Not a member?     Existing members login below:

Mindanao: Su Historia y Geografía

dijeraal escribir el soneto que le mandara hacer Violante, había enriquecido con otros muchos la
poesía castellana, y éste seráde verdad el primer prólogo del que se reconoce sin facultades para
tal empresa.
Con aparente razón me argüirás, respetado y querido lector, que cómo y por qué, si me considero
sin fuerzas para darle cima,tengo la osadía de pretender ejecutaría; y yo te replicaré
humildemente que, considerando que es la más antipática forma dela soberbia y la presunción la
intempestiva modestia, virtud que tan pocos tienen y con tantísima frecuencia se falsifica,si
hubiera sido un íntimo amigo el que me hubiera solicitado para tal empeño, con la confianza que
dá la amistad hubiera rehusadoel complacerle, exponiéndole franca y sinceramente mi
incompetencia y los perjuicios que á su obra le irrogaría el ir precedidade un prólogo de persona
de tan poca autoridad como soy yo; pero se trataba de un escritor meritísimo, según he podido
comprobarpor la lectura de su obra, que era para mí completamente desconocido, y cuya
jerarquía en la milicia, aunque honrosísima,es modesta, y una negativa mía tal vez la hubiese
considerado como desdén más bien á la persona que al libro, incurriendoyo, sin pretenderlo, en
desconsideración y descortesía. Me precio de pobre de espíritu y no quiero gravar mi alma con
talpecado. Preferí á excusarme con el autor, darte la excusa de lo que pudieras creer osadía, á tí,
que por la superioridad quete dá el ser juez inapelable y temido de cuantos escribimos, no
resultarás mortificado en tu amor propio; que por ser solicitadocon afán, no cabe la posibilidad
de que te consideres desdeñado; y que más bien pecas de excesiva benevolencia que de
rigorexcesivo, puesto que toleras y sustentas, aunque no con esplendidez, á tanto escritor de
pacotilla; y hé aquí por qué me encuentrastodo medrósico y acongojado ante las dificultades del
desempeño del empeño en que me veo metido, sin garantías que puedanvalerme en tu
juicio.Página 5
Y ya que del gran Lope de Vega me amparé para dar con buen pié comienzo á mi penosa
jornada de hoy, los procedimientos queempleó en su ingeniosísimo soneto he de emplearlos yo
en la presente ocasión, con la diferencia de que como el éxito no consisteprincipalmente en los
procedimientos que para obtenerle se ponen en práctica, y sí en la habilidad del que hace uso de
ellos,si al eximio poeta le resultó una joya literaria, á mí, prosista pedestre, me saldrá lo que
quisiere Dios, á quien con cristianay católica fe me encomiendo de todas veras.
He observado que en los prólogos se suele dar principio explicando de un modo más ó menos
indirecto el por qué de ellos, ybirla birlando, sin darme cuenta de ello, es lo que he hecho en los
párrafos anteriores. Preséntase después el autor á los lectores, y aunquepor incidencia y de un
modo incompleto también, he verificado la presentación, y para completarla diré que su
colaboración,buscada con empeño y empleada con utilidad en centros oficiales y por conspícuos
personajes políticos que en las cuestionesreferentes á nuestras provincias y colonias ultramarinas
han entendido y entienden la fácil y frecuente acogida que á artículossuyos sobre estos asuntos y
otros concede un importantísimo diario madrileño, y su último libro titulado Colonización de
Filipinas, de que está agotada la edición, pruebas evidentes y experimentales son de la
competencia del autor de este libro en lasmaterias que en él estudia y expone. No busquéis en
sus páginas retóricos aliños cuyo objetivo sean rebuscados primores deestilo; Nieto se ciñe á
exponer con claridad y concisión, y á razonar con solidez y lógica, y en estos tiempos en que el
buengusto huye como del demonio de las fatigosas ampulosidades de una retórica mal empleada
y de impertinentes metáforas é inútilestropos, y se regocija con la sobriedad del lenguaje, que no
Remove