Not a member?     Existing members login below:

Pasarse de Listo

procuran nivelarse con aquellas decuyo saber e inteligencia han
formado el concepto más ventajoso.
En cuanto tenía o creía tener por experiencia alguna
superioridad, elama hablaba a Inesita con dulce imperio,
mientras que en negocios de másalta trascendencia, en lo que
iba más allá de lo material y presuponíacierta cultura del
espíritu, el ama se dirigía a Inesita con respetoprofundo y con el
afán de ponerse a su altura. Por lo demás, el ama secomplacía en
discretear con Inesita, en contarle sus impresiones y enbuscar
modo de poder decir que discurría como ella; que su espíritu y
elde Inesita estaban en completa consonancia.
—Vamos—dijo el ama—, ¿qué haces aquí tonteando? Ven a
acostarte. Nadaes más dañino para la salud que esta picara
usanza de Madrid de hacerdel día noche y de la noche día.
—Ya voy—contestó Inés.
Y siguió al ama, que la acompañaba siempre, la ayudaba a
desnudarse,como a vestirse, y nunca se apartaba de ella por la
noche hasta dejarlaen la cama.
El cuarto de dormir de Inés estaba puesto con singular esmero
ylimpieza. Sobre la cómoda, en una urna de vidrio, se veía un
San Antoniode Padua, de bulto, hecho de barro cocido y pintado
por no vulgarartista. El joven Santo, gloria de Lisboa, era muy
lindo de cara, teníabuenos colores, como si la vida penitente no
le hiciese mella por lagracia de Dios, y se mostraba alegre y
extasiado mirando al Niño Jesús,el cual estaba en sus brazos y le
prodigaba mil regalados favores.
La pobre cama de Inesita, las tres sillas que tenía y un
pequeñovelador, sobre el cual había recado de escribir, eran la
Remove