Not a member?     Existing members login below:
Holidays Offer
 

Plick y Plock

Se quedó solo, meditó profundamente toda la noche, y cuando las campanasdel
Angelus y la primera claridad del día le sacaron de suensimismamiento, se pasó la
mano por la ancha frente, y dijo:
—Por mucho que haga, no puedo creer en la eternidad.
Después añadió sonriendo:
—¡Y no me disgustaría equivocarme!
XIII
E L G A R R O T E
Me parece que debe usted sentir
dejar esta hermosa vida, le dije yo
con el aire del más grande interés.
J. JANIN, «El asno muerto».
(En medio de la plaza de San Juan se eleva un estrado,al que dan acceso dos
escaleras; en el centro,un sillón de madera muy sencillo, adosado a un largopalo;
dos filas de milicianos se extienden a cadalado del cadalso y forman un largo
cordón que llegahasta la capilla. Una numerosa multitud llena laplaza y las
ventanas, los balcones y los tejados delas casas de la misma: las murallas y hasta las
fortificaciones,han sido también invadidas por la multitud.Son las once, de la
mañana, el sol brilla, y laalta cúpula de San Juan, se destaca sobre un cielopuro y
azul).
EL BARBERO FLORES (a un hombre del pueblo).—Hágame el favor,compadre, de
ponerme delante de usted, porque como no soy muy alto,podrá usted ver por encima
de mi cabeza, y, ¡Dios me salve! estosespectáculos son desgraciadamente tan raros,
que entre cristianos hayque ayudarse en la vía de salvación.
EL HOMBRE DEL PUEBLO.—Pase, pues, señor, y no me olvide en susoraciones.
FLORES.—La Virgen del Carmen le bendecirá, compadre, y usted no searrepentirá
de haberme hecho ese favor cuando sepa que yo conozcocuriosos detalles de ese
renegado que van a ajusticiar.
UNA JOVEN.—¡Virgen santa! ¿Usted lo ha visto, quizá? ¡qué dicha!semejante suerte
no se ha hecho para gentes como nosotros; durante lostres días que el reo ha pasado
en capilla, los buenos puestos delante dela reja no eran más que para las grandes
damas.
 
Remove