Not a member?     Existing members login below:

Pasarse de Listo

pero disimular luego su disgusto si su mujer seguíatratándola. Y
esto hizo don Braulio.
Habrá quien crea que don Braulio hizo mal y que era débil de
carácter.Aquí no le damos como dechado de fortaleza. Le
pintamos tal como es.
Diremos, no obstante, en su abono, que son muy raros los
Catones. Todosse informan de la conducta de los criados que
van a recibir en casa, ynadie de las de aquellas personas con
quien tratan e intiman su mujer ysus hijas, siempre que dichas
personas salven las apariencias y no esténmal vistas en el
mundo.
En suma: ya con la tolerancia, ya con el beneplácito de don
Braulio,doña Beatriz e Inesita, desde aquella noche en adelante,
siguieron yendocon frecuencia a la tertulia de la Condesa de San
Teódulo y siendo sumás preciado ornato y atractivo.
Rosita, además, las llevaba a veces en su compañía, ya al
teatro, ya alos Jardines, ya al paseo, ya a comer en su casa.
Don Braulio, según sus quehaceres o su humor, iba o no iba
con su mujery su cuñada a estas diversiones y fiestas, a las que
Rosita tenía buencuidado de convidarle siempre.
Pasaron meses desde la noche en que por vez primera habían
aparecido enla tertulia de la Condesa don Braulio, su mujer y su
cuñada.
Todas las prudentes reflexiones de don Braulio a su mujer
habían sidoinútiles. Beatriz gustaba de brillar en sociedad, y
ante estaconsideración daba poca importancia a los consejos de
 
Remove