Not a member?     Existing members login below:

Tradiciones Peruanas

Mientras las muchachas se entretenían en hilar, la madre
contaba alhijo, por la milésima vez, la tradición de su familia.
Esta no es unsecreto, y bien puedo darla a conocer a mis
lectores, que la hallaránrelatada con extensos y curiosos
pormenores en el importante libro quecon el título Anales del
Cuzco, publicó mi ilustrado amigo y compañerode Congreso
don Pío Benigno Mesa.
He aquí la tradición sobre Ollantay:
Bajo el imperio del Inca Pachacutec, noveno soberano del
Cuzco, eraOllantay, curaca de Ollantaytambo, el generalísimo
de los ejércitos.Amante correspondido de una de las ñustas o
infantas, solicitó dePachacutec, y como recompensa a
importantes servicios, que le acordasela mano de la joven.
Rechazada su pretensión por el orgulloso monarca,cuya sangre,
según las leyes del imperio, no podía mezclarse con la deuna
familia que no descendiese directamente de Mango Capac,
elenamorado cacique desapareció una noche del Cuzco,
robándose a suquerida Cusicoyllor.
Durante cinco años fué imposible al Inca vencer al rebelde
vasallo, quese mantuvo en armas en las fortalezas de
Ollantaytambo, cuyas ruinas sonhoy la admiración del viajero.
Pero Rumiñahui, otro de los generales dePachacutec, en secreta
entrevista con su rey, lo convenció de que, másque a la fuerza,
era preciso recurrir a la maña y a la traición parasujetar a
Ollantay. El plan acordado fué poner preso a Rumiñahui, con
elpretexto de que había violado el santuario de las vírgenes del
Sol.Según lo pactado, se le degradó y azotó en la plaza pública
para que,envilecido así, huyese del Cuzco y fuese a ofrecer sus
servicios aOllantay, que viendo en él una ilustre víctima a la vez
que un generalde prestigio, no podría menos que dispensarle
Remove