Not a member?     Existing members login below:
Holidays Offer
 

Mi Tio y Mi Cura

lapublicidad reflejando en un todo, lo reflejable de nuestra vida,
esdecir, lo que tiene luz.
Ese arte existe. ¡Y cómo! tal vez más brillante y vigoroso que
nunca.Francia, España, Inglaterra y Rusia lo atestiguan; por más
que unaconspiración de silencio pretende ahogar ciertos
nombres, su fuerzavital es mayor que la de los que pretenden
sepultarlos. Llevan lo belloen las entrañas.
La presente novela de Juan de la Brète, coronada con el
premio Montyonpor la Academia Francesa, el mayor de los que
dicha corporación disponepara obras literarias, es una obra
interesante, rica en vida y frescura,y atravesada por esa ráfaga
de poesía que orea los sudores de la vida,cuando la vida es vida.
Baste decir en su elogio que en el breve lapso de dos años el
públicoparisiense ha exigido treinta y nueve ediciones de esta
obra, lo que esmucho decir, respecto de un libro donde no hay
olores acres, ni cuadroscondenables, ni más barro que el de la
tierra, los días en que llueve.
Rafael Fragueiro.
I.
SOYtan chica, que bien pudiera dárseme la calificación de
enana, si micabeza, mis pies y mis manos no estuviesen en
perfecta proporción con miestatura.
Mi rostro no tiene ni el desmesurado largo, ni la anchura
ridícula quese atribuye a la cara de los enanos y en general a la
 
Remove