Not a member?     Existing members login below:

Tradiciones Peruanas

Y he tenido en cuenta para preferir los tiempos de don
Francisco deBorja; y Aragón, no sólo la apuntación ya citada,
sino la especialísimacircunstancia de que, conocido el carácter
del virrey poeta, son propiasde él las espirituales palabras con
que termina esta leyenda.
Hechas las salvedades anteriores, en descargo de mi
conciencia decronista, pongo punto redondo y entro en materia.
I
Don Francisco de Borja y Aragón, príncipe de Esquilache y
conde deMayalde, natural de Madrid y caballero de las Ordenes
de Santiago yMontesa, contaba treinta y dos años cuando Felipe
III, que lo estimaba,en mucho, le nombró virrey del Perú. Los
cortesanos criticaron elnombramiento, porque don Francisco
sólo se había ocupado hasta entoncesen escribir versos,
galanteos y desafíos. Pero Felipe III, a cuyo regiooído, y contra
la costumbre, llegaron las murmuraciones, dijo:—Enverdad que
es el más joven de los virreyes que hasta hoy han ido aIndias;
pero en Esquilache hay cabeza, y más que cabeza brazo fuerte.
El monarca no se equivocó. El Perú estaba amagado por
flotasfilibusteras: y por muy buen gobernante que hiciese don
Juan de Mendozay Luna, marqués de Montesclaros, faltábale los
bríos de la juventud.Jorge Spitberg, con una escuadra holandesa,
después de talar las costasde Chile, se dirigió al Callao. La
escuadra española le salió alencuentro el 22 de julio de 1615, y
después de cinco horas de reñido yferoz combate frente a Cerro
Azul o Cañete, se incendió la capitana, sefueron a pique varias
naves, y los piratas vencedores pasaron a cuchilloa los
prisioneros.
Remove