Not a member?     Existing members login below:

Peñas Arriba

verbigracia, en un hermoso periodo, cómo laregión montañesa
del Norte de España fue poblada por los griegos antesque por
los fenicios, con textos de Mela y de Strabón, según los
cualesestos historiadores hallaron costumbres griegas en la
Cantabriaindependiente hasta el tiempo de Augusto, añadiendo
una larga lista deotras que aún se conservan hoy en aquellos
valles, como el cantar debodas, traducción, y quizás música, de
los epitalamios griegos, y laslamentaciones por los difuntos, y
saltó de pronto con la declaraciónterminante de que la famosa
«Jota» que no solamente se canta en Aragón yValencia, sino en
Navarra y más arriba, hasta el nacimiento del Ebro enaquel valle
de Campóo, era más española que africana (¡nunca habíasoñado
yo que pudiera existir esa duda!). Y enseguida vinieron
lasprobanzas originalísimas.
—Además—recuerdo que añadió—, conservamos en la
Montaña el baileguerrero de hombres solos, semejante al
zorcico vascongado y a la «danzaprima» de Asturias, hijos todos
de los bailes celtas y celtibéricos conque en las noches de luna
llena se celebraba a un solo Dios vagamenteconocido.
Yo no sé si todo esto era creíble al pie de la letra y fundamento
sólidopara su tesis; pero desde luego era simpático como
chispazo escapado delmartilleo sobre la principal, harto más
seria y demostrable.
Salieron a plaza también mis excursiones y entretenimientos
desde quehabía llegado de Madrid. Díjele por dónde había
andado y la cumbre másalta a que había subido en compañía de
don Sabas.
—Bien elegido estuvo el observatorio—me respondió—,
aunque losconozco mejores todavía, como los conocerá don
Remove