Not a member?     Existing members login below:
Holidays Offer
 

Paternidad

Y lentamente alucinado, acabó por parecerle que se veía a
sí mismocuando tenía veinticinco años, apoyados los codos
en la misma ventana,en pleno florecimiento de su robusta
juventud.
IX
Pasó Delaberge la mañana siguiente redactando un
informe en que exponíaa la Administración Central el
resultado de su visita a los bosques deCarboneras y después
de hacer valer sus propias apreciaciones sobre elcambio de
terrenos propuesto por la Administración
Provincial,demostraba la necesidad de tener en cuenta las
legítimas objeciones delos usuarios, formulaba un
contraproyecto con planos a la vista ysolicitaba una pronta
resolución, a fin de que en la próxima reunión delos
representantes de la comarca pudiese ya indicar las bases
de unarreglo.
Trabajaba con entusiasmo, bajo la fresca impresión de los
incidentes dela víspera. A pesar suyo, ejercían sobre sus
determinaciones unasutilísima influencia la sonriente
imagen de la señora Liénard y lasimpática persona del
joven Simón. Su razonamiento era firme y caluroso;sus
conclusiones tenían una elocuencia que no suele
encontrarse en losinformes administrativos y que en
Delaberge no era tampoco habitual.
Por las abiertas ventanas penetraban en la habitación roja
la claraalegría de la mañana, la sonoridad despertadora de
los mil rumores delcampo, y su vivacidad fue ganando
poco a poco el corazón y el espíritude Francisco Delaberge.
Cuando había llegado ya a las últimas líneas desu informe,
 
Remove