Not a member?     Existing members login below:
Holidays Offer
 

Plick y Plock

El marmitón, impaciente de la duración de este monólogo, había intentadoya por
dos veces interrumpir al contramaestre, pero la mirada furiosa yla movilidad excesiva
del chicote de su superior se lo habían impedido.Por fin, haciendo un esfuerzo sobre
sí mismo, con su gorro bajo elbrazo, el cuello tendido, la pierna izquierda hacia
adelante, seaventuró a tirar de la hopalanda de su jefe.
—Señor Zeli—le dijo—, el desayuno le espera.
—¡Ah! ¿eres tú, Grano de Sal? ¿qué haces ahí, miserable, estúpido,animal, rata de
bodega? ¿Quieres que te haga curtir la piel, o que teponga el espinazo rojo como un
rosbif crudo? ¿Contestarás, grumete dedesgracia?
A este torrente de injurias y de amenazas, el grumete no oponía más queuna calma
estoica, acostumbrado, como estaba, a los arranques de susuperior.
Y, dicho sea de paso, habéis de saber que, si yo creyese en lametempsicosis,
preferiría habitar por toda mi vida en el alma de uncaballo de coche de alquiler, de un
temporero, de un burro deMontmorency, animar, en fin, a lo que hay de más
miserable, queencontrarme bajo la piel de un grumete.
Ya hemos dicho que el grumete no soltaba una palabra; y cuando elmaestro Zeli se
detuvo para tomar aliento. Grano de Sal repitió con unaire más humilde que de
costumbre:
—El desayuno le...
—¡Ah! ¡el desayuno!—exclamó el contramaestre encantado de hacer caersu furor
sobre alguien—; ¡ah! ¡el desayuno! ¡Toma, perro!
Esto fue acompañado de un bofetón y de un puntapié tan violento, que elgrumete,
que estaba en lo alto de la escalera del sollado, desapareciócomo por encanto, y llegó
al fondo de la cala resbalando con rapidez alo largo de los tramos de la escalera.
Llegado al final de su viaje, el grumete se levantó y dijo frotándoselos riñones:
—Estaba seguro; lo he conocido en el modo de mascar el tabaco.
Y después de un momento de silencio, Grano de Sal añadió con un aire
muysatisfecho:
—Prefiero eso que no haber caído de cabeza.
Luego, consolado por esta reflexión filosófica, fue fielmente a cuidardel desayuno
del maestro Zeli.
V
 
Remove