Not a member?     Existing members login below:

Pepita Jimenez

Las cartas que la primera parte contiene parecen escritas por un jovende pocos años, con algún
conocimiento teórico, pero con ninguna prácticade las cosas del mundo, educado al lado del
señor deán, su tío, y en elSeminario, y con gran fervor religioso y empeño decidido de
sersacerdote.
A este joven llamaremos D. Luis de Vargas.
El mencionado manuscrito, fielmente trasladado a la estampa, es comosigue.
-I-
Cartas de mi sobrino
22 de Marzo.
Querido tío y venerado maestro: Hace cuatro días que llegué con todafelicidad a este lugar de
mi nacimiento, donde he hallado bien de saluda mi padre, al señor vicario y a los amigos y
parientes. El contento deverlos y de hablar con ellos, después de tantos años de ausencia, me
haembargado el ánimo y me ha robado el tiempo, de suerte que hasta ahorano he podido escribir
a Vd.
Vd. me lo perdonará.
Como salí de aquí tan niño y he vuelto hecho un hombre, es singular laimpresión que me
causan todos estos objetos que guardaba en la memoria.Todo me parece más chico, mucho más
chico; pero también más bonito queel recuerdo que tenía. La casa de mi padre, que en mi
imaginación erainmensa, es sin duda una gran casa de un rico labrador; pero más pequeñaque el
Seminario. Lo que ahora comprendo y estimo mejor es el campo depor aquí. Las huertas, sobre
todo, son deliciosas. ¡Qué sendas tanlindas hay entre ellas! A un lado, y tal vez a ambos, corre el
aguacristalina con grato murmullo. Las orillas de las acequias estáncubiertas de yerbas olorosas
y de flores de mil clases. En un instantepuede uno coger un gran ramo de violetas. Dan sombra a
estas sendaspomposos y gigantescos nogales, higueras y otros árboles, y forman losvallados la
zarzamora, el rosal, el granado y la madreselva.
Es portentosa la multitud de pajarillos que alegran estos campos yalamedas.
Yo estoy encantado con las huertas, y todas las tardes me paseo porellas un par de horas.
Mi padre quiere llevarme a ver sus olivares, sus viñas, sus cortijos;pero nada de esto hemos
visto aún. No he salido del lugar y de lasamenas huertas que le circundan.
Es verdad que no me dejan parar con tanta visita.
 
Remove