Not a member?     Existing members login below:
Holidays Offer
 

Plick y Plock

—Hasta la vista... Tendría que ser mañana... porque antes de tres díassu madre de
usted ya no tendrá hijo.
Un mes justo después de la ejecución del gitano, una peste espantosadevastaba
Cádiz; porque Blasillo había hecho naufragar su tartana al piedel fuerte de Santa
Catalina...
Su tartana, llena de mercancías, comprada por él en Tánger, había sidosaqueada por
el pueblo.
Porque Blasillo, al comprar aquellas mercancías, que procedían deLevante,
entonces asolado por una epidemia, sabía que estabaninfectadas y que maese Plock no
esperaba más que una ocasión favorablepara purificarlas[8].
El pueblo de Cádiz que ignoraba esta circunstancia, se apoderó de lasbrillantes
mercancías e infectó a todos los habitantes.
Hasta el alcalde y los miembros de la Junta que quisieron ver a susmujeres y a sus
hijos vestidas como las grandes de España, fueronatacadas por la peste.
En fin, perecieron gran número de personas en Cádiz y en susalrededores, porque
los meses de julio y de agosto fueron muy calurosos,y la fiebre amarilla complicó la
peste.
Se calculó el número de los muertos en veintinueve mil setecientostreinta y dos, sin
contar los frailes.
En cuanto a Blasillo, no se supo lo que fue de él, como tampoco de susnegros.
Pero había cumplido su palabra al gitano.
¡Le había vengado!
FIN
NOTAS:
1. [1] Guardias.
2. [2] Traducida esta obra con toda fidelidad, esperamos que elbuen sentido del lector
subsanará las lamentables inexactitudes en queel autor incurre a cada paso al pretender pintar
las costumbresespañolas sin conocerlas, sin duda, y sabrá juzgar sus gratuitasapreciaciones,
así como el injustificado menosprecio del carácterespañol, que campea en las páginas del
libro. Por tratarse de una figuraliteraria de la talla de Sue son más de sentir tales ligerezas,
 
 
 
 
Remove