Not a member?     Existing members login below:
Holidays Offer
 

Tormento

que al fin,al fin, habrá un hoyo para enterrarnos!... Eso del monjío, qué quiereusted
que le diga, al principio no me gustaba; pero va entrando poquitoa poco en mi cabeza,
y acabaré por decidirme...
En el cerebro del tímido surgió bullicioso tumulto de ideas; palabrasmil acudieron
atropelladas a sus secos labios. Iba a decir admirables yvehementes cosas, sí, las
diría... O las decía o estallaba como unabomba. Pero los nervios se le encabritaron;
aquel maldito freno que suser íntimo ponía fatalmente a su palabra le apretó de súbito
consoberana fuerza, y de sus labios, como espuma que salpica de los delepiléptico,
salpicaron estas dos palabras:
«Vaya, vaya».
Amparo, con su penetración natural, comprendió que Agustín tenía dentroalgo más
que aquel vaya vaya tan frío, tan incoloro y tan insulso, yse atrevió a estimularle así:
«¿Y usted, qué me aconseja?».
Antes de que el consabido freno pudiera funcionar, la espontaneidad,adelantándose
a todo en el alma de Caballero, dictó esta respuesta:
«Yo digo que es un disparate que usted se haga monja. ¡Qué lástima! Esque no se
lo consentiremos...».
Arrojado este atrevido concepto, Agustín sintió que el rubor ¡cosaextraña!, subía a
su rostro caldeado y seco. Era como un árbol muertoque milagrosamente se llena de
poderosa savia y echa luego en su másalta rama una flor momentánea. El corazón le
latía con fuerza, y trasaquellas palabras vinieron estas:
«¡Hacerse monja! Eso es de países muertos. Mendigos, curas, empleados;¡la
pobreza instituida y reglamentada!... Pero no; usted está llamada aun destino mejor,
usted tiene mucho mérito».
—¡D. Agustín!
—Sí, lo digo, lo vuelvo a decir... usted es pobre, pero de altas, dealtísimas prendas.
—D. Agustín, que se remonta usted mucho,—murmuró ella hojeando ellibro.
—¡Y tan guapa!...—exclamó Caballero con cierto éxtasis, como si talespalabras se
hubieran dicho solas, sin intervención de la voluntad.
—¡Jesús!
—Sí, señora, sí.
—Gracias, gracias. Si usted se empeña, no es cosa de que riñamos. Esusted amable.
Remove