Not a member?     Existing members login below:

Poemas

brillar los
ojos de la bella
Annabel Lee; y así
paso largas
noches tendido al
lado
de
mi
querida,—mi
querida, mi vida y
mi compañera,—
que
está acostada en su
sepulcro más allá
de la mar,
en su tumba, al
borde de la mar
quejumbrosa.
1849.
A MI MADRE
(Soneto)
——
Porque siento que
allá arriba, en el
cielo, los
ángeles que se
hablan dulcemente
al oído, no
pueden encontrar
entre sus radiantes
palabras
 
Remove