por todo extremoabsurda.”

Y añade lo que sigue:

“No debe perderse de vista que el indio es un niño maleducado, pero un niño grande y en el completo desarrollo de laspasiones. No obra por conciencia, sino por temor; no se mueve porrazones, sino por impresiones; amigo de novedades y deespectáculos, se mueve al compás de las diferentesimpresiones que recibe. Naturalmente es inconstante y veleidoso, y yaquiere una cosa y ya otra, [56]y vuelve a querer lo queantes no quiso, sin firmeza ni estabilidad en ninguna cosa, sin sabermuchas veces qué querer, ni qué le conviene. Tal es elindio filipino ligeramente bosquejado.”

[Índice]

Los españoles filipinos

“Los españoles filipinos lo son en dos maneras:unos son descendientes inmediatos de españoles, descienden deespañoles filipinos o también hijos de madre filipina ypadre peninsular.” (Pág. 288.)

“Tienen por desgracia muchas de las malas cualidades delespañol y el indio, y carecen de la docilidad de carácterque en éste se observa, y de la nobleza e hidalguíacaracterística de aquél. Son de poco corazón,cobardes y apocados, mas son altaneros, coléricos, ydescomedidos con los indios, a quienes suelen despreciar y maltratar depalabra y de obra, y frecuentemente estúpidos yempalagosos.”

“De los indios aprenden todas las supersticiones, milfábulas inverosímiles y absurdas que son tradicionales enellos, y en una palabra todos sus usos y costumbres; así comenmorisqueta con los dedos como ellos, y tienen marcada afición asus golosinas y comidillas sucias de los indios.”

“Como se educan con mucho mimo y no se les vá a lamano, son mal criados, desobedientes, caprichosos, insolentes y malhablados. Las mujeres se resienten algo de falta de pudor, y como sehan criado en el abandono y la holgazanería, son inútilespara el gobierno de la casa de familia....” (Págs.289-290.)

“....así los hombres como las mujeres, aunquereligiosos, son crédulos y supersticiosos como los mismosindios.”

“Tal es la idea que de los filipinos se puede dar.”(Pág. 290.) El mestizo chino sale descrito en la misma forma.

[Índice]

La única literatura para los filipinos

La única literatura accesible a los filipinos de baja culturay también a los de la clase más elevada, consistíaen CORRIDOS que constituía lalectura profana, y la PASIÓN ylas NOVENAS que formaban la lecturareligiosa. Corridos, Pasiones y Novenas se han impreso en abundancia,en ediciones baratas, tanto en castellano como en dialectos delpaís.

Son los CORRIDOS cuentos en versosobre sucesos históricos falseados y fantaseados y tragediasamorosas, llenas de sucesos maravillosos mezclados de prodigios divinosy de magia, todo en estilo ampuloso, exagerado, pueril y absurdo enextremo. Ninguno de los personajes es indígena; todos sonturcos, árabes, caballeros cruzados, embajadores, [57]duques, guerreros con armaduras, provistos dearmas encantadas y de bálsamos como el famoso deFierabrás; los buenos castellanos, los malos extranjeros. Todoslos personajes reñidos con la realidad en Filipinas y conaspecto de reales y efectivos, por ser de tierras desconocidas y derazas prodigiosas. Lo mismo ocurre con el lugar de la escena; tierrasmaravillosas, Palestina, el reino de Navarra, el imperio del Gran Kan,palacio de Macedonia, y no sólo se desconoce y falsifica lasuperficie de la tierra, sino que el sistema planetario sufre asimismoun cambio radical. Crecen las palmeras y el tamarindo en losalrededores de Moscou, Palestina y Macedonia se cubren de praderas comoNoruega o Suiza, y aparecen ballenas en el Mediterráneo. Sucesosque principian una mañana en Macedonia, terminan de la maneramás natural la tarde misma de aquel día, en un palacio deBabilonia, y una princesa de Aragón, cautivada al anochecer enSicilia, discute a media noche y sin intérprete con un moro enSamarcanda.

La PASIÓN, obra en verso endiferentes dialectos filipinos, es no sólo la Pasión deCristo, sino que comprende una especie de abreviado de la historiasagrada.

Las NOVENAS son libritos devotosdedicados a un Santo cuyo favor se invoca para obtener de Dios tales ocuales mercedes. Consisten en un sistema de oraciones, conrelación de milagros y de reflexiones sobre los mismos, que sehacen cada día, durante nueve días consecutivos.“Se atribuye a la Virgen María el origen de las novenas,porque ella venera el número nueve en memoria de habersido nueve los días que fué prevenida para laEncarnación del Divino Verbo, y también por los nuevemeses que le trajo en su vientre virginal.” (Novena aJesús, María y José.

Manila, 1903; en elExordio.)

Las NOVENAS ofrecen un mediosencillísimo de alcanzar del Cielo lo que se pide en ellas a unsanto protector. Si se llega a ganar la simpatía y el apoyo delPatrono o Patrona cuya mediación se implora, se puede conseguirtodo, tanto en lo que concierne a nuestra vida terrenal como a lafutura. Es un medio fácil; es como una ceremonia mágicacon su ritual compuesto de alabanzas y actos de humillación, [58]devoción, sumisión,admiración y otras manifestaciones propiciatorias para ganar lasimpatía y la protección del santo; después siguela enumeración de favores que se solicitan y que siempre sonatendidas por Dios, como se demuestra por numerosos ejemplos que en lanovena se enumeran con sumo cuidado. Todas las novenas se publican conpermiso eclesiástico, después que la censura del preladoexamina escrupulosamente el escrito para ver si hay algo contrario a lamoral, sanas costumbres y ortodoxia absoluta. En una palabra, todas seimprimen “Con las licencias necesarias.”

