Not a member?     Existing members login below:
Holidays Offer
 

Reseña Veridica de la Revolución Filipina

En su vista, manifesté al Comandante la conveniencia deextender por escrito, lo convenido, á lo
que contestóque así lo haría presente al Almirante Dewey.
Estas conferencias quedaron interrumpidas por haber, el 5 deAbril, recibido cartas de Isabelo
Artacho y de su Abogado,reclamándome 200,000 pesos de la indemnización, parteque le
correspondía percibir como Secretario del Interiorque había sido en el Gobierno Filipino deBiak-
na-bató, amenazándome llevar ante losTribunales de Hong kong, si no me conformaba con
susexigencias.
Aunque de paso haré constar que Isabelo Artachollegó á Biak-na-bató éingresó en el campo de
la revolución el 2 deSeptiembre de 1897, y fué nombrado Secretario, áprincipios de Noviembre,
cuando la paz propuesta y trabajada por D.Pedro Alejandro Paterno, estaba casi concertada,
como lo prueba elque en 14 de Diciembre siguiente sefirmára.—Véase, pues, la injusta y
desmedidaambición de Artacho al pretender la participación de200.000 pesos por los pocos días
de servicios que ála Revolución prestára.
Además se había convenido entre todos nosotros losrevolucionarios, en Biak-na-bató, que, en el
caso deno cumplir los españoles lo estipulado, el dinero procedentede la indemnización, no se
repartiría, y sedestinaría á comprar armas para reanudar laguerra.
Artacho, pues, obraba entónces como un espía,agente del General Primo de Rivera, toda vez que
queríaaniquilar la revolución, quitándola su máspoderoso elemento, cual era, el dinero. Y así
fuéconsiderado el asunto por todos los Revolucionarios,acordándose en junta, saliera yó
inmediatamente deHong-kong, evitando la demanda de Artacho, á fin de que losdemás tuvieran
tiempo de conjurar éste nuevo peligropara nuestros sacrosantos ideales, consiguiéndolo asíen
efecto: Artacho convino en retirar su demanda por medio de unatransacción.
En cumplimiento de dicho acuerdo, marchéme sigilosamentede Hong-kong, el dia 7 de Abril,
embarcándome en elTaisan, y pasando por Saigón fuí áparar con la mayor reserva á Singapore,
llegando áeste puerto en el Eridan el 21 de dicho mes,hospedándome en casa de un paisano
nuestro. Tal fuéla causa de la interrupción de las importantisimasconferencias con el Almirante
Dewey iniciadas por el Comandante delPetrell.
Pero «el hombre propone y Dios dispone»,refrán que en ésta ocasión se cumplióen todas sus
partes; porque no obstante lo incógnito delviaje, á las cuatro de la tarde del dia de mi llegadaá
Singapoore, presentóse en la casa, donde mehospedaba, un inglés que, con mucho sigilo, dijo
que elCónsul de Estados Unidos de aquel punto, Mr. Pratt, deseabaconferenciar con D. Emilio
Aguinaldo, á lo que se lecontestó que en dicha casa no se conocía áningún Aguinaldo; pues así
se había convenidoresponder á todo el mundo.
Pero habiendo vuelto el inglés repetidas veces con lamisma pretensión, accedí á la entrevista
conMister Pratt, la cual, se verificó, con la mayor reserva de9 á 12 de la noche del dia 24 de
Abril de 1898, en un barrioapartado.
En la entrevista aludida manifestóme el CónsulPratt, que no habiendo los españoles cumplido
con lo pactadoen Biak-na-bató, tenían los filipinos derechoá continuar de nuevo su interrumpida
revolución,induciéndome á hacer de nuevo la guerra contraEspaña, y asegurando que América
daría mayoresventajas á los filipinos.
Remove