Not a member?     Existing members login below:
Holidays Offer
 

Plick y Plock

Sus ojos se cerraron. Apoyó la cabeza sobre la almohada y continuó envoz baja y
con palabras entrecortadas:
Y—quizá tú me dirás, madre mía: «Mi rosita, ¿le amas tú, pues? Bien,entonces os
prometeréis y Dios os bendecirá». ¡Oh! sí, prometidos...Mira a mi novio, ¡qué
hermoso es!... Flores, flores por todas partes...He ahí a mis compañeras con sus largos
velos blancos... ¿no oyes elgrave sonido del órgano... y la multitud que repite como
yo: «¡Quéhermoso es el novio!» ¡Oh! llega el viejo sacerdote... su mano tiemblaal
unirnos; ya es mío, es mi esposo ¡es mi esposo... ¡Oh! madre mía,quédate, quédate...
¿Me dejas?
—Tu esposo está contigo, ángel mío.
—¡Madre mía! ¡mi buena madre!
Dichosa joven, dormía. ¿No es, repito, un digno convento, el convento deSanta
Magdalena?
VII
E L L E V A N T E
...¡La muerte!
CERVANTES, «Don Quijote».
El levante es un viento del Este; cuando sopla, palidecen hasta losmarinos más
intrépidos. No es una de esas inocentes brisas que levantanolas como montañas, ¡no!;
el mar se eleva muy poco, porque es tal lafuerza del levante que rechaza las olas, que
las nivela por el poder depresión que ejerce la columna de aire sobre la superficie del
agua.
Pero también es preciso que el timonel vele a la barra ¡Virgen santa! ¡yque vele
bien si no quiere ver al navío desaparecer entre un torbellino!
Después, el sol brilla, el cielo queda limpio, de un azul magnífico, conlindos
matices de un rosa vivo, que producen el más encantador efecto.
Las embarcaciones de un tonelaje elevado, tal como navíos, fragatas ycorbetas, aun
maniobrando con mucha prudencia, tienen mucho que temer deese viento; pero las
goletas, tartanas y faluchos, tienen todas lasprobabilidades posibles de zozobrar.
Si el peligro es grande durante el día, debe ser inmenso durante lanoche, sobre todo
cuando se bordea cerca de las costas, que confrecuencia son atravesadas por
corrientes de una velocidad de cuatro ocinco nudos.
 
Remove