Los prodigios mencionados en estas novenas cuadran muy bien con losencantamientos, magias y sortilegios de los primitivos filipinos queinvocaban la propiciación de sus divinidades gentílicas,por medio de ceremonias, sacrificios, maleficios y conjuros ejecutadospor sus mangkukulam, babailanas y otros prestidigitadores, sacerdotes,curanderos, hechiceros y adivinos que refieren y enumeran las antiguascrónicas escritas por los misioneros en Filipinas.

[Índice]

Sustitución de los “poderes ocultos”

Todo el temor a lo misterioso así como la creencia de losfilipinos en poderes ocultos que quitaban la salud, atraían ladesgracia, daban la victoria o conducían al desastre, seconservó cambiando tan sólo los espíritus quegobernaban los sucesos de la vida y los fenómenos de lanaturaleza. Los Santos Patronos recomendados por los misionerosvinieron a substituir a los antiguos Anitos representantes de susantepasados, que hacían intervenir en su antiguaidolatría en todas las circunstancias de la vida.

Cuando los misioneros predicaron su religión, condenaron lasantiguas supersticiones paganas, pero enseñaron otra nuevasuperstición más poderosa que la primitiva, no solamentepor el prestigio de los nuevos patronos miembros todos de una CorteCelestial organizada como una aristocracia terrenal y encabezada por elmismo Dios Creador del Mundo, sino por usar para comunicarse con suDios de la misma lengua que el pueblo supone hablada por él, lalengua latina, en la cual los sacerdotes elevan sus preces y entonabansus cantos. [59]

[Índice]

Los ensalmos

Los Oremus, los Laus Deo, AgnusDei, Deo Gratias, Nos cum prole pia, Benedicat Virgo María, Per omniasecula seculorum, Kyrie eleyson, Christe eleyson, entrabanen la categoría de los ensalmos conocidos bajo los nombres deBOLONG Y MANTALA de los primitivosmangkukulam, manhihikup, mananangisama, etc. etc., de la gentilidadfilipina. Todas estas frases latinas alcanzaron un prestigio tan grandeque se miraron como fórmula invocatoria irresistible paraconquistar la voluntad divina y se llegaron a usar para titular algunasecta ridícula como la de los COLORUM, cuyo nombre viene de la malapronunciación del “Secula seculorum” con queterminan muchas oraciones latinas incomprensibles pero usadas por laignorancia de muchos.

La frase Agnus Dei qui tollis peccata mundi seemplea como un conjuro en el cual, cada palabra, incomprensible, tieneun carácter sagrado; de tal manera que si alguno dijera quedesprecia a QUI TOLIS, seríaconsiderado como un blasfemo, porque el Qui Tolis es algo sagrado,divino. Un niño, después de rezar el Trisagio,decía en són de protesta: “Ya me fastidia tanto Kirileson (Kyrie Eleison).” Su madre entonces lecastigó por burlarse de Dios. A otro niño se leocurrió llamar Qui Tolis a un perro, su tía le corrigediciendo: “Nunca se pone el nombre de Dios a unanimal.”

[Índice]

Arsenal de invocaciones mágicas

Todo esto constituye un verdadero arsenal de invocacionesmágicas, en cuya eficacia se confía para evitar el mal,librarse del peligro, lograr un bien, alcanzar una gracia. Como ejemplode la virtud de las invocaciones y de lo que se puede conseguir consólo decir con frecuencia JESÚS, MARÍA, JOSÉ, que constituye la “TrinidadSantísima de la Tierra,” se cuentan los siguientes casos:(Novena de Jesús, María y José. Manila, 1903). Unhombre de mala vida pasando en medio de una noche por delante de unaiglesia de San Francisco, en Cuzco, Perú, vió luces en elcementerio y, comprendiendo que se trataba de un entierro, sedirigió al lugar para presenciarlo.

De pronto seapercibió que allá [60]habíaun trono en el que Jesucristo se hallaba sentado en medio deMaría y José. Aparecieron entonces muchos demonios cadauno con su libro en la mano. Uno de ellos empezó suacusación contra una mujer de mala vida de Buenos Aires.“Jesús, dice la novena, pronunció contra ella lasentencia de muerte repentina y juntamente a condenacióneterna.” (Pág. 7.) Desapareció el demonio para ir aejecutar la sentencia. Otro demonio leyó en su libro que enChile había otra mujer de mala vida. “Jesúspronunció contra ella sentencia de muerte ycondenación.” (Pág. 8.) El demonio corrió acumplir la sentencia. Se presentó otro acusando a un hombre dellevar mala vida en Cuzco, y este hombre era precisamente el mismo quese detuvo a presenciar el espectáculo del cementerio. “Alir el justo Juez a pronunciar contra él la sentencia de muerte ycondenación, María Santísima y el Señor SanJosé se arrodillaron ante el Divino Maestro pidiendo porél, alegando que muchas veces había invocado susSantísimos nombres pidiendo su amparo * * *.”Habiendo Jesús negado su perdón, volvieron suspadres a rogarle, y viendo que no conseguían ablandarle paraconseguir el perdón, la Santísima Virgen le mostróa su Santísimo Hijo los pechos que había mamado, yel Santo Patriarca le mostró las manos que con su trabajo lehabían sustentado.” (Pág. 8.) Entonces Jesúsles concedió el perdón por una gracia que puede solamentellamarse de estómago agradecido.

