Not a member?     Existing members login below:

Reseña Veridica de la Revolución Filipina

EL 13 DE AGOSTO
Llegó el día 13 de Agosto en que noté unmovimiento general de ataque contra Manila por parte
de la escuadraamericana y de las fuerzas de tierra que estaban al mando delGeneral Anderson en
Parañaque.
Seguidamente ordené á mis tropas, para queatacaran en todas las líneas, consiguiendo el General
Piodel Pilar entrar por Sampalok y atacar á las tropasespañolas que defendían el puente
Colgante, lascuales se retiraron hacia el puente de España. La columna denuestro General
Gregorio H. del Pilar tomó los arrabales delPretil, Tondo, Divisoria y Paseo de Azcárraga al
Norte deManila, y la del General Noriel, por la parte de Pasay, tomólos arrabales de Singalong y
Pako, siguiendo detrás lacolumna americana y flanqueando las fuerzas españolas quedefendían
la línea de S. Antonio Abad; lo que vistopor los jefes españoles, ordenaron la retirada de sus
tropashácia Intramuros, con lo cual las fuerzas americanas queocupaban las trincheras del frente,
entraron, sin pegar un tiro,por los arrabales de Malate y Ermita; pero allí seencontraron con las
tropas del General Noriel que se habíanposesionado de los referidos arrabales y establecido sus
cuartelesen el convento de Malate y Ermita, en los edificios que fueron dela Exposición regional
de Filipinas, en la Escuela Normal yen la casa del Sr. Perez, en Pako.
En Santa Ana, parte Este de Manila, logró copar elGeneral Ricarte cinco columnas españolas,
auxiliado portropas del General Pio del Pilar.
XIV.
PRIMEROS NUBARRONES
Los nuestros veían desembarcar fuerzas americanas en lasplayas de la Luneta y paseo de Santa
Lucía, llamando laatención de todos el que los soldados españoles quehabía en la muralla de la
Ciudad no tiraran contra aquellas,misterio que al anochecer de este dia, se explicó por lanoticia
de la capitulación de la plaza hecha por el Generalespañol, señor Jáudenes, al General
americano,Mr. Merrit; capitulación que se reservaron los Generalesamericanos, con infracción
de lo convenido con el almiranteDewey, sobre formación de planes para atacar y tomar
Manila,juntos y en combinación los dos ejércitos, americanoy filipino.
Esta inexplicable conducta de los jefes americanos se hizomás evidente con los telegramas que
el General Anderson endicho dia 13, me dirigió desde Maytubig, rogando queordenara á nuestras
tropas no entrasen en Manila,petición, que fué denegada, toda vez que eracontraria á lo pactado
y á los altos fines delGobierno revolucionario, que al tomarse el inmenso trabajo desitiar Manila
durante dos meses y medio, sacrificando miles devidas y millones de intereses materiales, no
podía ser,seguramente, con otro objeto más que con el de capturarManila y la guarnición
española que defendíacon firmeza y tenacidad la plaza.
 
Remove