Not a member?     Existing members login below:

Tradiciones Peruanas

Los cuatro hijos de Evangelina esperaban arrodillados la
postrerabendición maternal. Entonces la abnegada víctima,
forzada por suconfesor, les reveló el tremendo secreto:—El
mundo olvidará—lesdijo—el nombre de la mujer que os dió la
vida; pero habría sidoimplacable para con vosotros si vuestro
padre hubiese subido losescalones del cadalso. Dios, que lee en
el cristal de mi conciencia,sabe que ante la sociedad perdí mi
honra porque no os llamasen un díalos hijos del ajusticiado.
CRÓNICA DE LA ÉPOCA DEL VIGÉSIMONONO VIRREY DEL PERÚ
I
El que hubiera pasado por la plazuela de San Agustín a la hora
de lasonce de la noche del 22 de octubre de 1743, habría visto
un bulto sobrela cornisa de la fachada del templo, esforzándose
a penetrar en él poruna estrecha claraboya. Grandes pruebas de
agilidad y equilibrio tuvosin duda que realizar el escalador hasta
encaramarse sobre la cornisa, yel cristiano que lo hubiese
contemplado habría tenido que santiguarsetomándolo por el
enemigo malo o por duende cuando menos. Y no seolvide que,
por aquellos, tiempos, era de pública voz y fama que, enciertas
noches, la plazuela de San Agustín era invadida por
unaprocesión de ánimas del purgatorio con cirio en mano. Yo ni
quito nipongo; pero sospecho que con la república y el gas les
hemos metido elresuello a las ánimas benditas, que se están muy
mohinas y quietas en elsitio donde a su Divina Majestad plugo
ponerlas.
 
Remove