[Índice]

¡Gran aliciente para el crimen!

La invocación “Jesús, María yJosé,” obrando como una fórmula mágica,salvó a aquél hombre, que no había contraídomás mérito que el de halagar la vanidad de la“Trinidad de la Tierra.” Hay en la misma novena unaCONSIDERACIÓN DE ESTE MARAVILLOSOFAVOR y es que, para conseguir la enmienda de nuestras vidas, avista del favor con que amparaban Jesús, María yJosé a su devoto aunque tan rematado pecador, eranecesario imitarle en su invocación tantas veces repetida entodos los días de maldad, “Jesús, María,José.” (Pág. 10). El hombre no tuvo otromérito, ni tampoco se aconseja que tenga alguno; basta que digala [61]invocación mágica y que obrecomo le dé la gana, en la seguridad de librarse del castigo.¡Qué gran aliciente para el crimen!

[Índice]

Otro caso notable

Otro caso notable de los efectos de la misma invocación es elde un fraile dominico llamado fray Juan Masias quien, durantemás de doce años, estando en su celda a oscuras, enoración, se llegaban a él muchos demonios y learrastraban y aporreaban tratándole muy mal de palabra y obra;pero que se veía libre de ellos diciendo: “JesúsSalvador, María y José sean conmigo.” Otras vecesentraban los demonios con mucho tropel y ruido y cogiéndole porlos pies le sacaban arrastrando por el dormitorio hasta el claustro;unos le daban golpes y bofetadas, otros le pisaban el vientre y lacabeza, otros le arañaban el rostro y tiraban a sacarle losojos; pero invocando los nombres Jesús, María yJosé, se iban y lo dejaban.” (Pág. 14.) Lomás admirable es que el fraile hacía la invocacióndespués de sufridos los atropellos mencionados, de manera quetenía la condescendencia de permitir a los demonios que durantealgún tiempo se divirtieran a costa suya.

[Índice]

Diversión económica

Al mismo fraile, “otras veces yendo de oración a laiglesia, los demonios le cogían y sacaban de ella, y learrojaban por el aire tan alto, que pasando por encima de los techos dela sala Capitular, la cual divide el primer claustro del segundo,venía a caer en este. Allí le esperaban otros demonios yrecibiéndole, le volvían a arrojar en la misma forma,dando con él otra vez en el claustro principal sin sacarle niuna palabra de enojo, ni de sufrimiento, hasta que invocando lossagrados nombres Jesús, María y José, ledejaban.” (Pág. 15). ¿Quién, al leer esto,no envidia al fraile una diversión tan entretenida como sana yeconómica? ¿Y cómo no mostrarse agradecido a losdemonios que le recibían en el otro patio, en lugar de dejarleque se estrellara contra el suelo? Después de referidos losprodigios mencionados con otros más, se leen en la novena lassiguientes [62] consideraciones:“¿Qué trabajo nos cuesta el habituarnos a repetircon nuestras invocaciones los dulcísimos nombres deJesús, María y José?” (Pág. 27.)

[Índice]

El poder infernal

A cada paso se amplifica, se magnifica en estas novenas el poderinfernal. No sólo coloca al demonio entre los enemigos del alma,con nuestro propio cuerpo y la humanidad entera, sino que en todomomento temblamos de sus asechanzas, nos consideramos débilespara resistirle y aun parece que tememos que el mismo Dios no sepadefenderse del demonio, porque a cada paso se trata de avivar a Dios yde ponerlo en guardia contra el poder infernal. “Asístenos propicios desde el cielo, fortísimo libertador nuestro,en esta lucha con el poder de las tinieblas; y como en otro tiempolibrásteis al Niño Jesús de inminente peligro dela vida, así ahora defended la Iglesia Santa de Dios de lasasechanzas de sus enemigos y de toda adversidad, y a cada uno denosotros protegednos con perpetuo patrocinio * * *”(pág. 54). (Ofrecimiento al Smo. Rosario, Manila,1905.)

La obsesión del diablo no deja al hombre día ni noche;“Misericordia, mi Dios, que me atropella el demonio, todo eldía me impugna y molesta,” se dice en una oraciónde San Vicente Ferrer (su Novena, pág. 12).

[Índice]

Otro milagro

El siguiente milagro pone en evidencia los manejos del demonio ydemuestra al propio tiempo que las almas no se pueden condenar tanfácilmente cuando el mortal acude a la protección de unpatrón poderoso. “Cierto hombre, se dice en la Novena deSan Vicente (pág. 15), entregó al demonio su alma concédula firmada de su mano, y oyendo predicar al Santo, lesuplicó hiciese que el demonio se la restituyese. Púsoseel Santo en oración e hizo venir al diablo visiblemente, y lemandó que le entregara la cédula al hombre, siendotestigos de este milagro muchosmillares de personas.”

