Not a member?     Existing members login below:
Holidays Offer
 

Tradiciones Peruanas

y después de pasada tresveces por la horca, será conducida al
real beaterio de Amparadas de laConcepción de esta ciudad a
servir en los oficios más bajos y viles dela casa, reencargándola
a la madre superiora para que la mantenga con lamayor custodia
y precaución, ínterin se presenta ocasión de navío quesalga para
la plaza de Valdivia, adonde será trasladada en partida
deregistro a vivir en unión de su marido, y se mantendrá
perpetuamenteen dicha plaza.—Dió y pronunció esta sentencia
el excelentísimo señordon Manuel de Amat y Juniet, caballero
de la Orden de San Juan, delConsejo de su Majestad, su
gentilhombre de cámara con entrada, tenientegeneral de sus
reales ejércitos, virrey, gobernador y capitán general deestos
reinos del Perú y Chile; y en ella firmó su nombre
estandohaciendo audiencia en su gabinete, en los Reves, a 11 de
agosto de 1772,siendo testigo don Pedro Juan Sanz, su
secretario de cámara, y don JoséGarmendia, que lo es de
cartas.—Gregorio González de Mendoza,escribano de su
majestad y Guerra.»
¡Cáscaras! ¿No le parece a ustedes que la sentencia tiene tres
pares deperendengues?
Ignoramos si el marido entablaría recurso de fuerza al rey por
la parteen que, sin comerlo ni beberlo, se le obligaba a vivir en
ayuntamientocon la media naranja que le dió la Iglesia, o si
cerró los ojos y aceptóla libranza, que bien pudo ser; pues para
todo hay genios en la viña delSeñor.
CRÓNICA DE LA ÉPOCA DEL TRIGÉSIMO SEGUNDO VIRREY
 
Remove