Not a member?     Existing members login below:
Holidays Offer
 

Tradiciones Peruanas

regimiento deSaboya, tres del regimiento de Córdoba y ocho
paisanos. Hacíanlestambién compañía doña Leonor Michel y
doña Manuela Sánchez, queridas delos dos oficiales, y tres
mujeres del pueblo, mancebas de soldados. Erajusto que quienes
estuvieron a las maduras participasen de las duras.Quien comió
la carne que roa el hueso.
El proceso, curiosísimo en verdad y que existe en los archivos
de laexcelentísima Corte Suprema, es largo para extractarlo.
Baste saber queel 13 de agosto no quedó en Lima títere que no
concurriese a la Plazamayor, en la que estaban formadas las
tropas regulares y miliciascívicas.
Después de degradados con el solemne ceremonial de las
ordenanzasmilitares los oficiales Ruda y Pulido, pasaron junto
con nueve de suscómplices a balancearse en la horca, alzada
frente al callejón dePetateros. El verdugo cortó luego las
cabezas que fueron colocadas enescarpias en el Callao y en
Lima.
Los demás reos obtuvieron pena de presidio, y cuatro fueron
absueltos,contándose entre éstos doña Manuela Sánchez, la
querida de Ruda. Elproceso demuestra que si bien fué cierto que
ella percibió losprovechos, ignoró siempre de dónde salían las
misas.
V
En que se copia una sentencia que puede arder en un candil
«En cuanto a doña Leonor Michel, receptora de especies
furtivas, lacondeno a que sufra cincuenta azotes, que le darán en
su prisión de manodel verdugo, y a ser rapada la cabeza y cejas,
Remove