[Índice]

Simplezas de algunos santos

Este miedo loco al demonio es causa de algunos errores como elmencionado en el siguiente milagro (Novena de San [63]Vicente, pág. 18). “EnTrayguerra, oyendo un mozo simple predicar a San Vicente la fealdad deldemonio, pidió a Dios se le mostrase para reñir conél. Sucedió pasar una pobre vieja, muda denacimiento, muy fea y mal vestida, que llevaba una hoz en la mano.Juzgando el mozo que era el demonio, acometióla furioso,quitóla la hoz y la segó manos, orejas y narices. Gritabala afligida mujer, como por muda no podía dar voces, dabaaullidos y entonces el simple le acuchillaba, diciendo: Vengan y verán cuálpongo al diablo. ” Creer que Dios permitió semejanteinfamia, es un grosero insulto a Dios. Es cierto que el acto lo ejecutaun mozo simple; pero es más simple la obra del Santo enhablar de la fealdad física del demonio, cuando, segúntodos entienden, el demonio es un espíritu.

“En Taulada, dice la Novena (pág. 21), pasaban dosmoros por delante de una imagen de San Vicente, uno se quitó elsombrero, el otro no. Presto lo pagó: porque al instante, sinsaber de quién, le dieron tal bofetada, quecayó en tierra, le dió una calentura y de ellamurió.” Es admirable cómo se supo que fué una bofetada, y no pudo ser más cruel el milagro, no tantopor la insignificancia de la falta, como por tratarse de unmoro que ni creía ni entendía la supersticióncristiana.

Un devoto que recurre a Santa Filomena, le pide su proteccióncontra el demonio (Novena, pág.

22) y dice:“Satanás como león hambriento, dá vueltas ala redonda; sus ministros se animan unos a otros para derribarme, yocon mi flaqueza soy también enemigo de mi misma alma* * *.”

Como he dicho, las novenas sirven para implorar la misericordiadivina usando la intervención de un Santo o de la Virgen, y paraconseguir una necesidad o un simple capricho en la vida.

Nada más alentador como tener noticia del origen de la novenade San Antonio de Padua que “se dice fué revelada porel mismo Santo * * * y los devotos pueden hacerla congran confianza de alcanzar por su intermedio lo quedesean.” (Novena a San Antonio, Manila, 1909,pág. 5.) [64]

“El mismo San Antonio reveló a una devota suya el modode hacerla” (pág. 6).

[Índice]

Quien pide recibe

La de María de los Dolores (Manila, 1910, pág. 5), es“para obtener lo que se desea en cualquiera pretensión delalma o para bien del cuerpo.”

La novena de San Vicente Ferrer, “aunque puede hacerse encasa, será mucho mejor hacerla en la Iglesia; porqueallí el que pide recibe y el que busca halla, SEGÚN DICE EL MISMO DIOS”

(pág.5 de su Novena. Manila, 1917).

San Ramón Nonnato es: “Patrón de los labradoresy de sus ganados. Antídoto maravilloso contra la peste.Refugio universal para sanar todas las enfermedades y dolores.Protector singular de las mujeres que le llamaban en sus peligrosospartos, y de las estériles, que buscan el consuelo de supatrocinio.” Esto dice la portada de su novena, Manila,1918.—“Solo al invocar su nombre, al adorar su SantaReliquia, y al beber de la agua pasada por ella, hace a millares elSanto los portentos” (pág. 6).

“Yo, dice una devota, tengo tanta fé y experiencia enSan Ramón, que cuanto por su medio he pedido a Dios, todo melo ha concedido, y por la verdad, juro y firmo lo dicho.”(Novena, pág.

15.)

Una forma de gran virtud persuasiva para ganarse la voluntad divinay conseguir de ella lo que se desea, es rezarle el TRISAGIO. Parece ser que durante un períodode grandes conmociones geológicas y meteorológicasexperimentadas en Constantinopla, en el año 447, ocurrió(Trisagio seráfico, Manila, 1889, pág. 7), que “unniño de tierna edad fué llevado por los aires, siendotestigos oculares todos los acampados, hasta perderse de vista.Después de un largo espacio, restituido a la tierra del mismomodo que había subido al cielo, refirió en presencia delPatriarca, del Emperador, de toda la multitud asombrada, quehabía oído cantar a los Ángeles esteconcierto: Santo Dios, Santo Fuerte, Santo Inmortal, tenedmisericordia de nosotros.” El niño enseguida semurió. El Emperador ordenó que todos entonasen estesagrado cántico, y al momento cesaron los terremotos y[65] se aquietó la perturbaciónmeteorológica.” De aquí el uso del TRISAGIO, como un formulario para invocar ala Santísima Trinidad en los tiempos calamitosos yfunestos” (pág. 78.) Entre otras cosas se pide en elTrisagio taxativamente lo siguiente: “De vuestra ira yenojo: líbranos Trino y Señor—De las asechanzasTrino y Señor.—

De las asechanzas y cercanías deldemonio * * * de Toda ira, odio y mala voluntad* * * De plagas, de peste, hambre, terremotos * * *De nuestros enemigos y sus maquinaciones, líbranos”(págs. 20-21).

