Not a member?     Existing members login below:

La de Bringas

La de Bringas
Benito Pérez Galdós
I
Era aquello... ¿cómo lo diré yo?... un gallardo artificio sepulcral deatrevidísima
arquitectura, grandioso de traza, en ornamentos rico, poruna parte severo y rectilíneo
a la manera viñolesca, por otra movido,ondulante y quebradizo a la usanza gótica, con
ciertos atisbosplaterescos donde menos se pensaba; y por fin cresterías semejantes
alas del estilo tirolés que prevalece en los kioskos. Tenía piramidalescalinata, zócalos
greco-romanos, y luego machones y paramentosojivales, con pináculos, gárgolas y
doseletes. Por arriba y por abajo, aizquierda y derecha, cantidad de antorchas, urnas,
murciélagos, ánforas,búhos, coronas de siemprevivas, aladas clepsidras, guadañas,
palmas,anguilas enroscadas y otros emblemas del morir y del vivir eterno.
Estosobjetos se encaramaban unos sobre otros, cual si se disputasen,pulgada a
pulgada, el sitio que habían de ocupar. En el centro delmausoleo, un angelón de buen
tallo y mejores carnes se inclinaba sobrauna lápida, en actitud atribulada y luctuosa,
tapándose los ojos con lamano como avergonzado de llorar; de cuya vergüenza se
podía colegir queera varón. Tenía este caballerito ala y media de rizadas y
finísimasplumas, que le caían por la trasera con desmayada gentileza, y calzabasus
pies de mujer con botitos, coturnos o alpargatas; que de todo habíaun poco en aquella
elegantísima interpretación de la zapateríaangelical. Por la cabeza le corría una como
guirnalda con cintas, que seenredaban después en su brazo derecho. Si a primera vista
se podíasospechar que el tal gimoteaba por la molestia de llevar tanta cosasobre sí,
alas, flores, cintajos, y plumas, amén de un relojito dearena, bien pronto se caía en la
cuenta de que el motivo de su duelo erala triste memoria de las virginales criaturas
encerradas dentro delsarcófago. Publicaban desconsoladamente sus nombres diversas
letrascompungidas, de cuyos trazos inferiores salían unos lagrimones quefiguraban
resbalar por el mármol al modo de babas escurridizas. Por talmodo de expresión las
afligidas letras contribuían al melancólico efectodel monumento.
 
 
Remove