Not a member?     Existing members login below:
Holidays Offer
 

Paternidad

negocio del deslinde irá como sobre ruedas... Esla más
ardorosa y la más fuerte adversaria de la Administración...
¡Ea,hemos llegado ya!
El carruaje se ha detenido a la entrada de una calle
desierta en queverdea la hierba por entre las piedras.
Enfrente de la iglesia de SanJuan se abren los porches de
una antigua casona que se levanta entre elpatio y los
huertos. Mientras el conductor descarga el
equipaje,Voinchet entra en la casa llamando a un criado.
Habiendo quedado solo unmomento, Delaberge contempla
la dormida calle sobre la cual las paredesde la vieja iglesia
extienden una sombra de claustro. Y en la fríaausteridad de
este sitio solitario, la perspectiva de una comida oficialcon
los notables que habitan en esta ciudad muerta le da un
escalofríode hondo malestar.
III
Hacia las seis y media de la tarde, rehecho
completamente por una buenasiesta, pensó Delaberge que
se acercaba el momento de la comida yprocedió a vestirse y
arreglarse esmeradamente, no por coquetería, sinopor pura
costumbre. Creía que una presencia irreprochable se
impone alos funcionarios que representan a la
Administración pública.
Anudando su corbata pensaba ya en la molestia de esa
comida oficial enque durante largas horas estaría como en
representación ante losinvitados de su amigo y en que el
deber profesional le obligaría aconversar con la principal
interesada en el asunto de los bosques deVal-Clavin. A
juzgar por la esposa de su amigo, excelente mujer de
 
Remove