[Índice]

Recuerdos de canibalismo

Aunque la Trinidad está compuesta, como se sabe, del Padre,Hijo y Espíritu Santo, y en el Trisagio se invoca y pide a lastres personas a la vez, sin embargo, hay otras formas de lograr elfavor divino invocando separadamente a una sola de las personas de laTrinidad. Así, en la novena de Jesús sacramentado se pideal Padre por medio de la intercesión del Hijo, o mejordicho, de solo una víscera del Hijo, de un órgano de sucuerpo; el CORAZÓN, o máspropiamente, del Sagrado Corazón de Jesús. “ElPadre Eterno tiene complacencia, dice la novena (pág. 6), en quese le pida por el Corazón de su amado Hijo* * *.” “El Padre Eterno se lo dijoasí directamente a la Venerable María de laEncarnación” (págs. 6-7): “Pídeme porel corazón de mi Unigénito Hijo, y por élte oiré, y alcanzarás cuanto me pidas* * *.” “Jesús dijo a su esposaMargarita: te pido * * * que el viernes inmediatoa la octava de festividad del Corpus, se dedique particularmente al culto de mi corazón” (pág. 7).

La adoración al corazón no es simbólica; seadora al corazón real: “adorarán con másfrecuencia a Jesús sacramentado y en él a su DivinoCorazón” (pág. 7). Su novena se hará delantede una imagen de Jesús “o de su SagradoCorazón” (pág. 19). El devoto, llevando suadoración hasta un resurgimiento de canibalismo atávico,dice a Jesús: “O dueño mío, vuestro mismocuerpo me dais, y con él vuestro corazón, para que lecoma” (pág. 12).

Hay una novena dedicada al Santo Ángel Custodio (Manila, [66]1897) que es el “Ángel delegado por Diospara que esté a nuestro lado, y ejerza con nosotros los amorososoficios de un tutor cuidadoso, de un cariñoso ayo, de unpreceptor amante, de un fiel conductor, y de un amigo íntimo yverdadero * * *” (pág. 6). “Aningún Santo del cielo le interesa tanto nuestra alma y nuestrosnegocios como al Santo Ángel de nuestra guardia”(pág. 6). Su intervención es tan útil que“no solo trasmite lo que se pide, sino que modifica laspeticiones, cuando conoce que algunas de nuestras peticiones puedenacarrearnos algún mal espiritual o corporal” (pág.7). Es, pues, la mayor garantía contra cualquier error nuestro,y naturalmente hace absolutamente inútil el sentido deresponsabilidad.

[Índice]

Segundo Cristo

Santo Domingo de Guzmán es uno de los más poderososabogados en el cielo. En su Novena (Manila, 1913) se le llama precursor de Cristo, aunque en realidad vino al mundo docesiglos después de Cristo (pág. 5). “En la castidad,color y figura de su cuerpo y en la elocuencia de su espíritu, fué él semejante a Cristo” (pág. 7).“Fué celebérrimo en todo género de prodigiosy milagros tanto en la tierra como en los Cielos, así en loshombres como en los brutos, en los vivos y en los muertos”(pág. 9).

Un día se le apareció la Virgen María y“cogiéndole de la mano le dijo que tan tiernamente leamaba, que si fuera mortal esta Señora Divina nopodría vivir sino en su presencia, y que hubiera muerto a laviolencia del grande amor que le tenía * * *”(pág. 10). Luego la Virgen María, no satisfecha con talesmanifestaciones eróticas, “lo desposó consigo enpresencia de su esposo y de muchos bienaventurados del Cielo”(págs. 11 y 12), resultando que Jesús, además deser hijo de María, es también su esposo, de suerte que,con San José, Santo Domingo hacía el tercer esposo deMaría. El Padre Eterno comunicó a Santa Catalina de Senaque “Cristo y Domingo eran sus hijos singularísimos.Cristo procedía de la boca del Padre Eterno estando a su diestray Santo Domingo procedía del pecho del mismo Padre Eterno a ladiestra, y de pié en la gloria * * *”(pág. [67] 14). Con tales antecedentes se comprendeque “Cristo le prometió que le concederá todocuanto le pida para sus devotos * * *” (pág.15), de manera que el poder del Santo es ilimitado. En verso se ledice:

Pues podéis tanto en el Cielo,

Siendo esposo de María;

Domingo, al que en vos confía,

Dadle salud y consuelo. ” (Pág.35.)

Fuísteis can que con desvelo

a la Iglesia defendía* * *. ” (Pág. 35.)

Lo de can se dice, porque estando encinta de él su madre,“se le manifestó (el feto)entre sueños en figura de perro con un hacha encendida enla boca” (pág. 6).

[Índice]

Las promesas de la Virgen

La novena de la Virgen del Rosario empieza por la enumeraciónde las “QUINCE PROMESAS

de laVirgen a los devotos del Rosario.” En la primera ofrece que recibirá cualquiera gracia especial que se lepida. El que rezare el rosario se convertirá si es pecador,y en todo caso será admitido a la vida eterna.”“Todo lo que se pidiera se alcanzará prontamente”(pág. 4).

La lista de milagros hechos por la Imagen de la Virgen del Rosarioes interminable y ocupa las páginas 37 a 90 de la Novena. Nosolamente hace milagros la imagen, sino también su falda o saya,lo mismo que el aceite que arde en su lámpara y el agua en dondese mojan sus manos y cualquier rosario u objeto tocado en su saya oimagen (pág. 90).

