Not a member?     Existing members login below:

Tradiciones Peruanas

Hace poco leí un magnífico artículo sobre Edgardo Poe y
Alfredo deMusset, titulado El alcoholismo en literatura.
Baltasar puede dar temapara otro escrito que titularíamos El
alcoholismo en las bellas artes.
El alcohol retemplaba el espíritu y el cuerpo de nuestro artista;
era suninfa Egeria, por decirlo así. Idea y fuerza, sentimiento y
verdad, todolo hallaba Baltasar en el fondo de una copa.
Para celebrar el buen término de la obra que le encomendaron
losagustinos, fuése Baltasar con sus amigos a la casa de bochas
y se tomóuna turca soberana. Agarrándose de las paredes pudo,
a las diez de lanoche, volver a su taller, cogió pedernal, eslabón
y pajuela, yencendiendo una vela de sebo se arrojó vestido sobre
la cama.
A medianoche despertó. La mortecina luz despedía un extraño
reflejosobre el esqueleto colocado a los pies del lecho. La
guadaña de la Parcaparecía levantada sobre Baltasar.
Espantado, y bajo la influencia embrutecedora del alcohol,
desconoció laobra de sus manos. Dió horribles gritos, y
acudiendo los vecinoscomprendieron, por la incoherencia de sus
palabras, la alucinación deque era víctima.
El gran escultor peruano murió loco el mismo día en que
terminó elesqueleto, de cuyo mérito artístico hablan aún con
mucho aprecio laspersonas que, en los primeros años de la
Independencia, asistieron a laprocesión de Jueves Santo.
 
Remove