Not a member?     Existing members login below:

Taller de Shoah Popular

INTRODUCCIÓN
Nota: Esta sección sirve para dar una charla general sobre el objetivo del taller, las cosas en
común entre el grupo meta y los judíos.
Tiempo: 20 minutos.
La primera pregunta que se hace es para qué dar un taller del Holocausto para poblaciones
marginales o discriminadas cuyas preocupaciones no podrían estar más lejos de los sufrimientos
de otros grupos. ¿Qué pueden tener en común los judíos y su exterminio en Europa con privados
de libertad en Centroamérica o con los habitantes de barriadas populares en provincias lejanas de
las ciudades capitales, o con afro centroamericanos en los puertos del Atlántico o del Pacífico, o
indígenas o trabajadores del sexo, o en fin, con sectores que no forman parte de los grupos más
exitosos y poderosos de las naciones centroamericanas?
Las poblaciones centroamericanas tienen mucho en común con los judíos y el Holocausto.
Muchos de los procesos de injusticia son similares y en algunos casos, las matanzas también. No
es de extrañar que se pueda dar identificación con las víctimas y que hasta los privados de libertad
puedan sentir empatía por los sufrimientos de un pueblo ante el avance de la criminalidad. Si
existe la posibilidad de identificación con la persecución pues también se podrá dar con las
estrategias de sobrevivencia y con la lucha por aspirar a una mejor vida.
EL HOLOCAUSTO Y LA MARGINALIDAD
Varios temas del Holocausto son compartidos por los grupos marginales.
1. Desposeídos. Puede ser que ayer tuvimos pero la realidad es que hoy no tenemos. La
experiencia de los judíos en Europa ha sido una serie de ciclos de períodos de pobreza
con otros de estabilidad económica para luego haber sufrido la desposesión más total
que se haya conocido. Esta desposesión ha creado una cultura que vive con el acecho de
que estos ciclos, tarde o temprano, volverán a repetirse. Un grupo que vive bajo estos
designios desarrolla una serie de mecanismos de sobrevivencia que son útiles para otros
grupos que sufren o podrían sufrir un destino parecido. Si ayer teníamos un empleo y una
familia y hoy estamos en la cárcel, pues nosotros también hemos sido desposeídos. Si
ayer teníamos tierras abundantes y podíamos vivir de ellas y hoy estamos en una
reservación o en una comunidad que no puede ya alimentarnos, somos también
desposeídos. Si hoy nuestro cuerpo vale para venderlo en el mercado del sexo y mañana
este mismo cuerpo no genera más ingresos, estamos ante otro ejemplo de desposesión.
Lo mismo sucede si hemos inmigrado a otras tierras en donde nuestro color de piel no es
valorado como el del grupo que nos recibe, es esto desposesión también. Todos tenemos
3
Remove