En la novena a San José (Manila, 1910), después derecordarle su parentesco con Dios, se afirma que no haypatrocinio más eficaz para alcanzar lo que se pide que el suyo(pág. 7). “Necesitando todos del favor divino, es ciertoque no faltará este al que, confiado, se acogiera al amparo delSeñor San José” (pág. 29). “SanJosé socorre al menesteroso, da salud al enfermo, consuela alafligido, envía lluvia, contiene los hielos, multiplica losfrutos, favorece en las tempestades, en los caminos, en los naufragios* * *. Finalmente, ninguno habrá quehabiéndose valido del Santo, no haya recibido el efecto de supetición” (pág. 31). [68]

Al Santo Niño de Cebú, imagen que dejaron en aquellaciudad los compañeros de Magallanes, recurrían loscebuanos, antes de convertirse al catolicismo, para pedirle lluvias,“Llevándole en procesión a la playa ymetiéndole en el agua, y así conseguían la lluviade que habían menester”

(Novena al Santísimo nombrede Jesús, Malabón, 1895, pág. 11). Sin embargo, lainmersión en el agua del mar, era un recurso que podíallamarse de casos extremados, porque dice así un verso de estanovena:

Si acaso no conseguían

las aguas porque os rogaban,

al mar, Oh Niño, os llevaban,

y en las aguas os metían:

y así el agua que pedían,

otorgaba vuestro amor. ” (Pág.29.)

Los milagros más conocidos hechos por el Santo Niñotuvieron lugar desde 1618 a 1675; desde entonces no se registra en laNovena ninguno memorable. Sin embargo, la Novena afirma que milagroslos “hace continuamente el Santo Niño” (pág.15) y “a él recurren todo los visayas de Bohol,Cebú, Leyte, Samar, Mindanao y muchos tagalos para besar sussagrados piés, y venerarle, y encomendarle sus necesidades ydesgracias pidiendo alivio en sus enfermedades, ayuda en lasnavegaciones y su protección en todos los sucesos de lavida” (págs. 15-16).

La seguridad del efecto buscado en las novenas es completa en lo quese refiere a San Roque: “El ejercicio de esta Novena, dice:(pág. 3, Novena, Manila, 1910), nos ofrece el medio deobligar a este glorioso Santo para alcanzar de Dios lo quepedimos.”—“Para librarse de la peste* * * que tiene su origen en la corrupción del aire* * * a San Roque tenemos que acudir con fervorosos ruegos* * *” (pág. 3). Al lado delcadáver del Santo se halló un escrito, que se supone redactado por Dios, que decía: “Los que heridos depeste, imploran el favor de Roque, alcanzarán salud”(pág. 5). La intervención de San Roque serásolamente en favor de los católicos; quien hace su novena dicelo que sigue: “Yo os suplico que por los méritos de esteglorioso Santo, nos libréis, a todos los que asistimos[69]a este culto y a todos loscatólicos de vuestro Reino de España y de estasIslas, de toda enfermedad pestilente que pueda quitarnos la vida”(pág. 13).

Como no se hallan aquí incluidos loscatólicos de Estados Unidos, el Buró de Sanidad deberecordar que tales ciudadanos con los no católicos que habitanFilipinas, no gozan de la protección antipestífera de SanRoque.

[Índice]

La superstición y el crimen

En su notable estudio sobre la Antropología Criminal enFilipinas, dice el Doctor Sixto de los Ángeles (pág.119): “La fácil credulidad, fomentada por el sobrecultivodel fanatismo religioso, ha constituído desde un principio yhasta el presente uno de los defectos, por desgracia bastanteextendidos aún, entre los naturales del país* * *. Amante de sus tradiciones y hábitos heredados,y falta de suficientes oportunidades para adquirir conocimientos, lamasa popular filipina tiene que aferrarse, como es lógico ynatural, a sus creencias, las que, por no requerir ningúnesfuerzo para su comprehensión, se agravan y se arraigan de unamanera espontánea en su mente. Como lo demuestran nuestrosanales judiciales, la superstición ocupa una categoríanotable entre los factores de la criminalidad en elpaís. ” Las supersticiones a que alude el Dr.Ángeles no son tan sólo las de la antigua gentilidad delos filipinos que los misioneros, después de másdetres siglos, no han logrado destruir completamente. Las supersticionesa que se refiere en esta conferencia son las traídas por esosmismos misioneros y que han logrado fácilmente hacer penetrar enla conciencia filipina, dispuesta naturalmente a la credulidad, pormedio de la propaganda eficaz y generosamente esparcida en las novenasy otros libritos llamados de devoción.

Como hasta la llegada de los americanos la enseñanza enFilipinas fué siempre y exclusivamente religiosa, y dirigida porlos sacerdotes romanos, la persistencia de antiguas supersticiones sonuna demostración del fracaso de la educación religiosa.Tendrían por excusa los misioneros culpar a la rudeza invencibledel filipino, que podríamos admitir por cortesía y paraevitar discusiones.

Pero lo grave no es [70]que ellos no pudieron quitar algo de la supuesta cabeza dura del indio,sino el tremendo caudal de supersticiones que durante más detres siglos, esos misioneros han hecho penetrar en esa mismacabeza con tan grave perjuicio para su mentalidad y su moralidad.

