Not a member?     Existing members login below:
Holidays Offer
 

Poemas

al hombre de su
existencia el final.
El toque sigue y no
cesa
y vibra en el alma
opresa
sordamente como
un cuerpo que
cayera en una
huesa...
—¡Din dan, din
don—,
resuena en el
corazón,
—din dan, din
don—,
de la campana que
dobla el lento y
lúgubre són!
ULALUME
I
Los
cielos
cenicientos
y
sombríos,
crespas las hojas,
lívidas y mustias,
y era una noche
del
doliente
octubre
 
Remove