Not a member?     Existing members login below:

Reseña Veridica de la Revolución Filipina

Á los pocos dias, se trasladó el GobiernoDictatorial á la casa que fué Gobierno Civil de
losespañoles en Cavite, porque la aglomeración depersonas que de todas partes acudían, hacía
estrechala primera que se tomó de un particular, y en estafué donde recibí la grata noticia de la
llegada de laexpedición de armas, que fueron desembarcadas en el mismodique del Arsenal á la
vista del cañoneroPetrell siendo 1.999 el número de rifles, y 200.000el de municiones con otros
armamentos particulares.
Inmediatamente envié una Comisión á dargracias al almirante Dewey por la pronta llegada de
laexpedición, merced á sus gestiones,participándole á la vez, que se había fijadoel día 31 del
citado mes de Mayo, para comenzar lasoperaciones. El almirante envió á su Secretario
parafelicitarme, así como á mi Gobierno, por laanimación y actividad que se notaban á favor de
lacampaña, manifestándome al propio tiempo, queentendía muy próximo el día fijado
paraempezar el levantamiento, y que debía transferirlo para otromás lejano en el que las tropas
revolucionarias estuvieranmejor organizadas. Le contesté por dicho Secretario, quepodía estar
tranquilo el señor almirante, porqueestaba todo preparado, y los filipinos tenían muchasánsias de
sacudir y librarse del yugo de losespañoles, y esto suplía la disciplina, como lojustificaría el
tiempo, agradeciendo, no obstante, susbuenos consejos.
Ordené enseguida la distribución á variasprovincias, de las armas recibidas, destinando algunas
para losrevolucionarios de Káwit, que fueron introducidas en lanoche del 27 de Mayo, en el
barrio Alapang.
VI.
LOS PRIMEROS TRIUNFOS
Al día siguiente, (28 Mayo 1898) y á la hora deentregarse las armas á los de Káwit en el
citadobarrio, presentóse una columna de más de 270 soldadosespañoles de Infantería marina,
enviados por elGeneral español Sr. Peña en persecución dedichas armas.
Allí fué donde se entabló el primer combatede la revolución filipina de 1898, que podemos
llamar lacontinuación de la campaña de 1896 á 97,combate que duró desde las diez del dia hasta
las tres de latarde, en que por falta de municiones se rindieron losespañoles con todas sus armas
á los revolucionariosfilipinos, que entraron en Cavite con los prisioneros, cuyagloriosa ocasión
aproveché para sacar á luz yhacer ondear la bandera nacional, que fue saludada por un
inmensogentío, con aclamaciones de delirante alegría ygrandes vivas á Filipinas independiente y
á lagenerosa nación de los Estados Unidos, habiendo presenciadoel acto varios oficiales y
marinos de la escuadra americana, quedemostraron claramente sus simpatías por la causa de
losfilipinos, tomando parte en su natural júbilo.
Este glorioso triunfo fué el preludio de continuadasvictorias; pues llegado el dia 31 de Mayo,
fecha fijada para elalzamiento general, Filipinas entera se levantó como un solohombre, á
sacudir el poder de España.
 
Remove