[Índice]

Falta de voluntad

El pecador falto de voluntad para refrenar sus malas obras le dice aJesús, lavándose las manos en la intervencióndivina y dando testimonio de la falta de sentido de responsabilidad:“¿Es posible, dulcísimo Salvador de las almas, queconvirtiendo tantos cada día, solo á la pérdidade la mía te has de demostrar insensible?”(Pág. 13.) Esta es una parte de una oración compuestanada menos que por el Sumo Pontífice Gregorio VII, en suEJERCICIO DEVOTO DE LA PASIÓN DECRISTO

(Manila, 1905).

También se dice a la Virgen: “Limpiad, VírgenInmaculada, mi corazón de todo pecado, y echad de mí todoaquello que desagrade a vuestros ojos purísimos. Purgad mi almade los amores y afectos terrenos.” (Págs. 10-11; CoronaFranciscana—de la Virgen María. Manila, 1902.) Por la intercesión de San Francisco el devoto pide a Diosque: “Yo sujete en un todo mis desordenadas pasiones, potencias ysentidos,” para que “yo pueda reducir mis pensamientos,medir mis palabras y dirigir mis obras a la mayorperfección,” y “que te dignes ablandar la dureza demi corazón.” (Págs. 18, 20 y 21 de la novena a SanFrancisco de Asís.

Manila, 1899.)

Asustado de las maquinaciones de Satanás, el devoto a SantaFilomena le pide (pág. 23, Nov.),

“que alcances delSeñor el que quiebre más y más las fuerzas de miscontrarios, los demonios, y que me salve a pesarmío.”

Se invoca el auxilio de Santa Filomena diciendo (pág. 25,Nov.): “Haz que yo también sea casto, según miestado, y que mi boca no profiera ninguna de aquellas palabrasque según San Pablo, no deben nombrarse entre losfieles.”

A Santa Ana, Madre de María, le dice su devoto:“Interesaos, pues, Santa mía, para que se me concedapaciencia en mis adversidades, tolerancia en las injurias, y en todo unánimo tranquilo

* * * (Novena, pág. 1; Manila,1893). [71]También se le dirige el siguienteruego; “Empeñaos, pues, Santa mía, con vuestro sagrado nieto Jesús para que se quite de nuestrocorazón todo desafecto y mala voluntad que perdonemos poramor de Dios todas las injurias * * *.”

No es posible cultivar el sentido de la dignidad, ni del respeto desí mismo cuando se diseminan doctrinas como las que resultan delos siguientes ejemplos, en la novena de Santa Rosa de Lima:

“Llevada de su humildad, hacía que una criada le pisaralos labios,” (pág. 10). “Amaba más losdesprecios que las mundanas honras * * *.”(pág. 102), y “deseaba con tanta eficacia que los otros latuvieran por la cosa más vil delmundo, que aseguraba merecía estar en el infierno y que ese erasu propio lugar por sus pecados. Si alguno mostraba no creerla y que latenía por inocente, Nadie me conoce a mí,añadía, yo sola sé lo quesoy” (pág. 11). “Oyendo una vez que la alababande virtuosa, lo sintió tanto que quedó desmayada”(pág. 11).

En una oración a Santa Filomena (Novena, pág. 16) sedice a la Santa, pidiéndole su protección:

“Mispecados me han vuelto de poco menor que los ángeles, muyinferior a las bestias, pues que éstas no olvidan el pesebre desu amo, y a su modo agradecen la comida y yo me he olvidado de la casade Dios * * *.” No es tan sólo desprecio desí mismo lo que resulta de tales consideraciones, sino la faltade lógica en atribuir a la gratitud de las bestias su vuelta alpesebre del amo, cuando es claro que el móvil que les conduce essencillamente el hambre.

[Índice]

La ira de Dios

Los fenómenos naturales se miran por la ignorancia comomanifestaciones de la ira divina, que no llegarían aproducirse si alguien, en la humanidad, no la provocara por medio de suconducta.

Santo Tomás de Aquino, que con razón esconsiderado como el hombre más científico de suépoca, creía firmemente que los truenos, los rayos y lastempestades fueron tan sólo manifestaciones punitivas de Diosirritado contra los hombres. “De su temor a Dios, nacía enel Santo Doctor un género de miedo a los truenos y tempestades,con que como reverente hijo, temía ver airado [72]el rostro del Padre, recelando no fueranaquellas tempestades provocadas por sus culpas.” (MiliciaAngélica, Manila, 1907, pág. 21.)

El miedo ciego de Santo Tomás le hacía concebir unajusticia ciega de la Divinidad porque por su culpa Diosdesencadenaba una tempestad y prodigaba el rayo que naturalmentedañaba y molestaba a un gran número de personas quesufrían por causa de las culpas del Santo. Para el sencillocreyente, cuando el Santo sabio pensaba y creía de tal manera,no habrá motivo para rechazar su explicación, mucho menossospechar siquiera que lo de castigar justos con pecadores no es obrade justicia ni siquiera de sentido común.

[Índice]

Ausencia de lógica

La mentalidad lógica no se puede desenvolver cuando sefomenta y cultiva el absurdo, principalmente cuando se le presentacubierto con el falso barniz de religión, cuando se funda en lasuperstición de un carácter totalmente pueril ysimple.

En la vida de San Vicente Ferrer, impresa en su novena, se refierenlos siguientes milagros, y no hay duda alguna que quien cree en ellos,no puede de ninguna manera cultivar las funciones de suinteligencia.

