Not a member?     Existing members login below:
Holidays Offer
 

Los Espectros-- Novelas Breves

—Entre nosotras—continuó Karaulova—no se respeta nada, ni moral, nireligión. El
otro día me casaron, en broma, con uno de los clientes.Toda la ceremonia fue un
sacrilegio. Se hizo burla de cuanto seconsidera sagrado... ¡No, no, no hago penitencia!
No voy a la iglesia, yno sólo no lloro en sus gradas de piedra, como ha dicho el
señorabogado, sino que hasta evito pasar por delante. No rezo, y ni siquierasé rezar.
Ignoro con qué palabras debe una dirigirse a Dios. ¿Y quépedirle? ¿Ganar el reino de
los cielos? No creo en él. Aquí abajo, lasoraciones no dan gran resultado; yo recé en
otro tiempo para que mi hijono se separase de mí, y murió en un asilo. Yo pedí,
cuando aun erajoven, muchas cosas a Dios, y mis oraciones no sirvieron de nada. Ya
norezo nunca... No, señores, no soy cristiana, y cuanto el señor abogadoha dicho es
una monserga. ¡Soy Grucha la prostituta, y nada más! Poreso, ni puedo ni quiero
prestar juramento...
—Señor presidente—dijo, levantándose, el adjunto del fiscal—. Envista de que
Karaulova ha mencionado aquí casos de sacrilegio, yoquisiera, en mi calidad de
representante de la autoridad pública, que mediese los nombres de quienes cometieron
tal acto.
—¡No hubo sacrilegio ninguno!—contestó Karaulova—. Estaban todosborrachos.
Además, no recuerdo los nombres.
El adjunto del fiscal se sentó, descontento.
—Entonces ¿no prestará usted juramento?—interrogó el presidente aKaraulova.
—No.
—¿Y ustedes?—preguntó, dirigiéndose a Kravchenko.
—Nosotras aceptamos.
El tribunal deliberó largamente, hasta invitó al adjunto del fiscal adar su opinión. Al
fin, el presidente hizo conocer la decisión tomada:
—En vista de las opiniones no cristianas de Karaulova, el tribunal lepermite que
haga su declaración sin prestar juramento.
Los demás testigos se acercaron al altarcito, ante el cual esperaba elsacerdote.
—¡Levantaos!—proclamó en alta voz el ujier.
Todo el mundo en la sala se levantó y volvió la cabeza hacia elaltarcito.
—¡Levantad la mano!—dijo el sacerdote.
Todos obedecieron.
—¡Repetid lo que voy a decir!
Remove