Not a member?     Existing members login below:

Tradiciones Peruanas

Pero la Providencia que vela por los inocentes, tiene
resortesmisteriosos para hacer la luz sobre el crimen.
Benedicta, moribunda y devorada por el remordimiento, reveló
todo a unsacerdote, rogándole que para salvar al encarcelado
hiciese pública suconfesión; y he aquí cómo en la forma de
proceso ha venido a caer bajonuestra pluma de cronista la
sombría leyenda de la Gatita deMari-Ramos.
CRÓNICA DE LA ÉPOCA DEL VIRREY INGLÉS
I
Por los años de 1752 recorría las calles de Lima un buhonero
omercachifle, hombre de mediana talla, grueso, de manos y
faccionestoscas, pelo rubio, color casi alabastrino y que
representaba muy pocomás de veinte años. Era irlandés, hijo de
pobres labradores y, según subiógrafo Lavalle, pasó los
primeros años de su vida conduciendo haces deleña para la
cocina del castillo da Dungán, residencia de la condesa
deBective, hasta que un su tío, padre jesuíta de un convento de
Cádiz, lollamó a su lado, lo educó medianamente, y viéndolo
decidido por elcomercio más que por el santo hábito, lo envió a
América con unapacotilla.
Ño Ambrosio el inglés, como llamaban las limeñas al
mercachifle,convencido de que el comercio de cintas, agujas,
blondas, dedales yotras chucherías no le produciría nunca para
hacer caldo gordo, resolviópasar a Chile, donde consiguió por la
 
Remove