“En Valencia, un criado del conde de Faura, que naciósordo y sin lengua, estuvo así muchos años; yadorando un día la reliquia de San Vicente, curó de lasordera, le nació la lengua y habló enadelante” (pág. 17).

“Una mujer dió a luz un pedazo de carne sinfigura humana. Ofrecióle a San Vicente haciendo decir una misa,y a la Epístola ya tenía cabeza, al Evangelio brazos, alConsagrar piernas, y al fin se hallaron con un bello niño. Lomismo ocurrió a otra señora de Toledo” (pág.34).

“En Lisboa vivía corrida una dama por ser tan fea, queera la risa de los que la veían. Acudió a San Vicente yamaneció una mañana muy hermosa y agraciada, de queresultó ser tan devotas a San Vicente las damas de Lisboa que nolas exceden las de Valencia” (pág. 37).

“Un mercader partió a una feria y entretanto su mujercometió una fragilidad por lo que quedó

* * *.Se encomendó [73]arrepentida a San Vicente yel Santo salió al camino por donde volvía el marido conunos caballos, poniéndose allí a espantarlos por medio deuna capa y los dispersó.

Entonces el marido perdió sutiempo en reunir sus caballos, de modo que, cuando llegó a sucasa, ya había tenido tiempo su esposa de salir de su cuidado,librándose de las consecuencias de su falta.” Asíse refiere con la mayor naturalidad un acto inmoral y grotesco, en quesale sin razón ni causa castigado el marido inocente, y el Santoejecuta con su capa una picardía digna tan sólo de ungranuja del arroyo.

Se dice que San Ramón toma tal interés en lasdesdichas y penas de sus devotos y es tan extremadamente compasivo“que han sudado sus imágenes por laaflicción de los devotos” (pág.

12). “Unaimagen del Santo sudó tan manifiestamente al tiempo que sudevota padecía, que se manchó el velo con que secubría; y algunos pañolitos mojados en el sudor aliviabanmaravillosamente los dolores de cabeza” (pág. 21).

San Roque tiene el poder de evitar la propagación de lasepidemias. “Su protección es la que nos preserva de lapeste y de otras muchas dolencias, que teniendo su origen en lacorrupción del aire que nos había de conservar la vida,nos causa la muerte” (pág. 3).

[Índice]

El colmo de lo absurdo

¿Es acaso posible inventar ni suponer mayores absurdos quelos hasta aquí mencionados? Sin embargo, para no alargar estaconferencia sólo presento un pequeño número decasos citados a montones en estos pequeños opúsculosrepartidos con profusión en nuestro pueblo. ¿Quélógica, qué razonamiento podemos esperar de cerebrosnutridos con tales absurdos, alimentados con patrañas decarácter tan pueril que no se comprende que hayan sido narradospor hombres de simple sentido común?

“El colchón en que murió San Vicentequedó con virtud de hacer milagros; pues acostándose enél en diversas ocasiones más de 400 enfermos dediferentes accidentes, todos lograron la salud” (pág.32).

Una vez que San Antonio de Padua predicaba en la playa, [74]ocurrió que “salieron del agualos peces a quienes predicó y que le oyeron atentos.”Ningún devoto pone en duda la salida de los peces ni tampoco seinteresa en resolver los problemas de física, fisiología,lingüística y principalmente de lógica de semejanteacontecimiento, pero así lo afirma la novena al Santo(pág.

20).

Prolongaría innecesariamente esta conferencia si mencionaratodos los absurdos consignados en las Novenas de los cuales tengo unamplio caudal que constituye una documentación positivautilísima para la historia de la superstición que apenasdesfloro aquí. Con lo dicho hay bastante para explicar el origende la inmoralidad, la verdadera causa de la predisposición alvicio, la ausencia del sentido de responsabilidad, laexplicación natural de ese carácter incomprensibleformado de una mezcla de sentimientos encontrados que los misioneroshan atribuido al filipino, indio, español y chino, influidostodos por el espíritu nocivo que informa toda esa literaturacompletamente perturbadora de la razón. Ella y no laeducación laica es la responsable del fenómeno.

No vengo formulando teorías ni emito hipótesiscaprichosas. Ante un auditorio como el que tengo el honor de hablar,necesito pesar el valor de mis palabras y de mis juicios. Por talmotivo he traído hechos, he citado textosrepitiendo las propias palabras, no de la literatura profanaconstituida por los Corridos anónimos cuya perjudicialinfluencia es perfectamente conocida, sino de los textosauténticos de novenas autorizadas por la censuraeclesiástica por no contener cosa contraria a la sana moral,como se dice en las licencias para imprimir.

Ni por un momento he tratado de mezclar la religión en micrítica ni tampoco está en mis manos variar lasconsecuencias que se deducen de los hechos mencionados en las novenas, que es la literatura responsable de un estado dementalidad pueril, absolutamente inadecuada para la inteligencia de lamoral, compuesta de elementos paralizadores y no de progreso.

La moral no es más que el triunfo sobre sí mismomediante el cual el hombre hace lo que debe y no lo que quiere. En elhombre inmoral no hay lucha entre dos tendencias, [75]una hacia el mal, otra hacia el bien.Solamente hay una tendencia instintiva: ningún freno racionalque se oponga.