Not a member?     Existing members login below:
Holidays Offer
 

Reseña Veridica de la Revolución Filipina

se abstuvo de entender en elasunto, remitiéndome la carta reclamación delcónsul francés,
afirmando el Almirante queél y sus fuerzas nada tenían que ver en elasunto.
Asi concluyó este incidente, que demuestra con claridadel reconocímiento y la protección que
dispensaba elalmirante Dewey á la revolución filipina.
El «Filipinas», que así se llamó desdeentonces el vapor en cuestión, siguió en viajeá Olongapó, y
á su vuelta llevó laexpedición de tropas para libertar del poder deEspaña las provincias del valle
de Gagayán y lasislas Batanes.—Este vapor que de nuevo cambió denombre y que hoy se llama
Luzón, se encuentra en elrio grande de Cagayán, varado por haber sufridoaveriaavería, en su
máquina.
En todas las expediciones, nuestros barcos antes de zarparsaludaban al Olimpia como buque
insignia, cumpliendoasí deberes de cortesía internacional, siendocontestados nuestros saludos
con iguales demostraciones deamistad.
X.
LA PROCLAMACIÓN DE LA INDEPENDENCIA
El Gobierno Dictatorial dispuso la proclamación de laIndependencia filipina en el pueblo de
Káwit, para el 12 deJunio. Al efecto envié una Comisión para darconocimiento de ella al
almirante, invitándole al propiotiempo para asistir al acto, que se verificó con todasolemnidad.
El almirante mandó á su Secretario paraexcusar su asistencia, alegando que era día de correo.
A fines del mismo Junio, el cañonero españolLeyte huyó para Manila, de los rios de Macabebe
endonde estaba sitiado por fuerzas del General Torres, y llevabaparte de las tropas y voluntarios
que mandaba el coronel filipinoD. Eugenio Blanco; pero habiendo sido visto por un
cruceroamericano, se rindió voluntariamente. El almirante Dewey meentregó todos los
prisioneros y todas las armas, menos elvapor, pero más tarde reclamó la devolución delos
prisioneros, después de la Capitulación deManila.
En 4 de Julio llegó la primera expedición militarde Estados Unidos al mando del General
Anderson, siendo alojados enel Arsenal de Cavite.
Poco antes de llegar esta expedición militar, y las quedespues vinieron con el General Merrit, el
almirante Dewey,envió á su Secretario, al Gobierno Dictatorialpidiéndome permiso para colocar
las tropas americanas enTambò y Maytubig, lugares de los pueblos de Parañaquey Pasay; á todo
lo que el Gobierno Dictatorialaccedió debido á las honradas promesas del almiranteDewey arriba
consignadas.
En el mismo mes de Julio, se presentó en Cavite elalmirante acompañado del General Anderson,
y despues de lossaludos de cortesía, me dijo:—Ha visto V. confirmadotodo cuanto le he dicho y
 
Remove