Not a member?     Existing members login below:

Plick y Plock

XII.—Sigue el combate
XIII.—Los dos amigos
XIV.—La misa de difuntos
EL GITANO
I.—El barbero de Santa María
II.—La corrida de toros
III.—El gitano
IV.—Las dos tartanas
V.—La blasfemia
VI.—La monja
VII.—El levante
VIII.—La «Urna de San José»
IX.—El relato
X.—El prodigio
XI.—Amor
XII.—La capilla ardiente
XIII.—El garrote
XIV.—Maestro Plok
PREFACIO
15 enero 1831.
A través de la profunda concentración que cautiva todos los intereses enun orden de
ideas graves y elevadas, el autor de estos relatos esperadeslizarse inadvertido entre el
mundo literario. Después, habiéndoseasignado fecha y lugar, como tantas honradas
gentes a las que seencuentra, pasadas nuestras largas tormentas sociales, colocadas
muyalto en la opinión de un gran número, aspira a colocarse, como ellas, enuna
decente reputación negativa, nublada al silencio de la crítica y ala oportunidad de los
grandes acontecimientos, tan favorable a losespíritus mezquinos.
Porque la carrera de esos veteranos de que hablamos ha sido plena,entera, honrada,
gracias a su ancianidad que en la literatura prueba elmérito, casi lo mismo que un
costurón prueba el valor.
El tranquilo porvenir, la dulce y perezosa quietud de esos gruesoscanónigos de la
literatura, han engolosinado de tal modo al autor deeste libro, que se apresura a
 
 
Remove