Not a member?     Existing members login below:

Morsamor Peregrinaciones Heroícas y Lances de Amor y Fortuna de Miguel de Zuheros y Tiburcio de Simahonda

relación íntima y substancialcon los objetos que expresan o designan. De aquí el alboroto,
laagitación y el tumulto de todas las cosas creadas cuando tales palabrasse pronuncian. Juzgo de
mi deber explicarte todo esto para que no te desa sospechar que soy brujo, que me valgo de
prestigios o que ando entratos con el diablo. Aunque peque yo de sobrado llano y pedestre,
dirépara mayor claridad, que juego limpio.
Fray Miguel estaba tan impaciente y tan ansioso ya de rejuvenecerse, quelas explicaciones del
Padre Ambrosio le parecían inútiles y le cansaban.Por el debido respeto, sin embargo, no se
atrevió a dar la menor señalde impaciencia.
El Padre Ambrosio se complacía en perorar y prosiguió de esta suerte:
—Ten calma y espera. La destilación del maravilloso filtro, que va aremozarte, se está
verificando en ese pequeño alambique. Apenas empiecea salir por la boca de la culebra la
refinada quinta esencia, acudiré arecogerla en la misma copa en que bebiste la poción
preparatoria, y túla beberás sin vacilar.
—La beberé con ansia—contestó Fray Miguel—para apagar la sed de viday de juventud que
me devora.
—Todavía me incumbe decirte—interpuso el Padre—que no quiero, cuandote remoces,
dejarte ir solo por esos mundos de Dios. Deseo que lleves entu compañía a alguien de toda mi
confianza, que sabrá, sin duda,conquistar la tuya y que vendrá a ser como tu criado, paje,
escudero ysecretario todo en una pieza.
—¿Y quién va a ser ese acompañante que me designas?
—El hermano Tiburcio que está presente—contestó el Padre Ambrosio—.Más gana tiene él
de correr mundo que de estar metido en su celda. Contodo, no es esta la razón que me induce a
que el hermano Tiburcio teacompañe. Los caballeros que salen en busca de aventuras llevan
siempreescuderos y tú no has de infringir esta ley o esta costumbre. En cuantashistorias conozco
de hombres que para medrar o para divertirse yholgarse se han dado al diablo, el diablo figura
después constantementeal lado de ellos como ayudante o espolique, y tú no has de ser
menosaunque distes muchísimo de haberte dado al diablo. Tendrás, pues,escudero, aunque
natural y humano. El hermano Tiburcio, si bien es unmozuelo barbilampiño, sabe más que el
diablo y te valdrá de mucho. Porotra parte, yo he observado que tú eres sobrado serio y esta
seriedadcontinua a la larga a ti mismo te aburriría. Importa, pues, que latemple y modere un
sujeto algo cómico y jocoso, como lo será elmencionado hermano. Jovial será él, si tú saturnino,
y juntos recibiréiscombinado el influjo mirífico de los dos más poderosos planetas. Hepensado
además que necesito tener con frecuencia noticias tuyas,satisfacer mi curiosidad y ver cómo va
saliendo esta experiencia queahora hago. En las venideras edades sé yo que inventarán los
hombresmedios ingeniosos para ponerse en comunicación con la rapidez del rayo ydirigirse la
palabra desde un extremo a otro de la tierra. Pero talesinventos distan mucho aún de verse
realizados y de ser vulgares. Sólolos iniciados en mi ciencia oculta se entienden ya y se hablan
desde muylejos, sin aparato alguno físico ni mecánico, sino por el arte y lafuerza del alma. El
hermano Tiburcio, irá pues contigo también, para quese entienda conmigo y me informe de todo.
Y por último, si tú acometesaltas empresas, las llevas a cabo y vences y triunfas, no quiero yo
quetodo esto se ignore, se sepa mal o se olvide, y el hermano Tiburcio, quees un buen letrado, te
acompañará para ponerlo por escrito con el mayoresmero y legarlo a la posteridad más remota.
Remove