Not a member?     Existing members login below:
Holidays Offer
 

Manfredo-Drama en Tres Actos

Seres misteriosos, espiritus delvasto universo, o vosotros a quieneshe buscado en las tinieblas y en
lasregiones de la luz; vosotros que volaisal rededor del globo y que habitaisen las esencias mas
sutiles;vosotros a quien las cimas inaccesiblesde los montes, las profundidadesde la tierra y del Oceano
sirvenmuchas veces de retiro… Yoos llamo en nombre del encantoque me da el derecho de
mandaros;idespertaos y apareced!
[Un momento de silencio.]
iNo vienen todavia! ibien! porla voz de aquel que es el primeroentre vosotros; por la senal que oshace
temblar a todos; en nombrede aquel que no muere nunca …despertaos y apareced….
[Un momento de silencio.]
Si es asi… Espiritus de la tierra ydel aire no eludireis seguramentemis ordenes. Por medio de un
podersuperior a todos los que acabo deservirme, por un hechizo irresistiblenacido en un astro maldito,resto
ardiente de un mundo que yano existe, infierno errante en mediodel eterno espacio; por la terriblemaldicion
que pesa sobre mi alma,por el pensamiento que tengo y queesta a mi rededor, os requiero laobediencia:
pareced.
[Aparece una estrella en el fondo oscuro de la galeria; es una estrella inmovil, y una voz canta las
palabras siguientes:]
PRIMER ESPIRITU.
Mortal, docil a tus ordenes,vengo de mi palacio situado sobrelas nubes, formado de los vaporesdel
crepusculo y que colorea depurpura y de azul el disco del solponiente. Aunque me este privadoel
obedecerte, vuelo hacia ti sobreel rayo de una estrella; he oido tusconjuros. Mortal, ique tus deseosse
cumplan!
LA VOZ DEL SEGUNDO ESPIIRITU.
El Monte-Blanco es el monarcade las montanas; esta coronadodesde muchos siglos con una diademade
nieve sobre su trono derocas. Esta revestido con un mantode nubes: los bosques forman sucenidor, tiene un
avalange en susmanos como un rayo amenazador;pero espera mis ordenes para dejarlocaer en el valle. La
masa fria e inmovildel hielo se va derritiendotodos los dias, pero soy yo quien ledice que precipite su
marcha o quedetenga sus tempanos. Yo soy el espiritude estas montanas, podriahacerlas estremecer hasta
sus cimientoscavernosos… ?Que es lo quequieres?
TERCER ESPIRITU.
En las profundidades azuladas delos mares, en donde no hay nadaque agite las olas, en donde nuncaha
soplado el viento, en los paragesque habita la serpiente marina, yen donde la sirena adorna con conchassu
verde cabellera, la voz detu invocacion ha resonado como latempestad sobre la superficie de lasaguas, el
eco la ha repetido en mipacifico palacio de coral. Declara tusdeseos al espiritu del Oceano.
CUARTO ESPIRITU.
En los parages en donde duermeel terremoto sobre una cama defuego, en los parages en donde hiervenlos
lagos de betun, en las concavidadessubterraneas que recibenlas raices de estas cordilleras cuyascumbres
ambiciosas se pierden enlas nubes, he oido los acentos magicos,y subyugado por su poder, hedejado los
lugares en que he nacidopara ponerme cerca de ti. Ordena,yo obedecere.
QUINTO ESPIRITU.
Yo soy quien vuela sobre el aquilony el que prepara las tormentas.La tempestad que he dejado detrasde mi
esta todavia ardiendo con losfuegos de los truenos y de los relampagos.Para llegar mas prontoen donde tu
te hallas ha atravesadola tierra y los mares en un huracan.Un cefiro favorable hinchaba las velasde una flota
que encontre, peroestara sepultada en las olas antesque aparezca la aurora.
SESTO ESPiRITU.
Mi morada es constantemente laoscuridad de la noche. ?Porque tusconjuros me fuerzan a ver la
odiosaclaridad?
SEPTIMO ESPIRITU.
El astro que preside a tu destinoestaba dirigido por mi desde antesque la tierra fuese creada. Nuncahabia
girado un planeta mas hermosoal rededor del sol: su cursoera libre y regular, ningun astromas benefico
existia en el espacio.La hora fatal llego: este astro seconvirtio en una masa de fuego, enun cometa vago que
amenazo al universogirando siempre por su propiafuerza, sin esfera y sin curso; horrorbrillante de las
regiones etereas,monstruo disforme entre las constelacionesdel cielo. En cuanto a ti,nacido bajo su
influencia; tu, gusanoa quien yo obedezco y quedesprecio, cediendo a un poder queno te pertenece, y que
no te ha sidoprestado sino para someterte algundia al mio, vengo por un momentoa reunirme a los espiritus
debilesque doblan aqui su rodilla; vengoa hablar a un ser tal como tu. ?Queme quieres pues, criatura de
barro??que me quieres?
Remove