Not a member?     Existing members login below:

Reseña Veridica de la Revolución Filipina

sinsuplicarme suspendiera por entonces el ataque contra Manila, porqueellos estaban estudiando
un plan; para tomar con sus fuerzasIntramuros, dejando la toma de los arrabales para las
nuestras.
Encargóme, sin embargo, que estudiara por mi parte otroplan para combinarlo con el suyo, con
todo lo cual meconformé.
XII.
NUEVAS TROPAS AMERICANAS
Al poco tiempo, llegaron tropas americanas y con ellas elGeneral Merrit, presentándose al
Gobierno Dictatorial elSecretario del almirante con dos jefes para pedir que se lesconcediera
ocupar nuestras trincheras de Maytubig, desde la playahasta el camino Real, donde se unirían en
cordon con lastropas filipinas que ocupaban Pasay y Singalong; á lo quetambién accedí, debido á
las solemnes promesasdel repetido almirante y naturales esperanzas de ellas nacidassobre el
apoyo y reconocimiento de nuestra Independencia.
Diez dias después de ocupado por las fuerzas americanas,Maytubig, sabedores de ello los
españoles que estaban enfrente fortificados en el polvorín de San Antonio Abad,durante la noche
sorprendieron las avanzadas americanas quecompuestas de pocos individuos no tuvieron más
tiempo quepara saltar de la cama y replegarse hácia su centro,abandonando sus fusiles y 6
cañones.
Oído el tiroteo por nuestras tropas acudieroninmediatamente en auxilio de los amigos y aliados,
haciendo huirá los españoles y recuperando los fusiles ycañones de su poder, cuyos armamentos
ordené fuerandevueltos á los americanos en ley de buena amistad.
El General Noriel se oponía á éstadevolución, alegando que dicho armamento ya no era de
losamericanos, cuando lo ocuparon las fuerzas filipinas del poder delos españoles, pero,
desatendí esta razonadaoposición de mi General, ordenando terminantemente ladevolución de las
armas á los americanos, demostrandocon ello clara y evidentemente la sincera amistad de los
filipinos.Dichos fusiles y cañones con abundantes municiones, fueron,pues, devueltos á los que
entonces eran nuestros aliados,apesar de que el General Noriel y sus fuerzas los
habíanconquistado á costa de la vida de muchoscompañeros.
Poco después llegaron más refuerzos americanos yotra vez el almirante Dewey, por medio de su
Secretariointeresó más trincheras para su ejército,alegando que eran ya cortas las que antes les
había dado,concediéndoseles entonces su continuación hasta cercade Pasay.
XIII.
 
 
Remove