Not a member?     Existing members login below:
Checkout our recommended Summer Reading in our new Book Lists here

Tradiciones Peruanas

Verdad es que, por esos tiempos, no era yo el
únicomalaventurado que con fenomenales producciones
desacreditaba el teatronacional, ilustrado por las buenas
comedias de Pardo y de Segura.Consuela ver que no es todo el
sayal alforjas.
Titulábase uno de mis desatinos dramáticos Rodil, especie de
alacránde cuatro colas o actos, y ¡sandio de mí!, fuí tan bruto
que no sólocreí a mi hijo la octava maravilla, sino que, ¡mal
pecado!, consentí enque un mi amigo, que no tenía mucho de lo
de Salomón, lo hiciera poneren letras de molde. ¡Qué tinta y qué
papel tan mal empleados!
Aquello no era drama ni piñón mondado. Versos ramplones,
lirismo tonto,diálogo extravagante, argumento inverosímil,
lances traídos a lazo,caracteres imposibles, la propiedad de la
lengua tratada a puntapiés, lahistoria arreglada a mi antojo y...
vamos, aquello era un mamarrachodigno de un soberbio
varapalo. A guisa, pues, de protesta contra talpaternidad escribo
esta tradición, en la que, por lo menos, sabréguardar respetos a
los fueros de la historia y la sombra de Rodil notendrá derecho
para querellarse de calumnia y dar de soplamocos a la
míacuando ambas se den un tropezón en el valle de Josafat.
—¡Basta de preámbulo, y al hecho!—exclamó el presidente de
untribunal, interrumpiendo a un abogado que se andaba con
perfiles yrodeos en un alegato sobre filiación o paternidad de un
mamón. Elletrado dijo entonces de corrido:—El hecho es un
muchacho hecho: elque lo ha hecho niega el hecho: he aquí el
hecho.
I
Remove