Not a member?     Existing members login below:
Holidays Offer
 

Manfredo-Drama en Tres Actos

LOS SIETE ESPIRITUS.
La tierra, el Oceano, el aire, lanoche, las montanas, los vientos yel astro de tu destino estan a tusordenes.
Hombre mortal, sus espiritusesperan tus deseos. ?Que quieresde nosotros, hijo de los hombres??que
quieres?
MANFREDO.
El olvido.
EL PRIMER ESPIRITU.
?El olvido de que?
MANFREDO.
De lo que esta dentro de mi corazon.Leedlo, vos lo sabeis bien yyo no puedo esplicarlo.
EL ESPIRITU.
Nosotros no podemos darte sinolo que poseemos. Pidenos vasallos,una corona, el trono del mundo ode uno
de sus imperios; pidenos unasenal con la cual gobernaras a loselementos que nos obedecen; habla,tu puedes
obtenerlo todo.
MANFREDO.
El olvido; iel olvido de mi mismo!?No podreis encontrar lo quepido en las regiones secretas que meofreceis
tan liberalmente?
EL ESPIRITU.
Esto no existe en nuestra esencia,ni en nuestra sabiduria; pero … tupuedes morir.
MANFREDO.
?La muerte me lo concedera?
EL ESPIRITU.
Nosotros somos inmortales, y noolvidamos nada, somos eternos, ypara nosotros lo pasado y lo venideroson
como lo presente: vednuestra respuesta.
MANFREDO.
Esto es burlarse de mi; pero el poderque os ha conducido a mi presenciaos ha puesto bajo mi
disposicion.Esclavos, no hay que hacer mofa delas voluntades de vuestro senor. Elalma, el espiritu, la
chispa celeste,la luz de mi ser, tiene la misma brillantezy la misma penetracion quelas vuestras, y no cedera
jamasaunque se halle encerrada en unaprision de barro. Respondedme, osino sabreis quien soy.
EL ESPIRITU.
Nosotros repetiremos las mismaspalabras; lo que acabas de decirpuede ser tambien nuestra respuesta.
MANFREDO.
Esplicaos.
EL ESPIRITU.
Si como tu dices, tu esencia essemejante a la nuestra, te hemosrespondido, diciendo que lo quelos hombres
llaman la muerte notiene ningun poder sobre nosotros.
MANFREDO.
Sera pues en vano que os hayainvocado en vuestras moradas; vosotrosno quereis o no podeis socorrerme.
EL ESPIRITU.
Habla, te ofrecemos todo lo queposeemos: piensa bien en ello antesde despedirnos y pide. ?Quieres
unreino, el poder sobre los hombres,la fuerza, una larga serie de dias?
MANFREDO.
iMalditos seais! ?que sacare deuna larga vida? la mia ya ha duradodemasiado; desapareced.
EL ESPIRITU.
Todavia un momento; mientrasque estamos aqui quisieramos serteutiles. Piensa bien en esto; ?no hayalgun
otro don que pudieramos hallardigno de serte ofrecido?
MANFREDO.
Ninguno: esperad sin embargo…Un momento antes de separarnos,quisiera veros cara a cara. Oigovuestras
voces, cuya dulzura melancolicase asemeja a las armoniasmelodiosas en medio de un lagocristalino; veo la
inmovil claridadde una grande estrella, pero nadamas. Pareced a mi presencia talescomo sois, uno despues
de otro otodos juntos, pero en vuestra formaacostumbrada.
EL ESPIRITU.
Nosotros no tenemos otra formaque la de los elementos de los quesomos el alma y el principio;
perodesignanos la forma que quieras,y sera la que adoptaremos.
MANFREDO.
Remove