Cuenta Conmigo by Raquel Zieleniec y Maite Echartea - HTML preview

PLEASE NOTE: This is an HTML preview only and some elements such as links or page numbers may be incorrect.
Download the book in PDF, ePub, Kindle for a complete version.

II

–Ahora nos vamos para un aberinto.

–Laberinto –corrige la abuela.

–Aberinto, abuela. Y vamos con los caballos.

–Ay, me caigo, no sabía que íbamos a caballo –pero Maite no presta atención porque está muy entusiasmada queriendo contar el cuento que le llena la cabeza:

–Yo tenía mi caballa que se llamaba Marina... (el abuelo que está dormido, igual corrige y dice: yegua). Maite retoma el cuento como si no hubiera escuchado.

–Yo iba en mi yegua y tú ibas en el esposo de la yegua.

–¿El yeguo? –dice la abuela jugando con las palabras.

–No, el caballo. El caballo Mario. Íbamos a caballo porque hay boimbos y conitos (la abuela pone cara rara y Maite le explica) son bichitos chiquitos que andan por el pasto pero te saltan a los tobillos y después te pican y te pican. Te pica aunque te rasques. A los caballos no, porque tienen más pelo y no les pica.

105

ContaConmigo 21/9/07 09:33 am Página 106

–Boimbos y conitos, ¿eh? –la abuela no puede creer lo que escucha.

–Jejenes – dice el abuelo debajo de las sábanas.

–Íbamos entonces a caballito –la abuela vuelve a ordenar el cuento– rumbo al laberinto –dice laberinto a ver si Maite pro-testa, pero no– y nos vamos a perder porque no vamos a saber cómo salir del laberinto.

–Vamos a buscar a mi amigo Bimbo para salir.

–¿Uno de los bichitos que pican?

–No, esos son los boimbos. Éste es Bimbo, es el que siempre está con una flecha señalando la salida.

–¿Ah, y si él no está, nos quedamos para siempre en el laberinto? –la abuela parece un poco pesimista hoy.

–Él siempre está, abuela –Maite muestra seguridad total.

–¿Y si no está? –la abuela insiste.

–¡¡¡Está!!! –y lo que dice Maite es definitivo.

–Bueno, allá vamos, espero que tengas razón porque yo ni sé qué es un aberinto. La verdad es que me da un poco de miedo, Maite. No vamos a negar que nos acechan unos cuan-tos peligros: nos pican los boimbos y los conitos, nos metemos 106

ContaConmigo 21/9/07 09:33 am Página 107

en un lugar del cual no vamos a saber salir, por ahí había un león que no le gustó nada que lo miráramos...

–Son 3 peligritos, no es muy importante. Seguimos andando y vemos a Scar y Milly.

–¿Más boimbos?

–No, ellos son mis mascotas, siempre van conmigo porque son muy mimosos. Scar es un león y Milly su novia, una tigra.

Y tienen tigritos

–¿Cóóómo? ¿Un león tiene tigritos?

–No –Maite piensa y empieza de nuevo– Scar es tigre y llevan muchos tigritos en una jaula para que no se caigan.

–Maite, me parece que me estás haciendo un cuento. ¿Todo eso cabe arriba de la pobre yegua Marina?

Maite no tiene en cuenta la última pregunta. Mira a la abuela y dice despacio, para crear suspenso:

–Vamos andando y de repente... ¡Scar se para de golpe!

La abuela queda quieta sin atreverse a respirar.

–Y se encuentra con mi amigo Morris, su esposa y su hijita.

Todos son amigos míos y les dijimos de ir a vivir todos juntos.

–¿Todos juntos?

107

ContaConmigo 21/9/07 09:33 am Página 108

–Y Bimbo también.

–¿El que pica?

–No abuela, ese es un boimbo. Bimbo es el que siempre señala la salida del aberinto.

–Pero si Bimbo también viene a vivir con nosotros en casa,

¿quién nos ayuda a salir del laberinto? Nunca más vamos a podemos entrar si él no está allá.

Maite se impacienta. La abuela en lugar de alentar el cuento, se vuelve un obstáculo. Dice que hace preguntas para entender mejor.

–Boimbo nos va a acompañar a casa, después se vuelve.

–Supongo que Morris, su esposa y su hijita también van a subir a los caballos, ¿no? Me parece que ya no te caben más mascotas ni amiguitos arriba de Marina...

–Tú me ayudas, abuela, tú los llevas.

–Maite, te parece que todos vayan, ¿todos a vivir con nosotros?

–Sí, vamos a llevarlos a todos.

108

ContaConmigo 21/9/07 09:33 am Página 109

La abuela piensa que ya es muy largo el cuento y quiere ter-minarlo, por lo que hace un resumen:

–Y nos volvimos a casa. Íbamos a ir al bosque y al laberinto y al final no fuimos. Pero regresamos a casa con los brazos y los caballos llenos de mascotas y amiguitos que traíamos a vivir con nosotros para siempre.

La abuela dice que quiere descansar un poco de tanta gente.

Resopla y se recuesta.

Maite se acerca a la hoja donde la abuela estaba anotando todo:

–¿A ver? ¿Todo eso escribiste? Quiero hacer otro cuento con mis mascotas, abuela.

–Zzzzzzzzzzzz

–Abuela, quiero…

–Dibujá una florcita.

–Quiero pintarla.

–Pinta, niña, pinta.

109

ContaConmigo 21/9/07 09:33 am Página 110