Not a member?     Existing members login below:

Pasarse de Listo

amor es una mentira.Y tampoco quiero yo que me ame y me
respete para cumplir una obligación:en virtud de un contrato.
»Veo, pues, que voy perdiéndolo todo en el alma, de Beatriz, y
no le doya conocer que lo veo. Percibo claramente el abismo en
que voy a caer, ysigo caminando hacia él, sin que me sea posible
torcer por otro camino ocegar el abismo.
»Esta es mi horrible situación. A nadie, ni a ti mismo,
debieraconfiarla; pero necesito depositar en alguien mi secreto
dolor. Ven poraquí a consolarme. Ven también por Inesita.
Acaso te ame. Es buena ycariñosa como Beatriz, y no tiene
ambición como Beatriz. Además, tú eresjoven y buen mozo...
¡Qué desatino hice en casarme! Pero ¿qué había dehacer, si
estaba enamorado? ¿Quién me quitará la gloria de haber
sidoamado de ella? Ella me ha amado; ella me ama todavía. ¿De
qué voy aarrepentirme? ¿Quién, por temor de perder el bien, se
lamenta de haberlelogrado?»
Tal era la carta que escribió don Braulio, que cerró
cuidadosamente yque certificó para que no se perdiera, antes de
confiarla al correo.
Hechas ya sus delicadas y lastimosas confidencias se sintió
algo másaliviado y sereno, y se dispuso resignado a cumplir la
promesa de llevaraquella noche a Beatriz y a Inesita a los
Jardines del Buen Retiro.
Los poetas dramáticos tienen que hacer hablar a sus personajes
según elcarácter, condición y pasiones que representan, sin que
en tan estrechocuadro, como es el de un drama, haya fácil modo
de poner correctivo alas malas doctrinas o sentencias inmorales
 
Remove