Not a member?     Existing members login below:

Riverita

Y luego que se hubo acercado le arrimó un par de bofetadas que se oyeronen la
cocina, y sobre éste otro par, y otro después, y asísucesivamente, hasta que D.
Bernardo exclamó en voz alta e imperiosa:
—¡Mujer!
Doña Martina suspendió la corrección y volvió los ojos a su esposo consorpresa.
—Observa—dijo éste bajando la voz y señalando al coronel—que haypersonas
delante...
—Dispénseme V., coronel—manifestó la señora sofocada aún por laira;—pero no
lo puedo remediar... ¡Este hijo con sus cochinerías mequita la vida!
El hijo, en tanto, daba tales gritos, que no diré en la cocina, sino entoda la vecindad
debieran oírse perfectamente.
Se había levantado de la silla, y en el colmo del furor pegaba allá enun rincón
patadas horrendas en el suelo.
—¡Contra! ¡recontra! ¡me c... en diez!... ¡Por esa cochina!... ¡por
esasinvergüenza!... ¡por esa metebaza!...
—¡Chis! ¡chis!... ¡Silencio, niño!—dijo D. Bernardo, frunciendo aúnmás la frente,
lo cual, en verdad, parecía imposible.
—¡Vamos, Enrique!—exclamó doña Martina, procurando reprimirse.
—¿Y por qué no le pegan a Miguel que hizo más que yo, recontra?—gritócon furor.
—¡Vamos, Enrique!—volvió a exclamar doña Martina.—¡Tengamos la fiestaen
paz!
Y acercándose a él y metiéndole la voz por el oído, comenzó a decirle:
—¿No comprendes, mentecato, que Miguel no es hijo mío?... Si lo fuesele pegaría
como a ti... Pero tú eres mayor qué él, y estás en tu casa...Debieras dar ejemplo... ¡A
quién se le ocurren sino a ti esas cosas,majadero!... Eres capaz tú solo de revolver esta
casa y todas las deMadrid... ¿Es eso lo que te enseña el maestro en la escuela?
¿Di,gaznápiro, di?...
Le tenía cogido por un brazo, y cada una de estas frases iba acompañadade una
fuerte sacudida. Cuando hubo concluido su filípica, le dejóllorando en el rincón y se
fue detrás de Eulalia, que se había subido denuevo al cuarto, para cerciorarse del
número y de la clase de estragosallí ejecutados.
Mientras tanto, D. Bernardo, de malísimo talante, no tanto por latravesura de su
hijo como por las incorrecciones de su esposa, sirvióla sopa a todos los comensales,
Remove