Not a member?     Existing members login below:

Viajes por España

interrumpen la escueta monotonía de aquellos
blanqueadosmuros, son las Armas Imperiales que campean
allá arriba, en el centrodel embovedado, y un negro ataúd
depositado á gran altura, en un nichoú hornacina de la
pared de la derecha.
Este ataúd es de madera de castaño, y estuvo forrado de
terciopelonegro. Hoy no contiene nada; pero en un tiempo
contuvo otra caja deplomo, dentro de la cual fué depositado
el cadáver del Emperador.....
«Púsose el cuerpo del Emperador (dice la historia) en una
caja de plomo,la cual se encerró en otra de madera de
castaño, forrada de terciopelonegro. Hiciéronsele solemnes
exequias por tres días, celebrando elArzobispo de Toledo,
Fr. Bartolomé de Carranza, á quien sirvieron deministros el
confesor del Emperador, Fr. Juan Regla, y el prior
Fr.Martín de Angulo, y predicando sucesivamente el P.
Villalva y lospriores de Granada y Santa Engracia de
Zaragoza.
»Una de las cláusulas del codicilo de Carlos V era que se
le enterraradebajo del altar mayor del Monasterio,
quedando fuera del ara la mitaddel cuerpo, del pecho á la
cabeza, en el sitio que pisaba el Sacerdoteal decir la misa,
de manera que pusiese los pies sobre él. Para cumplirdel
modo posible este mandato, se derribó el altar mayor y se
sacó haciafuera, con objeto de depositar detrás de él el
cadáver, pues debajo nopodía estar, por ser lugar exclusivo
de los Santos que la Iglesia tienecanonizados[9].»
A consecuencia de esta reforma, el altar Mayor quedó en
la extrañadisposición que hoy se advierte; esto es,
sumamente estrecho depresbiterio, y muy alto en
 
Remove