Not a member? Join for FREE here. Existing members login below:

Thespis

amigas hay un grupode damas con quienes no debiera juntarse
tan a menudo...
¡Y ese tontuelo de Paco! Sería prudente evitar sus
comprometedorasasiduidades... Disculpe usted mi franqueza,
Currita. Ya sabe que sólohablo por servirla... ¡Y si estoy
equivocado, perdóneme también!
Las advertencias de Jacobo no fueron recibidas como
debieran... Marcosle intimó que no debía meterse en lo que no le
importaba... Paco lomandó sencillamente a paseo... Y Curra, esa
admirable y bondadosa Curra,aunque escuchara sus palabras con
gracia y simpatía, conocedora de susadmoniciones a su marido y
su amigo, insinuoles que Jacobo hablaba dedespecho. ¡Él se le
había declarado, ella le había puesto en su lugar,pero muy en su
lugar!...
—Y cavilando sobre el resultado de sus gestiones, Jacobo
pensaba:
—No cabe duda. Ellos son unos zonzos, los tres, ¡pero yo soy
el mászonzo de todos!
ALMAS Y ROSTROS
Había una vez una princesa que se llamaba Cristela y estaba
siempretriste. No tiene esto último nada de extraño si se
considera que sólo enun cuento modernista puede llamarse
«Cristela» una princesa, y que lasprincesas de los cuentos
modernistas generalmente están tristes. Lo quesí era extraño es
que Cristela ignoraba la causa de su tristeza...
Mas nunca falta quien nos endilgue las cosas desagradables
que nosatañen. Por esto, una noche se le apareció a Cristela un
 
Remove